Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

viernes, 31 de julio de 2009

Saga de Astrea 35-fanfic Caballeros del Zodíaco

Cada vez que me marcho, dejo un poco de mí atrás, en cada instante... Un pedacito de mi alma que se queda anclado al recuerdo, como los destellos brillantes que las luciérnagas dejan caer cada noche, cual pequeñas estrellas, al cruzar volando las noches veraniegas españolas...

... Esa melancolía me ha acompañado siempre, a lo largo del camino.., y no sé bien, todavía hoy, a qué se debe.

Yo creo que debe ser algo así como un símbolo de todas las pérdidas.
El día 10 vuelvo a estar con vosotros. Me marcho a Galicia, a la Costa Da Morte.

La morriña me embarga ya.., y eso que no soy gallega. La puñetera me embarga siempre a mi pesar.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------
- Géminis…- musitó Shura, el Caballero de Oro de Capricornio, pronunciando lentamente las palabras.

Todo parecía tan en silencio.., tan en paz. Hasta allí no llegaban las acometidas de los dos rivales que continuaban combatiendo en la Primera Casa, en aquella pelea que habían dado en llamar “de los Mil Días”... Allí no se movía ni el aire. Como si hubieran traspasado una arcana dimensión que abriese las puertas a otros mundos.

Enfrente de los tres Espectros, antiguos Caballeros de Athenea, una figura firme, de pie. Silenciosa. No se veían sus ojos. Su porte transmitía la gravedad de las esfinges.

- Resulta difícil de creer que siga vivo- masculló Saga de Géminis.
- ¿Lo conoces? Parece que le ha gustado tu antigua armadura- inquirió con fría curiosidad Camus de Acuario, sin apartar la vista de aquella figura vestida, efectivamente, con la armadura dorada del signo de los Gemelos.
- Es el que una vez trató de inducirme al mal- fue la respuesta de Saga.

La figura silenciosa emitía un aura imponente. No se movía: más bien parecía un guerrero antiguo, una estatua clásica.

- Déjadmelo a mí. Vosotros adelantaros- concluyó Saga.
- Muy bien- respondió Shura- La Casa de Géminis era la tuya… Así que no creo que quedarte aquí te perjudique mucho.
- ¡Daros prisa!

Camus y Shura salieron corriendo… Pasaron por ambos lados del guerrero que aparentemente les cerraba el paso.., o lo que aquella aparición fuera. En todo caso, el supuesto oponente no se movió.

Saga avanzó hacia él, tras una pequeña vacilación.

- Hace 13 años.., cuando te encerré en la prisión de las rocas, en Cabo Sunion, donde el Egeo desboca su profunda voz, tu destino me era desconocido… Pensé que habías recibido el castigo divino, y que habías muerto hace tiempo.
- Saga…- respondió una voz que parecía venir de todas partes y de ninguna, y que parecía inquietantemente similar a la que acababa de hablar- Saga-repitió aquella voz-, el único que ha recibido ese castigo divino has sido tú.
- ¿Qué?
- Sucumbiste a la tentación de acabar con la Diosa y controlar, de esta manera, todo el Santuario… Fuiste castigado por los dioses, y por ello elegiste el suicidio. Ahora, sólo eres la marioneta de Hades, el dios de los Infiernos. Un mercenario a sueldo, un lebrel que sólo sabe guiar a los Espectros para que se ensucien las manos en la sangre de Athenea. Para mí, Saga, tú eres el mal encarnado.
- ¡Cállate! Fuiste tú quien sembró y abonó esa maldad dentro de mí. Tu odio era tal que deseabas la muerte de Athenea tanto como la mía- Saga apretó con fuerza los puños- ¿Con qué derecho vistes hoy esa armadura? ¿Por qué defiendes la Casa de Géminis? ¡Arráncate esa máscara, y respóndeme! ¿Con el permiso de quién estás aquí?
- Con el de la misma Diosa.
- No me hagas reír.., ¿crees que Athena te perdonaría, después de todo el daño que le causaste?
- Escúchame, Saga: en la prisión de piedra del cabo Sunion, al nivel del mar, mi vida no valía nada. Pronto la subida de la marea acabaría conmigo. ¡Pero ella salvó mi vida en infinidad de ocasiones! Cuando yo estaba ya sumido en la desesperación más oscura, ella siempre acudía a mí, desde la distancia.., poniendo mi fuerza al servicio de mi pobre existencia. ¡Y yo no pude flaquear, abandonarme y morir! A pesar de las terribles acometidas de Poseidón, yo sentía en todo momento el amor profundo de su energía cálida. Athena purificó toda la negrura que había en mi corazón. Por eso, de ahora en adelante, Athena y la Justicia serán las únicas razones por las que pelearé. No permitiré que el Mal atraviese esta Casa.
- ¡Jajaja! ¿Que no atraviese? Canon y Shura ya han pasado por aquí, ¿recuerdas?
- ¿Eso crees?
- ¿Eh?
- Deberías recordar que la Casa de Géminis se convierte en un laberinto por el poder de aquél que la defiende... La muerte debe haberte borrado la memoria, Saga. La Casa III es la entrada al Laberinto de Minos. Camus y Shura jamás podrán salir de aquí. Quedarán atrapados, eternamente errantes en su interior. Por siempre y para siempre.

Saga no se dejó impresionar por las palabras de su rival, a pesar de todo.

- Acepto que estés defendiendo a la desesperada la Tercera Casa.., pero jurar lealtad a la Diosa, después de todo lo que has hecho, me parece un sarcasmo.
- Tu alma ha sido invadida por el Mal… Nadie mejor que yo lo sabe.
- Acabaré con tu fingida lealtad, hermano- afirmó Saga, con voz tenebrosa- Cuando te derrote, el Laberinto cerrará sus puertas. Pero antes de eso, te arrebataré esa máscara y tu casco. ¡Quiero ver tu oscuro rostro después de 13 años!

Y el Espectro lanzó a la cabeza de su oponente una esfera de energía concentrada, que hubiera bastado para arrancársela de cuajo. De hecho, eso fue exactamente lo que ocurrió. El casco rodó por los suelos, dejando en su lugar un vacío incomprensible. Saga dudó apenas unos instantes.

- Si piensas que con esa ilusión vas a detenerme, ¡te equivocas completamente!

Volvió a emitir violentamente otro golpe de fuerza.., y la armadura entera estalló, pieza por pieza, desarmándose aparatosamente en cada uno de los pedazos que la componían.., como si dentro de ella no hubiera más que aire: el vacío.

Por primera vez desde que había hollado con sus plantas el Santuario, recién emergido del mundo de los Muertos, Saga se mostró estupefacto. Pero no le duró mucho la confusión.

- …¿Qué es esto?...- musitó para sí- Ah.., ¿estás tratando de imitarme, verdad? ¡Pero las arteras trampas de los Gemelos no lograrán confundirme! Recibe esto, ¡donde quiera que estés!

En ese instante, justo en ese preciso momento, Mu alcanzaba las puertas de la Casa Tercera…

Y entonces fue cuando Saga, afianzándose sobre sus piernas fuertes como las columnas de un templo, abrió los brazos todos lo que éstos daban de sí… Simultáneamente, en las palmas de sus manos abiertas aparecieron dos oscuras galaxias, como un criadero de novas recién nacidas, que pugnaban por estallar y lanzar hacia el exterior toda su energía, plenas de potencial y de poder. El cosmos de Saga ardió con la anti-luz oscura, mortal, de los agujeros negros… Subió alternativamente uno y otro brazo, los cúmulos de energía estelar siguieron su movimiento, y entonces, con un gesto brusco, juntó las manos, reunió ambos vórtices gemelos de energía y, creando un único meteoro mortal, lo proyectó hacia delante, prácticamente a la velocidad del sonido.

… Y ese ataque era el que el lemuriano había presenciado, directo como un cañonazo, limpio y terrible, justamente dirigido al corazón mismo del Santuario de Athenea…

jueves, 30 de julio de 2009

Caminando por el Alto Atlas- IV-I/Réquiem por un paraíso perdido (otro más)

De nuevo con todos vosotros/as, después de la experiencia televisiva que tuve ayer (hacía muchos, muchos años que no retomaba el tema de la tele; estuvimos en Tele5 Horacio Ruiz y yo, en el programa Rojo y Negro, para hablar sobre el tema de regresiones a vidas pasadas). Continúo con mi crónica del viaje a Marruecos, con la segunda entrega de nuestra estancia en el mágico Lago de Ifni.

Esta instantánea que veis está tomada desde lo alto del complejo de morrenas glaciares que ya habíamos recorrido en la aproximación al campamento del lago. Luego hay que bordear por la derecha, según se ve, por un abrupto "acantilado" pétreo de caprichosas formas (incluídos pequeños túneles), y que nos permite divisar una panorámica más cercana del bonito lago de Ifni. En la foto incluso, poniendo un poco de atención, se ve el caminito que asciende por la derecha (sabéis que podéis aumentar de tamaño la fotografía, simplemente pulsando sobre ella). Durante todo el viaje, me resultó increíble el darme cuenta de la agilidad de las mulas sobrepasando todos estos "accidentes" geográficos: se movían con más ligereza que todos nosotros juntos.

Si os pudiérais fijar con atención, justo en el borde de la orilla derecha según se mira, cerquita del agua, se ven unas minúsculas construcciones... Son unos cobertizos (¿recordáis la foto del capítulo anterior?) de madera, muy bien construidos a pesar de ser más bien rústicos, y que cuentan con las paredes de hormigón, de obra, para guarecerlos de la interperie... Refugio de pastores, de "caravanas" de trekking en los últimos tiempos, y de las propias gentes de los valles cuando van en peregrinación al lago, tuvimos la grandísima suerte de llegar los primeros y poder "alojarnos" en el más grande y mejor acondicionado de todos ellos. A estos "portales de Belén" les ponen los beréberes unas alfombras por el suelo, tres o cuatro lonas colgando por la parte que queda desguarnecida para resguardarlos del calor, y "voilá": el descanso reparador ya está servido, bien al fresco.

Verdaderamente, en esta jornada fue cuando más nos tocamos las narices de todo el trekking, hay que reconocerlo :-) Llegamos sobre las 14:00 (después de haber remoloneado todo lo que quisimos y aún más por el camino), y tras el té de rigor y quitarnos las botas polvorientas, tuvimos todo el tiempo libre del mundo para tomarnos el tradicional refresco de manzana (sí, sí: había una tiendecita, cómo no, con un señor muy "castizo" que Ibrahim juraba que era descendiente de un maño de Zaragoza; ¡lo que nos pudimos reír con aquello!).

Tuvimos todo el resto del día para pasear por la zona, para dar buena cuenta de una deliciosa ensalada, admirar a los curiosos y minúsculos carneros de la zona, que pastaban en semi-libertad, disfrutar con las exhibiciones de las cabras sobre los riscos (algunas consistentes en cabriolas verdaderamente imposibles), e incluso bañarnos en el lago (aunque teóricamente, está prohibido). Además, aquel día fue el primero que pudimos disfrutar de los famosos "pestiños beréberes": unos bollitos que hacía nuestro cocinero allí mismo, sobre la marcha, mezcla de churro y pestiño, ríquisimos, deliciosos, que se tomaban solos, con mermelada, miel o el equivalente marroquí de la famosa Nocilla. ¡Estaban estupendos, ñammmmmm, nunca nos cansábamos de comerlos y ponernos ciegos con ellos!

Al atardecer nos fuimos a bañar, como os digo... El agua estaba fría, llena de algas de agua dulce y de algunos bichitos curiosos, como culebrillas y demás, pero nada realmente peligroso. Únicamente había que tener la precaución de no tragarla, por aquello de las amebas que luego se alojan en el estómago o el intestino in secula seculorum. Yo me metí casi vestida al agua, con pantalones incluidos (también por lavarlos, de paso, porque estaban llenos de mierda XDDD).., pero sobre todo porque los beréberes están fatal (como Colmillitos XDDD), y pasaba de comentarios y miraditas descaradas. No le ocurría lo mismo a una inglesa de rubios y largos cabellos con la que nos encontramos posteriormente varias veces por el camino, y a la que apodamos "Sunsilk" (como el champú) porque (conocedora seguramente del atractivo que para el marroquí ejercen los cabellos rubios) no dejaba de exhibirlos continuamente... Ésta también se metió vestida al lago con una especie de ajustada camiseta y pantalón negros.., que cuando salió del agua se ajustaron más aún a sus formas, pareciendo un auténtico mono de látex. Excuso decir las exclamaciones de los muleros y guías que la increparon cuando saltaba corriendo entre las piedras, completamente mojada, prácticamente todos ellos al borde mismo del infarto XDDDD.

Realmente, aparte del espectáculo gratuito, el baño fue ideal.., nos quitó el calor acumulado a lo largo de todo el día y pudimos disfrutar más aún de un poco merecido pero gustoso descanso. Nadie nos dijo nada por meternos en el agua: los beréberes son así de discretos y de generosos con sus clientes ;-)

Al anochecer, muchas risas dentro del "portal de Belén" con Ibrahim, nuestro guía, que no dejaba lugar a dudas en cuanto a su inteligencia; algo que para mí quedaba demostrado claramente por su increíble don de lenguas. Empezó a competir con el amigo Javi sobre cuál de los dos hablaba mejor el catalán, y acabó ganando el beréber por puntos XDDDD. Fue una sobremesa nocturna de las mejores que hemos tenido en el Alto Atlas. ¿Cómo es posible que esta gente aprenda tan pronto, y de forma tan natural, a defenderse tan bien en casi cualquier lengua humana hablada en el mundo?

Al anochecer, un privilegio: tan grande, tan grande, que todos y todas, sin excepción, salimos del recinto para admirar el cielo... Un cielo como ya no tenemos la fortuna de admirar aquí, herido como está por la contaminación lumínica de las ciudades. Miríadas y miríadas de estrellas, de constelaciones: el paraíso para un astrólogo. Los satélites trazaban rutas que se podían seguir a simple vista, como recorriendo los hilos de una telaraña invisible. Vi constelaciones nuevas que no puedo ver en nuestros cielos, y otras que adoptaban otro espacio distinto en el cielo marroquí. El lago reflejaba la luz del Cosmos como un enorme espejo de dura obsidiana negra.

No me extraña que los lugareños digan, entre susurros, que el lago de Ifni está encantado... No me extraña ni lo más mínimo. Realmente, verdaderamente, fue un lugar que encontré completamente mágico, lleno de un misterio ancestral y reservado como el de los antiguos lugares de cultos antiguos, que suelen estar revestidos de una fuerza telúrica tal que todos, sin excepción y si escucháramos atentamente, podríamos detectar.

------------------------------------------------------------------------------------------------
Tengo que aprovechar para decir lo que siento con respecto a un tema que me está doliendo mucho. Hoy, que voy a ver de nuevo "La princesa Mononoke", un anime de los mejores y más ecológicos que uno se pueda imaginar, tengo que decir esto.

Desde el pasado martes, Ávila arde. Una zona espectacular, que comprende la cara sur de Gredos y el valle del Tiétar, lleva ardiendo desde el 28 de julio, sin que al parecer nadie pueda hacer nada por evitarlo. Conozco esta zona porque la he pateado, y os juro que era un vergel, un paraíso. Para muestra, un botón.

Antes de ayer, el sol llameaba como una naranja de puro fuego sobre Madrid. A casi 200 kilómetros de distancia, podíamos ver el frente de llamas avanzar sobre la sierra, y el humo del apocalíptico incendio alcanzaba poblaciones muy alejadas, como me confirmaron varios amigos de Alcalá de Henares. Un puto infierno: una devastación gratuita, que simplemente ha sido provocada en alas de vaya usted a saber qué tipo de especulación. Ahora sólo quedan las impresiones y las quejas de los políticos escurriendo el bulto, los gritos de los ecologistas echándose las manos a la cabeza, y los lloriqueos de los lugareños, muchos de ellos más preocupados porque el fuego no llegue a sus maravillosos chalets que por otra cosa.

... Debe ser que les va a encantar, a partir de ahora, tener un chalet en medio de una montaña absolutamente abrasada... Manda carajo la peña, por Dios, y luego decimos de los que vienen, qué país.

Pero así es: ya no queda nada de toda esa belleza que podéis observar en las fotografías. Jamás, en el tiempo que me quede de esta vida, podré volver a disfrutar de estos parajes, que eran, os lo reitero, de una belleza increíble. Jamás podré volver a saborear las fresas silvestres que crecían libres a lo largo de los caminos. Jamás podré volver a reírme con aquel pequeño ratoncillo que vivía bajo el refugio de piedra que habéis podido ver. Es muy posible que hoy, él esté también muerto.

Cuando mi jefa me dijo antes de ayer que creía que iba a pasar algo muy gordo en el planeta, le contesté: "Te digo lo mismo que me responden muchos a quienes les hablo en plan denuncia de la pérdida de los glaciares o de la contaminación del mar: "me importa un carajo". Así, directamente. Por eso te digo ahora que me importa un carajo el destino de la raza humana. Sencillamente, igual nos lo merecemos. Yo, personalmente, no temo a la muerte. El resto, si eso que dices es cierto, que se encomiende a Dios.., o al diablo, si lo cree más oportuno. Ellos sabrán con quién tienen cuentas pendientes".

Jamás volveré a acercarme a esa zona. Nunca fui partidaria de visitar tumbas en los devastados cementerios... Jamás volveré a dejarme ni un duro, aunque sea el importe de una humilde coca-cola, en ese lugar "turístico".., porque sé bien quién tiene la culpa de todo esto. La culpa de que exista la especulación la tenemos todos, señoras y señores: por nuestra apatía, por nuestro mirar a otro lado, por nuestro encogernos de hombros. Así que quédense ahí, con sus magníficos chalets en medio de una montaña agonizante, en medio de un paraíso destruido. Por mi parte, que les aproveche: a ustedes y a las generaciones venideras, incluidos sus hijos y sus nietos, si los tienen.., y si es que están aquí para contarlo después de ustedes, claro está.

Mis raíces son abulenses: al menos la mitad de mi sangre proviene de esa provincia, Ávila.

Y conozco al paisano de allá como me conozco a mí misma. Por eso digo lo que digo.

Ya lo insinuaba Machado, como pudo expresar en su famoso poema "El dios ibero", aquello a propósito del dios adusto de la tierra parda:

"Mas hoy... ¡Qué importa un día!
Para los nuevos lares
estepas hay en la floresta umbría,
leña verde en los viejos encinares"

¡Saludos!

miércoles, 29 de julio de 2009

Aprendiendo a envejecer

Hay que ver, señor, señor, las cosas a las que nos enfrentamos en esta tierra, donde la encarnación cuesta más cara que un piso en la Moraleja (Madrid) XDDDD.

... Ayer estaba yo haciendo una regresión, de ésas a las que me someto cuando siento que la cosa toca, y surgió ante mis ojos una "visión" curiosa. Se trataba de una mujer de unos 20 años (creo), que tenía el terrible problema y el trauma de ser estéril. Así que su marido se iba con otra, y ella se quedaba absolutamente desolada.

Como siempre, esa mujer, teóricamente, era yo. No hubo tiempo de ahondar demasiado en esa "supuesta vida pasada" (ni yo quise).., pero quizá tuviera que ver algo con todo el tema de los problemas referidos a Andrómeda y los niños, la maternidad y la reproducción en sí. Todo eso que siempre, desde muy jovencita, me ha traído de cabeza.

Vuelvo a tener problemas con la jodida píldora anticonceptiva... Nada, que no hay forma. La llevo tomando desde diciembre de 2008, y los sangrados a mitad de período son habituales, mientras que, cuando me tiene que venir la regla, apenas mancho. Ya el ginecólogo me recetó otra, pero he aguantado como 4 meses, a ver si el cuerpo se autoregulaba. Porque sé que la que me recetó es mucho más fuerte, con hormonas infinitamente más potentes, y no me hace ni puñetera la gracia metérmela pal cuerpo.

Pero hoy he vuelto a manchar a mitad del "ciclo".., y creo que me estoy pensando el cómo puedo ser tan estúpida.

Lo de la maternidad, no tiene vuelta de hoja... Una puede ser como sea de bestia (de bestia como soy yo, quiero decir), pero hay un hecho que es incuestionable, y que yo no puedo cambiar ni luchar contra él: tiene fecha de caducidad. Yo ya había notado, como hace dos años, que mis reglas no eran tan abundantes como antes. Lógico: a partir de los 35 años (tengo 36, y cumpliré 37 en septiembre), la fertilidad cae de forma abrupta. Entramos en lo que se llama médicamente "pre-menopausia", y señoras, no hay más que hablar.

Por eso, a algunas personas les entra el "yuyu" de repente, con estas edades, y ¡hala!. Se ponen a procrear y a tener hijos como conejas. Pero yo las entiendo.

El médico me lo dijo muy clarito en febrero-marzo, y yo no quise creerle. Claro: a nadie le gusta asumir que está envejeciendo a ojos vistas. Me comentó que sangraba entre ciclos y que casi tenía amenorrea porque mi cuerpo ya no era capaz de fabricar adecuadamente el tejido interno apropiado para asegurar un embarazo.., eso que una expulsa cada mes, con cada una de nuestras reglas.

Para muestra, un botón de información: siempre me ha gustado mirar al rostro a todo aquello que se me pusiera por delante, ya fuera agradable o desagradable. ¡No lo sé hacer de otro modo!

Resumiendo: después de dos eclipses brutales, y de otro que nos espera un poquito más adelante, lunar y en agosto, he llegado a la conclusión de que he perdido 10 años en no sé qué. 10 años son muchos años en el mundo material, aunque a mi me joda admitirlo y aunque sepa que, realmente, el concepto de tiempo es relativo. Así que el reloj biológico empieza a darme toques de autoridad, y yo no tengo otro remedio que dejar de pensar en estupideces que no corresponden a mi edad, y centrarme un poquito en lo que me toca.., sea eso lo que sea.

Quizá tenga que decidir un día de estos si siento que quiero tener hijos, o que no. La verdad, ahora mismo, lo que más me ha impactado ha sido la supuesta "regresión" de ayer. ¿Cuánto más hay ahí dentro, en el territorio implacable de ese Saturno en Tauro y en la Casa 8, que quizá yo debería saber?

... Miraré la receta que me dio el médico, a ver qué bomba brutal de hormonas me recomendó para sustituir a la más ligera que me estoy tomando actualmente... Da lo mismo: el tiempo de encarnación no lo detiene ni McGiver, oiga. Ya sólo me falta algo: determinar qué es lo que realmente quiero. Claro que, con lo lenta que soy, igual me tiro otros 10 años.., y entonces, en vez de hablar de pre-menopausia, casi voy a tener edad de ser abuela XDDD.

... No me importan los eclipses, ni afrontar lo que se venga de la forma en que sea... Al contrario: yo soy de afrontar las cosas. Será que tengo a Marte en cuadratura a Saturno, y es algo que, prácticamente, no puedo evitar.

Las cosas son como son.., y nunca me pareció una buena estrategia mirar silbando hacia otro lado, mientras la realidad te pasa por encima como un camión cisterna.

¡Besotes!

martes, 28 de julio de 2009

Walnut, Flor del Nogal: renovación y cambios

Ayer tuve la fortuna de poder localizar al móvil a Cris Arístegui, una amiga y tarotista también experta en Flores de Bach... La verdad es que me encantan las plantas y las flores en general, pero nunca he dado demasiado crédito a estos remedios. No digo que no sea por desconocimiento, ¿eh? Bueno: el caso es que ella me comentó algo que, al menos, me hizo reflexionar sobre mi situación actual. Me dijo que lo que necesitaba era el remedio del doctor Bach denominado Flor de Nogal.., o Walnut, en inglés.

Al parecer, se trata del remedio para protegerse de las influencias externas en general y de los efectos del cambio en particular. El nogal es símbolo de renovación y cambios. Su rol simbólico afecta todas las etapas de transformación del ser humano, desde el nacimiento hasta la muerte pasando por todas las etapas de cambios biológicos (pubertad, adolescencia, menopausia, enfermedad, vejez, etc.). Recuerdo que el Atlas estaba lleno a rebosar, en los valles, de estos árboles, y algunos alcanzaban un porte enorme y majestuoso, por cierto.

Parece que este remedio del Dtor. Bach es de ayuda para aquellos casos en los que el individuo siente la imposibilidad de desprenderse definitivamente de aquello que lo mantiene ligado a la situación anterior. A este respecto, estoy recibiendo profundas, significativas y terribles "pulsaciones" y "señales" desde mi viaje a Marruecos, que me obligan a liberarme de cosas del pasado y casi me "empujan cuesta abajo" (dada mi proberbial resistencia a todo, incluido el cambio) en otra dirección. Me estoy haciendo daño, creo yo, intentando resistirme.

Cris me aseguró que Walnut da apertura, permitiendo una fácil adaptación a los cambios en momentos decisivos de la vida. Además, proporciona constancia para continuar con los propios ideales, evitando que ideas ajenas al propio pensar dominen la mente. En otro orden de cosas, esta floral es muy útil para protegernos de las energías negativas de lugares a los que nos vemos obligados a acudir por cuestiones laborales o familiares (tribunales de justicia, cárceles, hospitales, etc.). Vamos, que tiene razón: si creyera en los remedios de Bach, que tengo mis dudas, esto me vendría que ni pal pelo.

El Dr. Bach decía, al parecer que "con Walnut rompemos el hechizo"; era consciente que la influencia de otras personas o ideas ejerce un hechizo sobre nuestra mente e impide, circunstancialmente, el desarrollo del verdadero Yo. E insistía permanentemente en la necesidad de "negarnos a ser esclavos de la codicia que nos impulsa a dominar a los demás" y "de estimular en nosotros el arte de dar, y desarrollarlo para que con su sacrificio lave cualquier huella de acción adversa". Así, una persona inestable o hipersensible se fortalece y toma consciencia de que es artífice de su propio destino. Walnut ayuda a tomar decisiones que tengan que ver con una modificación, a veces drástica, de un estado anterior conocido.

Walnut nos trae paz y seguridad; nos hace imperturbables ante la influencia de quienes nos rodean, y nos permite liberarnos de los lazos que nos mantienen atados al pasado, dándonos la oportunidad de adaptarnos a las transformaciones de las distintas etapas de la vida, con constancia y determinación. Las personas del tipo Walnut son aquellas que están cumpliendo con su propósito en la vida, pero que bajo la influencia de otras opiniones, teorías, creencias o de circunstancias externas en general, pueden llegar a dudar del camino que siguen. Además, este tipo de gente puede llegar a verse muy afectada por esto, a pesar suyo.

Como el propio Edward Bach expresó, con respecto a este remedio:

"El momento en que nosotros le hayamos dado la libertad completa a todo lo que nos rodea, cuando ya no deseemos atar o limitar, cuando ya no esperemos nada de nadie, en ese momento nos encontraremos libre de todo el mundo: perderemos nuestros lazos, se romperán nuestras cadenas, y por primera vez en nuestra vida conoceremos la alegría exquisita de la perfecta libertad. Libres de toda atadura humana, seremos siervos felices y dispuestos sólo para nuestro Ser Superior".

El remedio Walnut está, así, indicado para las grandes transformaciones. Walnut está relacionado con el arquetipo de "la Protección”, en el aspecto de propiciar en cada ser "su lugar original y único", permitiendo la libre expresión y determinación de su vida. En este sentido, este complejo psíquico cuida de cualquier influencia externa que interfiera en el desarrollo individual. Así como Aquiles se protegía, pero tenía un único lugar vulnerable, su talón, Walnut, en cambio, protege de toda vulnerabilidad, poniendo como un escudo en torno a la persona. No me extraña que me esté doliendo tanto desde hace tres meses el talón izquierdo, por cierto: va a ser eso, a lo mejor.

Sencillamente, quizás, las cosas ya no pueden seguir manteniéndose como hasta ahora...

Cris me comentó, con mucho cuidado porque se le notaba que no quería herirme, que ella me percibe como bastante abierta a lo que llamamos el Yo, pero que cree que reacciono demasiado lentamente a los dictados de éste, y que me dejo desviar todavía con demasiada facilidad por la mente. Para Cris, seguramente todo esto tiene que ver con causas que se remontan a otras existencias: lazos kármicos no reconocidos, antiguas decisiones erradas que ejercen una influencia auto sugestiva en un plano inconsciente, etc. En todo caso, esta esencia floral parece que tiene mucha relación con lo que solemos tratar terapéuticamente como concepto de karma.

Bueno, pues nada: lo tomo en cuenta, y reflexionaré sobre esto.

¡Muy buenos días!

lunes, 27 de julio de 2009

Ojos acuáticos, sonrisa de niña

Se llama Eva Amaral, y es muchísimo más frágil de lo que nunca hubiera podido imaginar.

El otro día (el fin de semana pasado no, el anterior) la vi con mis propios ojos a dos metros de distancia en la FNAC de Madrid. Iba de incógnito, pero unos ojos todavía más rápidos y vivos que los míos (gracias, Cástor Vs. Póllux) la localizaron ipso-facto. Llevaba el pelo recogido en una cola de caballo, iba con un muchacho, y se alzaba sobre unas sandalias de cuña que realzaban todavía más la extrema esbeltez de sus piernas. De sus piernas.., y de todo su ser.

Al principio no lo creí, y me puse a deslizarme subrepticiamente por entre las estanterías de discos y libros, como una tarántula, para acercarme y comprobar si, efectivamente, era ella. Amaral es una artista que me encanta: como compositora y como vocalista. Tiene una fuerza interna que no se puede expresar con palabras, pero que el público siente perfectamente. Es una hoguera increíble la que arde en esta "maña" de ojos acuáticos y sonrisa de cría pillada en falta.

Efectivamente, el geminiano no se había equivocado... Era ella, sin duda alguna. Pensé qué podía hacer. No soy de pedir autógrafos, pero mi amigo Harlock Ichijo adora a esta mujer. ¡Simplemente la adora! Me habría animado a pedírselo, por él, porque sé que hubiera brincado literalmente de alegría... Pero me di cuenta de que ella quería pasar desapercibida, como realmente estaba pasando; iba sin maquillaje, en plan discreto y silencioso. Y me dio pena. No quise molestarla en su intimidad. Pensé "también los artistas tienen derecho a solazarse viendo discos ajenos en la FNAC un domingo por la tarde". Así que no dije una palabra y me limité a observarla a hurtadillas.

Me sorprendió el contraste entre la gran energía, la fuerza que despliega en los escenarios, y su fragilidad aparente. Estaba muy delgada, se movía con delicadeza, como si apenas quisiera que se la viera. Me alucinó esa mirada suya de poetisa, de mujer tímida y delicada que rehuye el brillo de la popularidad. Incluso parecía más joven que yo. Se me figuró la mujer perfecta: ese dragón rojo que subyace en su interior, y que ella trasciende y hace aflorar en cada uno de sus temas, en cada una de sus actuaciones, parecía como la fuerza mística y asombrosa de la tierra: literalmente, un dragón dormido bajo la superficie de ese lago calmado, de esa apariencia dulce y delicada de Amaral en vivo. ¡Así no me extraña que pasara desapercibida!

Luego, recordé esta extraordinaria canción de su último disco, "Gato Negro/Dragón Rojo" (el dragón ya he dicho que es ella, así que el gato debe ser, sin duda, el también apasionante Juan Aguirre, guitarrista, compositor y alma sombría e imprescible del dúo). También recordé otro de los primeros sencillos de este trabajo, "Tarde de domingo rara".., y pensé que eso era precisamente aquel día: una tarde de domingo rara, donde cualquier cosa podía pasar; desde que yo encontrara por fin la versión íntegra en castellano del genial anime "Samurai 7"(atención, los avisados, al subtítulo de este magnífico opening).., hasta una revelación gracias a la dama zaragozana de la canción folk.., sin venir a cuento y en el sitio menos pensado.

Así es la vida: mágica y maravillosa, simplemente impredecible. Y todo aquel que no sepa comprenderlo, todo aquel que no pueda o no sepa tomársela así, está perdido.

Así que nada: me apetecía postearlo, porque a mí también me gusta tanto Amaral, que incluso hago referencia a ella en la frase de entrada de mi blog. En fin, Amaral, si lees esto, anda, mujer, no seas tímida: envíame un autógrafo firmado, por fa XDDD. ¡Que no es para mí, imagínate si te lo hubiera pedido en la FNAC, el follón que se hubiera montado en un plis plas!

Curiosamente, Amaral me hace reflexionar mucho, mucho, sobre el tema de Venus. De MI Venus. Así son las cosas ;-). Así de mágicas, de maravillosas. Y también de imprevisibles.

Otro regalito para ustedes.., ¡con el permiso de Amaral!

¡Besotes!

viernes, 24 de julio de 2009

Saga de Astrea 34- fanfic Caballeros del Zodíaco

No tardará en transigir con el fin quien está dispuesto a transigir con los medios
Arturo Graf.
-------------------------
El Guardián de la Casa Primera no dejaba de darle vueltas a todo lo que había sucedido... Su cuerpo se movía enérgicamente, corriendo escaleras arriba, pero no era menor la energía que desplegaba en su razonamiento. Así pues, había ocurrido por fin, después de tantísimo tiempo: Hades se había desperezado, y había soltado a sus perros. Esta vez había incluso tenido la osadía, nada convencional por cierto, de comprar la voluntad de sus antiguos compañeros de armas. ¿Es la muerte tan sobrecogedora, en fin, que limpiamente y de un plumazo logra acabar con cualquier propósito de honor?

Estaban invadiendo el Santuario aquellos muertos vivientes... Querían la cabeza de Atenea. La pelea, así, resultaba muy dolorosa, porque eran los espíritus de viejos amigos que habían caído honrosamente en combate. Y luego, toda esa desdichada cuestión de Alba… El ariano sacudió la cabeza con fuerza. Aquello estaba llegando demasiado lejos.

Le gustaba la tranquilidad y la paz más de lo que nadie hubiera podido suponer nunca… No pugnaba habitualmente por meterse en complicaciones. Una cosa era no dejar que nadie le invadiera o le dominara.., y otra muy distinta entregarse sin reflexión a una temible guerra abierta.

Mu había asimilado a la perfección el significado y las implicaciones de una guerra, desde luego.
Cuando constató cómo su antiguo maestro, Shion de Aries, se había alistado en el bando de los malditos, Mu, simplemente, llegó a la conclusión de que el mundo se había vuelto del revés. Le costaba entender ese tipo de cosas... Al final llegaba a una especie de callejón sin salida; no lograba extraer ninguna conclusión válida, y acababa, indefectiblemente, ateniéndose a los hechos y obrando en consecuencia, sin plantearse más filosofías.

Igualmente, no entendía la postura de Alba… No comprendía qué buscaba allí, ni por qué había regresado. Eso le preocupaba soberanamente, y sabía que era un asunto que podía minar su fuerza y su valentía cuando llegaran los momentos decisivos. Así que procuraba dejarlo al margen, manteniendo esa preocupación en una especie de cajón oscuro dentro de su mente. Donde no le diera tiempo a desempolvar ninguna espina que pudiera herirlo…

Y luego aquella percepción extraña, que sus dones extrasensoriales le habían proporcionado.., ¡aquella visión de las lágrimas de sangre de sus antiguos camaradas!

“Es increíble que el viejo Docko esté peleando de nuevo con Shion... ¡Increíble que haya decidido, a su edad, abandonar la seguridad y la paz de los 5 Picos, para participar de nuestro lado en esta Guerra Santa!”.

Mu sabía que ya tenían menos de doce horas para solventar aquel terrible conflicto, de la forma que fuese. Al concluir ese tiempo, las llamas del reloj del Santuario se extinguirían, y entonces.., ¿qué ocurriría entonces?

Pero el lemuriano no tenía tiempo, ni ganas, para perderse en elucubraciones... Sabía exactamente lo que debía hacer, y penetró en la Casa de Géminis aminorando el paso, pero con decisión.

O mejor dicho, hizo ademán de penetrar, porque de improviso se detuvo, expectante… Impresionado, alucinado, sin poder dar crédito a lo que sentía, se quedó inmóvil en el umbral de aquel enorme templo. Con un pie adelantado y todo el cuerpo en tensión. Las virtudes de los de su raza tomaron la palabra, y pudo ver, en su cabeza, algo que le impresionó soberanamente.

“Géminis: el signo del artero combatiente. ¡El corazón del tramposo Ulises! ¿Qué demonios es esto? ¿Pero qué ocurre aquí?”.

Mu tenía la mirada esmeralda absolutamente perdida, empañada por el torbellino de su propia percepción y de sus emociones... “Veía”, como usualmente podía hacer la gente de Lemuria en tiempos, lo que había pasado, y muchas veces, también lo que podría pasar, de seguir los acontecimientos el rumbo elegido.... En esta ocasión, algunas cosas ya habían sucedido, y otras aún estaban sucediendo. Repentinamente, como un perro de caza, el guerrero de Aries se puso alerta; su vista quedó fija sobre la aterciopelada oscuridad del templo. Se encogió repentinamente, presto a resistir la deflagración que se avecinaba, y que en cuestión de segundos estaba esperando.

Una esfera enorme y azul, aparentemente compuesta de pura energía, salió despedida por la puerta trasera del templo. Su fuerza era brutal, inconcebible. El meteoro revelaba un poder y una rapidez que no era de este mundo. Mu cerró los ojos.., porque aún desde su posición se acusaba la terrible onda expansiva de aquella brutal concentración energética; su cabello largísimo tremolaba a su espalda con furia, como una bandera azotada por el huracán. Cuando pudo alzar la vista, porque no tuvo más remedio que echar la rodilla en tierra para no caer, vio como aquello adquiría altura, después de atravesar limpiamente el resto de Casas, ¡y cómo se precipitaba, idéntico a un cañonazo, contra la cubierta del santa sanctorum, donde el Caballero de Escorpio se había refugiado para proteger a Saori, la encarnación de la Diosa!

- ¡Athenea! ¡Milo!- exclamó Mu, absolutamente embargado por una preocupación insistente que apenas podía dominar.

El suelo del Santuario tembló, al absorber aquel espeluznante impacto… El lemuriano salió de su estado de estupor, y atravesó corriendo (esta vez sí) el umbral de la casa de Géminis. Supo que sus rivales, Saga, Camus y Shura, ya estaban al otro lado, y que le iba a ser difícil alcanzarlos... Aunque, afortunadamente, la ventaja que le llevaban se había reducido considerablemente.

------------------------------------------------------------------------------------------------

“Vosotros, mis hermanos.., caballeros del cónclave espiritual que siempre comparecéis. Vosotros, los invisibles al ojo humano. Maestros de Lemuria, de Atlantis, de Shambala, de Shangri-La… Señores de Caspak, de Machu Pichu, de Tartesos, de Heraclion, de Troya… Gobernantes de Tebas, de Angkor, de Palmyra, de Yonaguni… Amigos, ¡puedo ver!., puedo seguir las líneas del destino que me mostráis. Ahora los percibo..., apenas hace unos instantes: estaban, los tres, en la Casa Tercera; en la biblioteca del conocimiento; en el templo del esquivo Hermes, el de los Tres Rostros. Camus, Saga y Shura, profanando con su presencia la Casa de Géminis. Pero mis ojos se nublan.., mi frente arde. ¡Oh, sí! Ahora mi percepción brota como un manantial fresco: hay alguien más en el dorado templo donde el dios Mercurio colocó su pedestal”.

Y Mu, el lemuriano, maestro de visionarios y de sabios; guerrero de la Orden Sagrada de Athenea; señor de las altas cumbres donde uno se siente muy, muy cerca de Dios, viró su conciencia en la dirección correcta. Así era como el sagrado Vellocino podía comprender las cosas directamente, por medio de la emanación de lo Divino; así es como podía revelarse y manifestarse su fe. Pero es que para Mu, fe y certeza no están separadas.., sino que son, simplemente, una misma cosa.

jueves, 23 de julio de 2009

Caminando por el Alto Atlas IV-I

Sí, sí: la del pañuelo soy yo. Para que veáis que no sólo me dedico a vagar por los mundos de Yuppy.., también acampo en algo muy parecido al portal de Belén.

¡XDDD!

Veamos: antes de nada, aclarar que, cuando hablaba de la consideración antigua sobre el tiempo de influencia de un eclipse, quería decir "horas" en vez de "minutos". Esto es: se consideraba que duraría en años tantas horas como durase en la práctica.

Una vez subsanado este "gazapo", pasamos a lo que interesa: mis impresiones sobre la ruta que seguimos hace apenas un mes y medio alrededor del Toubkal, entre las bellas y fascinantes cumbres del Alto Atlas marroquí.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
En pleno macizo del Alto Atlas se encuentra el Lago de Ifni, del que recelan los propios beréberes al creerlo encantado por Djinns (literalmente "genios") o espíritus... Bueno: si esto es así, servidora ya debe andar muy, muy embrujada, puesto que me metí a bañarme directamente en sus aguas. Adoro el agua en sus múltiples manifestaciones, y es raro que no me sumerja en cuanto tengo la más mínima oportunidad (y si no lo hago, malo: eso es que estoy "tocada" por un motivo u otro).

Existen referencias históricas que aseguran que, en 1194, el Lago de Ifni ocupaba el triple de su tamaño actual. Se sitúa a más de 3000 metros de altitud sobre el nivel del mar, escoltado por impresionantes farallones que da la impresión de que pretendieran esconderlo de miradas indiscretas. Se comenta que, hasta la actualidad, nadie ha llegado al fondo del lago. Los beréberes del la zona suelen ir una vez al año para celebrar una fiesta, en la cual sacrifican algunos animales y dan de comer a todos los visitantes. Esta celebración se atribuye, según algunos lugareños, a que en la zona vivió un santo; según otros, a la existencia de un pez gigante en el lago hasta el año 1831; y aún según otros, a que el lago daba el agua a toda la zona durante todo el año.

Cuando partimos rumbo al lago, todavía con el buen sabor de boca que nos había dejado nuestra estancia en Amsouzart, sabíamos que esta jornada iba a ser la más corta de todo el trekking. Por eso mismo nos dedicamos a remolonear por todas las aldeas que iban surgiendo a nuestro paso. El calor se había incrementado bastante, y a pesar de la altitud, procurábamos ir bien cubiertos. Hasta tal punto, que no cogí prácticamente nada de color, no me puse morena, ni siquiera de rostro.

Íbamos despertando la alegre curiosidad de la infinita cantidad de críos que nos salían al paso continuamente. Los mayores nos miraban con una pizca de condescendencia, pero siempre se mantenían correctísimos y amables. Mis compañeros estaban fascinados por los niños (hasta yo, que soy más adusta en ese sentido, eché mano a la mochila de José Manuel para obsequiarles con unos cuantos caramelos). Es incoveniente dar dinero a los niños en esta zona, porque luego se acostumbran mal y pueden, incluso, tener problemas entre ellos y con los adultos. Es mucho mejor obsequiarles con cosas que uno pueda llevar a propósito: bolígrafos, caramelos, pequeñas baratijas, gorras, incluso camisetas (las de fútbol son muy apreciadas :-). No me parece ético dar dinero a los niños por hacerles fotos.

Debajo de un extenso grupo de nogales que hacían disminuir considerablemente la temperatura ambiente, Ibrahim decidió que era la hora del té. Nos sentimos aliviados porque, aunque la ruta era corta, teníamos que salvar todo el desnivel prácticamente de una atacada, y el sol empezaba a comportarse de forma más bien inclemente. Así que nos regocijamos de poder descansar (aunque acabábamos de salir) antes de acometer la tremebunda cuesta. Comer pan mojado en aceite de oliva a eso de las 11 de la mañana, tomarse dos (o tres, o cuatro) tés con hierbabuena, mientras uno conversa (o trata de conversar) con los lugareños, incluido el buen señor del puesto que parecía que acababa de salir del staff de "extras" de Lawrence de Arabia, bueno.., es mucho más atractivo que subir cuesta arriba por una empinada y polvorienta vía.

Mientras hacíamos fotos a las cabras y a los niños, que en el Alto Atlas alcanzan una simbiosis desconocida para nosotros, los urbanitas, nos fijamos en que las niñas no estaban en el colegio, y los más pequeños, tampoco. Con apenas 8 años, estas crías ya saben todo lo referente al trabajo diario: eso de recoger hierba fresca y cargar haces y haces sobre sus espaldas, y sobre todo, el cuidado que requiere llevar a cuestas a sus pequeños hermanitos. Ibrahim, todo orgulloso, nos comentó algo que no entendíamos: la legislación marroquí había dejado de considerar obligatorio el ingreso en la escuela a edades tempranas. Para nosotros esto es terrible, un auténtico un atraso, pero evidentemente, ellos no debían considerarlo así, por alguna razón que aún no conseguimos comprender.

Ahí fue donde me encapriché de un velo beréber, que también utilizan los tuareg habitualmente, y que yo creo que venden en todos los puestos habidos y por haber por todo lo largo y ancho de Marruecos. Ibrahim, como habéis podido ver en las fotos, llevaba siempre uno de color negro. El mío, apto para turistas "chorras", es de color azul índigo, y efectivamente, como me aconsejó el buen hombre del puesto, no destiñe, al contrario que otros, con el sudor. De otra manera, uno puede encontrarse con la cara y la cabeza completamente teñida de azul. De hecho, la denominación de "hombres azules" que se les da a los tuareg, yo creo que es más bien porque siempre van desteñidos, que por el color azul de sus ropajes XDDDD. Ibrahim me enseñó cómo se colocaba el turbante beréber, aunque la primera vez que lo hice más bien parecía un turbante hindú, que uno marroquí, ¡juas!

En cuanto empezamos a subir, nos dimos cuenta de que la cuesta nos iba a resultar más dura de lo que habíamos pensado. Es cierto que a mí el velo me quitaba prácticamente todo el calor de encima, pero aún así, la subida por aquellas morrenas glaciares interminables casi parecía un calvario. Me puse en el modo "meditativo montañés": esto es, entro en estado alfa sin necesidad de poner los ojos en blanco, me olvido de que estoy andando, muevo las piernas y respiro rítmicamente con la mente absolutamente plana, y hala, ¡a subir! Las más terribles jornadas las suelo hacer así, sin hablar, horas y horas en esta especie de trance autoimpuesto.

Cuando llegamos a lo alto de todas las morrenas glaciares, pudimos observar una panorámica de las agujas pétreas impresionante: un conglomerado de lajas rojas y negras que parecían casi un ejército de soldados, los cuales hubieran sido convertidos en mineral por la acción de una moderna Medusa de mirada fascinadora... Avanzamos con cuidado entre pináculos hirientes, admirando los fantásticos farallones que guarnecían el lago de Ifni y, por fin, nos hicimos una foto en lo alto, con el lago al fondo, que nos pareció como una joya preciosa escondida en medio de estas inmensas soledades.

Seguiré contando las maravillas de este viaje a lo largo de más semanas. Mientras tanto, os envío desde aquí...

¡Muchos besotes!

miércoles, 22 de julio de 2009

Eclipse total de corazón

Hace muchos, muchos años... (joer, empezamos bien: parece un cuento).

Ahora en serio: ya hace cierto tiempo que me dedicaba a machacarme a mí misma con esa excelente canción de Bonnie Tyler, archiconocida por cierto, que se llama "Total Eclipse of the Heart". Me pilló de repente una de ésas épocas fatales de la vida, en la que a uno le da por el sufrimiento y la agonía de origen amoroso. Cómo no, se trataba del bonito, agradable y siempre revelador Retorno de Saturno. La escuchaba una y otra vez, intuitivamente presintiendo su real significado... Era para mí como una especie de catarsis.

Muy plutoniano-neptuniano, por cierto, el vídeo, oigan :-)

En fin: por fin se reveló el eclipse en toda su magnitud para mí. Hablo del eclipse de hoy (de esta madrugada, para mí, que estoy en España).

En mis estudios astrológicos, en mis tratamientos de reiki, en mis consultas de tarot, siempre, siempre me he dado cuenta de un hecho importante: la Casa IV, Casa de los orígenes familiares entre otras cosas, resulta ser altamente sensible para todo el mundo.

Bueno: las Casas de Agua, todas ellas, resultan altamente sensibles, es cierto... Pero, ¿quién puede levantar el dedo y afirmar categóricamente que con su familia nunca, nunca ha pasado nada, ni tiene ninguna cuenta pendiente?

Cuando me hice mi primera regresión, percibí un hecho curioso: en aquella supuesta "vida pasada", ni mi padre ni mi madre me importaban emocionalmente poco más que un carajo. A veces le doy vueltas y vueltas al misterio de las familias, de los lazos y vínculos familiares una y otra vez. Me fascina, me maravilla percibir, darme cuenta cómo nuestras familias son, la mayoría de las veces, instrumentos de nuestro propio castigo, de nuestra más tremebunda perdición. Es como si una mano invisible hubiera puesto a propósito a todas esas personas en nuestro camino; gentes a los que estamos atados por el lazo apremiante de la obligación y el deber social, pero con las que, muchas, muchísimas veces, ni siquiera tenemos nada en común.

El eje del eclipse toca para mí, como se puede ver en el gráfico, la sensible barrera de la IV-X. La Cuarta, Casa de los orígenes y de los finales, es muy importante y sensible para mí (todavía más aún), porque en ella tengo a la Luna, simbólicamente gerente y estandarte de todo mi mundo emocional. La Décima es la Casa de la proyección en el mundo, la seguridad en uno mismo, la autoaceptación, el brillo de cara al exterior, la afirmación vital como persona. Al haber una oposición, hay un combate muy en tablas entre una Casa y la otra. Mi familia contra mi desarrollo personal y profesional, por decirlo de alguna manera.

Curiosamente, estaba excesivamente preocupada por los temas laborales en este período, como para darme cuenta (aunque lo tenía delante de las narices y me parece ahora más que evidente) que la cosa se presentaba mucho más importante y profunda... Pero sólo lo que uno interioriza, lo que consigue traer desde el incosciente, desde el alma, a la capa más superficial de la razón y del conocimiento, es definitivamente entendido.

Un eclipse total de Sol sobre mi Medio Cielo: el punto de la Carta que simboliza nuestra identidad social o imagen pública. Cuando el corazón se eclipsa, cuando el alma se eclipsa porque nuestro Sol, que simboliza nuestro Ego, nuestro Yo más vital, se oscurece y pierde su luz de forma total, como ha ocurrido en esta oportunidad, ¿qué nos queda? Ese Sol simbólico, que es mi identidad de cara al exterior, se siente hoy sumamente dañado. Y más lo estaría si no me estuviera esforzando desde hace al menos cinco días por comprender y aprender.

La familia puede ser la fuente de nuestra más maravillosa realización.., o de nuestro más profundo sufrimiento. Mis problemas son con mi madre: un Nodo norte conjunto a la Luna en la Casa IV son síntoma evidente de toda esta indisposición. Todo empezó a desvelarse a raíz de una sesión de hipnosis en el último módulo del curso de Ortohipnosis de Horacio Ruiz: ahí me di cuenta de hasta qué punto estaba "tocada".

Sinceramente, me siento como si hasta la fecha hubiera estado haciendo el primo, negando mi esencia, viviendo en pos de las necesidades, los gustos y las opiniones de mi madre. No voy a irme a lo fácil (nunca lo permito) y culparla simplemente de todo este proceso sin más, porque además ya no sé qué parte de mí ha permitido esto por altruismo, y qué parte lo ha hecho por comodidad o por miedo. Mi Sol, eclipsado, me da el siguiente mensaje: "no vas a ser capaz de sostenerte a ti misma, necesitas el apoyo y la fuerza familiar: todas esas ventajas que has tenido, todos esos privilegios". Cuando el Sol me habla así, me da pánico, un pánico visceral a acabar mis días en la mendicidad o la miseria. Pero algo muy fuerte dentro de mí, que está empezando a despertarse, afirma "más vale que te libres ahora o nunca de todos esos condicionamientos. Sé libre".

Yo no sé hasta qué punto el ver a mi madre como una víctima-verdugo durante todo este tiempo me ha arrancado de raíz todos mis posibles deseos con respecto a mi propia y futurible maternidad... Cuando uno se tira toda su vida escuchando a una madre decir que uno tiene la culpa de todas sus penas por haber nacido, que uno es el culpable de sus desdichas, es poco probable que le dé a uno por la maternidad compulsiva (no vaya a ser que te ocurra lo mismo). Tengo miedo a convertirme en esa víctima propiciatoria que parece ser mi madre. También puede suceder que durante todos estos años, y ya tengo 36, haya estado tan condicionada, con tan poco margen para hacer lo que realmente deseo, que la sola idea de dedicarme a cuidar a otra gente, como he hecho con mi familia (aunque ellos jamás me lo reconocen, y jamás me lo reconocerán) me produzca una especie de severa urticaria.

Por otro lado, ella es una víctima curiosa, que insulta, que desprecia, que enajena el libre albedrío ajeno (al menos, el mío propio). No sé si esto podrían considerarse malos tratos o no, pero juega conmigo ese juego terrible e injusto de "una de cal y otra de arena". Bueno: es posible que en otra supuesta vida pasada, yo haya abusado terriblemente de alguien, y que ahora esté cosechando el "premio" de mi propia maldad. No lo sé. Sólo sé que mi alma no se resigna a la miseria, a la derrota, a la desesperación.

Venus, Mercurio, Sol-Luna, MC, todos ellos en Cáncer: dos natales y tres en tránsito. Mercurio como regente de mi Ascendente y de mi propio Sol. Demasiada carga contra una Luna-Nodo norte natales, que se oponen terriblemente a mis propios deseos de cambio, de evolución personal, de brillo, de madurez, de decir "aquí estoy yo, y vosotros no vais a hacerme daño ni a pasar por encima de mí, pisándome la cabeza". ¿Un secreto? Si por mi fuera, oigan, no querría ni verla. Esta mañana hemos discutido fuerte. Prácticamente no puedo aguantarla cuando me ataca así. Me niego a seguir el resto de mi vida soportando esto. Lo que me preocupa es cuándo (si es que lo consigo) lograré superarlo. ¿Algún día lo conseguiré?

No sé qué he estado pensando durante todo este tiempo... Verdaderamente me siento estúpida, pero no he querido casarme, ni juntarme con nadie, para salir de mi "cárcel" (sentía interiormente que eso nunca ha sido, ni será, la verdadera solución). Ójala el eclipse hiciera un milagro, y yo pudiera librarme, de un plumazo, de las terribles amarras que me atan. Soy un ser alegre, tranquilo, libre y amistoso en esencia.., que se ha tirado largos años, desde que murió mi padre, escuchando insultos terribles, acumulando despreciosy traiciones que me han dolido en exceso, simplemente por ser quién era; siempre pensando en agradar a mamá, en ser la "chica buena", en llevarla aquí o allá para que saliera un poco de su condición de víctima. Siempre pensando si cada paso que iba a dar hacia delante iba o no iba a satisfacerla a ella... Pero he perdido mucho, mucho tiempo y energías para intentar afianzarme profesionalmente, para intentar comprarme mi propia casa, para intentar independizarme de toda esta situación extraña y dolorosa. Espero no cometer ahora un error terrible, y también espero (¡espero!) que no sea demasiado tarde.

¡Bueno! Aquí resumo las consecuencias del eclipse sobre mí... La Luna, regente de Cáncer, es la que se opone a todos esos planetas y puntos clave en dicho signo, lunación eclipsada incluida. La cosa es tan fuerte que, a pesar del enorme vínculo que me une a mi madre, y de lo bien que nos sentimos y que nos hemos sentido en infinitas y múltiples ocasiones juntas (cuando se convierte en persona, y no en ese mártir-verdugo que tanto odio), reconozco que han habido ocasiones en que he deseado que se muriera, para poder ser libre y para paliar, de alguna manera, mi propio e intenso sufrimiento.

Si soy brutal, o si no me corto a la hora de decir la verdad, es porque he descubierto que pocas veces se avanza hacia delante si uno no está dispuesto a enfrentarse a su propia sombra. La Casa XII es una Casa de desgracias.., y una tiene muchos, muchos planetas (y personales) en la XII. Pero también es la Casa que permite la trascendencia.., lo dicho: probablemente, si uno tiene el valor suficiente como para enfrentarse a su propia sombra.

¡Saludos!

martes, 21 de julio de 2009

El mayor eclipse solar del siglo II

En vista de la gran cantidad de correos que me habéis enviado, a propósito de mi explicación del eclipse de sol total que sucederá mañana, he decido seguir posteando un poco más sobre este tema, y dándoos algunas claves para una interpretación correcta de este importante fenómeno astral.

Aclaro que la foto corresponde más bien a un eclipse de sol anular, y no total, pero me parecía bonita y poética para subirla ;-)

Algunos astrólogos consideran los efectos de los eclipses solares desde un punto de vista plutoniano-neptuniano combinado... La mayoría de las personas "avisadas" (o sea, a los que nos da por indagar sobre estos temas XDDD) notamos sus efectos algunos días antes de que ocurran, sobre todo porque estamos más alerta. En mi caso, desde el sábado pasado, sin ir más lejos ;-) Los eclipses solares nos hacen fijar la atención en los asuntos referidos al planeta y/o eje de Casas en que caiga. Lo conflictivo de un eclipse de sol es que a uno le parece que los efectos son parecidos a una Luna Nueva, en la que algo nuevo va a comenzar.., para luego darse cuenta que más bien se te eclipsaba, desaparecía.., pero sólo por el momento.., suele resultar algo confuso hasta que uno aprende la dinámica.

Los eclipses pueden ser del tipo nodo norte o nodo sur, según se dé la lunación en conjunción con uno de estos nodos en el cielo. El del 22, en mi caso y por ejemplo, está conjunto al nodo sur de la Luna. Según algunos astrólogos, los del tipo nodo norte se deberían interpretar como una Luna Nueva muy poderosa, en la cual se impulsaba a la acción; mientras que los del nodo Sur se manifiestan como un eclipse, con sus supuestos efectos plutonianos-neptunianos.

La conjunción de un eclipse con el Sol señala, invariablemente, una crisis de mayor o menor importancia en nuestras vidas... El desafío va directamente al corazón del ser humano, al propio Ego. Marca la necesidad de revisar todas aquellas cosas que se conservan como las más preciosas y queridas, y tirar los desechos. Probablemente, sentiremos que somos empujados hacia una docena de diferentes direcciones al mismo tiempo. Muchos llegaremos a una especie de bifurcación en el caminio de la vida y tendremos que elegir, nos guste o no, qué camino tomar, debiendo aceptar las consecuencias de nuestra elección.

Es buena idea tomar decisiones después del eclipse, cuando las cosas se vean mucho más claras y estables. Muchos colegas astrólogos consideran que los eclipses solares marcan un período de comienzos, iniciaciones, energías renovadas y vitalidad. Mientras que, en el caso de los lunares, los asuntos pendientes, problemas o proyectos se terminan o resuelven, y muchas veces se consigue lo que en un eclipse solar se había prometido. Otros determinan que los eclipses solares duran tantos años como minutos el propio eclipse.., y los lunares, tantos meses como minutos dure el eclipse, siguiendo las teorías enunciadas por Ptolomeo.

Como pautas fundamentales para tratar los eclipses, ya sean de sol o luna, os doy las siguientes:

- Un eclipse activará lo que la carta natal promete.
- Pueden ayudar a que se concrete un tránsito o una progresión.
- La Casa y/o planeta tocado por un eclipse, se activará, así como también la Casa de la que sea regente ese planeta en la Carta.
- Es falso que con los eclipses ocurran sólo malos acontecimientos... ¡Pueden ocurrir buenos, y de hecho, incluso muy buenos!
- Si Mercurio estuviera retrógrado en el momento del eclipse, se demorarán sus resultados.
- Si el eclipse cae en alguna Casa Angular, su efecto será mucho más trascendente para el nativo.

En cuanto al caso concreto del eclipse solar del 22, éste señala un ciclo de la influencia de tres eclipses consecutivos (7 de julio lunar, 22 de julio solar, 6 de agosto lunar). Se trata del último eclipse solar total antes del famoso 2012. Y por lo que estoy observando, hay mucho movimiento en el ámbito astrológico con este eclipse. No quiero caer en el pesimismo, pero los hindúes, todos aquellos que se dedican a la astrología védica, están muy preocupados. China e India, los países más poblados del planeta, serán los influenciados más profundamente por el cono de sombra del eclipse. No hay que perder de vista tampoco a Japón, así como al sudeste asiático. Sin embargo, el conocido astrónomo hindú Siva Prasad Tata, que dirige el portal especializado Astro Jyoti, es más optimista: “no hay muchas razones para alarmarse demasiado con respecto al eclipse. Es un fenómeno natural”, ha afirmado públicamente.

El propio Ptolomeo, al que son adeptos multitud de astrólogos por todo lo largo y ancho de este curioso mundo, realizó un estudio profundo y detallado de los eclipses, que reflejó en los capítulos 4, 5, 6 y 7 del segundo libro de su conocida obra, el Tetrabiblos. No los consideraba necesariamente catastróficos, sino que, a su juicio, resultaban benéficos o perjudiciales en función de su relación con el resto del cielo. Era necesario analizar qué signo y qué planetas salían por el horizonte o culminaban en el momento en el que tenía lugar, y por supuesto, la posición de las estrellas fijas. El planeta dominante en ese momento constituye el regente del eclipse. Según Ptolomeo, los efectos de un eclipse serán positivos si el planeta regente es de carácter benéfico (Venus y Júpiter) y anunciarán riqueza, abundancia y felicidad. Por el contrario, las consecuencias serán negativas si el regente es un planeta maléfico (Marte o Saturno). Anunciará entonces guerras, pestes, miseria y muerte.

En todo caso, lo mejor, creo yo, es permanecer lo más tranquilos que se pueda y observar este curioso fenómeno con la mente abierta y el espíritu libre... Hasta el lunes de la semana que viene no me atreveré a decir nada a propósito de este eclipse. O mejor aún después, hasta el 10 de agosto.., porque me temo que antes no habré sido capazde sacar las conclusiones totales que me inspirará, seguramente, todo el proceso.

¡Saludos!

lunes, 20 de julio de 2009

El mayor eclipse solar del siglo

... Ya el de Luna del pasado día 7 de julio se las trajo: vino, vió y venció... Lo digo porque estoy haciendo una pequeña estadística con las personas de mi entorno, y raro es el que no se ha sentido agobiado, desorientado y removido (como poco, y para hablar de generalizaciones y no de hechos concretos) durante aproximadamente una semana...

El próximo miércoles día 22 de julio tendrá lugar en el planeta un eclipse total de Sol cuyo punto máximo se producirá a las 02:36:24 UTM, y con una duración máxima de 6 minutos y 39 segundos. Se produce en la Luna Nueva de Cáncer (la diferencia es que la mayoría de astrólogos consideran este eclipse ocurriendo en el último grado crítico de Cáncer, el 29, mientras que para mí, ocurre a unos 4º de Cáncer). No será visible desde Europa y Norteamérica, pero se verá de forma total desde la India y Nepal a China, un puñado de islas japonesas (Ryukyu y la famosa Iwo Jima) y el Océano Pacífico Sur; de forma parcial, serái visto en el este asiático, Indonesia y todo el Océano Pacífico.

Este eclipse solar total será el más largo del siglo XXI, y no se va superar en duración hasta el año 2132. El punto máximo del eclipse afectará sobre unos 100 km al sur de las Islas Bonin, al sureste de Japón. La influencia del eclipse será más notable, en primer lugar, en la zona que afecta su sombra, que perturbará a la práctica totalidad de Asia, desde el Irán hasta las islas del Pacífico. Beiging, el antiguo Pekín, es el núcleo de población más importante donde se percibirá la influencia del eclipse, aunque esa misma influencia se repartirá en toda China. Sin embargo será la megalópolis de Shangai la zona más afectada. También se notará esta influencia en los países colindantes, como las dos Coreas, Japón y toda Indochina. Tampoco se librará la India, Birmania y los países del Tíbet, quienes también van a sentir el “corte” que significará el eclipse. Porque la influencia de un eclipse solar, en su sentido más simple, significa un "corte de luz", un corte de energía: un apagón que acaba dejando su huella.

Para Morín, y para todos los astrologos de la tradición, los eclipses, o mejor, la carta del cielo de un eclipse, lleva escrito un mensaje, tiene un pronóstico para la vida humana allá donde influye. En mi caso afecta a la Casa X y se opone a la Luna y mi Nodo Norte natales en la Casa IV, por lo que el suceso puede que revista mucha importancia. También está en conjunción a mi MC, y por eso mismo la influencia seguramente la voy a sentir. Ya os contaré.

El eclipse desencadenará un intenso proceso de crisis... Un eclipse solar es una enorme concentración de energía, que significa al mismo tiempo oscuridad y luz, nacimiento y fin, la culminación de un ciclo y el comenzar de otro. Los efectos básicos del eclipse de sol son de ocultación y de revelación. A nivel personal, esta ‘"crisis" tendrá que ver, seguramente, con un "reordenamiento" individual. Otra faceta del eclipse es la desilusión o la necesidad de ver más claro en algún área de nuestra vida, el deseo de poder observarnos con ojos más realistas.

El signo solar del eclipse nos indica el tipo de problema que espiritualmente está ocurriendo en este tiempo. En el plano psicológico, esta configuración agitará las emociones, fortalecerá todas nuestras cuestiones inconscientes y nos inclinará hacia el pasado. Nos está marcando una necesidad de expansión a nivel emocional, que deberemos ‘enfrentar’ como un desafío personal. Quienes que posean el Sol en los signos cardinales (o sea Cáncer, Libra, Capricornio y Aries), y los que tengan el medio cielo o ascendente en estos signos, sentirán más intensamente estos cambios a nivel emocional y deberán abrirse a lo nuevo… ya que los eclipses son "gatilladores" de eventos.

Os adjunto aquí las dos páginas web para verlo en directo: http://www.eclipsesolar.es y http://eclipse.gsfc.nasa.gov/eclipse.html

¡Saludotes!

viernes, 17 de julio de 2009

Saga de Astrea 33 - fanfic Caballeros del Zodíaco

Cierto día, uno de mis múltiples amigos Géminis, que me llevaba en su coche (por una vez: siempre soy yo la que tengo que llevar a los demás), de nombre Rober, me preguntó: "oye, ¿no te parece que mucha de la gente que practica reiki tiene una vida de lo más desgraciado?".

Entonces no quise o no pude contestarle...

Ahora te contesto, Rober, ya que el otro día cumpliste 50 y tantos tacos y tenemos pendiente un buen debate sobre estos temas :-)

Lo fácil es mirar a otro lado. Lo fácil es aceptar la realidad sin preguntas. Lo fácil es dejar que otros dicten tus reglas.

Pero yo no puedo eludir mis responsabilidades. Ya no. Plutón me demolió todos los cimientos, y ahora, cada paso que doy, lo doy en la cuerda floja. Arriesgándome a caer.

Yo sé del dolor, de la culpa, de la vergüenza, de la derrota... Yo sé de los terribles celos, del desamparo, del sentimiento de injusticia. Yo sé de la aguda cuchillada de la soledad.

¿Y quién no?
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
"También somos lo que perdimos"
Catherine O'Flynn

Viento gimiendo y azotando las banderas de oración... Viento, viento: viento inclemente, cortante como una cuchilla de acero.

… Sólo el aullido del viento, que tantas veces recorre la inmensidad casi eterna de las montañas.., de aquellas montañas que nos acercan a los dioses, que nos recuerdan lo pequeños que son nuestros pasos y qué absurdos resultan, al final, todos nuestros esfuerzos, todos nuestros dolores, todos nuestros desencuentros…

… Algún graznido de chovas a lo lejos, de vez en cuando…

“Tengo que encontrar un teléfono”

La soledad es como un territorio inerme, baldío… Es un estado del alma en el que la realidad se desdibuja más aún que cuando uno está inmerso en la vorágine de la vida cotidiana. Más aún que cuando uno se funde con otra persona en el aliento mágico de la Eternidad. Más aún que cuando uno abandona la conciencia mientras duerme…

La soledad es un aullido de perros moribundos... Es la canción de la misma desesperación. Cuando ya no quedan cartas que jugar. Cuando toda acción resulta nula o inconveniente.

Arrancarse de las entrañas aquello que más se ama: eso, eso.., ¡eso no debería experimentarlo nunca ningún ser humano!

“Necesito encontrar un teléfono como sea.., necesito algún medio de transporte”.

¿Cómo ponerse en contacto con la Organización o con el Santuario en aquel lugar oculto, escondido, apartado de cualquiera de las rutas habituales en el Tíbet? Pero tendría.., tendría que haber algún modo de salir de allí.

Jamir ya no parecía un paraíso: era una cárcel.

Se volvió repentinamente... Siempre había sido de gestos bruscos y rápidos. Se mostraba algo lenta, sin embargo, para decidirse a actuar. Aunque cuando lo lograba, se le notaba la terquedad en cada gesto; sólo una causa de fuerza mayor podía hacerla desistir.

- Dime cómo puedo salir de aquí, Kikki.

El muchacho se encogió de hombros, mirándola a su vez fijamente. Sus guedejas, del color del fuego, eran azotadas por aquel frío viento hostil que se colaba a través de las entreabiertas ventanas.

- La única forma, creo yo, sería esperar a que aparecieran los nómadas Dasi y negociar con ellos. Tienen yacks y caballos para transportar sus tiendas y mercancías.
- ¿Y no podrías llevarme tú?

Kikki negó con la cabeza rotundamente.

- No soy tan fuerte aún... Además, él me castigaría por eso.

Al suspiró. Podía intentar “llamar” a Hyoga. Con él mantenía una unión, una afinidad sorprendente... Era más que probable que lo consiguiera: sería relativamente sencillo.

… Otra cosa es que Hyoga se percatase, si estaba muy ocupado.., o que entendiera realmente su “llamada” y pudiera acudir en su ayuda…

Ni hablar de intentar hacer lo mismo con Shakka... Había algo oscuro en todo aquello, y lo que había ocurrido con Mu tuvo la virtud de poner en marcha sus engranajes: unos mecanismos muy perfeccionados de defensa instintiva, que la llevaban intuitivamente por los caminos más seguros cada vez que rondaba la muerte, o siempre que se aproximaba el más leve peligro.

- Kikki.., ¿te importaría dejarme un rato a solas?
- Voy a traerte una taza de té. ¿Te parece?

Al asintió y se sentó sobre una especie de almohadón rústico, en el suelo.

Cerró los ojos… Acariciaba su bastón, su vara de madera: aquel cayado que su maestro, el Caballero de Virgo, le había regalado para que practicara sin descanso las artes de la lucha. Ahora había incrustada una amatista en el puño. Mu se la entregó una noche de verano: parecía que hiciera mil siglos de todo aquello.

“ - Quiero regalarte una cosa…
- ¿Sí?- ella sonreía con el rostro iluminado.., con los ojos llenos de la luz que debieron tener las primeras estrellas en el inicio de los tiempos.
- Es una amatista. Mira- Mu alargó su mano libre, la que no descansaba bajo la nuca de Alba, y abriéndola, depositó algo en la palma de ella. Era una drusa.., una gema del tamaño de una nuez.
- Es preciosa. Tiene un brillo especial.
- Tú sí que eres especial... Tú eres única.., no hay nadie en todo el mundo como tú.

Ella le acarició la línea del mentón muy lentamente, con un dedo... El tiempo estaba de su parte, no había prisa ninguna. Recorrió todas y cada una de las líneas de sus marcados rasgos. Él entrecerraba los párpados como un gato. A ella le seducía enormemente la mirada penetrante, el brillo resuelto de aquellos ojos verdes que parecían contener en su interior todos los misterios y toda la energía del Cosmos. “Sublime hijo del universo”.., le había llamado ella una vez, en un instante de arrobamiento. Él se dejaba acariciar, poniendo al descubierto su garganta. Porque no había peligro ninguno: ambos estaban en las mejores manos que podrían jamás encontrar.

Súbitamente, Mu se cansó de aquello. No podía soportar por más tiempo la urgencia de su ardor, de aquel deseo irrefrenable, de aquel volcán de brasas incandescentes que le mordía inclemente las entrañas. Torrentes de lava líquida le recorrían despavoridos las arterias, abriendo pozos de una violenta pasión inextinguible, que hacía estremecerse con violencia todo su ser. Jamás había sentido algo similar, en toda su larga vida. No podía.., no deseaba detenerse. No había entrenamiento, no había reglas, ni sentido común, ni ninguna razón para no abandonarse a aquel estallido primordial que sacudía sus sentidos, su razón y el flujo de su propia energía vital.

Se encaramó sobre ella con cuidado, procurando descargar todo el peso del cuerpo en sus brazos... Simplemente, no quería dejarla ir nunca jamás. Ella se deshacía, se perdía, se ensimismaba en esa cárcel profunda y luminosa que era su aliento, su mirada alterada por la arremetida de un dios antiguo, sus cabellos infinitos que le ataban los brazos, el cuello, los hombros. Pasaron mil años.., pasaron mil años en un instante de absoluta tempestad. La carne, el espíritu.., un aroma como de flores de madreselva invadía las sábanas. Tormentas y tormentos que atraían el latido, el devenir de los astros, el rugir de todos los océanos del mundo…

La amatista brillaba, sobre el lecho, con una luz casi fosforescente.”

Kikki entró sigilosamente y puso en sus manos un recipiente de barro... Un humilde recipiente de barro: la copa más severa y más áspera que Alba había tocado en su vida. Al abrió los ojos, desorientada; pero enseguida se centró, llevándose a los labios el oscuro líquido; tomó dos sorbos de un té amarguísimo, especiado, que bajaba por su garganta ardiendo, como si estuviera hecho de puro fuego líquido.

Se quedó en suspenso durante dos segundos; de repente alzó la copa y la arrojó contra la pared con todas sus fuerzas, derramando el líquido sin contemplaciones. Hasta se hizo daño en la articulación del hombro, de la energía que le imprimió a aquel improvisado lanzamiento…

- No puedes hacerme esto- masculló con una voz ronca y dura, que ni siquiera reconoció como la suya propia- ¡Tú no puedes hacerme esto a mí!.

jueves, 16 de julio de 2009

Ankh o Cruz Ansada: el símbolo de la Vida

Pensaba hoy seguir escribiendo sobre nuestro viaje a Marruecos, pero no estoy de humor. Ayer han despedido a otro compañero, y como comprenderéis, no está el horno para bollos de crema.

Aún así, quiero seguir publicando..., y no como ayer, que con tanto malestar ni fui capaz. Pero a raíz del sueño que tuve, me ha intrigado profundidar en los diversos significados del Ankh, o Cruz Ansada egipcia. Para ello he abierto un nuevo apartado en el blog, que llamaré "Símbolos". El Ankh de la foto es muy particular: no creo que haya ningún otro como éste ;-)

A este símbolo egipcio, tan sumamente conocido pero quizá tan poco explorado entre los que somos legos, se le conoce por varios nombres: cruz Ansada, tau enlazada, Anj, Ank, Ankh, Llave de la Vida, Cruz Egipcia, Llave del Nilo, entre otros.

El origen del símbolo parece incierto. Una especialista en cultura egipcia del foro de astrología, Hathor, me cuenta lo siguiente: "como símbolo egipcio representa la vida, el "hálito de la vida", y por eso siempre lo llevan en la mano los dioses y los faraones, que otorgan la vida, o los difuntos renacidos en el Más Allá. Se ha relacionado este símbolo con una correa de sandalia vista desde arriba. El nudo de la sandalia representaría el NUDO que nos ata a la vida y que nos permite caminar y transitar por ella. También se le ha relacionado con el espejo de cobre (todos los espejos de la antiguüedad eran de cobre), porque el cobre captura la luz celeste, la luz divina. El espejo era un símbolo de Hathor, diosa de la belleza, de las estrellas, de la alegría de vivir, la que alimenta al difunto en el inframundo para que pueda renacer.., una gran diosa PRIMIGENIA. En todo renacimiento, toda vida, hay que aprender a caminar, a vivir.., a reconocer y reflejar la luz celeste o divina... Es un camino, un aprendizaje.., y las sandalias en los pies facilitan el camino.., y para que no se caigan de los pies han de estar bien anudadas".

Esta interpretación me ha parecido muy creíble. Sobre todo, porque no dejo de pensar en la semejanza de esta cruz con el símbolo de Venus. La relación con el cobre me parece esencial, ya que este metal también está asociado a Venus, y a la Diosa en general. Por último, puede que lo mío ya esté entrando en una fase alucinatoria, pero he visto ciertas representaciones y explicaciones del Ankh, relacionándolo con la unión entre el principio femenino (el Círculo) y el masculino (la Cruz), en perfecta conjugación (unión, y no sólo simbólica XDDD). Vamos: que en ese caso, podría representar algo así como lo que representa la higa española: el coito, sin más rodeos. Por eso no me parece extraño que simbolice de forma manifiesta la Vida.

Ya desde un punto de vista más esotérico y menos prosaico, el Ankh siempre se ha relacionado con la vida eterna. Hathor, que es egiptóloga, me insiste en que el concepto de Llave de la Vida es erróneo: "para los egipcios NUNCA fue una llave (instrumento que desconocían totalmente)", afirma categóricamente. Dejando de lado a los dioses, que tienen la maestría en la utilización del concepto que encarna el Ankh, para los hombres éste es un símbolo que tiene mucha relación con la búsqueda de la inmortalidad. Se dice que representa al aire y al agua como elementos dadores de vida, y se la ofrecía ante los labios de los reyes como símbolo de "Soplo de Vida".

Como símbolo de vida eterna y renacimiento, el Ankh se relacionó con Isis, que dio la vida a su esposo Osiris después de muerto. Para otros, la Cruz Egipcia es un claro símbolo antropomórfico, que simboliza el hombre bajo la bóveda del cielo. Así, y nuevamente, el hombre bajo la inmortalidad del cielo sugiere la vida eterna. La bóveda también tiene la connotación de gestación de Universo, de creación, lo intangible.., mientras que el resto corresponde con lo material, con lo humano. De esta forma, tenemos lo Divino unido a la forma humana, creando la materialidad de un Dios encarnado.

Al Ankh se le atribuían poderes para controlar el flujo de agua subterránea del río Nilo. Los egipcios, al parecer, usaban al Ankh como amuleto para la buena suerte y para la protección contra la mala suerte y las energías negativas. El signo jeroglífico del Ankh era de los más frecuentes, tanto en el arte como en la escritura egipcia, y lo podemos encontrar profusamente, formando parte del nombre de personas o ciudades. Entre el pueblo egipcio, se le atribuiría la capacidad de atraer y conservar el aliento de la vida y las fuerzas vitales.

Desde el siglo II d. C., con la difusión del cristianismo en el Valle del Nilo, se produjeron sincretismos: uno de ellos fue la adopción por parte de los cristianos egipcios (después llamados coptos) del símbolo "anj", como una modalidad de cruz cristiana. Las misiones de monjes cristianos que desde el siglo III partieron desde Egipto difundieron, muy probablemente, el antiguo símbolo hacia lugares distantes. Así se habrían originado la cruz irlandesa, por una parte, y la cruz armenia por la otra, ambas con un círculo en el centro.

En cuanto a las posibles relaciones de este símbolo con otros similares en otras culturas, en el primer milenio a. C. aparece representado un símbolo que guarda semejanza: el neocananeo(cartaginés) para Tanit; muchas veces el símbolo de esta principal diosa cartaginesa es muy similar al del Ankh. En el caso del origen del símbolo de Tanit, éste parece representar, esquemáticamente, a la deidad femenina vestida con los brazos abiertos "en cruz", siendo el círculo sobre la "T" una estilización de su cabeza. Por otro lado, un signo muy similar, con el lazo rellenado, se ha encontrado en Perú, siendo utilizado en la Cultura Mochica.

Según la Wikipedia, "el anj se ha relacionado con las criaturas inmortales por excelencia, los vampiros, tanto en la literatura como en la cinematografía ("El Ansia") o en la película "The black cat"; en animes ("Yu Gi Oh") o en juegos de rol como "Vampiro: La Mascarada". Se utiliza en el libro y la película homónima de ciencia-ficción "La Fuga de Logan", de 1976, donde representa la entrada al Santuario, un lugar donde las personas pueden vivir sin tener que morir a los treinta años de edad en el Carrusel. Aparece también en la saga de juegos "Última", como icono de una de las ocho virtudes de Britannia (la Espiritualidad), además de ser el símbolo del Avatar. Asimismo, en el popular cómic de Neil Gaiman, "The Sandman", el Ankh o Anj es el símbolo usado por la hermana de Sueño, "Death", una personificación femenina de la muerte.

En definitiva, considero que la cruz ansada representa la vida en un amplio concepto. Es la vida con mayúsculas, la que no acaba con la muerte, la que resurge y continúa. Por eso se aplicaba a la frente de los faraones, para que su visión de la eternidad prevaleciera durante todo su mandato por encima de cualquier contratiempo. Como amuleto, simboliza la longevidad y la sabiduría de quien ha vivido muchas vidas.

¡Saludos!

martes, 14 de julio de 2009

El río turquesa de la Arcadia feliz

Mmmmm: revisando el blog, me doy cuenta de que hacía mucho, mucho tiempo que no hablaba sobre el tema de los sueños.

Ayer despidieron en mi empresa a una excelente amiga, vidente natural (doy fe de ello) y gran persona: Ana María Bueno (el apellido ya lo dice todo). Ella y su "alma gemela" particular, Roberto, me regalaron un libro excelente sobre sueños hace meses, al que quizá ahora, una vez terminado "El Alquimista", pueda dedicarme con mayor concentración. Me interesa muchísimo el tema de los sueños: es el lenguaje del inconsciente, y como diría Horacio Ruiz muy probablemente, hay que dejar al inconsciente que aflore, porque tiene mucho que decirnos.

Os cuento mi sueño de hoy, antes de que se me borre de la memoria. La verdad es que me ha sorprendido sobremanera: una no tiende a acordarse demasiado de sus propios sueños, y la verdad es que carezco de tiempo suficiente, ahora mismo, como para remediar ese particular.

"Veía un enorme, caluroso, seco y lleno de luz desierto de arenas doradas... Voy caminando entre dunas altísimas, más altas que mi propia cabeza. Sé que me cuesta mucho andar, y veo las huellas que van dejando mis pies, calzados con sandalias.

Me doy cuenta de que llevo a hombros un paso, como los que se sacan en Semana Santa en mi tierra, pero más pequeño. Encima hay una virgen, una virgen de madera. No es exactamente una imagen cristiana: más bien parece algún tipo de diosa antigua. Consigo percibir su tiara de madera, alta, casi como una peineta. Creo que es oscura, como las vírgenes negras españolas (Montserrat, Candelaria, Regla). No siento el peso de la imagen, pero sí que pienso, en un momento dado, que me está impidiendo ir más deprisa. Aún así, no consigo ver si la suelto, o no la suelto. Es algo que no me queda nada claro. Tampoco creo que lleve un Niño en brazos, como suele ser lo habitual.

De repente, miro al suelo (voy mirando al suelo mucho más que al horizonte) y percibo un agujero en la arena, muy pequeño. Eso me extraña bastante. Fijándome mejor, percibo que es como una pequeña fuente en medio del desierto. Mana del agujero un poco de agua. De repente, me doy cuenta de que una enorme cantidad de agua empieza a salir de ahí. Agua lechosa, de un bello color turquesa clarito, que pasa a formar parte de un río que atraviesa el desierto. Decido remontar río arriba hacia sus fuentes (¿pero no manaba el agua del propio agujero?), y me encuentro frente a dos manantiales que destilan leche y miel, formando la caudalosa corriente del río. Pienso que así podrían ser los ríos de la Arcadia feliz, que describían los antiguos... Me arrodillo y bebo directamente de estas fuentes. El agua turquesa y lechosa surge de unas piedras musgosas, y entre las piedras, multitud de gemas, de piedras preciosas de todos los colores, brillan descaradamente al sol.

Levanto la vista, y pienso que debería seguir la corriente hacia abajo, a ver dónde termina, ya que probablemente sería la mejor forma de salir del desierto... Pero siento que tengo aprensión, cierto miedo indefinido que no me puedo explicar. Veo que hay frente a mí una cesta completamente llena, a rebosar, de avellanas. Me pregunto qué puede significar eso. Río abajo, las orillas están completamente cuajadas de margaritas blancas, que adornan la hierba como estrellas del cielo. Pienso qué debería hacer, hacia dónde me debo de dirigir y, entonces, aparece delante de mis ojos una pequeña cruz egipcia, un Ank, que parece que está esmaltada en vivos colores, y hecha de oro. Y ahí se acaba mi ensoñación
".
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La verdad, no puedo entender gran cosa de mi sueño... Y mucho menos el simbolismo del Ank (que es lo que más me interesa, porque supuestamente tiene relación con el consejo "hacia dónde debes dirigirte").., a menos que signifique que me proporciona un nuevo puesto de trabajo la lunera Hathor, como representante de la sabiduría egipcia de astro.com... ¿O quizá Cristina2, que también gusta de la cosa egipcia? ¡Jajaja!

Agradecería a cualquiera que puediera opinar sobre mi sueño, a ver qué os parece.., puesto que yo, de los sueños ajenos a veces puedo decir mucho.., pero de los míos propios, ni palabra, oigan ;-)

¡Besotes, amig@s!

lunes, 13 de julio de 2009

La mujer que se buscaba a sí misma...





















"Cierra los ojos y mira dentro de ti. Ahí encontrarás la respuesta"
Swami Vivekananda

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Sois varios los que me habéis preguntado, a lo largo de los años, si no me conformo con ser una persona normal... Varios.., y la mayoría ni siquiera os conocéis entre vosotros...

¿De veras pensáis que no soy normal? ¿En qué sentido?

Desconozco lo que significa "normal"... Supongo que para cada uno de vosotros tendrá un significado diferente. Y yo no soy muy dada a adoptar la máscara que cada persona quiera descubrir en mi, como reflejo de lo que vosotros mismos lleváis dentro.

Yo sigo, desde que tengo uso de razón, aún incoscientemente, mi propia Leyenda Personal. Ahora, leyendo ese extraordinario compendio de sabiduría que es "El Alquimista", de Paulo Coello, me doy cuenta de que es lo que he tratado de hacer desde siempre, y de que no estaba equivocada. Muchos de vosotros habéis confundido mi valor, mi honestidad y mi renuncia a alejarme de mi propio camino con mala leche, cabezonería y capricho de un espíritu excesivamente voluntarioso; así, por ese orden.

Estáis sumamente equivocados.

Me he dado cuenta de que soy una persona con una sola habilidad importante: soy capaz de escuchar a intervalos los latidos de mi propio corazón. Estoy conectada a mi corazón, por decirlo de alguna manera.

No abandonaré mi sendero para seguir el camino de ningún otro: ni por amor, ni por lástima, ni por deber. Por nada de nada.

No estaría siendo honesta con vosotros, ni conmigo misma, si así lo hiciera...

Todos deberíamos buscar y seguir nuestra propia Leyenda Personal. Creo que la mayoría de las personas se pierden por el camino, intentándolo. Olvidáis, no sé por qué, que sois nada más y nada menos que un pedazo del Ser Divino, y os acabáis ocupando de cargas que no son las vuestras, de dolores que no son los vuestros, de formas de ver la vida que no son las vuestras. Por eso sois infelices.

Nadie que siga su propia senda, su propia Leyenda Personal, podrá ser desgraciado durante largo tiempo.

Ésa es toda mi virtud. Toda mi capacidad. Toda mi mala leche. Todo mi tremendo carácter y mi fuerza real.

Todo se resume en que estoy empeñada en seguir la senda de mi propia Leyenda Personal: de principio a fin.

La confusión se produce en vosotros porque intentáis seguir el camino que han recorrido otros... Lo digo por propia experiencia. Mirad en vuestro interior, encontraos a vosotros mismos, y la sombra de la confusión desaparecerá con la luz de vuestro propio sendero.

¿Me acompañáis en esta grandiosa búsqueda.., o tenéis miedo de hallar así, de rondón, la auténtica felicidad?

Yo soy una Hacedora de mi propio Destino. Y tú, dime.., ¿quién eres?

¡Buen comienzo de semana para tod@s! ¡Besazos!

viernes, 10 de julio de 2009

Saga de Astrea 32- fanfic Caballeros del Zodíaco





















Ama hasta que te duela. Si te duele, es buena señal
Teresa de Calcuta.

-------------------------------------------------------------------------------------------------
“Aunque él también esté ya muerto para mí”

Una frase terrible la que había salido de sus labios... Ni siquiera había reflexionado sobre lo que estaba diciendo...

Pero dioses, ¿qué importaba ya todo aquello? Y si no importaba nada, ¿por qué todavía dolía de aquella manera?

Dolía más que el cuerpo... Alba se había acostumbrado hacía tiempo a soportar altas intensidades de dolor físico. Era capaz de no pensar, de no sentir enteramente.., de desviar el mordisco de las heridas y de mantenerse de alguna manera por encima de él, como una observadora imparcial. Pero, ¿cómo mantenerse imparcial ante lo subjetivo, ante la desesperación? ¿Cómo mantenerse imparcial ante el desamor y lo que consideraba alta traición?

“Yo no soy más que un átomo en la inmensidad”, había rezado para acometer y vencer a Shaina hacía pocos minutos.., y sin embargo, ¡le dolía tanto aquel vacío en el corazón! Evidentemente, las ruedas del karma seguirían rodando una y otra vez para ella... Porque no lograba desligarse de aquella profunda tortura, de aquel hueco en el alma, de aquel sentimiento de desamparo. De aquella agonía imposible de dejar atrás. Alba no podía desligarse del recuerdo de Mu.

… De aquel amor que era el único que había sentido jamás…

No podía ser un átomo en la inmensidad del vacío de ninguna parte... Simplemente, agónicamente, porque se sentía como una mujer.

… No como un guerrero y asceta que pelea en solitario con sus sombras y con sus fantasmas más terribles, como pretendía ser Mu…

Alba recordaba haber hablado con su maestro, Shaka, una vez y en confianza al respecto... El Caballero de Oro de Virgo no miraba a los ojos cuando conversaba. No podía hacerlo.., excepto cuando quería recalcar algo que consideraba de suma importancia. Y aquella tarde la miró a los ojos severamente, con los suyos candentes y terribles, como de turquesa incandescente. Alba sintió como si se deshiciera por dentro, como si esa mirada pudiera derretirla y anularla definitivamente.

“¿Cómo te atreves a quejarte?”- le había espetado su maestro, de sopetón y sin aminorar en absoluto su tono duro y cortante- “Tú que has amado sólo una vez, ¿cómo te atreves a quejarte? Te lo aseguro: peor destino cargamos los que hemos amado cientos de veces, a través del infinito y más allá aún”.

Alba se quedó pasmada... No comprendía lo que él quería decirle. Shaka pareció muy molesto y desvió una vez más la vista al frente.

“Te aseguro, muchacha, te aseguro, que si hubieras amado a tantísima gente como yo lo he hecho, te complacerías en la soledad y en el destierro.., y no querrías volver a abrir nunca más tu corazón”.

Ella espero, pacientemente, pero él no dijo una palabra más.
Y sin embargo.., hasta Shaka la había traicionado, y ahora degustaba al máximo esa misma soledad que tan ardientemente parecía desear su maestro. Únicamente esos “niños”.., los más jóvenes y más valientes, los 4 Caballeros de Bronce.., Shun, Hyoga, Seiya, Siryu… Jamás la habían fallado. Jamás la habían dejado sola.

“Malditos locos fanáticos... Malditos monjes guerreros de conciencia elevadísima... Yo os maldigo y os escupo”, pensó, para sus adentros.

Escupió efectivamente: pero sangre. Shaina la había golpeado duramente, lastimándole las entrañas. No le importó: sólo quería encontrar a sus compañeros, a ésos que siempre habían estado allí, en los buenos y en los malos tiempos.

En ese momento sintió la enorme potencia de una onda expansiva. Casi la derribó, y sólo tuvo tiempo para aferrarse a su cayado, a la vara que portaba siempre, con las dos manos, y bajar la cabeza hasta casi tocar su rodilla, doblándose sobre sí misma evitando así caer. Una rodilla en tierra, que le impidió perder del todo el equilibrio... Se sucedieron varias de aquellas terribles deflagraciones, aquellos choques de energía brutales. Alba, aterrorizada, miró a lo lejos. Vio relámpagos violentísimos en la Casa Primera, y lo primero que se le pasó por la cabeza fue un nombre. Luego se mordió los labios con fiereza, violentamente enfadada consigo misma.

“Tú eres absolutamente estúpida: estúpida hasta rozar los límites de lo inconcebible. Además, no se trata de él. ¿Quién demonios combate ahí? ¿Quién demonios son esos dos? Uno es Docko, el Caballero de Libra: eso me parece. Pero.., y el otro.., ¿quién es el otro, y de dónde ha salido? ¡Su esencia me es tan hostil y familiar!”.

Alzó un poco la vista, pero era imposible mantenerse en pie. Miró al reloj que se había encendido en el Santuario: el marcador de las 12 Horas, de las 12 Casas, de los 12 Signos. ¿Qué significaba todo aquello? No tuvo miedo de repente. En un segundo sólo fue de nuevo una cólera viva, ardiente, y tan sólo eso. La cólera que su maestro tanto se había esforzado por tratar de extirparle siempre... Esa cólera que podría deshacer un muro con la propia energía de su voluntad, si así se lo proponía.

“Esto ya es demasiado para mi paciencia. ¡Es demasiado!”

No se levantó, sino que cerró los ojos. Los golpes, los relámpagos, los choques brutales de energía seguían resonando, produciéndose, repercutiendo en su propio cuerpo y en todo su ser. No les prestó atención. Arrodillada, humilde, se concentró al máximo. Visualizó los contornos, las líneas de la Constelación de Virgo en los cielos, de la que era hija predilecta y protectora. No alzó la vista al cosmos, iluminado por explosiones, fuegos y estallidos bestiales. Notó como algunas piedras pequeñas golpeaban sus extremidades y su cuerpo, a través de la túnica. No hizo caso alguno. Algunas le golpearon incluso el rostro. No cejó, no se rindió.

“Oscuridad. Los sonidos se desdibujan.., el mundo se desdibuja. Oscuridad aterciopelada. Aquí no hay temor, no hay nada que temer. No me siento. No siento mi cuerpo. Pero sé que soy yo y que estoy aún aquí”.

Mientras el mundo parecía estallar a su alrededor, Alba se concentraba con una voluntad que pocas veces había puesto de manifiesto en toda su vida.

“Luces, formas, tamaños.., no me valéis. No estoy buscando visiones. No estoy buscando respuestas. Sólo quiero llegar.., sólo quiero encontrar…”

Entonces, le vio.

“¡Eh! ¡Mírame! Estoy aquí. Voy a ir a buscarte. ¿Has elegido tu bando?

Mu volvió el rostro rápidamente. Volvió el rostro porque había podido escucharla. Y ahora la vio durante un instante. Un breve instante, como el flash de un relámpago, pero la vio con claridad.

¡Alba! ¡Alba!- gritó, por dos veces”.

Abrió los ojos, muy mareada... Había quedado claro, le parecía. Había dejado bien claras cuáles eran sus intenciones. Se tumbó en el frío suelo, absolutamente inerme. Perdía algo de sangre, pero sabía que no iba a morir allí. El viento era terrible, y sus sienes querían reventar. El zumbido en su cabeza era aterrador, pero no más que los enigmáticos choques de energía que se estaban produciendo en la Casa de Aries.

“Dos colosos luchan por la existencia del mundo”- notó perfectamente que pensaba, sin que su voluntad tomara partido, como en medio de un delirio febril.

Alguien le levantó la cabeza con cuidado, y la colocó sobre su regazo... Tomó el pulso en su garganta, le acarició la frente, le habló insistentemente en el oído... Era Hyoga, por supuesto. Hyoga.., que ahora se encontraba inclinado sobre ella, con su único ojo de hielo presa de una legítima preocupación.

- Dime algo, ¡dime algo, Al!
- Hy..oga…-musitó ella, muy débil.
- No puede estar aquí- oyó que el Caballero del Cisne hablaba con alguien- Si la dejamos sola, moriría de frío o de cansancio. O quizá la rematara alguien, porque se encuentra a merced de cualquiera. Hay que llevarla a algún sitio, aunque no sé a dónde.

Alba, de repente, encontró su propia conciencia, que había estado vagando por algún lugar extraño, por algún territorio onírico indeterminado... Se despertó, por así decir. Sin abrir los ojos aún, aferró la muñeca del Cisne. Con una fuerza que desmentía su aparente debilidad. Con una energía infrahumana, resultado de sus duros entrenamientos, de sus duros combates, de sus duras amarguras, de sus duras privaciones, de sus duras ausencias…

- Claro que sí: claro que debéis llevarme: pero con vosotros".