Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

jueves, 30 de abril de 2009

Saga de Astrea 25- fanfic Caballeros del Zodíaco

Lo blando es más fuerte que lo duro; el agua es más fuerte que la roca, el amor es más fuerte que la violencia”.
Hermann Hesse
-----------------------
Vagando entre tinieblas, el Dragón caminaba, no obstante, con absoluta seguridad por el Santuario… Comprendía que algo perturbaba profundamente al mundo una vez más, y estaba resuelto a hacerle frente. Era como un mandato interno, que seguía con total convicción. Sumido en sus profundos pensamientos, dispuesto a combatir, a llegar hasta el final para averiguar qué había conmovido el frágil equilibrio de la existencia, Shiryu había llegado ya muy lejos… Sin embargo, no sabía realmente dónde se encontraba.

En un momento dado, le pareció sentir la fuerza vital, poderosa y enérgica, de su maestro, el viejo Docko. Muy cerca, muy cerca: daba la sensación de que casi podía tocarle con las manos. ¡Pero eso era algo inconcebible! Y Shiryu únicamente prestaba atención a certezas. El reino de la fantasía no le era familiar, y acababa confundiéndolo... Docko había desaparecido de los 5 Picos sin una explicación, después de tantos años de entrenamiento... Alguna buena razón debía tener, sin duda. Pero, ¿en el Santuario, tan lejos de casa? Si Shiryu se hubiera dejado llevar por su intuición, probablemente hubiera descubierto muchas cosas.., pero se negaba. Estaba ciego, y quizá precisamente por eso seguía necesitando aferrarse a lo empírico, a las recomendaciones tranquilizadoras de sus propios razonamientos... Es posible que también, por eso mismo, ahora no hiciera más que dar vueltas y vueltas por el interior del Santuario, solitario, sin toparse con ningún alma viviente.

“No comprendo por qué no me ha detenido Mu. Él debería permanecer en la Primera Casa, y yo tengo que haber pasado por allí. ¡Debo llevar horas caminando! Tengo que reconocer que he perdido la noción del tiempo”.

Shiryu se detuvo de repente, expectante... Sintió perfectamente, ahora sí, una presencia familiar: la densa oscuridad de un alma atormentada que conocía muy bien. Esa pasión, ese fuego negro que parecía arder consumiéndose a sí mismo, eternamente... El viento azotaba su larga cabellera, negrísima como las alas de un cuervo místico. Se puso en guardia instintivamente, y alzó su voz profunda, bella, de matices cálidos y serenos; la mano derecha adelantada, presta al golpe, como las garras imbatibles de un Dragón del Cielo:

- ¿Eres tú?

Escuchó unos pasos lentos, deliberados, sin prisa.

- Shiryu: regresa a los Cinco Picos.
- ¡Ikki! Te siento como si me estuvieras enfrentando…
- Atenea nos ha ordenado permanecer lejos de este Santuario. Dijo que perderíamos la vida en caso de seguir aquí.
- Pero eso no tiene ningún sentido; seguramente, es muy posible que…
- Los Caballeros de Bronce somos inútiles ya, Shiryu- le interrumpió el otro bruscamente- Un estorbo. Eso es lo que la Diosa piensa de nosotros.

Shiryu vaciló, impresionado por aquellas palabras. Sin embargo, tardó muy poco en reponerse. El Dragón no se asustaba con facilidad, y había tomado una decisión.

- Tienes que comprender que no puedo abandonarla, Ikki, y tú eres un Caballero: también es tu deber pelear por ella.

El aparecido miraba a Shiryu intensamente, con unos ojos grises como puñales recién bruñidos. Parecía más viejo que los demás Caballeros de Bronce, mucho más fuerte, más alto, y su sola presencia imponía respeto. Una advertencia no escrita en ningún lado emanaba de su persona, y rezaba “no te atrevas a acercarte demasiado”.

- ¿Aún no has comprendido que nunca estoy de parte de nadie?
- ¿Qué dices, Ikki?- el Dragón no concebía aquello. Le parecía la negación de un compromiso, de la promesa más sagrada y solemne. Cuando Shiryu empeñaba su palabra, lo hacía hasta el final. Fuerte sin ser rígido; suave sin ser frágil; cálido sin ser vulnerable- Entonces, ¿por qué estás aquí?
- Observo interesado lo que ocurre… Esta Guerra Santa, al parecer, será la última.

Shiryu se quedó estupefacto, pero reaccionó rápidamente, y esa reacción consistió en lanzarse de frente contra su interlocutor, para golpearlo... Sin embargo, el otro esquivó limpiamente su puño, sin mayores problemas. Aprovechando la inercia del ataque, Ikki agarró al Dragón por el cuello de su vestimenta, y prácticamente lo alzó en vilo. Sonreía y le miraba divertido, como si pretendiera penetrar, sin más, en su alma.

- ¿No te parece que estás algo obsesionado con tu pertenencia a la noble Orden de Atenea?
Shiryu, encolerizado, no contestó; pero apretó los dientes con fiereza, al sentirse incapaz de librarse de aquella presa.

- ¿Esto es todo lo que tienes en la vida? ¿Esta pelea continua, este sacrificio inútil y constante? ¿Entregar toda una existencia, toda tu juventud gloriosa, a las ávidas fauces de la renuncia y el dolor? ¿Por qué, Shiryu? ¿Quién te ordena seguir con todo esto?

El Dragón se zafó a duras penas de las manos de su oponente, y se irguió totalmente, en toda su estatura, para enfrentar a Ikki.

- Te equivocas: nadie me obliga. Nadie pudo obligarme nunca.
- ¿Entonces?
- Es mi decisión: por Atenea, por la Humanidad vulnerable que la Diosa protege, por mis amigos, por mí mismo… Por todos aquellos a los que alguna vez he amado.

Ikki empezó a estremecerse… Primero, suavemente, emitió una risa ahogada, apenas perceptible; pero luego, echó atrás la cabeza para reír con fuerza. Parecía no poder contenerse. Shiryu se abalanzó nuevamente sobre él, pero su oponente lo golpeó con fuerza, y lo lanzó varios metros más allá de donde se encontraban.

- Me parece muy bien. ¿Y con quién pretendes combatir en ese estado? Tu presencia aquí no tiene sentido. Eres un inválido, Shiryu. ¿Por qué te empeñas en negar la evidencia? Estás condenado de antemano.

El Dragón, tembloroso pero firme, se alzó del suelo. No vaciló ni un segundo su valiente corazón.

- ¿Que yo no tengo ninguna razón para estar aquí? Puede que incluso no sea por mí, Ikki. Pero sin embargo, permaneceré, por respeto a mis amigos. ¡Por amistad!- Y Shiryu, el Dragón de los Cinco Picos, alzó su mano, esta vez la izquierda. Todo su ser pareció arder, encenderse con una luminosidad acuosa, estelar, como una llama inextinguible. Ikki, por fin, bajo la mirada: esa mirada cruel y lacerante que adornaba su adusto rostro.

- Sin embargo, yo.., yo sólo quiero protegeros a todos- musitó.

Shiryu escuchó perfectamente, sin embargo, aquellas palabras, pronunciadas como a regañadientes... Su reciente ceguera le había agudizado considerablemente el sentido del oído.

- ¿Qué has dicho?- inmediatamente se calmó, y como la tempestad que pierde fuerza, así se apagó aquella llamarada intensa que surgía de su cuerpo.

Pero Ikki no era proclive al sentimentalismo.

- Hace poco pasó otro iluso como tú por aquí... Creo que iba derechito.., rumbo al Infierno.
- ¡Seiya!- exclamó preocupado el Dragón, absolutamente convencido de que a su amigo, el Caballero de Pegaso, le había ocurrido algo grave.
Ikki se dio media vuelta y empezó a alejarse.

- ¡Espera!-gritó Shiryu- ¡Espérame, Ikki! ¡Únete a nosotros!
- Te lo repetiré una vez más, Dragón: yo no estoy de parte de nadie.

Y tal y como había aparecido, desapareció entre las oscuras sombras del Santuario... Shiryu dejó pronto de percibir su presencia. Una presencia que inspiraba respeto, pero no amor; que emanaba fuerza, pero no fortaleza; que parecía el reflejo de una sombra.

… El reflejo de una sombra en un espejo que proyectaba la nada…

Y sin embargo, ahora el que sonrió fue Shiryu: ni siquiera Ikki, con toda su energía, con todo su poder, con toda su crueldad, había sido capaz de hacerle desistir.

miércoles, 29 de abril de 2009

1 de mayo, festividad de Beltane

El próximo 1 de mayo, que es fiesta, probablemente estaré fuera y no podré escribiros... Por eso, y como mañana publicaré el siguiente episodio de la Saga de Astrea, hoy voy a hablaros de la antigua festividad de Beltane, una de las más importantes del mundo celta, y que se celebraba por estas fechas.

Beltane, o Bealtaine, es un antiguo día festivo irlandés, cuyo vocablo quiere decir "buen fuego". Históricamente, se celebraba en Irlanda, Escocia y la Isla de Mann. En otros países o regiones de raigambre celta, como Galicia, Bretaña o Cornualles, se celebraban fiestas parecidas en el mismo día.

Para los celtas, dicha festividad marcaba el inicio del verano para la temporada de pastoreo. Los rebaños y las manadas salían de sus pastos de invierno, y eran conducidos montaña arriba, hacia los altos pastos frescos. Una de las principales actividades durante Beltaine era, por ello, la de encender hogueras en las montañas y las colinas, con el fin de propiciar la fertilidad campos y los rebaños.

Beltane consagra la época del año en el hemisferio norte en la que la luz gana definitivamente la batalla a la oscuridad. El fuego, que simbólicamente revitalizaba la identidad espiritual de la tribu, era primero apagado en todas partes, para simbolizar el invierno que se iba a dejar ya atrás. Luego, al amanecer de la primera mañana del verano celta, se encendía una hoguera con nueve leños de nueve tipos de árboles diferentes, que portaban nueve personas distintas. Con las ascuas de esta hoguera principal se encendían luego gran cantidad de pequeños fuegos, siempre al amanecer y en oposición a Samhain, cuando se encendían al anochecer.

El festival celta de Beltane era consagrado a Belenos, "El Brillante", manifestación del Sol y de las riquezas veraniegas. La víspera del 1 de mayo, hombres y mujeres jóvenes participaban en vigilias de componente sexual, en las que simbólicamente el principio masculino solar se unía al principio femenino terrestre, para fomentar la fertilidad y la abundancia de la tribu. Estos rituales tenían lugar en los bosques sagrados de los celtas. Otras ceremonias consistían en "bañarse" desnudos al amanecer del 1 de mayo en la luz del Sol naciente; o sumergirse en ríos, fuentes y otros cursos de agua sagrados, a modo de purificación.

La mañana del 1 de mayo también se recogía el rocío, considerado la esencia destilada de la Tierra por medio del fuego (el Sol). Una alquimia de la naturaleza espiritual de la Madre Tierra, en cuyo seno los manantiales y arroyos representan los órganos femeninos, con sus propiedades curativas. La diosa de la Tierra (Madre Tierra), era la esposa del Sol, Belenos: ambas deidades, donadoras de toda vida.

Uno de los aspectos más controvertidos de Beltane para los puritanos consiste en la expresión de los rituales de "magia sexual" que se sucedían durante esta festividad... Los celtas escogían una "Doncella de la Flor", también llamada "Reina de Mayo", que era la representante simbólica, en esta fiesta, de la Diosa, en uno de sus triples aspectos de transformación: de virgen a madre. La monogamia típica también de los celtas se relajaba completamente durante el 1 de mayo. En la víspera de la fiesta, hombres y mujeres pasaban la noche en el bosque, y volvían al amanecer, trayendo flores, ramas y girnaldas para decorar el pueblo a la mañana. Muchas jóvenes quedaban embarazadas a raíz de esta festividad, y los niños nacidos de tales encuentros se denominaban "merry be- got" ("alegremente obtenidos").

A este respecto, quiero ofreceros un poema que he encontrado en la Web, y que me parece precioso y muy a propósito sobre este tema:

"Cuando llegues
habrá un florecimiento de amapolas...
Un himno nuevo entonará la sangre;
y al sentir el milagro de tus manos,
brotarán de mi canto lirios blancos.

Me vestiré los tules nupciales de la aurora.
Bañaré mis cabellos con reflejos de sol;
habré puesto a mi boca el dulzor de las mieles,
y a mis senos, arrullos con preludios de amor.

Cantarán los minutos mis arterias cansadas.
Ya mi espera se tiende con caminos de luz;
pon a tus pies sandalias tejidas de ilusiones,
que hallarán primavera cantando plenitud.

Cuando llegues
habrá germinación en los vergeles
al abrirse mi carne en floración;
y en el dulce cansancio de la entrega,
se mecerá una cuna y una flor
".

Beatriz Zuluaga
------------------------------------------------------------------------------------------------
Aunque sé que me estoy pasando de post largo (XDDD), quiero publicar el correo de la amiga astróloga Cristina2, que me envió un mensaje el otro día, que no sé por qué, no salió: "bárbaros los vídeos Andro! gracias che... quería comentarte aquí, por que indudablemente el comentario no te llegó, sobre el Disco de Festo y la labor de la arqueóloga Francisca Martín Cano Abreu; su trabajo me encanto, me recordó muchas constelaciones que eran usadas en la Edad Media y luego simplemente cayeron en desuso, desaparecieron, pero quedaron como documentos de archivo de la época... Sin embargo, estan los símbolos que las representan en dicho disco, esto me maravilló, por que más allá de lo que usualmente se dice sobre que las constelaciones, fueron creadas a partir de la imaginacion de los hombres, ante todo durante la Edad Media, esta obra antiquísima confirma lo contrario... Me trae a la mente "leyendas" de un viejo profesor que tuve en astrología y contaba sobre el origen "incierto" de la Astrología, y últimamente conversando con una astróloga me acercó una idea algo extraña, pero a esta altura de los tiempos ya nada parece tan extraño, que esta ciencia proviene del futuro y aun estamos aprendiendo a manejarla".

Pues te diría, Cris, que estamos entre algunos cuantos estudiando el tema del Disco de Festo (que cada vez me tiene más perpleja) y sí que me gustaría que me comentaras algo sobre esa teoría de la Astrología y el futuro (a la vez, trato de leer mucho sobre el calendario maya, que me tiene más que fascinada por su tremenda exactitud). Estoy convencida de que la fascinación del horóscopo nos depara una cantidad inmensa de sorpresas en los próximos años. ¡Me encanta compartir con vosotros/as estos temas!

¡Besotes, nenas, nenes! ;-)

martes, 28 de abril de 2009

Síntomas del alma: reiki a la carta

Estoy muy contenta, porque ayer recibí un correo de una buena amiga, Palmira, contándome que.., ¡se ha iniciado en reiki! Me alegro muchísimo por ti, y desde estas líneas quería decírtelo ;-). Vamos, que ya estabas tardando, ¡jajaja! Por supuesto que me "dejaré" que me impongas reiki en persona (de hecho, yo también lo haré contigo, ahora que estoy haciendo mis deberes para culminar con la maestría (me gustaría tanto poder hacerlo este año). Y sí, por supuesto que Daniel Chumillas es excelente como maestro, yo he puesto totalmente mi confianza en él. Tampoco me extraña que sus colaboradores lo sean: de hecho, él es precisamente, una persona muy, pero que muy "especial".
------------------------------------------------------------------------------------------------
Aprovechando la coyuntura, voy a dar algunos datos sobre cómo ciertos "síntomas" físicos tienen su correlación en "disfunciones" del alma (como las llamo yo). Posteo esto como una forma de guía para reikianos, una especie de "qué puede ocurrirle a fulano o fulana de tal", según las dolencias con las que se presente ante nosotros. Como siempre, utilizad vuestra intuición y vuestra experiencia para comprobar la veracidad o no de estas propuestas:

- Dolores: pueden obedecer a un sentimiento de culpa y búsqueda del castigo consiguiente.

- Asma: remordimientos, deseos compulsivos de ser mimados, y complejos de inferioridad.

- Desarreglos del corazón: negación y supresión brusca del amor y la felicidad.

- Artritis: autocrítica excesiva, mucha exigencia para con los demás. Perfeccionismo excesivo.

- Dolencias en los oídos: dificultades con las opiniones ajenas.

- Dolor de cabeza: sentimientos de frustración y/o tendencia al perfeccionismo.

- Dolor de espalda: en la parte superior, búsqueda de apoyo, ante falta de comprensión emocional; en la parte media, exceso de remordimientos; en la parte inferior, cansancio excesivo y preocupaciones económicas.

- Afecciones de la piel: amenaza a la individualidad, ganas de ser mimado.

- Tumores: reacción ante una ofensa que no se perdona ni olvida; resentimientos relacionados con la feminidad; misoginia.

- Úlceras: falta de autoestima, miedos, inseguridades.

- Dolores en la nuca: asuntos relacionados con la excesiva tensión nerviosa.

- Sinusitis: enfado causado por alguien.

- Dolores o inflamación de garganta: incapacidad para expresar sentimientos de ira. Creatividad contrariada.

- Dolencias de estómago: aprensión, dificultad para asumir experiencias o ideas.

- Edemas: temores reprimidos, visión de la vida estancada, sentimientos de acorralamiento.

- Dolencias en los pulmones: incapacidad de dar y recibir energía vital. Rechazo de la vida.

- Problemas en las piernas: miedo al progreso o resistencia a la evolución de las cosas.

- Problemas en los brazos: emociones reprimidas y trasladadas a las articulaciones.

- Cáncer: desesperanza total, desconfianza del mundo y fuertes sentimientos de auto-compasión.
- Problemas genitales: traumas relacionados con la sexualidad (miedos, inseguridad, remordimientos sexuales, rechazo de la sexualidad).

- Anorexia/Bulimia: conflictos con uno mismo, sensación de no ser lo bastante bueno.

- Exceso de peso: necesidad de protección, sensación de inseguridad.

- Inflamaciones, fiebres, irritaciones: sentimientos de ira y enfado.

- Enfermedad en las mamas: actitud protectora excesiva con respecto a otra persona.

- Estreñimiento: incapacidad para darse a otra persona y afán de acumular.

- Diarrea: temor a estancarse.

- Afecciones en las rodillas: terquedad, tozudez, exceso de orgullo, temores ante posibles cambios, falta de flexibilidad.

- Rigideces musculares: resistencia ante el cambio.

- Apoplejía: cambios forzados, falta de fé en la vida.
------------------------------------------------------------------------------------------------

Evidentemente, no tengo ganas de pasarme de lista: ni soy médico, ni lo pretendo; este listado trata de ser un enfoque holístico de aquellas afecciones (las más comunes) que puede presentar una persona que precise los servicios de un terapeuta reiki. Pueden serviros para "haceros una idea" de qué puede estar pasando con esa persona en particular. Yo puedo decir que he comprobado en mí misma y en algunas de las personas de mi entorno que creo conocer bien, algunas de las manifestaciones físicas que aparecen aquí. ¡Probad, y ya me contaréis si tiene algún sentido!

Una vez más, Palmira, ¡felicidades! El reiki nunca viene mal, y puede convertirse en el inicio de un cambio en tu vida: el cambio más increíble y alucinante, sutil pero profundo, que uno imaginarse pueda. Os dejo con un vídeo magnífico de todo un clásico, Stand by Me, que hoy me ha enviado Ana María y que me gusta mucho. ¡Esta versión me parece increíble, por todo lo que transmite!

¡Muchos, muchos besos a todos y a todas!

lunes, 27 de abril de 2009

El perro y el león

No sé cuántas veces en mi vida le he escuchado a mi padre decirme: "Fatimita, más vale morir una vez como un león, que mil veces como un perro".

¿Qué pensaría él, de estar vivo aquí, a nuestro lado, en los tiempos que corren?

Así que la gripe porcina puede adquirir dimensiones de pandemia, ¿eh?

¡Vaya! ¿Y "sólo" con menos de 100 muertos, ya estamos asustados?

... Todos los días mueren personas en este bendito mundo, en condiciones de supervivencia inconcebibles para cualquiera que se autodenomine a sí mismo como "moralmente decente"...

Y sin embargo, nos quedamos tan tranquilos.

Qué, ¿ahora toca la moda apocalíptica?

Llevo años diciendo que iba a pasar lo de la crisis, que todo esto era una locura.., y no me considero apocalíptica. Es más: me joden los apocalípticos. Considero que utilizan el miedo para controlar y manipular a las masas. Considero que se valen del miedo para negar al ser humano lo más sagrado que posee: su libertad, su autonomía, su libre albedrío.

Por experiencia sé que con miedo no se puede avanzar en el sendero espiritual... Tampoco en el material: ambos senderos están unidos estrechamente.

Así que viene el Apocalipsis, ¿eh?

Pues bien: yo pienso esperarle así, sonriendo, sacándole los colmillos como el león, y no escondiendo el rabo entre las piernas, como hacen los perros.

¡No me jodan ya más, hombre!

Mientras sigamos empeñados en no darnos cuenta de lo que realmente somos, de que no hay Dios que nos vaya a venir a juzgar, porque eso nos corresponde a nosotros mismos; mientras sigamos haciendo la vista gorda frente al dolor del prójimo; mientras sigamos pensando "quítate tú para ponerme yo".., estamos jodidos.

El domingo escuché a una conocida la cada vez más ampliamente extendida teoría de que el ser humano es como una plaga, y que el mundo (el planeta Tierra) no puede (no debe) tolerar más su expansión, a tenor de la desaparición y exterminio del resto de las especies y, a este paso, del planeta entero.

Pero no: es muy, muy importante tener una casa de 80 millones y hacer negocio con ella. ¡Qué duda cabe!

Pues como el globo terráqueo se vaya al carajo, me veo billones y billones de chalets de super-lujo y alto standing, girando ingrávidos eternamente alrededor de la órbita de un extinto planeta. ¡Una visión digna de Bradbury!

Pero, ¿es que nos hemos vuelto todos locos, acaso?

Yo creo que hemos adoptado la forma de ser de otra especie: pero no sé si la de los perros, la de las hienas...

... Qué va: no hay parangón en el reino animal, no hay metáfora para describir nuestra infinita soberbia y nuestra falta de escrúpulos y de conciencia...

Pienso yo, que a lo mejor, la gripe porcina se propaga porque sobran cerdos... Vamos, que es más que probable que haya demasiados.

No me extraña que tengamos miedo. Pero yo creo que es a nuestra propia basura.

viernes, 24 de abril de 2009

Saga de Astrea 24- fanfic Caballeros del Zodíaco

"La perfección del que imparte órdenes es ser pacífico; del que combate, carecer de cólera; del que quiere vencer, no luchar; del que se sirve de los hombres, ponerse por debajo de ellos"

Lao-Tsé.
----------------------
“Yo ya no soy yo, ni mi cuerpo es ya mi cuerpo... No soy más un maestro, ni el preferido, el más cercano a Dios. Los contornos se disuelven por la virtud de esta lluvia de estrellas, en medio de la cual cabalga mi alma… De todo el brillo dorado, sólo una luz, intensa, ante mis ojos cerrados, permanece. Radiante, como el Sol que nos da la vida. No estoy en el arriba, no estoy en el abajo, pero estoy. O estoy en ambos lugares a la vez. Como es arriba, es abajo. Yo soy el que soy. Y así he sido siempre, a través de los eones: imperecedero.

Creo mi propia ilusión: retorno a mi jardín bienamado, en la India. La fuente de mi solaz, el sitio de mi recreo. Mi lugar, habitado por bandadas de pavos reales. Ahora me siento frente al estanque de los lotos de corazón rosado. Quietud, silencio. La perfección, el remanso de la eterna sabiduría que anhela día tras día mi corazón. Esta paz.., la conciencia que mi espíritu reclama para sí. Me llaman Shaka, la encarnación para este tiempo y para este lugar de la esencia de Virgo. Estoy iluminado, he sido tocado por la mano de Dios.

Usualmente, permanezco en mi quietud, con los ojos cerrados, casi alimentándome de mi propio resplandor. No me muevo más que cuando es estrictamente necesario. La soledad no me atormenta, puesto que abarco todo el universo con mi conciencia. Rara vez dudo. Soy un enemigo mortal, porque mis convicciones, enérgicas, inflexibles, disponen murallas de afiladas esquirlas a mi alrededor. Me llaman Shaka deVirgo. El señor de los pavos reales. El Caballero más cercano a Buda.

El deber, el servicio, es mi mandato. De un automatismo preciso, como el mecanismo de un reloj suizo. Hago lo que debo, siempre hago lo que debo. Estoy seguro de ello. Mi alma se conmueve habitualmente, pero no puedo permitirme el lujo de dudar. Porque tengo que cumplir mi misión, y no debo cambiar el patrón de mi existencia. No comprendo, y siento desagrado, por la pasión. La considero propia de espíritus inferiores. No permito que nadie vea mis dolores, y ahogo en su nacimiento toda pasión, todo deseo. Puesto que el deseo es el origen del daño. Puesto que la pasión es el germen del sufrimiento.

Yo soy Shaka, y mi destino es representar el digno papel de guardián de la constelación de Virgo. Sentado en mi trono interior, visualizando la luz de mi propia eternidad, espero a que la guerra llegue hasta mí: yo sabré responder a esa guerra con las armas inmortales de mi estirpe divina. Porque pocos comprenden la silenciosa, certera, limpia, perfecta y pura cólera de Virgo. Y cuando la comprenden, ya es demasiado tarde.

… Tocados por la cólera de un dios…

Om Amogha Vairocana Mahamudra Ma I Padma Jvala Pravarttaya Hum”.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Si alguna vez he amado a mis discípulos, he tenido que arrancar ese sentimiento de mi alma sin vacilación alguna. Sería imposible para mí enseñarles nada, embargado subjetivamente por un intenso amor hacia ellos. Hubiera disminuido la intensidad de mis golpes en el entrenamiento; hubiera sido demasiado magnánimo con sus errores; hubiera hecho que ellos, y yo, perdiéramos definitivamente el tiempo.

Pero ella… Ella no es, nunca ha sido para mí, como Agora, ni como Shiva…

Alba lleva una estrella en su interior: la luz de la compasión. La terrible y amenazadora luz de su compasión pura, que enarbola como una espada desnuda. Y una vez tuve que ayunar, que meditar, que orar durante meses enteros. Porque me descubrí a mi mismo sintiendo.., ¡envidia! Ella lleva en sí, prendida de su misma esencia, aquello que yo creía que poseía, pero que he descubierto que siempre he anhelado: el don de la compasión. Y porta esa carga sin esfuerzo, sin darle importancia, ¡sin tan siquiera haber trabajado duro para conseguirla!

Y quizá por eso permití que ella cayera en la desesperación. Aún dudo sobre mis propias intenciones, y desde entonces, una sombra terrible oscurece la fuente de mi poder, resquebraja los pilares de mi templo, abre llagas en mi conciencia perfecta. ¿Actué definitivamente en defensa de la justicia? ¿O más bien, tomé partido en su contra, para ver si era capaz de mantener también esa intensa compasión, esa brillante compasión hacia los otros, sintiéndose traicionada por aquellos a quienes más amaba?

“Ah, Shaka…”- me digo a mi mismo- “No tendrás descanso, ni consuelo, hasta que averigües la respuesta a esa pregunta”.

Busco, rastreo, estoy al tanto de los acontecimientos, permanezco alerta día y noche, siempre con los ojos cerrados, sin moverme, pero en guardia... La Guerra Santa ha dado comienzo, y mis compañeros han tomado ya posiciones: están dispuestos a darlo todo. El sacrificio último, si es necesario: estoy bien preparado para ello, como siempre. Pero en ocasiones, pierdo la concentración. Y eso es peligroso: porque si cedo, si dudo, si desconfío de mi, entonces, Virgo se desmoronará, la Sexta Casa no resistirá el embate de los vientos de la guerra, y la causa de Atenea perderá su más fuerte y fiel servidor.

“Estoy dispuesto a enfrentar una vez más la muerte, el sacrificio, pero.., ¿de qué sirve el sacrificio, sin compasión? ¿De qué sirve el sacrificio donde no hay amor?”

Todos estos pensamientos son como una tortura, como un infame y repugnante gusano perforando mi mente... Mi conciencia me plantea terribles retos. Demasiadas preguntas: yo nunca ceso de hacerme preguntas. Siempre busco, rastreo, estoy al tanto de los acontecimientos, permanezco alerta día y noche… Y cuando encuentro las respuestas, todo vuelve a empezar: busco, rastreo, estoy al tanto de los acontecimientos… Así, una y otra vez. Agotadora gimnasia mental, de la que no puedo librarme. No hay descanso para mí, ni lo deseo. ¡Necesito respuestas! Siempre necesito respuestas, y no hay nadie que pueda proporcionármelas, sino yo mismo.

“Y si yo hubiera errado tal vez, movido por un sentimiento oscuro o lamentable, entonces.., ¿qué tipo de sentimiento movió a Mu, que la amaba más que a su propia vida?”

Claro que nunca comprendí a Mu.., hace años que lo intento, sin éxito. Él está siempre cinco Casas por delante de mi.., siempre lo estará.

Y sin embargo.., sin embargo.., siento que la clave puede estar ahí. Quizás sea todo muy sencillo. ¡Pero no puede ser que me equivoque! ¡Yo rara vez me equivoco!

“¿Quizá estuvimos ambos equivocados?”

Pero nosotros dos somos más sabios, más fuertes, más viejos que Alba... Ella era mi discípula... Y ahora no sabe que prácticamente naufrago, por primera vez en mi vida, en este espantoso océano de dudas. Percibo su presencia cerca del Santuario. Me conmuevo, y otra vez vacilo, y el cerco protector que tengo a toda costa que defender, oscila y se disuelve entre brumas, en cuando permito que todo esto me afecte. Porque ya no siento la compasión en ella, sino todo lo contrario: un dolor infernal, como el de una herida abierta en la base misma de sus entrañas, que late siguiendo el ritmo de los latidos de su propio corazón. Una infección mortal en su espíritu. La desgarradora pérdida de la fe.

“Shaka, pero.., ¿qué has hecho?”

¿Y si ella sí hubiera peleado y obtenido el don de su compasión duramente, a fuerza de sacrificios, a fuerza de amor, en otro tiempo, en otro lugar.., y yo, con mi dureza, con mi equivocada idea de la justicia, con mi inclemencia.., se lo hubiera extirpado a la fuerza?

No.., no puedo pensar en esas cosas: ahora no. ¡Yo no puedo haberme equivocado! Llevo toda esta existencia meditando, persiguiendo la pureza, buscando sin descanso la perfección. Simplemente, ¡no puedo haberme equivocado! No sería justo, tampoco para mí.

Pero sería terrible si ambos, si ambos.., hubiéramos actuado equivocadamente, cometiendo la más vil de las injusticias.

jueves, 23 de abril de 2009

La evidencia indemostrable I



"Todo conocimiento sobre vidas múltiples tuvo que ser borrado, para que la gente aprendiese a vivir aterrorizada por la muerte; y ese miedo a la muerte limitaría los contactos multidimensionales"

Barbara Hand Clow, "Cosmología Pleyadiana".

---------------------------------------

Hace unos meses paseaba por el Rastro de Madrid un
domingo por la mañana, como en muchas otras ocasiones... Para los que no lo sepan, el Rastro es un mercado al aire libre donde la tradición dice que se puede encontrar de todo:

"Una dos y tres, una dos y tres.
Lo que usted no quiera, para el Rastro es".

En el suelo había un pañuelo tendido, y sobre el pañuelo, tres mil millones de objetos, todo lo que imaginaros podáis. Parecía un cuadro de El Bosco: cositas diminutas, abigarradas y estrambóticas.

Y ahí lo encontré: vi un reflejo del tamaño de la yema de mi dedo meñique, y me agaché a por él. Era un disco aplanado, con un enganche para colgar. Me quedé mirándolo como abducida... Al principio pensé que era una moneda árabe. Luego vi que no: que los signos que ostentaba, como si fueran las casillas de un Juego de la Oca, eran rarísimos.

No recordaba haber visto nunca cosa igual... Pregunté lo que valía: un euro, me dijo el hombre. Me lo quedé. Es de oro. Ahora lo llevo siempre al cuello, ¿y por qué?

Curioseando en Internet, Castor vs. Póllux (que me ayudaba en mis pesquisas) llegó a la conclusión (acertadísima) de que se trataba del "famoso" (ni papa tenía yo de esto en ese entonces) Disco de Festo. ¿Que qué es eso? Pues una rareza arqueológica, de finales de la Edad del Bronce. Hasta el día de hoy, nadie sabe lo que es, lo que significa, lo que representa. Sin embargo, estoy convencida de que tiene que ver con la astrología. Me lo dice el corazón y el alma.

... Ayer, sin más ni más, porque ni en mi ánimo estaba volver a ocuparme nunca jamás del Disco de Festo (o de Phaistos, como se le conoce también), ya que pensé que había llegado a un callejón sin salida en mis "investigaciones" al respecto.., encontré este enlace... Os lo recomiendo encarecidamente (sobre todo a los astrólogos), a ver qué opináis. Yo prefiero no decir nada, no por miedo ni por no querer pronunciarme, sino para no "mediatizar" ni meter baza de forma personal en este asunto.

Una vez viví en Creta.., o en un lugar muy cercano a Creta. Es una evidencia indemostrable: de ahí el título de este post. Me gustaría ofrecerme a cualquier psicólogo o psiquiatra del mundo mundial (como dice Manolito Gafotas) para que me haga todos los análisis que haga falta (incluidos escáneres del cerebro, jajaja). Claro, que no soy tan importante como para que ningún científico me tome como objeto de estudio. Es que están muy ocupados estudiando.., las musarañas XDDD.

Sin embargo, yo estudio.., intento estudiar.., las profundidades del alma humana. ¿Y por qué?

Porque mi evidencia indemostrable no es la única que he encontrado en el transcurso de los años. ¡Qué va! Si así hubiera sido, no hubiera continuado adelante de ningún modo.

Bajo ningún concepto. No me gusta perder el tiempo.

... Una vez viví en Creta, o en algún lugar muy cercano a esta isla... Estuve absolutamente sumergida, imbuída de la cultura de la última Edad del Bronce en aquellas tierras, y ejercía una labor muy similar a la de la individua de la foto que os adjunto. Bueno, aunque entre otras cosas, cuidaba niños. Era una especie de.., profesora. De maestra.

Una vez viví en Creta.., o a mi mente le gusta imaginar que nací y viví allí. ¡Hay que ver, qué imaginación!.

La sincronía de encontrar el mini-disco de Festo antes justo de someterme voluntariamente a regresión.., la sincronía de encontrar ayer este enlace cuando pensé (recuerdo) "jamás voy a saber lo que es el jodío Disco".., son demasiado evidentes para mí.

... Una vez más, evidencias indemostrables...

Sólo algunas personas aprenden a "ver". Todo lo que vemos es lo que existe. Como dice Madonna (gracias una vez más, Castor vs. Póllux, "you only see what your eyes want to see".

¡Besotes! ¡Seguiré con la historia!

miércoles, 22 de abril de 2009

Tarot: la tirada de las casas astrológicas

¡Buenos días por la mañana!:

Alguno me habéis pedido que siga insistiendo con el tema del tarot, y que os muestre algunas tiradas que yo realizo, fáciles y completas, y la forma en la que éstas se pueden interpretar. Bien, pues como unos cuántos de los que me leéis sois astrólogos, hoy me he decantado precisamente por la tirada astrológica de Casas, que como veis, simula una rueda zodiacal y aprovecha, precisamente, el Sistema de Casas de cualquier horóscopo.

Se pueden situar las cartas como en la foto, o siguiendo el orden contrario (que es el lógico según la rueda zodiacal). Tengo que decir que he visto a los tarotistas seguir más el orden de la foto, y a los astrólogos, más el de un Rádix normal y corriente. Esto es: la carta en la posición número 9 sería la 1.., siguiendo el orden común que utilizamos siempre en Astrología. La 6 sería la 4, la 3 la 7 y la 12, la 10, como viene siendo habitual, para nosotros.

Una vez dicho esto, es tan sencillo como aplicar a cada carta el significado que aplicamos normalmente a las Casas Zodiacales; para los que ni idea de astrología, explicar que las Casas representan en Astrología ámbitos de la experiencia mundana en los que el hombre se desenvuelve. Así, y siguiendo este ordenamiento lógico:

- La carta o Casa 1, representa al Yo, a la persona, sus condicionantes actuales, sus limitaciones o su situación en el presente.

- La carta o Casa 2, el dinero, las posesiones, los bienes que perduran o no, lo que podemos hacer para conseguirlos o los problemas en referencia a esto último.

- La carta o Casa 3 es la comunicación, los hermanos, los tíos, los viajes cortos, la capacidad o no de estudio de la persona.

- La carta o Casa 4, hace referencia a nuestro mundo privado, nuestro hogar, nuestros padres, así como el principio y el final de nuestra vida.

- La carta o Casa 5 tiene que ver con la creatividad, los hijos, los amores, las relaciones sentimentales, las diversiones.

- La carta o Casa 6, el trabajo remunerado y la salud del consultante.

- La carta o Casa 7 habla sobre las asociaciones, los matrimonios como contrato o institución, los socios del consultante.

- La carta o Casa 8 hace referencia al sexo, la muerte, la transformación, el dinero de otros (como en el caso de las herencias por ejemplo), los cambios en la vida del consultante.

- La carta o Casa 9 tiene que ver con el intelecto, los estudios superiores, los viajes a largas distancias, el extranjero, la justicia, la enseñanza, la religión y los viajes "espirituales".

- La carta o Casa 10 se refiere a la proyección social del sujeto, las dignidades, lo que se nos otorga como premio al esfuerzo, los ascensos laborales, nuestra promoción laboral.

- La carta o Casa 11 indica la colectividad, los amigos íntimos, la vida social, nuestros sueños, deseos y esperanzas, lo innovador y el altruismo.

- La carta o Casa 12 representa el incosciente, el trabajo interno, los problemas, los enemigos ocultos, la caridad o el trabajo social.

El tarot se baraja bien para hacer esta tirada, se le pide al consultante que corte, y se comienza a colocar cartas por la de corte, siguiendo el orden numérico lógico. A continuación se pasa a leer la tirada en orden también, siguiendo éste que os he propuesto. Un astrólogo quizá encuentre mucho más significado aún a esta tirada. Yo utilizo Arcanos Menores y Mayores para esto, al derecho y al revés, aunque he visto a personas, nuevamente, utilizar únicamente los Mayores al derecho, con excelentes resultados.

¡Buena tirada, y espero que disfrutéis con ella!

martes, 21 de abril de 2009

Ojo de Tigre: ¿qué es lo que quiero?

... Ésta que veis aquí es una luna lunera, regalito que me hicieron el sábado mis amigas del foro de astrología astro.com, Sabina y Nuria... Dos damas encantadoras a las que me alegró mucho conocer por fin en persona (hablábamos habitualmente desde hace ya tiempo pero por Internet, ya que ellas viven en Barcelona, y yo en Madrid).

Se trata de una luna creciente hecha de una curiosa y sin igual piedra, el Ojo de Tigre. Como ellas me indicaron, le puse aquí una luz potente para la foto, para que se viera el reflejo tornasolado que la propia piedra genera al ser iluminada. ¡Precioso! No me extraña que se llame así porque, definitivamente, sus reflejos son exactitos a los de los ojos de ese gran felino.

El Ojo de Tigre es una variedad de cuarzo que tiene la virtud de limpiar el organismo a todos los niveles. Además, refuerza la fé en uno mismo y facilita la visión interior, más allá de las apariencias externas. Es la llamada "piedra de la libertad" (al parecer, según he ido viendo estos días, es un liberador de los poderes uranianos), ya que proporciona una gran fuerza interior de la que emanan firmes decisiones. Por otro lado, favorece los cambios sin rupturas traumáticas.

Vamos, que ni pintao. Y encima el mío representa una Luna.., me lo voy a poner cada vez que me dé precisamente el "uranazo" contra la Luna: a ver si lo llevo mejor, porqueeeeeee...

El Ojo de Tigre ayuda a tomar perspectiva en las situaciones en las que uno siente que todo va muy deprisa. Como bien me explicaron Nuria y Sabina, aúna en sí mismo las energías del Sol y de la Tierra, lo cual es muy útil para salir adelante, que tus sueños y deseos tomen forma, pero sin perder la perspectiva "terrenal". Estimula el ascenso de la kundalini, que sirve para lo mismo (para desbloquear, sanar, poner en funcionamiento todo el sistema de chakras, y conectar el cielo con la tierra).

Esta piedra muestra el uso correcto del poder y nos hace sacar nuestra integridad. Ayuda a conseguir nuestros objetivos, reconociendo las fuentes internas de poder y promoviendo la claridad de intención. Puesto sobre el chakra del ombligo, es excelente para las personas que no tocan tierra o no se comprometen. Así, enraíza y facilita la manifestación de la voluntad, y ancla la posibilidad del cambio al cuerpo físico.

El Ojo de Tigre es útil para reconocer tanto tus necesidades como las de los demás, y diferencia los pensamientos ociosos sobre lo que deseas, de lo que realmente necesitas.


¡Bien por las luneras y la Astrología, que supieron exactamente lo que estoy necesitando en estos momentos!

------------------------------------------------------------------------------------------------

Desde aquí también agradezco a Mandy, que me escribió un lindo correo donde entre otras cosas, me cuenta cosas curiosas y bonitas. Ella comenta "hay un santuario en medio de unos cerros dedicado a Fátima (mi verdadero nombre, jejeje), y hay una encina que es el resultado de un gajo de la encina del mismísimo lugar en que los niños la vieron (hablando de las apariciones de la Virgen). Ante todo agradecerte el comentario sobre el Blog de narcolepsia, el tuyo es de lo mejor que he leído. Tu profesión la llevas en el alma porque comunicas con certeza y pasión a la vez!!".

Pues muchas gracias, querida Mandy. Lo del blog de narcolepsia, es que me pareció tan imprescindible, tan interesante... En cuanto a la petición del reiki que comentas, voy a hacer (a instancias de mi maestro) un cuadernito en el que apunto las voluntades de reiki de todas las personas que me indican, y trataré de enviaros reiki a distancia a todos cada día. Es parte de la experiencia de buscar para cada persona su propio camino: la energía universal apoya a cada uno en su evolución personal, de la forma más conveniente. ¡Así lo experimento!

¡Muchos besotes!

lunes, 20 de abril de 2009

Pesadillas, heraldos del incosciente

Empiezo la semana con unas reflexiones en cuanto a los sueños, concretamente a los sueños "malos": vamos, lo que solemos llamar pesadillas vulgarmente. Estas pesadillas suelen presentarse en forma de sueño opresivo, angustioso, en el que se puede presentar (o no) dificultad para respirar. Hay algunas personas que sueñan con la misma pesadilla repetidas veces. Otras sufren pesadillas cuyo contenido y escenario cambia a pesar de contener, más o menos, el mismo mensaje.


Hoy he tenido una pesadilla, aunque la verdad es que no he pasado demasiado miedo. Creo que más bien porque cada vez más, mi mente intenta ser la de un observador imparcial ante todo lo que existe, pero tampoco estoy segura. Soñé con mi dentista (que tiene mi misma edad) y que a mí se me caían varios dientes, como si estuvieran podridos. Tengo que aclarar que me tienen que sacar, más o menos en un mes, una muela, y que eso me da miedo. Pero el significado del sueño es diferente.


Soñar con dientes en mal estado, que se caen o que te tienen que extraer, tiene mucho que ver con la percepción de un poder personal insuficiente. He soñado alguna vez en mi vida ya con este tema, de forma recurrente. Eso de que se le caigan a uno los dientes es síntoma de frustración, de energía personal baja, lo cual, por otro lado, tiene una correlación con un deficiente funcionamiento o un bloqueo en Manipura, el chakra número 3, en la zona del plexo solar, y al que corresponde el color amarillo. Manipura está dándome voces desde el otro lado desde hace más o menos un mes. La voluntad, el poder y la autocuración residen en él.


Y sí: la verdad es que me siento harta de tanto conflicto, de tanto esfuerzo, de tanto sacrificio. Mi propio Ego me pide a gritos que le preste atención, Urano en mi carta me lanza mensajes de aviso constantemente desde hace meses. Mi dentista, en el sueño, tenía un par de niños preciosos, niño y niña, como gemelos solares... Yo me siento estéril en mi desarrollo: siento como si estuviera detenida, y que ya no puedo más. Curiosamente, el sábado unas amigas me regalaron unas piedras y collares, unos colores que tienen que ver, precisamente, con el despertar y la regulación de Manipura; entre ellos, el Ojo de Tigre. Mañana hablaré sobre eso mismo aquí, porque es muy interesante.


No puedo postergar más el desarrollo de mis propias necesidades para cubrir necesidades ajenas... "Ocúpate de ti", es lo que Urano me está susurrando insistentemente en el oído. Y esos susurros no son egoísmo: al contrario, el que no se ocupa de sí mismo, cómo va a poder, ni a la corta ni a la larga, ocuparse de los demás.


La mayoría de las pesadillas ocurren en la fase REM del sueño, cuando tenemos esos movimientos rápidos de los ojos. Dicen que son más frecuentes entre los 4 y 12 años, y que luego suelen disminuir con la edad. Hasta el siglo XVIII, se las consideraba obra de monstruos nocturnos, que se sentaban sobre el pecho del durmiente, oprimiéndoles con su peso (de ahí el nombre de "pesadilla"). Actualmente se sabe que son provocadas por causas fisiológicas, como la fiebre alta, o psicológicas, como estrés en la vida del consultante.


Son comunes los sueños en los que una persona se cae, es perseguida, atacada, etc. Obedecen, como en mi caso, a la incapacidad de la persona para resolver algún conflicto en la vida real. Es importante destacar que casi todas las pesadillas intentan dar un servicio importante al durmiente (de ahí el título de la entrada). Si sufres de pesadillas recurrentes y quiere saber más sobre cómo controlarlas, o bien tienes algún sueño curioso que quieras interpretar, no tienes más que contactarme al correo electrónico o en esta misma página: se me da bien la cosa de los sueños ;-)


Las pesadillas son siempre un modo de identificar y tratar problemas personales. Nos advierten sobre pautas de comportamiento anormales o desequilibrios psicológicos que es preciso tratar. Hagamos caso a estos heraldos de nuestro incosciente, de nuestro niño interior: por algo aparecen, por algo están ahí.


¡Saluditos!

viernes, 17 de abril de 2009

Saga de Astrea 23-fanfic Caballeros del Zodíaco

Ella no te necesita: tiene tu recuerdo, que vale más que tú
Alejandro Casona.
--------------------------
Una vez, hace algún tiempo, tuve que retirarme: no había otro remedio.

Contra mi voluntad, contra mis deseos… Tuve que retirarme, y no recuerdo haberme enfrentado a ninguna decisión tan difícil en toda mi vida.

Y no es natural en mí retroceder o darle la espalda a algo... Pero tuve que hacerlo. Y eso me dolió más que todas las heridas recibidas a lo largo de los años.

No pude decir adiós. No hubiera tenido fuerzas. No soy un dios.

Elegimos siempre. El destino nos espera a cada vuelta del sendero, con dos espadas desenvainadas, señalando dos caminos diferentes... Uno toma el arma que mejor le parece. Sea uno de la raza que sea, sea uno de la edad que sea: siempre hay disyuntivas.

No me arrepiento de haberla abandonado: no es mi naturaleza, la del arrepentimiento.

¿O quizá sí?

Cuando el destino del mundo depende, probablemente, de una sola batalla.., ¿qué es más importante, el destino del mundo, o el amor?

El amor le está vedado, usualmente, a los guerreros…

Así pienso yo. Porque si no, vacilaría.

Y juro que no está en mi naturaleza la vacilación.

¿O quizá sí?


------------------------------------------------------------------------------------------------

Doce signos, doce casas… Un reloj que ardía lentamente, con doce llamas azules, marcando el paso del tiempo…

Mu no deseaba hablar más, sólo darse prisa. Normalmente no era de muchas palabras... Más bien al contrario. Se había repuesto algo, ya que jamás daba alas a la desesperación, sentimiento que le ofendía y contra el que se rebelaba, venciéndolo siempre. Se había puesto en pie de nuevo. No estaba en su mejor momento, pero mucho más alerta y animado de lo que cabría esperar. Quería ir en pos de sus atacantes, atravesando su propio umbral. Se preguntaba si podría hacerlo sin caer malherido en otro enfrentamiento…

Pero no lo habría conseguido si no hubiera sido gracias al viejo Docko… Docko, que había surgido de la nada, después de 243 largos años, abandonando su morada en China, en los 5 Picos; Docko, que se había presentado de improviso, sin pedir permiso a nadie. Y que ahora estaba allí, frente a ellos, pequeño, imperturbable, muy, muy tranquilo. El equilibrado Docko, el Caballero de Libra. Se había presentado sin más, como una estrella fugaz; había encendido los fuegos de los Doce Signos en el sagrado reloj del Santuario, y le había plantado cara al Espectro de su maestro, Shion de Aries, que había pretendido acabar con la vida del mismo Mu. Había liberado al lemuriano de la ominosa energía con la que Shion le mantenía cautivo, y había obligado al espectro a desenmascararse.

Parecía doblegado por la edad; sin embargo, no parecía tener miedo a nada ni a nadie. Y mucho menos, a Shion.

Mu ardía en deseos de perseguir a aquellos que habían vulnerado su umbral… Pero aún espero unos minutos. Se resistía a dejar a Docko allí solo, a merced de su enemigo.

Y no era tanto porque le sintiera débil... Era más bien por asombro. Porque el Espectro de Shion aparecía ante sus ojos, ya desembozado, con una apariencia juvenil, asombrosamente vital y poderosa. Mu no podía creerlo: ¡habían pasado 243 años!

- Me disgusta tu traición- masculló el anciano de los Cinco Picos, casi masticando las palabras- Nunca has pensado mucho en los que dejas atrás, ¿eh?

Mu sintió una aguda punzada de dolor en el pecho. Hacía tiempo, alguien muy querido le había dicho algo parecido: “Tú no miras atrás. No tienes ni idea del rastro de sangre que van dejando tus pisadas”.

Shion rió con todas sus ganas, echando hacia atrás la cabeza. Su armadura aparecía completamente ennegrecida, y aparte de ese detalle, todo en él era poder, vigor, juventud.

- Ay, Docko…- Shion parecía no poder parar de reír- Te veo muy perjudicado, viejo amigo.
- Hijo de Lemuria- respondió Docko-, sería natural en ti mostrar esa apariencia vigorosa aún hoy, si hubieras estado vivo... Pero entraste en el otro mundo cuando la rebelión de Saga, y sin embargo, ¿aún respiras y caminas sobre la tierra? ¿Qué ha ocurrido con tu dorada armadura?

Shion sonrió. Tenía una sonrisa bella y franca como la de un niño, los ojos de un profundo color violeta. Su voz emanaba poderío a cada palabra.

- ¿Estás sorprendido, Docko? Esto es gracias al poder de Hades, rey de los Infiernos.
- ¿Quieres decir que has hecho un pacto demoníaco?
- Me fue otorgada una nueva vida al jurarle lealtad al dios Hades. Y escucha esto, anciano: con el cuerpo de un ser humano cuando es más joven, fuerte, bello y deslumbrante. Compárame contigo, Docko: un pobre viejo.
- Es una ilusión…- respondió el Caballero de Libra, sin inmutarse.
- ¿Qué?
- Estoy diciendo que tu vida y tu juventud son una mera ilusión. ¿Por qué crees que encendí las llamas del reloj sagrado? La vida siempre es una ilusión, tanto como esas llamas. Y en tu caso, más que en ninguno, ¿me oyes?

Docko de Libra se volvió de repente hacia Mu, que asistía a la conversación en silencio, absolutamente asombrado.

- Mu, ve tras Saga de Géminis... Une tus fuerzas a las de Aioria y los demás, y evita que los Espectros den un solo paso cerca de Atenea. Ahora debemos hacer todo lo posible para protegerla, antes de que las llamas del reloj sagrado desaparezcan. Yo me encargaré del asunto de tu antiguo maestro…

El Caballero de Aries asintió y salió disparado, sin decir una sola palabra, rumbo al interior del Santuario.

- ¡Detente, Mu!- gritó Shion, encolerizado- ¡No te muevas!
- ¡Shion!- le interrumpió Docko, alzando la voz más de lo que su frágil cuerpo parecía permitir, y apuntándole con el cayado en el que usualmente se apoyaba – Seré yo tu oponente, si pelear es lo que quieres… Por primera vez desde hace tanto tiempo, lucharemos frente a frente.
- Sabes que si tú y yo peleamos- sonrió el Espectro- tendrá lugar una batalla de Mil Días… Y estoy seguro de que tú no deseas eso.
- Al contrario: es justo lo que quiero- afirmó Docko, tajante.

-------------------------------------------------------------------------------------------------
Lo recuerdo muy bien: me desperté dulcemente, envuelta en la luz tenue del alba rosada que, con la pureza de una flor, amanecía eternamente sobre las blancas cumbres de Jamir. Tú me habías traído a ese lugar místico... No había dificultad para ti en hacer eso en cualquier momento, puesto que dominas ese poder.

Sonreía, todavía acariciada por el tibio sopor del sueño y el calor inextinguible de tu presencia, y transida por la huella imborrable de tus caricias... Hasta que mi intuición, soberana de mis pensamientos y de mis días sobre esta tierra, me alertó de que algo no iba bien. Esa condenada intuición, como un soldado a mi servicio, eterna servidora a mi pesar, que guarda mi lecho cuando descanso, y que nunca duerme, nunca ama, nunca desea.

Percibí, entre mis pestañas entreabiertas, un resplandor dorado… Y ese brillo, que normalmente no tendría por qué temer, que jamás hubiera despertado mi alerta, hizo que se me subiera, de repente, el corazón a la garganta.

- ¿Completamente armado y a los pies de la cama?- pregunté, extrañada, sin abrir del todo los ojos. Ya en guardia contra mi voluntad, pero intentando ser suave. Con precaución.

No obtuve respuesta. ¿Qué ocurre? Por todos los dioses, ¿qué ocurre?

Entonces abrí los ojos y te miré de veras… Y allí estabas, de pie, efectivamente armado, como si todo tu mundo fuera de repente la guerra, y sólo la guerra. Los ojos verdes, encendidos con una mirada severa, me los clavaste como cien puñales en el alma. Impenetrable rostro, de una dureza brutal. No había forma de llegar a ti. Lo sabía de antemano: esa batalla ya estaba perdida.

- ¿Qué se supone que estás haciendo?
- Me voy. Tú te quedas aquí.

Eso me envalentonó. Lo recuerdo muy bien. Porque me conozco. Y mi cólera, que es muy inflamable, rápidamente empezó a arder. No soy mujer que pueda dominarse fácilmente. Bajo ninguna circunstancia.

- ¿Quién te crees que eres, para tratar de darme órdenes?

Los verdes ojos ni siquiera pestañearon.

- Me.., me has traído aquí.., para mantenerme alejada… ¿Es eso? ¿Me has engañado para apartarme de esa batalla?

Ese silencio… Un silencio que, lo juro, ¡lo juro!, puede ocupar el espacio de mil quásares, de mil constelaciones, de mil nebulosas… Un silencio que es eternidad. No sabéis lo que es ese silencio. No sabéis lo que es esa mirada esmeralda, dura como un diamante. Yo sí.

Mu se dio media vuelta, con la intención de salir. Un segundo tardé en saltar de la cama y tomar mi báculo, coronado por una amatista.., una piedra que quizá siempre fue para mi como una premonición. No fui tan rápida como él. No sé qué es lo que quería hacerle, pero desde luego, no hubiera vacilado. O sí.., quién sabe. Pero él me golpeó primero. Siempre fue más rápido.

Llena de ira, le miré a los ojos y me limpié la boca. Me había partido el labio.

- Tú nunca miras atrás- le espeté, entre dientes- No tienes ni idea del rastro de sangre que van dejando tus pisadas… Y no sabes cómo te odio ahora mismo. No te haces una idea.
------------------------------------------------------------------------------------------------

El bebé miraba, con sus ojos enormes, un juguete, que giraba sin descanso sobre él… Alargaba las manitas y reía, tratando de alcanzarlo. Su hermano, moreno, hermoso como un ángel, de pelo ensortijado y rebelde, se asomaba sobre el borde de la cuna y lo miraba, sonriente y protector. El bebé reía y reía...

De repente, el rostro de su hermano no era su rostro. Una niña oscura, de mirada asesina, terrible, había suplantado su lugar, y miraba al bebé con una sonrisa perturbadora, siniestra. Como si quisiera acabar con su vida
”.

- ¡¡Ikki!!

Shun se levantó de un salto, jadeando, aterrorizado... Alba, alarmada, corrió a su lado.

- ¿Qué te ocurre, Andrómeda?
- No lo sé, Al.., no lo sé.
- Una pesadilla, Shun- comentó Hyoga, y también se puso en pie.

Al miró al cielo, y de repente tuvo una sensación extraña.

- ¿Qué hora es?

Shun miró al reloj del Santuario, inflamado de llamas azules.

- Las.., las.., ¡ocho de la mañana! Pero, ¿cuánto hemos dormido?
- Yo, nada, pero el problema no es ése...
- ¿No? ¿Y cuál es el problema?
- Mira al Este, Shun- concluyó Hyoga- El problema es por qué no ha amanecido aún.

jueves, 16 de abril de 2009

La vía del Centauro y la crisis global

Pues sí, pues sí.., algunos siguen insistiendo en que yo tengo la Luna en Capricornio... ¡Si no hay más que verme.., y oírme XDDD!

Mi problema es que tengo algún amigo astrónomo, y claro, le acaba convenciendo a una la evidencia... Plutón se encuentra ahora mismo (ya sea planeta, planetoide o trozo de roca) transitando por la constelación de Sagitario, oigan. Como la Luna misma en el día de hoy (así me siento yo, jejeje). Diga lo que diga cualquier astrólogo, diga lo que diga el mundo mundial de la astrología tropical. Pregunten, pregunten, o cójanse un telescopio, si les place (yo, de momento, sólo tengo unos buenos prismáticos). Que para algo es éste el Año de la Astronomía.

Me gusta esta foto que he subido por un motivo muy especial: porque ayer mantuve una interesante conversación con Enri, ésta sí, astróloga, a propósito de lo que se avecina. O de lo que dicen y "presentimos" que se avecina. ¿Que qué relación tiene una centaura con la economía, la historia o la sociología? Uh: no me provoquéis hilando ideas, porque puedo llegar a convertirme en un laberinto sin fin XDDD.

Características de Sagitario (simbolizado por el Centauro): "es uno de los signos más positivos del zodiaco. Son versátiles y les encanta la aventura y lo desconocido. Tienen la mente abierta a nuevas ideas y experiencias, y mantienen un actitud optimista incluso cuando las cosas se ponen difíciles".

Pues ya están difíciles, a mi pesar... Y más que se van a poner. Aunque para percatarse de esto hacen falta, como poco, tres requisitos, creo yo:

- A) Ser poco permeable al adoctrinamiento, provenga de quien provenga, y tener siempre los ojos abiertos y la intuición lista.

- B) Contar con un mínimo de inteligencia, conocimientos y sentido común.

- C) Y fundamental: querer enterarse de la verdad, de la realidad. Esto es como el hipnotismo: como uno no quiera que le hipnoticen, no hay Dios que lo haga.

Francamente, estoy preocupada no porque vayamos a darnos de hos**** a consecuencia de la crisis (que honestamente, es lo que creo, a corto-medio plazo.., o al menos lo considero una opción muy probable, cuando la cosa se ponga verdaderamente negra, que aún no lo está). No hay más que ver cómo se pelea la gente en las exposiciones de mi barrio en cuanto sacan el buffet libre, y eso que nadie pasa hambre; total, por llevarse a la boca tres o cuatro aceitunas XDDD.

No: lo que me preocupa, ya, a día de hoy, es mi entorno más inmediato y mis seres queridos. ¿Y por qué? Pues porque yo también tengo el espíritu salvaje del Centauro (como la de la foto, que porta una espada). Y porque sé que la cosa, a día de hoy, ya no tiene remedio. Yo ya paso de hacer apología y de tirar margaritas a los cerdos, o de predicar en el desierto: ahora me voy a concentrar en los míos y en mí misma. Me voy a dedicar a la asistencia de los que me rodean muy cercanamente, en primer lugar. Por encima de cualquier dificultad, como enseña el signo de Sagitario. Por encima de cualquier dolor y de cualquier sacrificio.

Enri me recomendó que mirase en el foro de Astrología una serie de artículos que había posteado un colega, sobre los efectos a corto-medio plazo de la crisis... Lo único, que tales artículos corresponden a las reflexiones de un señor que todo el mundillo económico pone "a caldo". Pero yo tengo una mala costumbre: cada vez que veo que se "demoniza" a alguien, me da por escucharle, a ver qué dice. Da también la circustancia que el 60% de mis amigos son economistas. Y por eso doy crédito a las palabras de este hombre, el señor Santiago Niño Becerra, catedrático de Estructura Económica de la universidad Ramón Llull.

- Una entrevista en Radio 5 (Radio Nacional de España). 19 de enero de 2009

- Primera parte de la entrevista al mismo señor, aunque desconozco cuál es la cadena de la transmisión. La reproduzco por su interés y porque es de julio del año pasado.

- Segunda parte de la anterior entrevista

Aparte de que este catedrático sea denostado por muchos medios, por muchos expertos y por mucha gente (desconozco los intereses particulares de cada cual), hay otros que también opinan cosas que todo el mundo debería ya tener en cuenta, y que nos deberían dar, al menos, que pensar... Es posible y tomo en consideración que todos ellos sean locos y/o agoreros (no cuento con estudios de Psicología, la verdad), y ni menciono las previsiones de astrólogos, como Javier Reinoso, que lleva ya no sé cuántos años alertando sobre esta situación (aunque advierto que me reservo mi opinión sobre lo que dice o deja de decir); pero lo que sí es cierto es que ya sabemos que a los astrólogos y otros "brujos" no hay ni que escucharlos.., sólo en caso de que el novio te deje o el marido te ponga los cuernos, claro. Ahí sí que son muy recomendables ;-)

Por si queréis seguir con el mismo tema R que R:

- Una entrevista a Rafael Ramírez, profesor de Economía en la Universidad de Oxford.

- Otra perla subtitulada de Yankilandia: entrevista al republicano Ron Paul, congresista estadounidense, actualmente en el cargo desde 1997.

En fin: que yo me retiro a las posiciones defensivas de Sagitario... El resto, está en su derecho de hacer lo que quiera. Ya veremos. Llevo muchos, muchos años dando cuenta de lo que está pasando. Muchos nos hemos enfrentado a risas, desprecios.., incluso insultos. Bueno, qué le vamos a hacer: gajes del oficio de comunicador.

Que lo paséis bien.., todo lo que podáis :-) Al fin y al cabo, una tiene mucho componente de Sagitario, y sabe que hay que poner al mal tiempo, buena cara.

miércoles, 15 de abril de 2009

Relaciones de pareja según la astrología I

¡Hola, majos y majas !

Bueno, parece que ha tenido mucho predicamento la entrada que escribí el otro día sobre la tirada más facilita del tarot para principiantes, por lo que ya varios me habéis comentado en privado... Aún así, muchas personas siguen preocupadas con el tema de las relaciones personales (y no les culpo: es uno de los principales caballos de batalla que tenemos en la vida). Así pues, tomo nota y voy a dar unos cuantos apuntes astrológicos sobre sinastrías (¿así escrito, Harlock? ;-): es decir, sobre algunos de los principales puntos a tener en cuenta, y que yo misma utilizo para el estudio cuando se cruzan dos cartas, en el caso de una pareja (aunque, como hablábamos hoy, reconozco que aquí Enri es la auténtica maestra ;-).

Para empezar, es primordial conocer y analizar de forma individual la carta astral de cada individuo. Pero, para no complicar la cosa, diré que en una pareja, Venus, Marte, el Sol, la Luna y la Casa V describirán los sentimientos de ambos individuos el uno por el otro.

En otro orden de cosas, parece un hecho ampliamente reconocido por los psicólogos y otros estudiosos de la mente, que la proyección (mecanismo que utilizamos muchas veces en nuestras relaciones sociales, y que consiste en “atraer” a nuestras vidas personas con características que nosotros ya poseemos, pero de las que no somos absolutamente conscientes) ocurre frecuentemente en los aspectos de oposición, así como en todos los planetas reconocidos en la Casa VII, y en el mismo regente de la Casa VII y su signo. En mi caso, la oposición más dura que tengo es con Saturno, y muchas de mis relaciones (por no decir todas) tienen componentes importantes saturninos. La cúspide de mi VII está en Piscis, y también suelen tener poderosos componentes piscianos y neptunianos.

En cuanto a los elementos, todas las personas poseemos (aunque sea de forma latente) los 4 elementos que funcionan en la Carta astral (fuego, tierra, aire, agua), y que describen cuatro principales funciones psicológicas, a saber, y en el mismo orden: intuición, sensación, pensamiento y sentimiento). Pero uno o dos elementos (por lo común) suelen preponderar en la carta de un individuo sobre otros. En este caso, es muy habitual combinarse en una relación de pareja con una persona que, precisamente, represente aquellos elementos que a ti te faltan, de alguna manera, complementándote.

En toda sinastría, la Casa VII cobra una vital importancia. Ahí reside la capacidad del sujeto para relacionarse con los demás. Por tanto, tendremos que analizar los planetas y sus aspectos, junto con el regente de la Casa, de la VII; además, y en el caso de las mujeres, habrá que analizar los aspectos de cualquier punto importante de la Carta con el Sol (con la Luna en el caso de los hombres); así como el signo y los aspectos de Venus que definen lo que el individuo busca en una relación. Estos análisis deberán hacerse, también, sobre cada carta individual de cada componente de la pareja en cuestión.

Bueno: por hoy, sólo os he dado unos breves apuntes. Seguiré con este tema, más adelante, por supuesto J. Espero que podáis empezar a mirar vuestras propias cartas e incluso atreveros a ahondar un poquito en alguna sinastría. La verdad es que es un ámbito de la astrología apasionante, que da mucho juego y que puede ayudar a muchísimas personas a resolver conflictos de los que no tiene ni idea, a mirar y encarar los problemas bajo otro punto de vista, y a aprender que nada está tan determinado y es tan problemático, como a primera vista pudiera parecer.

¡Besotes!

martes, 14 de abril de 2009

El Espejo, la Joya y la Espada

Dicen que el Imperio del Sol Naciente, más conocido en la actualidad como Japón, surgió de una forma un tanto mítica... Al parecer, la bella diosa del sol (Amaterasu) entregó al primer tenno (Emperador) tres objetos que debía conservar a cualquier precio, y que sólo él tendría el privilegio de contemplar, a saber: una Espada, un Espejo y una Joya. Así, con una especie de vínculo o compromiso vinculante entre el cielo y la tierra, y con un tesoro como garantía y prenda de legitimidad y continuidad, surgió el Imperio del Sol Naciente.

Este pacto entre los dioses y los hombres, que reviste tintes de ceremonia nupcial, posee una característica curiosa: todos objetos confiados por Amaterasu Omikami a los hombres tienen “brillo”, como las estrellas y el Sol mismo. Se dice que, a día de hoy, nadie sabe dónde se encuentran escondidas tanto la Joya, como la Espada. El Espejo, en cambio, no se ha perdido: aseguran que se encuentra en el santuario de Ise, al que pertenece la sacerdotisa de la foto, de la increíble serie anime “X Clamp”: Arashi, la doncella virgen que porta una espada sagrada en su mano. Una vez al año, el Emperador del Japón acude a verlo, y el Sumo Sacerdote y la Suma Sacerdotisa del sintoísmo se lo enseñan. Nadie debe entrar nunca en el recinto interior del templo. El santuario de Ise es, actualmente, el postrer refugio de la idolatría nipona al Sol como diosa principal, encarnado por la mítica Amaterasu.

Ise es hoy en día el santuario más importante de Japón… En su interior se encuentra un bosque con árboles sagrados, y distintas zonas donde se elaboran productos que son utilizados como ofrendas sagradas: un campo de arroz, una salina, un huerto, factorías tradicionales de seda, cáñamo y alfarería, sitios de secado de pescado, etc. También posee algunas áreas culturales, como una biblioteca y tres museos, así como otras edificaciones anexas. Dentro del Santuario tienen lugar una gran cantidad de ceremonias religiosas diarias, basadas en los ciclos agrícolas, indispensables en la economía japonesa tradicional. Estas actividades están organizadas por una jerarquía eclesiástica, que es la encargada de manejar los elementos sagrados que son usados como ofrendas: agua, fuego, alimentos, seda, madera, música y danza, etc. Todos los años, creyentes procedentes de todo el país acuden en peregrinación a Ise.

Amaterasu es considerada la deidad central, aunque no la única, de la religión Shintō, ya que posee una gran influencia sobre la naturaleza y asegura la armonía entre el cielo y la tierra; pero no es considerada omnipotente o absoluta. Los tres objetos donados por la diosa a los japoneses poseen cada uno una simbología: el Espejo representa la honestidad; la Espada, la valentía; y la Joya, el cariño. En cuanto al cargo de Suma Sacerdotisa del Santuario de Ise, vigente actualmente, desde finales del siglo VII hasta el siglo XIV fue asignado a una princesa soltera perteneciente a la Familia Imperial de Japón. La Saishu (el nombre con la cual se la conoce a día de hoy) es el miembro principal del clero del santuario, y quien principalmente lleva a cabo todos los oficios religiosos.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Aprovecho la entrada de hoy para daros una alerta que me han enviado... Gloria Gaud quiere recomendarnos, a todos los lectores de este blog, una página sobre los síntomas de una enfermedad desconocida por muchos, que se denomina Narcolepsia. El link se encuentra disponible para todos aquellos que estén interesados en saber más sobre una dolencia que se caracteriza por la presencia de accesos de somnolencia irresistible durante el día. ¡Muy interesante mantenerse informado también sobre esta cuestión!
¡Besotes!

lunes, 13 de abril de 2009

Una tirada de tarot para principiantes

Recién aterrizada después de una Semana Santa que ha dejado media España sumergida en la nieve, la lluvia y el frío, hoy abro este blog con una entrada sobre el tarot. Bueno: todo el que me conoce sabe que prefiero utilizar el mazo de cartas como una herramienta para el auto-conocimiento, antes que para la predicción "futurible".

Sin embargo, mi coleguita Ana María es la mejor tarotista que he visto yo en toda mi vida, y reconozco que es muy buena enfocándose hacia el futuro (no es buena: es extraordinaria). Normalmente trabajamos conjuntamente con estas mancias, y no es la primera persona con la que trabajo así, de esta forma (en realidad, me encantan las asociaciones y el trabajo en equipo; disfruto mucho con ello y me enriquece cantidad).

Pero hoy sólo quiero comentaros una de las tiradas tradicionales del tarot, con la que podéis ir haciendo vuestros "pinitos" predictivos (o para el auto-conocimiento, como prefiero hacer yo ;-):

- La más sencilla, obviamente, es la tirada a tres cartas. Barajando y mezclando el mazo a conciencia, se sacan tres cartas que se colocan primeramente boca abajo en orden, una al lado de otra.

- Cada tarotista tiene su método; por ejemplo, yo sólo me concentro, y doy importancia a cartas derechas e invertidas; Ana sólo lee las derechas, no creo que se encomiende a nadie, pero los resultados son excelentes igualmente. Hay gente que invoca a sus santos, dioses.., a cualquier entidad perteneciente a su sistema de creencias. Algunos/as recomiendan no cruzar las piernas.

- La primera carta, tal cual, muestra la situación actual del consultante, en relación a la pregunta que ha hecho al Tarot. Algunos/as tarotistas consideran esta carta, no como el presente, sino como el pasado de la consulta. Puede ser una variación interesante, si queremos averigüar la tendencia de una situación determinada. Otros la interpretan como las cuestiones a favor del consultante, en el asunto que se pregunta.

- La segunda carta, siguiendo con este sistema de variantes, puede significar: los obstáculos a los que se enfrenta el consultante; el presente; o bien, las cuestiones en contra. Obviamente, el tarotista tiene que llegar, antes de efectuar la tirada, a un "consenso interno" consigo mismo, para determinar previamente qué modo de tirada o qué significación asocia, en cada caso.

- La tercera y última carta puede significar: el resultado de la consulta si no interfiere ninguna situación o fuerza indeterminada; el futuro de la situación; o bien una recomendación, a título de "consejo". Personalmente, y como ya he dicho en muchas ocasiones, no considero ninguna carta determinante del destino individual o personal al 100%. Creo en el libre albedrío de la gente, y me tomo más como recomendaciones o como posible "futuro" la tercera carta, que otra cosa.

Cualquier persona, sea cual sea su condición, puede echar el Tarot... Ahora bien, está claro que unas facultades extrasensoriales determinadas, la cultura, la experiencia y los conocimientos del cartomántico determinan en gran medida el éxito o el fracaso de una consulta. Para empezar, está bien con echarse las cartas uno mismo, a ver qué pasa. Resulta bastante evidente que, cuando se empieza a echar el Tarot de forma sistemática (aunque sea para una consulta personal), el incosciente de la persona se activa; se empieza a utilizar un sistema de símbolos rico y preciso; y la memoria visual se agudiza. La paciencia, el tesón y la práctica hacen el resto. No os desaniméis si no conseguís resultados inmediatos. En esto, como en todo, el tiempo y el compromiso personal serán los que nos darán las respuestas más interesantes como tarotistas aficionados.

¡Buena suerte, y adelante con las cartas!

miércoles, 8 de abril de 2009

Saga de Astrea 22-fanfic Caballeros del Zodíaco

Semana Santa: época de recogimiento para muchos. Yo aprovecho para darme una vueltecita por esas montañas, que también son de Dios; concretamente viajaré a Sierra Nevada, a la zona más cercana a Granada. Siempre digo que, si no fuera por estas escapadas en las que prácticamente no pienso más que en cosas muy básicas relativas a la "supervivencia montañeril", mi coco probablemente ya no estaría sobre mis hombros XDDD.

Así que publico hoy el episodio del fanfic de la Saga de Astrea, porque durante cuatro días dejaré la casa abierta para todo aquel que quiera acogerse en ella ;-).., pero la anfitriona estará ausente.

Y, muy acorde con estos tenebrosos días de pasión y muerte, coloco a las puertas de mi domicilio virtual a este luminoso barquero, Caronte, para iniciaros en la travesía de Kelia por los infiernos. Mucho cuidado: la mayoría de los que se han atrevido a aventurarse ahí, jamás han regresado. El que avisa no es traidor ;-)

El domingo ya volveremos con los ánimos renovados, mientras el héroe arquetípico solar retorna con resucitados bríos... Pasad las mejores jornadas en compañía de quienes amáis. No olvidéis que eso, precisamente (poder pasar estos días en compañía de vuestros seres queridos) es el mayor de los privilegios.., y que no todo el mundo tiene la misma suerte ;-).

¡Besotes!
-------------------------------------------------------------------------------------------------
No entres en el corazón de las tinieblas sin haber salido antes
Rosa Montero.

Me di cuenta perfectamente, como cuando era una niña, de que estaba delirando... Es una sensación extraña: sabes que tu boca está emitiendo palabras, pero no tienen conexión con lo que pasa por tu cabeza. Es lo más parecido a un desdoblamiento de la personalidad. Estaba aterida y, al mismo tiempo, febril.

Aquella oscuridad enfermiza… Ni sabía ya cuántas horas había pasado sumergida en esa negrura. Me hacía daño al corazón tanta oscuridad: lo sentía pequeño y duro como una nuez, latiendo lastimosamente en mi pecho. Traté de sacudir de mi cabeza los últimos vapores de la inconsciencia…

Ya no estaba en el interior de la ominosa cueva marina.

Me incorporé a duras penas. Me dolía el cuerpo, todos los músculos, los huesos… Dolores indefinidos todos ellos, pero que me atormentaban como si un demonio atroz hubiera pasado la noche divirtiéndose conmigo, convertida en el objeto de sus golpes. Abrí los ojos y constaté el profundo corte de mi muñeca izquierda. Sentí la afilada guadaña del miedo segándome las entrañas, y luego una cólera ahogada, apretándome la garganta. Miedo e ira inexpresados, que pugnaban por hacerme perder la cabeza.

Un recuerdo extraño me vino repentinamente… Sí, sí, yo había visto algo… ¿Qué era aquello? Una luz… Un rayo dorado… En mis manos. No sé.

Pero entonces recordé todo lo demás, y la vergüenza se apoderó de mi ánimo completamente…

Maldito Jorge.

Permanecí quieta. No veía nada. Sólo aparecían en mi mente, una y otra vez, las imágenes de lo que había pasado. Jamás había sentido algo similar: esa mezcla brutal de deseo y violencia, ese cóctel diabólico, cuyo ingrediente principal era una irreprimible pasión, que se descargó sobre mí de improviso, descontrolada, con la fuerza salvaje de una ola negra, de una ola de sangre...

Gemí, avergonzada, herida en mi orgullo y aterrorizada.

Cuando me atreví a fijar mi vista en el entorno, me di cuenta de que yacía en las márgenes de un río. Un caudal ancho, poderoso, animado por violentos remolinos que barrían la superficie. Sus aguas oscuras parecían más bien el espejo de una ponzoña. En las orillas, cienos de muy mal aspecto emitían, a intervalos, vaharadas de unos vapores nauseabundos. Olía a tierra húmeda, pero también, quizá, a metano, o a azufre, no sé. El río discurría por el lecho de una enorme, gigantesca caverna. No se veía por ningún lado la claridad del sol. Sin embargo, una luz lechosa, triste, malsana, parecida a la que había en la cueva del mar, pero más rojiza, me permitía percibir todos y cada uno de los detalles de aquel paisaje siniestro.

Sollocé ahogadamente durante mucho tiempo… Temblaba por el frío y la humedad, pero sobre todo por el miedo. Cuando ya no pude más, me dediqué a explorar mis heridas. Descubrí que el corte de la muñeca era ya apenas una señal tenue. ¿Cómo podía cicatrizar de aquella manera? Incluso pensé que una herida tan profunda debería haberme desangrado. Pero no veía sangre por ningún lado. De hecho, apenas si me dolía ya.

Me alcé sin gana ninguna. Sentí la tentación de ponerme a gritar, presa del pánico por la soledad y el terror, al verme en aquel lugar desconocido y amenazante. Pero no lo hice. Porque de repente vislumbré, en mitad de aquella cloaca maloliente que era el cauce del río, una barca. Y en la barca, una figura. Parecía un hombre muy alto, cuya silueta resplandecía con una luz cegadora. Me estremecí. Más encuentros con consecuencias devastadoras no, por favor. Pensé en buscar un lugar para ocultarme, pero era imposible. Además, aquel ser, que era lo único que desprendía alguna luz en medio de tanta oscuridad, se dirigía hacia mí resueltamente. Manejaba la aparentemente frágil barquichuela con una larguísima vara, que hundía en las profundidades del río. Y lo hacía bien. Parecía como si flotara, se desplazaba como si la poderosa corriente no tuviera poder alguno sobre el remero.

Me quedé alelada mirando cómo se acercaba, medio hipnotizada por su luminosa presencia. Pronto llegó hasta mí. No puedo decir su edad. No puedo describir su apariencia. Es como si sus rasgos tuvieran la cualidad de no quedarse fijados en la memoria. Sólo recuerdo su luz, y su voz, que era la de un anciano, aunque su apariencia entera lo desmentía. Ah, y también sus ojos: dos agujeros negros como la noche, la única nota de oscuridad en todo su ser; dos oscuros ónices de belleza y profundidad sin parangón.

- Bienvenida a las puertas del Hades, muchacha. Abandona toda esperanza y acompáñame.

Estupefacta, sólo emití un leve gañido, como de perro apaleado. Casi no me tenía en pie, y no me moví. Aquel ser mantuvo la frágil embarcación paralela a la corriente, sin ningún esfuerzo. Era como un ángel, pálido, prácticamente transparente. Me parece que llevaba puesta una armadura de guerrero, pero no podría jurarlo. Fue a tomarme resueltamente de la mano, sin mirarme, alargando la otra como para pedirme alguna cosa… Y sin embargo, de repente soltó un bufido. Un chillido como de murciélago, un bramar como de dos mil toros enfurecidos se escucharon a lo lejos, multiplicados hasta el infinito, desplegando sus ecos terroríficos por toda la gruta. No me atreví a levantar la vista pero, mirándolo de reojo, me di cuenta de que aquel ser luminoso había puesto el pie en la tierra, y de me observaba, apuntándome con la vara con la que hendía el curso de la corriente.

- Tú, tú… Tú no perteneces a este mundo…

No me atreví ni tan siquiera a decir una sola palabra. La aparición se me acercó, y entonces percibí que desprendía un hedor similar al del pescado podrido. Sufrí varias arcadas, y me convulsioné abruptamente.

- ¿Dónde está escondido ese joven dios burlón y astuto? ¿Dónde te ocultas, Hermes? ¿Por qué has traído hasta aquí a un visitante no deseado?- clamó inesperadamente la voz de anciano de aquel sujeto, como si tuviera la capacidad de elevar su potencia hasta límites insospechados.

Nadie contestó a sus preguntas.

El hombre, o lo que fuera, se me acercó aún más. Creí que iba a vomitar allí mismo, tal era el asco que sentía por sus malolientes efluvios.

- Dime, muchacha, ¿cuál es tu nombre y qué haces aquí? El viejo Caronte pocas veces ha tenido la oportunidad de encontrarse con alguien vivo sobre estas riberas... ¿Qué extraño desencuentro te ha traído hasta las puertas del oscuro reino de los muertos, del que nadie regresa habitualmente?
- ¿Ca.., Caronte?
- Ése es mi nombre. Yo soy Caronte. El eterno compañero del dios Ares en los campos de batalla. Y por cierto que prefiero aquella ocupación a ésta otra, que sin embargo en mi es la más habitual.

Alucinante. No era capaz de pensar. Ni de sentir, ni de nada. Fue como si una tuerca se pasara de rosca en mi cerebro. Creo incluso que oí como un chasquido en mi cabeza. Nada más. Por primera vez, lo miré a los ojos. Me pareció asomarme al brocal de un pozo sin fondo. No tenía pupilas, o más bien todo el ojo era una pupila negra como el azabache, carente de expresión, carente de vida. Dos ojos muertos en el rostro insondable de un ser luminoso como la luz del astro rey.

- Yo seguía a un sueño, Caronte. Mi nombre es Kelia, y seguía a un joven bello y terrible como la misma muerte.

No sé qué inspiración me hizo pronunciar aquellas palabras... Caronte apoyó la barbilla sobre sus manos, aferradas a su largísimo cayado, y asintió. Pareció reflexionar un rato antes de responderme.

- Ummm, cierto. No eres la primera ni serás la última que cruza estas fronteras en pos del amor. Porque el amor, en sí, es de la misma naturaleza que la muerte. Pero los de tu raza, los hombres, se niegan a admitirlo.
- ¿Crees que le encontraré?
- Difícil, pero no imposible, muchacha. ¿Sabes acaso qué buscaba él? Porque yo no lo vi pasar.

Entonces fue a mi a la que le tocó reflexionar.

- Creo, Caronte, que buscaba el poder de la vida. Pero no estoy segura.

- Bien, es posible entonces que puedas hallarle. Estás en el reino de mi señor Hades, donde se esconden los secretos de la vida y de la muerte. Sin embargo, Kelia, tengo que advertirte que casi todo el que penetra en este mundo, debe pagar un alto precio por su osadía. Las puertas del Hades no se traspasan a la ligera.

- Yo no pedí entrar. Ni siquiera sabía que se pudiera hacer tal cosa.

- Claro que se puede. Se puede. Hay algunos de entre los mortales que lo hacen habitualmente, porque guardan en sí mismos el secreto de la transformación y del dolor: almas viejas que han vuelto a la vida muchas veces, y que conocen perfectamente el significado de la palabra sacrificio. La muerte no tiene poder sobre ellos. Otros, sumidos en la feliz inconsciencia de la locura, navegan a medio camino en las aguas que separan la vida de la muerte. Si estuvieras en estas orillas el tiempo suficiente, los verías pasar… Aún hay otros, como el protegido de Atenea, Ulises, hijo de Laertes, que obtuvo el permiso para descender a estas oscuras tierras sin tener que pagar ningún precio por ello, y en plena posesión de su astuto y bien amueblado razonamiento. Bueno, quizá sea éste tu caso. Sin embargo, no lo sé.

- Yo más bien no sé qué hago aquí.

- Una cosa es clara, muchacha- Caronte alzó el brazo, señalando al techo de la caverna, y sus inquietantes ojos de ónice negro parecieron constituir el único elemento material en su cabeza luminosa y semitransparente- Las puertas tienen que haberse abierto para dejarte pasar. Y eso ocurre pocas veces. Y siempre tiene una finalidad terrible. Escucha: puedo oír los cuernos de la guerra atronando mis sensibles oídos. Ares cabalga de nuevo, se ha despertado de su letargo. El Hades se estremece, la Tierra se convulsiona. No sé qué haces aquí, pero sin duda has aparecido por algo. El espantoso Cerbero no te habría permitido traspasar el umbral si no hubiera un buen motivo.
- ¿Tú qué harías en mi lugar?

- Subir en mi barca, si tienes coraje y si amas; puesto que sólo el que verdaderamente ama puede salir otra vez del Infierno en el que entró. Sin amor, no hay forma de escapar del Hades, tenlo por seguro. Quedarte en la ribera del Aqueronte equivale a navegar en la locura: sólo los locos, como te he dicho, frecuentan estas orillas. Acompáñame si tienes coraje, Kelia. Tú aún vives, pero no permanecerías a salvo aquí sola durante mucho tiempo. Espantosos terrores patrullan estas orillas en cuanto mi luz se pierde de vista, corriente abajo.

Fue suficiente como para convencerme, aunque tenía que taparme la nariz y la boca con la mano, porque seguía sin ser capaz de aguantar el hedor que desprendía la presencia de Caronte. No reconocía en mi ese amor del que él había hablado, pero no tenía otra opción que subir a la frágil barquilla. Resuelta, metí un pie en el bote, pero la aparición hizo un gesto autoritario con la mano.

- Un momento: debes pagarme.
- ¿Qué?
- Mis servicios tienen un precio. ¿Qué me das por llevarte hasta el otro lado?

Rebusqué entre mis ropas, me metí las manos en los bolsillos, intenté localizar mi cartera… Nada. Ni una miserable monedilla.

- Sin el óbolo, Kelia- dijo Caronte, y me pareció que lo decía con tristeza- ni yo puedo subirte a mi barca, ni tú puedes pasar a la otra orilla.

Preocupada, seguí buscando… Entonces tuve una idea: me quité un anillito que llevaba siempre en el dedo meñique. Era de mi madre: me lo había regalado al cumplir los 19 años. Una pequeña lechuza y una rama de olivo, minúsculas, adornaban el sello de oro. Dolida, se lo entregué a aquel ser apestoso pero henchido de luz. Él asintió con la cabeza, aceptándolo, y se lo guardó en sus luminosos ropajes.

- Que Atenea pues te proteja, como a Ulises, ya que llevas su símbolo- no le entendí una palabra, pero subí al bote, con muchísima aprensión, bien es cierto. Los remolinos del Aqueronte, aquel río ignominioso, serían mortales de necesidad, en caso de una caída- Apresúrate, muchacha. Hay señales en los Infiernos, así que también debe haber señales a estas horas en lo más elevado de los orbes de las estrellas.

Y la barca partió, y pronto no fuimos más que una figura brillante como un faro en medio de una oscuridad infinita, y una joven y pequeña cretense, encogida, dolorida y humillada, que se aferraba a la borda de una miserable barquichuela, temblorosa, aterrorizada, rumbo al mismísimo corazón del Reino de los Muertos.

lunes, 6 de abril de 2009

Fidelidad

Aviso: hoy no es el día de las metáforas. Por si acaso.

Eso que veis ahí es un perro San Bernardo, una raza originaria de los Altos Alpes. ¿Que por qué subo esta foto? Bueno: pues sencillamente porque representa, en mi amplia biblioteca interna de símbolos propios, mi concepto personal de la fidelidad.

Pero como bien he dejado claro, se trata sólo de un concepto: mío, personal e intransferible... La fama del San Bernardo en el auxilio de personas extraviadas es muy real y bien merecida. Muchos de estos canes han salvado la vida de la gente en medio de impresionantes tormentas de nieve.

Ahora bien, ¿qué es realmente la fidelidad? ¿Eh, eh? ¡Buena pregunta! XDD

Yo digo que es una idea de consenso. ¿Y eso qué quiere decir?

¿Tienen la misma idea de la fidelidad los occidentales, los musulmanes, los orientales, los aborígenes yanomamis, los targuis o los bosquimanos, por poner sólo unos pocos ejemplos dentro de la variedad de los aproximadamente 7000 millones de personas que pueblan ya este planeta?

"Fidelidad", según la Wikipedia, es una noción (o sea, una idea) que en su nivel más abstracto (claro: porque las ideas suelen ser abstractas) implica una conexión verdadera con una fuente, o fuentes.

¡Anda! ¡No se me había ocurrido nunca tomarlo desde este punto de vista!

El otro día, el Águila Dorada de Inkarri (uno de los numerosos "avatares" para designar al Padre-Madre original, dador de toda vida) me "envío" (obviamente, estos pensamientos y mensajes los escribe un ser humano) su mensaje del día, precisamente sobre el tema de la fidelidad... Resalto dos puntos que me parecen importantes:

"Hay que comprender lo que es la FIDELIDAD. No es sólo saber lo que es correcto y/o forzarse a hacerlo. Muchas personas saben lo que es correcto y no lo hacen. Ser fiel incluye CAMINAR por sí mismos. Es una decisión muy personal".

"Adentro. Ver adentro. Buscar adentro. Para eso estás ahí. Donde uno se encuentre… Ver adentro. El Ser es lo primordial. Lo demás es pasajero".

Pues sí, efectivamente... ¿Que por qué me ha dado hoy por el tema de la fidelidad? Es sencillo: porque la gente me pregunta. Las personas "se duelen a sí mismas".., y yo he visto ya demasiadas sinastrias, demasiadas cartas compuestas en astrología como para no darme cuenta... He desempeñado demasiados "papeles" en esta obra de teatro tan estupenda que es la vida, para no estar al tanto. Y por eso tengo algo (o más bien mucho) que decir al respecto.

Sonará burro, y hasta poco piadoso, pero todo esto de hacer lo correcto o lo incorrecto, no tiene ni tendrá sentido mientras uno no sepa realmente "que es lo correcto". Así, en un plis plas y sin hacer demasiada memoria (ya sabéis que no tengo mucha), me acuerdo de numerosos casos: gente que se siente profundamente defraudada porque mantenía una relación "paralela" con otra persona "comprometida", y ahora se encuentra "frustrada" porque no ha conseguido lo que "deseaba", y obviamente culpa a la otra persona de haberla engañado; gente que se plantea el iniciar, o no, una relación con una persona "comprometida".., intentando determinar las posibilidades de "éxito" o de "fracaso" del tema en cuestión a priori (vamos: lo que se llama "nadar y guardar la ropa"); gente que se entera de que ha sido "engañada" en una relación que mantenía, y entonces se "endemonia" y se pasa no sé cuántos años haciendo el canelo, echando la culpa al otro de su supuesto (nuevamente) "fracaso" y acordándose, básicamente, de toda su familia in secula seculorum (¡servidora!, ¡levanto la manita, que a mí también me toca!).

... Qué imbéciles que somos los seres humanos, con perdón... ¡Pero qué imbéciles!

Y es que lo más jodido del caso es que muchas de las personas que ahora me vienen con este tipo de "casos", están a la vez "en camino". "En camino", para mí, quiere decir que se encuentran en vías de comprender interiormente cuán responsables somos realmente de la creación, gestión y desenvolvimiento de nuestra propia realidad. El famoso libre albedrío, con el que siempre estoy a vueltas.

O sea, ¿de qué te quejas, cachondo/a? ¿Por qué asumes voluntariamente el papel de víctima y encima quieres convencerme a mí de que tengo que perder mi tiempo y mi energía en asistir a un pobrecito/a? ¿Estás seguro de que eres tan inocente y tan débil, tan frágil como aparentas?

Es fácil: muy fácil echar la culpa al prójimo, y no asumir los propios errores, pecados, faltas.., o como cada cual, según su sistema de creencias, quiera llamarlos... Yo lo siento en el alma, pero tengo para dar y repartir para todos: para el o la "infiel". Para el o la "cornudo/a". Para el que supuestamente "se mete de por medio".

Podría estarme horas, así, lanzando exabruptos, pero sé que no serviría para nada... Sencillamente, a mí no me vengáis lloriqueando: cada uno es dueño absoluto de lo que hace, y esa es una verdad como el sol que nos alumbra. Lo que elegís viene a vuestra vida. Sois 100% responsables de vuestra realidad. A ver si tenéis los santos.., de plantearos por qué os encontráis en tal situación: qué os aporta; qué no os aporta; de qué responsabilidad, o no, os libra; qué obtenéis a cambio (seguro que algo bueno hay, joder; si no, es que además sois masocas); cuál "deseáis" que sea el resultado; qué "conclusión" teméis con todas vuestras fuerzas.

No es mi intención hacer apología de nada: sólo darle un toque directo a vuestra conciencia, para haceros, simplemente, pensar y dudar. Pero no a la "conciencia" santurrona y fácil, la maniquea, la que se nos ha enseñado, la que yo llamo "inmadura" porque no tiene más que diferenciar entre bien y mal, para juzgar con facilidad e inamoviblemente... Esa supuesta "conciencia" me produce arcadas. No me interesa lo más mínimo.

... No juzgo ni juzgaré a nadie en términos de "bueno" o "malo"... Sólo me basta con saber el índice de sufrimiento o felicidad de cada persona, para saber si está en el camino correcto o en el incorrecto. ¡Es bien sencillo!

Cuando una persona se encuentra en el camino correcto, sigue la senda del Ser, como en la frase que os apuntaba: "El Ser es lo primordial. Lo demás es pasajero". Y cada día, cada hora, es más y más feliz, porque está "en sí misma" :-) Está en contacto directo con su Ser, con su profunda esencia.

Así que, aunque hoy os joda, tengo que deciros que vuestra vida no se resolverá aunque vuestro amante deje a su mujer, o a su marido, y se vaya con vosotros a un mundo feliz donde los dos vayáis corriendo montaña abajo entre flores, cual Heidi, Pedro y sus cabritillas (más Alpes.., por Dios, que hoy estoy obsesionada XDDD)... Tengo que deciros que vuestra vida sólo tomará el camino correcto cuando os encaminéis con decisión hacia lo que realmente sois. Hacia lo que realmente deseáis. No según vuestra conciencia (ése gran engañabobos de la realidad que a veces se llama ilusión, otras cordura, otras responsabilidad, otras razón, otras sacrificio, otras bondad). No. Cuando os dirijáis, digo, hacia el propio centro de vosotros: hacia vuestra verdadera VOLUNTAD.

... No os quejaréis... Os lo he dicho tal y como me sale del alma... Directamente.

Yo, desde luego, no os juzgaré, hagáis lo que hagáis... Yo no soy Dios. Así que, si buscáis en mí una excusa para vuestros actos (o para vuestros no-actos).., ya podéis ir buscando en otra parte.

La fidelidad no es más que un compromiso personal.., ¡con uno mismo!

Mi compromiso es como el del San Bernardo: si tengo que sacar a alguien de una tormenta, lo intentaré sin desfallecer.., aunque tenga que hacerlo arrastrándole con los dientes. Se ve que, como de pequeña (que veía Heidi) imitaba tanto a Niebla, el perro San Bernardo del abuelo del personaje principal.., pues oshes, igual se me ha quedado un ligero trauma de la infancia XDDDD, y es por eso.

Sólo a mí se me ocurre imitar al perro, en vez de a la niña... ¡¡¡XDDDD!!!

En fin, parece que no: hoy no era el día de las metáforas. Dejaremos las florituras para mañana.