Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

lunes, 22 de febrero de 2010

Y tú.., ¿quién eres?

La genial Nuria Picola, alguien de quien me enorgullece poder decir que he estado en su casa compartiendo largas horas de conversación algo más que apasionante, me envió este enlace. Bueno.., a mí y al resto de los compañeros del hilo lunar, y a algunos más, creo :-)

Hace tiempo, un compañero de oficina, Ray , me recomendó que viera el famoso "¿Y tú qué sabes?". También lo hizo mi estimada Leire... Les hice caso, y aunque tengo mi propio punto de vista con respecto a algunas de las teorías que se proponen en ese vídeo, puedo decir que me sirvió para abrir mi mente a la posibilidad de que realmente es muy limitado lo que podemos conocer y comprender, haciendo uso meramente del intelecto racional.

El vídeo que nos envió Nuria es un poco largo, pero merece la pena verlo hasta el final. No quiero desentrañar la trama del asunto, pero sí que voy a explicar un poco sobre ello. Porque en este caso no se trata de averiguar qué es lo que sabemos o lo que no sabemos.., sino más bien, comprender si realmente nos conocemos bien a nosotros mismos.

Me vienen muchas, muchísimas personas con problemas... Es natural: a ello me dedico, y a ello debo dedicarme... Pero lo que desearía hacerles entender a esas personas, sobre todo, es que no son "bichos raros". La mayoría tenemos (y me incluyo) un extraño sentimiento de que todo lo que nos ocurre sólo nos pasa a nosotros. Así, permanecemos semi-aislados en nuestras "miserias", tratando de capear el temporal lo mejor que podemos, cada cual según sus fuerzas, cada cual según su inteligencia o posibilidades.

Pero aquí, amigos míos, en este bendito planeta, una cosa me queda clara, ya después de tantas vueltas y revueltas: y es que el que no cojea, renquea.

... Cuántas.., cuántas personas me vienen con problemas de relación. ¡Pero cuántas! Y no es extraño: venimos al mundo solos, nos vamos del mundo solos, pero esa soledad es sólo una condición aparente, ni estable ni definitiva. En realidad, de alguna manera somos a la vez un todo originado por una sublime Conciencia de proporciones suprahumanas, que ni podemos definir, ni concebir, ni siquiera imaginar.., y a la vez, pertenecemos a una gran familia compuesta de múltiples corpúsculos de inteligencia y voluntad individual. Venimos a relacionarnos, a aprender los unos de los otros, a utilizar las características de nuestros semejantes como vía para comprender nuestras carencias y nuestras sombras.., así como, también, nuestras mejores virtudes y potenciales.

Al menos, bajo mi punto de vista y según mi experiencia, eso es en lo que creo.

Muchos sois los que me contáis que no reconocéis cuáles son vuestras necesidades, vuestros verdaderos deseos, el fuego íntegro e interno de vuestro corazón.

Os diré un secreto: a mí me pasa lo mismo :-) Siempre he tenido dificultades con eso.

No soy ni mejor ni peor que vosotros... No soy un ser iluminado, no soy una conciencia crística, no soy una maestra. De hecho, todos me enseñáis, continua, constantemente, con vuestra interrelación particular, en este largo viaje que es la vida. Eso es lo que descubre el protagonista del vídeo que os he incluido más arriba. Porque el verdadero viaje parte desde el centro mismo de nuestro propio e individual corazón.

El otro día pensaba que un maestro no tiene mayor virtud que la de despertar a un colega de camino del lecho en el que duerme.., o que la de iluminar la ruta a seguir, con una pequeña linterna en su mano.

Y nada más.., tenemos que descubrir quién somos, antes de poder establecer relaciones maduras, satisfactorias, auténticas, vitales. Tenemos que descubrir cuáles son nuestras verdaderas necesidades, y no estar todo el día pensando en las del vecino. Tenemos que ser capaces de sostenernos solos, para no generar apegos ni dependencias morales, físicas, monetarias, sexuales.., espirituales.

Ya.., ya sé que es difícil. Además, también sé que es un trabajo de toda la vida, claro que sí.

Pero según nos vayamos quitando pesos de encima, según nos vayamos liberando de condicionamientos, de moralismos, de absurdas reglas sociales, de compromisos que jamás hemos querido asumir, de etiquetas, de imposiciones ajenas.., nos daremos cuenta de que estaremos más cerca de poder responder a esa difícil pregunta: la de que quiénes somos realmente cada uno de nosotros.

¡Buenos días y feliz comienzo de semana!

No hay comentarios: