Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

martes, 3 de febrero de 2009

La Candelaria, Imbolc: la Fiesta de las Luces

El día 1 de febrero era uno de los días grandes de celebración para muchos pueblos de la Antiguedad... Hasta el día 2, actualmente, hemos trasladado muchos de estos ritos y celebraciones, vistiéndolos bajo la advocación de la fiesta de la Candelaria, que se celebra activamente en muchos lugares del planeta. Así pues, ayer fue la Candelaria, que muchos denominan la "Fiesta de la Luces". Otros, al tanto de las antiguas tradiciones, siguen llamándolo Imbolc (uno de las cuatro principales festivales del calendario celta, asociado con el ritual de la fertilidad). El festival se asocia principalmente con la llegada del periodo de lactancia de las ovejas, prestas a dar a luz en primavera. Esto puede variar hasta dos semanas antes o después del comienzo de febrero. El nombre en el lengua irlandesa significa "en el ombligo"(i-mbolg), refiriéndose a la gestación de las ovejas, y es también un término celta para primavera. La celebración fue convertida posteriormente, por imposición cristiana, en el día de Santa Brígida.

Galicia y Celtiberia en España, Galias y Bretaña en Francia, Irlanda, Cornualles, Escocia, Gales y Gran Bretaña en las Islas Británicas, eran lugares donde el festival de Imbolc siempre contó con gran predicamento. Febrero es el momento en el que el sol comienza de nuevo a recuperar su fuerza para calentar la tierra, los días se van haciendo más largos, las semillas germinan en el interior de la tierra, y las ovejas están ya en condiciones para la lactancia de los futuros corderitos. O sea, el mes en el que despierta la fertilidad en la Naturaleza, preparándose para su explosión en la primavera. Y para hacerlo sagrado había una diosa, la diosa madre por excelencia, la Tierra, bajo la denominación de Briganti o Brigit. A esta celebración se le llamó Inbolc o Ambiwolka, que puede significar en el vientre, aunque según otras versiones sería Oilmelc, que significaría leche de ovejas.

La diosa Brigit era llamada "la Excelsa", o "la Alta"; protegía a las mujeres jóvenes y a los rebaños, importantísimos para las sociedades ganaderas y transhumantes, y se simbolizaba con una antorcha encendida. El fuego sagrado era una llamada al Sol, para que después del período invernal, calentara con fuerza la tierra. Era también protectora de los bardos y sanadora, y a ella se consagraban los pozos sagrados. La fiesta se celebraba encendiendo hogueras en las colinas, se fabricaban cirios con grasa de animales, y los hombres de las aldeas hacían con paja unas muñecas llamadas "brides", que luego ofrecían a las mujeres. Éstas las introducían en las casas y acostaban las figuras en canastos de paja, al lado del fuego del hogar. Con la llegada de los monjes cristianos, en las Islas Británicas se identificó a la diosa Brigit con la santa Brígida, e Irlanda la hizo su santa patrona.

Ahora bien, de una manera u otra, el carácter sagrado de estas fechas fue igualmente asumido por la iglesia católica, que aún en la actualidad celebra la fiesta de la purificación de la Virgen, justo cuarenta días después del nacimiento de Cristo en el solsticio invernal. Es también una fiesta en la que la luz tiene su protagonismo, la Candelaria. Durante la Edad Media las gentes hacían procesiones por los caminos y campos con los cirios encendidos y bendecidos en las iglesias, que adquirían poder sagrado contra el demonio y las brujas. Esta vieja costumbre, condenada en Inglaterra durante la reforma luterana, aún permaneció durante mucho tiempo, y las procesiones y bendiciones de las candelas siguen haciéndose dentro de las iglesias. Tanto es así que en algunos pueblos de las montañas de Aragón las velas de la Candelaria aún se encienden durante las noches de tormenta para proteger casas y cosechas de los rayos.

La Candelaria es posiblemente la fiesta que sustituyó a las Lupercalias que celebraban los romanos a mediados del mes de febrero en honor a la loba -lupa, nombre que aún se utiliza en aragonés- que amamantó a Rómulo y Remo, fundadores de Roma. De nuevo, como en el caso de la diosa Brigit, la leche. La fiesta romana incluía también el culto al dios Pan, o Luperco, o Fauno... y consistía en que los jóvenes -los luperci-, vestidos sólo con pieles de cabra, bailaban y azotaban con palos la tierra y la vegetación, en medio de desfiles de antorchas, rituales por los que aseguraban la fertilización de la naturaleza. Esto lo hacían dos semanas después del uno de febrero, las Calendas, cuando la diosa Juno ataviada con cuernos de cabra, escudo y lanza, recibía de manos de las vírgenes panes de centeno. Era el tiempo de la purificación que anunciaba los ritos de la fertilidad de las Lupercalia.

Algunos de los lugares del mundo donde más se celebra, en la actualidad, la Candelaria, son en Tenerife (Islas Canarias, España); en México; y en Puno (Perú). Os recomiendo que echéis un vistazo a todos esos enlaces: hay realmente muchas cosas curiosas que aprender ahí ;-)

¡Besazos!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

che,veo que te interesan cosas de la Diosa, a mi tambien me gustan y di con un sitio mu lindo, capaz que te interesa

espiritualidad menstrual
www.espiritualidadmenstrual.blogspot.com

mu linda tu web

paulina matías

Andrómeda72 dijo...

Hola Paulina, pues sí, precisamente, sí que me interesan todos estos temas. En relación a la Diosa, hace muchos, muchíiiisimos años que leí "La Diosa Blanca", de Robert Graves.., y desde entonces, soy una apasionada también de ese tema ;-)

Me doy un paseíto por el blog que me recomiendas, ¡un besito!