Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

lunes, 29 de marzo de 2010

Ritual para encontrar al Alma Gemela

Se ve que la primavera ha entrado de firme, porque son numerosas las veces que me insistís sobre el mismo tema. Ya la gente se nota que ha evolucionado, porque no consulta pidiendo una simple pareja, no... La gente se ha vuelto exigente, y ahora lo que pide es que le venga a la vida su alma gemela. Pues me parece muy bien, oigan: ¿no dijo el Cristo "pedid y se os dará"?

Pues allá vamos. Yo tengo en la agenda un ritual para encontrar al Alma Gemela, que os prometo que jamás he puesto en práctica. Pero sí que conozco a gente que lo ha hecho, y por lo menos dos de los que sé, se consideran actualmente las personas más felices del mundo. Todo el que me conoce personalmente sabe que no soy mucho de rituales, pero como no tengo la potestad ni la soberanía sobre la verdad o la mentira de todas las cosas de este mundo, allá va.., ¡ya me contaréis si es efectivo o no, si os parece! ;-)

------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Se trata de un ritual utilizando el Tarot, que por su simbolismo muchas veces nos ayuda a conectar mejor instintiva e inconscientemente con los Arquetipos...

Se necesita un quemador de perfumes; tres velas (de color salmón, melocotón o rosa claro una de ellas; otra violeta, y otra blanca); un tarot del tipo convencional (en el que puedan identificarse bien los Arcanos Mayores); esencia de melocotón, de opio y de abedul para el quemador; y una pequeña copita.

Bueno; con todos estos elementos ya a mano, hacemos lo siguiente:

Cogemos los tres aceites esenciales y los juntamos sobre el quemador. Se coloca un poco de esa mezcla de aceites también en la copita. Se colocan las tres velas en triángulo: la rosa o melocotón abajo, a la derecha; la violeta, abajo a la izquierda; y la blanca, arriba, en el vértice del triángulo.

Debajo, más cerca en la mesa del que realiza el ritual, con el triángulo de las velas más al fondo, dispondremos una tirada clásica en cruz del Tarot, de la forma siguiente:

- En lo más alto, se pone la carta de La Estrella.

- En el centro, se pone La Templanza.

- A la izquierda de la Templanza, el As de Copas.

- A la derecha, la Rueda de la Fortuna.

- Abajo, si eres hombre, el Emperador; si eres mujer, la Emperatriz.

Entonces quemamos la esencia en el quemador, para que impregne el aire, y apagamos todas las luces. Encendemos también las velas (primero la blanca, luego la violeta, luego la rosada). Uno se concentra entonces, regula su respiración y la convierte en profunda y meditativa. A continuación se moja un dedo en la copita y se pone un poco de aceite esencial sobre la frente; luego, sobre la raíz de las fosas nasales, abajo y por encima del labio; y después, en el estómago, chakra del plexo solar.

Con los brazos ligeramente separados del cuerpo, se concentra uno, observando la llama de las velas... Cuando uno lo crea conveniente, se mojan el extremo de los dedos de la mano derecha con el aceite en la copita, y se lanza o proyecta hacia los cuatro ángulos de la habitación el líquido, marcando una pausa después de cada lanzamiento. Se dice en voz alta: "El Poder Universal atrae hacia mí a aquel o aquella que me está destinado, del norte, del sur, del este y del oeste (cuidar que efectivamente los puntos cardinales sean correctos, utilizando una brújula si es necesario)". Se hace una pausa y se pronuncia "Con humildad y con fé, a las Fuerzas de la Luz yo le solicito esto".

Entonces se cierran los ojos, se elevan las manos al cielo con las palmas hacia arriba, y luego se recogen hacia el pecho, donde se cruzan a la altura del corazón.

Tras una corta pausa, se apagan las velas (recordar el orden: primero blanca, luego violeta, luego rosada). Se pueden encender ya las luces y guardar todo el material utilizado para el ritual. El ritual se debe llevar a cabo a partir del primer viernes de luna creciente del mes, hasta la luna llena siguiente, y durante cada noche (mejor a la misma hora). Es conveniente utilizar siempre los mismos elementos del ritual, pero si por ejemplo hicieran falta otras velas, porque éstas se consumen, no hay problema.., aunque yo preferiría comprar velas largas para evitarlo.

Cuando se de por concluido el ritual, es conveniente enterrar los restos de la cera y de las esencias en una maceta con tierra (por aquello de cuidar y no contaminar el medio ambiente).., pero siempre, siempre con tierra.., y si puede ser que se pongan cantos rodados encima, y que se deje a la interperie expuesto a la luz del sol y de la luna hasta que el "hechizo" surta efecto, mejor que mejor ;-)

¡Espero que os guste.., y que os dé buen resultado, brujillos/as!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante Andrómeda, sin duda lo haré para saber que sorpresa me llevo , muy curiosa la configuración de cartas

Sergio

Andrómeda72 dijo...

Buenas, Sergio:

Pues la verdad es que yo, como digo, no soy mucho (o casi nada) de rituales, pero conozco muchos, un huevo, y no los practico. Si acaso, los relacionados con el tarot me "seducen" algo más, aunque tampoco. Yo creo que la intención es lo importante. Aparte que eso de encontrar al "alma gemela" tiene su aquel, que la vida no es un camino de rosas. Me costaría mucho explicar aquí mis opiniones al respecto, pero a ver qué dice la gente, qué tal les va ;-)

¡Besotes!

Anónimo dijo...

¡Hola!
Es un ritual muy bonito, pero me surge una duda: ¿las cartas del tarot empleadas pueden ser usadas, o tiene que ser una baraja nueva?
Gracias

Anónimo dijo...

¡Hola!
Es un ritual precioso, y me gustaría hacerlo, pero se me plantea una duda... ¿las cartas que usemos pueden ser usadas, o tiene que ser una baraja nueva?
Gracias

Andrómeda72 dijo...

Sí: no hay ningún problema en que sean usadas ;-)