Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

viernes, 23 de marzo de 2012

Obsequia con tu ausencia a quien no valora tu presencia



"La obra perfecta de la agresividad es conseguir que la víctima admire al verdugo" Victoria Sau, psicóloga.

"Es abuso cualquier comportamiento encaminado a controlar y subyugar a otro ser humano mediante el recurso del miedo y de la humillación, y valiéndose de ataques físicos o verbales" Susan Forward.

"¿Han cesado ya de chillar los corderos, Clarice?" Anibal Lecter, en "El silencio de los corderos"
--------------------------------------------------------------------------------------------

El título de este post de hoy, como a la persona que me lo envió (permíteme que, por favor, no cite tu nombre: tengo buenos motivos para hacerlo, puesto que el jaguar negro nunca se despega de mi costado, y estoy protegiéndote de ciertas cosas), realmente me encantó y me hizo reflexionar. Me hizo recordar de inmediato aquella canción de Amaral, "Salir corriendo": un tema estupendo que podéis visualizar aquí.

Eso es exactamente lo que voy a hacer yo: salir corriendo. "Cagando leches", vamos, antes de que me destroce ninguna puñetera tormenta.

He reflexionado mucho en los tres últimos días sobre la cantidad de veces que realmente maltratamos a nuestro prójimo de una forma o de otra... También sobre la cantidad de veces que nuestro prójimo nos maltrata a nosotros. Pienso que es alucinante la enorme violencia que destila nuestro pequeño mundo "civilizado" (no hablemos ya de otros lugares del planeta, donde la violencia parece que es letra de cambio constante). Y lo mejor de todo es que, o no nos damos cuenta, o no queremos hacerlo.

Pero yo ya estoy harta de gritos, de malas palabras, de insultos, acusaciones (veladas o no) y otras yerbas. ¡Realmente, estoy hasta la higa! Será que desde siempre he trabajado más bien poco con mi conciencia de víctima. A lo mejor es que me daba vergüenza, o seguramente me daría miedo, o asco, qué sé yo, o las tres cosas juntas. ¡Nadie quiere reconocerse a sí mismo que ha sido, o que sigue siendo, una víctima! Pero, ¿a quién le haría gracia eso? Además, yo siempre me he considerado demasiado fuerte para ser una víctima (soberbia). ¡Pero qué equivocada estaba!

Todo lo que no se reconoce con franqueza y valentía pasa a formar parte de nuestra hermosa y densa oscuridad, territorio implacable y "maldito" del jaguar, tan negro como la noche más negra... Decía el otro día el eminente astrólogo Tito Macià en su blog que jamás había oído un sonido tan ancestral, profundo y terrorífico como el rugido del jaguar en plena selva sudamericana. ¡Bienvenido al club, maestro Tito, de los que buceamos en los abismos en busca de respuestas!

El mail que mi amiga/maestra (todos, hasta nuestros "enemigos", son nuestros maestros) me envió, muy acertadamente y a propósito de.., decía así:

"Nunca nada, ni nadie, va a llenar tu existencia hasta que vos aparezcas rotundamente, definitivamente, en tu propia vida, como el héroe de tu película, el protagonista de tu historia de amor.

¡Ya no hay excusa! No podemos depender del otro para que nos llene el vacío interno, somos responsables de generar por nosotros mismos una vida que se llame vida.

“Gozas de una felicidad verdadera cuando descubres que nadie es responsable de cómo te sientes. Si crees que los otros son responsables de tus sentimientos, eres un verdadero esclavo, porque no puedes controlar sus conductas o sus sentimientos.” ABRAHAM HICKS

Somos valiosos simplemente por estar vivos. Como dice la frase de Osho: "No importa que te amen o te critiquen, te respeten, te honren o te difamen, que te coronen o te crucifiquen; porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo".

Recordemos que la mejor relación siempre es con uno mismo. Si en una relación experimentamos indiferencia, rechazo, hasta incluso mal trato, eso nos está claramente reflejando que no nos estamos amando lo suficiente como para decidir con firme convicción tener relaciones de amor, de empatía y gozo.

“Hay dos formas de soledad: una que es la soledad del aislamiento, con su desesperación, tristeza y separación de todo y de todos, y la otra, que es la soledad madura del hombre libre, que al no depender de nada ni de nadie, está relacionado con todo.” KRISHNAMURTHI

Siendo conscientes que todo lo que experimentamos afuera es un reflejo de nuestro interior, tenemos que ser responsables de lo que elegimos pensar, sentir y actuar en nuestras vidas cada día. Las relaciones que atraemos hablan mucho de nuestro interior. Sonriamos, amemos y sepamos que somos los creadores de nuestra propia realidad.

Cada persona que encontramos en nuestro camino es una oportunidad de aprender. Si hay alguien en tu vida con quien te es más difícil relacionarte, míralo como tu maestro, porque es quien te muestra el límite de tu amor, hasta dónde eres capaz de amar a alguien.” DOGEN"
--------------------------------------------------------------------------------------------
Pues amiga, tengo que reconocer que en todos estos puntos, estoy absolutamente de acuerdo con "vos" ;-)

Te pueden estar jodiendo vivo, te lo aseguro, y disculpa mi lenguaje pero prefiero hablar claro que con sutilezas y otras rimbombancias (hay que ver luego dónde acaban las mieles y las rondallas), y no darte cuenta hasta que pase mucho, mucho tiempo, y tu agujero espiritual, físico y mental tenga ya las proporciones de un estadio olímpico. Te pueden haber estado sorbiendo la médula por años, por siglos, y tú ni enterado.

Sí, sí: los malos tratos psicológicos son un fenómeno de larga duración, y la mayoría de las veces ni siquiera el afectado se da cuenta de hasta qué punto se encuentra sometido. ¡Pero sus consecuencias pueden ser más graves y duraderas en el tiempo que una agresión corporal! Los sufren hombres y mujeres, gente de todas las edades, raza, credo o condición. Tan sólo hace falta una cosa para recibirlos: tener conciencia de víctima de forma consciente o incosciente. El rechazo a ser una víctima no te salva del problema: ¡muy al contrario, lo acentúa! Así que ojito al dato, porque éstas son las señales:

- Quien abusa de ti (hombre o mujer) toma decisiones que te conciernen por su cuenta, y luego pretende que las aceptes sin rechistar.
- Utiliza magistralmente el argumento de la lógica y de la razón para imponer su criterio y sus ideas.
- Los gritos descontrolados y los insultos tratan de conseguir tu sumisión y tu obediencia incondicional.
- Utiliza a veces un tipo sutil de manipulación emocional que genera confusión y dudas, muy difícil de detectar.
- En ocasiones descalifica y desautoriza a su víctima, para minar su fortaleza tratando de llenarle de sentimientos de inferioridad con respecto al abusador.
- En otros momentos, cuando sabe que "se ha pasado de rosca" y existe el peligro de que su víctima pueda cansarse y largarse, utiliza el argumento contrario, intenta generar lástima y se hace a su vez pasar por víctima ante el abusado, con lo que te hace sentir culpable.
- Arrepentimiento luego de la agresión (suele justificar su actitud y se muestra calmado, sumiso y muy abierto al diálogo).

En el caso de los hombres que someten a mujeres, además:

- Ignoran, minimizan o minusvaloran los sentimientos, valores, creencias, ideas y razonamientos lógicos de su pareja.
- En ocasiones, incluso de forma sutil (aquí hay que observar y mucho, por cierto), ridiculizan o insultan a otras mujeres, sobre todo las que considera "de rango inferior" a él por algún motivo, o ponen en evidencia a antiguas ex-parejas.
-  En cuanto siente rebelión por parte de sus sometidas, critica, grita o insulta, y en ocasiones, las humilla en privado o en público.
- Controla todas las decisiones, y también el dinero (incluso aunque lo gane ella).
- Con frecuencia dice que va a abandonarla, o la invita a que ella se largue de su vida. En otros casos, amenaza con suicidarse si tú le abandonas.
- Manipula continuamente con mentiras y contradicciones, oculta sus verdaderas intenciones y actividades, y es capaz de llegar a mentir descaradamente a pesar de saber que está ejerciendo un terrible daño moral, o de que te está haciendo sentir muy, muy culpable.

La primera fase de la retrogradación de Mercurio ha finalizado: hoy comienza la segunda parte, que es, si cabe, aún más interesante.

Arriba en pantalla podéis ver un vídeo que armé hace ya dos semanas, para conmemorar el primer aniversario del terrible terremoto y posterior tsunami que en 2011 asoló Japón. Esta desgracia se llevó por delante, en 2011 y luego, un año después, muchas, muchas, demasiadas cosas que ya hubiera debido hace tiempo tener yo olvidadas... Pero finalmente, y gracias a Dios, siento que se ha cumplido el plazo, que el reinado de los cobardes está llegando a su fin, porque he decidido desterrarlos a todos, uno por uno, de mi vida y para siempre. Al fin y al cabo, ¿qué son, sino reflejos asombrosos de mi propia cobardía, que ya afronté?

El domingo acaba para mi por fin el periodo de purificación de 21 días de Shoden.., ¡gracias Joan, gracias Japón!

Hace justo 10 años, de viaje por cierta provincia española con mi madre (mi Luna), casi pierdo la vida (la mía y la suya) en un adelantamiento mortal que llevé a cabo por mi mala cabeza, y por segundos un camión no se nos llevó a las dos por delante... Estaba alterada y en muy malas condiciones físicas y psíquicas, muy poco recomendables para conducir, porque permití que un pobre diablo, al que el Universo colme de bendiciones por todo lo que me enseñó, se dedicara a ponerme los cuernos con toda hija de vecina que encontrase en su camino, aunque yo estaba perfectamente enterada (como siempre, por cierto). Hoy, por casualidades del destino, vuelvo a ese mismo lugar con mi madre (mi Luna).., y esta vez, sí que pienso dar por bien terminada la lección, y cerrar el bendito círculo para siempre.

Esta mañana, durante mi sesión de reiki diaria, tomé en mi mano derecha la aguja verde botella de mi cuarzo prasio, nacido y crecido en la paradisíaca isla mediterránea de Serifos, y permití que cerrara los límites de mi sempiterna herida espiritual que lleva perdiendo energía y doliéndose de su derrota y de su humillación durante meses, años, siglos, milenios... Eso se llama cirugía etérica, y puede llegar a ser muy efectiva, por cierto. Ah.., recuerdo ahora, no sé por qué, que precisamente Serifos era la cuna del héroe griego Perseo, aquel que mató a la temible Medusa y que liberó a Andrómeda de sus cadenas.

... El otro día vi, desde mi interior, un mar enorme lleno de medusas de las cuáles debía escapar, y un medallón que aún llevaba al cuello y que era una carga inmensa y que arrojé al mar.., y a un hombre que era casi como Perseo, y que se me llevaba por los aires, lejos, muy lejos de allí...

Así que ya sabes, lector: ante todo, obsequia con tu ausencia a quien no valora tu presencia. ¡No permitas ni por un segundo que nadie, nadie, te mancille o te humille, bajo forma alguna! ¡Lárgate de ahí sin mirar atrás antes de que sea demasiado tarde!

Estás en tu derecho.

Y recordad, recordad siempre: una vez que se empieza el melón, a saber cómo se termina... Se conoce siempre cómo empiezan las cosas, pero no se sabe nunca cómo acaban. ¡Espabilad!

Durante 17 días estaré semiausente porque me han encargado varios trabajos de enjundia que quiero cumplir como se merecen.., aprovecharé la segunda fase de la retrogradación de mi planeta gobernante para sacar en las redes sociales algunos de los post que más me ha gustado escribir desde este blog, y que posiblemente muchos de vosotros no habéis visto aún, por ser lectores nuevos... ¡Podéis seguir escribiéndome y llamándome los que lo necesitéis, ya me pondré en contacto con vosotros en cuanto pueda!

¡Besotes y buen fin de semana, hijos todos de la Vida!

jueves, 22 de marzo de 2012

La doble cara de la envidia

























Es curioso cómo tendemos siempre a proyectar sobre los demás la parte más oscura que se esconde en el interior de nosotros mismos... Aprendí esa dura, dura lección en el último curso de Registros Akáshicos que superé hace poco. Me costó muchísimo asumirlo, la verdad, pero lo hice. ¡Y a conciencia!

Y no sólo eso: también asumí que lo que uno proyecta puede ser, también, la necesidad de pulir y dejar atrás una serie de defectos de carácter que nos plantean problemas de diversa índole, aunque no seamos completamente conscientes de ello. La forma de conseguirlo es plantearnos en la "vida real" toda una serie de conflictos más o menos inconscientes, que toman la forma de diferentes luchas de poder, intrigas, cabreos, movidas, enfrentamientos y disputas varias con el de enfrente.

Antes se llamaban pecados capitales; yo prefiero considerarlos vicios morales. Para los psicólogos y terapeutas holísticos, se trata de sentimientos destructivos que, al final, acaban haciendo daño a la persona que los emite. Algunos, inconfesables, no los reconoceríamos ni sometiéndonos a tortura: está demostrado que nos consideramos mucho, mucho más virtuosos de lo que somos en realidad. Y eso se debe a una cuestión de mera supervivencia: nuestra propia autoestima depende de la imagen que nos representamos acerca de nosotros mismos.., pero si se nos caen "los palos del sombrajo", y nos vemos obligados a aceptar el tipo de "monstruíto" que seguramente reside en nuestro interior, entonces, ¿qué, eh? No nos salva ni El Guerra... Esto se ve claramente en el hecho de que, por lo general, los vicios, pecados o como queramos denominarlos, llamados "carnales" (como la lujuria, la gula o la pereza), son tratados por la sociedad de forma mucho más condescendiente que los llamados "espirituales": sobre todo, la ira y la envidia.

Tengo que aclarar que, en cuanto a estos dos pecados, la Naturaleza me ha dotado extraordinariamente para el primero (que debo controlar si no quiero que, literalmente, me mate) y más bien poco o nulamente para el segundo... Sin embargo, desde un punto de vista holístico, la envidia es, según me cuentan otros terapeutas con mucho recorrido ya, el más perverso e imperdonable. Es el que tiene mayor poder corrosivo, tanto para el que lo emite como para el objeto de su envidia. Además, este vicio está entrelazado con todos los demás de mil y tortuosas maneras. Y por si fuera poco, ni siquiera deja espacio al placer, ya que el único placer que encuentra la persona que envidia es la destrucción y el mal del envidiado mismo.

Me sorprendió muchísimo cuando hice el último curso de Shoden (reiki nivel 1 en el sistema japonés tradicional), y mi maestro, Joan Piquer, empezó a hablarnos de técnicas para "la autoprotección psíquica"... La verdad, nunca me ha dado por la autoprotección psíquica en toda mi vida, y me alucinó cuando él empezó a recalcarnos muchísimo sobre esta cuestión. De hecho, mi profe da un Curso de Autodefensa Psíquica aparte de sus cursos de reiki: tal es la importancia que él otorga a todo esto de neutralizar la mala onda, porque según nos contó, lo ha experimentado en carne propia, y de parte de algunos compañeros reikistas, ¡nada menos! ¡Joder con los espiritualoides, como dicen ya varios amigos míos, con muy buen criterio!

En realidad, los ataques psíquicos (conscientes o no) debidos a la envidia tienen mucho que ver con la valoración ruinosa que a sí mismo se autootorga el envidioso... ¿Qué es la envidia? Pues una especie de tristeza, incomodidad o malestar del envidioso, al pensar que no posee el bien, físico o no físico, que supuestamente sí que tiene el envidiado. Si la cosa avanza, se llega a un punto en el que se desea, incluso, que el envidiado "no posea el bien". Entonces, estaríamos hablando ya de envidia malsana, en contraposición con la "envidia sana", que es cuando tenemos más bien admiración por el envidiado. Todo este círculo de envidias, deseos insatisfechos y bajas pasiones tiene mucho que ver con la manía del ser humano por compararse con el prójimo para evaluar su propio bienestar.

Para que a uno le envidien, pues, no es necesario que exista una superioridad real con respecto al envidiado: sólo hace falta que el envidioso sí lo crea superior. Así pues, la raíz del problema radica en la autoestima del envidioso, muy doblegada, pero este particular el envidioso no está dispuesto a reconocerlo, ni siquiera a sí mismo. Por eso también la envidia se oculta y se niega tenazmente. La envidia es una de las pasiones más cobardes y vergonzosas, que el envidioso se niega, por lo general, a admitir. Sin embargo, asumirla representaría el primer paso en la curación espiritual del envidioso, que podría abandonar, así, sus accesos de cólera, su descontento pasivo, su agobiante afán de competitividad constante y su tendencia a la calumnia, de una forma rápida, sana, serena y muy efectiva para su alma.

Hay que saber, por cierto, que el perfil del envidiado también obedece a una serie de constantes... En general, suele ser de una edad similar al envidioso; desea lo mismo que el envidioso, es decir, suele tener los mismos o parecidos objetivos; y tiene algo que el envidioso ve factible poseer o alcanzar.

Como no me he hecho el curso de defensa psíquica con Joan, ni me dedico a los rituales contra la envidia y otros procesos raros relacionados con las tormentas espirituales que sacuden nuestra existencia, no puedo ofreceros hoy recetas mágicas para que extirpéis este auténtico cáncer moral de vuestras vidas... Ahora, lo que sí puedo recomendaros es que miréis con lupa, con mucho ojito, a vuestro alrededor, porque el insano dios de doble faz puede ocultarse donde menos lo esperéis, y saltar cuando tengáis la guardia más baja. Para empezar, debéis poner límites claros y precisos a vuestro "abusador interno" (sí, sí, ése que permite que os mancilléis continuamente, ya sea a manos de otras personas, como de vosotros mismos). Mientras yo no deje de manipular, no podré parar en seco al "amigo" que me envuelve con su manipulación. Como se explica claramente en este interesante artículo sobre las "amistades peligrosas", que posteo aquí: "mientras no confronte cada una de mis máscaras y cada una de las voces de mi ego, no podré más que someterme a la dinámica reflejo de amigos que me recuerdan mi carencia y no mi ser. Cada uno de mis amigos buenos o malos son una oportunidad para confrontar, para dejar de ser confluente, para exigirme y también para ayudarme a desarrollar valores que nos permitan alcanzar una ética de la amistad gracias a la cual crezcamos los dos, en vez de seguir huyendo".

En fin... Sólo puedo desear: "así sea". Y eso sí, os posteo este pequeño "ritual" de primavera (esta vez sí) que encontré en este enlace, para todos aquellos que gustéis de conjuros y otras magias (ya sabéis que no es mi caso, salvo en circustancias muy, muy especiales). ¡Espero que os guste y que, simbólicamente, os ayude a llevar luz a vuestras relaciones con todos nuestros semejantes!

Material necesario para el ritual de primavera
  • - Una lata
  • - Papel ya usado cortado en 40 tiras
  • - Lápiz, bolígrafo o rotulador para escribir
  • - Cerilla o mechero
  • - Una judía, frijol o habichuela (también sirve una lenteja o un garbanzo)
  • - Tres puñados de tierra fértil
  • - Un cuarto de vaso de agua
 Realización:
  • Toma un periódico en desuso o un papel que ya no vayas a usar y corta cuarenta pequeñas tiras de papel.
  • Piensa en diez personas y escribe el nombre de cada una en una tira.
  • Ahora toma las otras 30 tiras y escribe en ellas lo malo que sueles decir de esas personas.
  • Toma la lata y llénala con dos puñados de tierra fértil.
  • Toma una judía –fríjol, habichuela, etc- y envuélvela en las diez tiras con los nombres de las personas.
  • Moja la judía envuelta en las tiras con los nombres de personas en agua y deposítala encima de la tierra fértil de la lata.
  • Quema las treinta tiras con las maledicencias y echa sus cenizas encima de la judía en la lata.
  • Echa otro puñado de tierra y riégala un poco.
  • Ponla en un lugar visible de tu vida cotidiana y espera que germine.
Esa germinación expresa la vida que sale de aquellas partes de nuestra vida que acallamos, que corregimos, que abandonamos, que vencemos por amor. Continuamente en nuestra vida hay aspectos de nuestro hacer que hay que abandonar para dejar paso al amor.

CONVERSIÓN POR AMOR.


miércoles, 21 de marzo de 2012

Limpieza natural en el hogar por poco dinero



















Ésta es la foto de uno de los jabones que hice y que más me gustan, por los resultados excepcionales que dan en la piel. Está constituido por aceite de olivda, aceite de coco, flores de caléndula, miel y esencia de limón. ¡Una auténtica gozada para el cuerpo!

En cuestión de aseo personal, tengo que decir que me gusta muchísimo tanto el aceite de monoi, como la rosa mosqueta. En piel y cabello (además del argán, por supuesto, otra maravilla de la natureleza), ¡dan unos resultados increíbles!

Hay muchas formas de limpiarnos a nosotros mismos y a nuestras casas sin tener necesariamente que pasar por toda la retahíla de compuestos químicos (más o menos tóxicos) del mercado... Por ejemplo, he descubierto que el bicarbonato es un excelente aliado para limpiar suelos, baños, azulejos, hornos e incluso la ropa. El vinagre es otro de esos grandes desconocidos. Aparte de que de muchos es sabido que aclarar el pelo con agua fría y un chorrito de vinagre le da un brillo espectacular (y espanta a los piojos y otros bichos indeseables, por si acaso), también es excelente como limpiador y desinfectante en el hogar. El vinagre elimina la cal en los sanitarios con suma facilidad, así como la grasa y las manchas. Además, suaviza, blanquea y fija todos los colores de las telas (en agua fría, por supuesto).

Para los que no queréis seguir dándole a la lejía, el bórax es un atractivo sustituto. Al igual que la lejía, limpia, desinfecta, desodoriza, elimina manchas y blanquea muchísimo la ropa (doy fé, si hay algo que me molesta es el amarilleado de la ropa blanca). Otro poderoso blanqueante es el zumo de limón, que además desodoriza y perfuma. Y por supuesto, tenemos que tener siempre en cuenta el jabón natural, la sal y el vapor de agua a presión, que desincrusta cualquier tipo de suciedad, por agarrada que esté.

Las siguientes recetas (sólo pongo algunas) las he extraído de un artículo firmado por Rosa Casas, terapeuta y psicóloga colegiada del Centro Médico Princesa, publicado en la revista Espacio Humano:

- Limpiador multiuso natural: a 2 cucharadas de bicarbonato sódico se les añade 2 litros de agua caliente en un recipiente... En otro recipiente, se pone una cucharada de vinagre y dos cucharadas de esencia de árbol del té (como es muy caro, la autora propone también añadir en su lugar una mezcla de aceites esenciales de pino, eucalipto y lavanda). Se mezcla bien el contenido de ambos recipientes, se agita antes de usar, y se puede usar ya para fregar el suelo (añadiendo un chorrito tan sólo en el agua de fregar, ya que es muy concentrado), o también (más o menos diluído y con un pulverizador) para lavar múltiples superficies y quitar el polvo.

Limpiador de baño: se mezcla un tercio de una taza de vinagre con dos tercios de una taza de agua. Se añaden dos cucharaditas de aceite esencial de árbol del té (o como antes, de varios aceites esenciales como clavo, pino o eucalipto), se agita antes de usar, y sirve para pulverizar sobre las superficies, dejando actuar durante 20 minutos, y después aclarando bien.

- Limpiador de cristales y espejos: se añaden unas cucharadas de vinagre en 2 tazas de agua caliente. Alternativamente, poner una cucharadita de bicarbonato en 2 litros de agua tibia, y frotar con una gamuza. Se seca con un papel o un paño.

- Desatascador de tuberías: éste me hubiera venido genial a mi el otro día, antes de leer el artículo, lo probaré a la próxima... Se echa media taza de bicarbonato en el desagüe así, tal cual, seguida de media taza de vinagre. Se pone el tapón y se deja actuar durante 15 minutos. Luego, se añade agua hirviendo generosamente. ¡Barato y más fácil que comer con cuchara!

- Lavar la ropa: es útil el jabón natural rallado, disuelto en agua hirviendo. También podemos añadirle bicarbonato. Para blanquearla, y esto sí que lo he probado muchas veces y funciona muy bien, añadirle vinagre, bórax o bicarbonato (media taza de uno sólo de ellos por colada).

- Ambientador natural: disolver una cucharada de bicarbonato en medio litro de agua caliente, y se le añade 5 ml de zumo de limón. Se puede añadir a esta mezcla algunas gotitas de algún aceite esencial de tu gusto.

- Abrillantador de muebles: un poco de zumo de limón con vinagre y aceite de oliva constituye un estupendo abrillantador. Si lo que deseamos es embellecer un suelo de madera, se puede usar una mezcla de aceite y vinagre. Para encerar, podemos emplear cera de abejas y aceite de oliva.

- La limpieza de metales se solventa frotando con vinagre y sal (para el latón y el cobre), o con bicarbonato o dentrífico para la plata (servidora ha usado siempre el dentrífico restante que queda en los tubos casi vacíos, y queda estupenda).

En fin.., para terminar este post, os subo también una receta para elaborar un jabón multiusos natural que me pasó la lista de suscripción del blog Josep Pàmies, al cual, a su vez, se le pasó Montse Tomás, una emprendedora que elabora todo tipo de productos naturales, y a la que podéis escribir a su correo electrónico, montsetomas1@yahoo.es, y a la que también podréis contactar a través de la web de Dulce Revolución... ¡Espero que os guste y os sea de utilidad! Yo la he probado y es la base que utilizo para mis jabones, y sale tal cantidad, que os aseguro que merece la pena el trabajo realizado...

MANERA DE ELABORAR EL JABÓN MULTIUSO NATURAL

Ingredientes para 1kg de jabón:

Aceite de oliva virgen- 700gr
Agua (mejor si es destilada)- 218gr
Sosa (de al menos 99% de pureza) – 85gr
Avena en polvo (copos de avena triturados con el molinillo) – 20gr
Empezamos pesando los ingredientes, preferiblemente con una balanza digital.
En un recipiente, sobretodo que NO sea metálico (a no ser que sea de acero inoxidable), ya que reacciona con la sosa, ponemos el agua y vamos añadiendo poco a poco la sosa, removiendo con cuidado hasta que esté disuelta y el líquido sea transparente.
En otro recipiente, por ejemplo una palangana pequeña, ponemos el aceite y después la mezcla de sosa y agua y empezamos a batir. Esto lo podemos hacer con una cuchara, unas varillas o con la batidora (”turmix”); ésta última es la manera mas rápida, ya que con la cuchara podemos estar horas.
Cuando la mezcla está ligada, tipo mayonesa clara, le añadimos la avena en polvo, mezclamos bien y la echamos al molde, que si es de madera o cartón hay que forrarlo con papel de horno, acetato u otro para que no se pegue.
Pasadas unas horas el jabón solidifica y ya se puede cortar. Para que pueda completar la saponificación se deja en sitio oscuro y fresco un mínimo de cuatro semanas.
Medidas de seguridad : para la elaboración de jabón hay que tener precaución ya que la sosa es muy cáustica, y es conveniente usar guantes y gafas de seguridad.

martes, 20 de marzo de 2012

La estrella de ocho puntas y su simbolismo esotérico

























Ante todo, daros las buenas tardes y felicitaros a tod@s el equinoccio de primavera/otoño, ¡según sea el hemisferio desde el que me estáis leyendo! Como sabréis, se trata de la fecha en la que, por encontrarse el Sol en el ecuador del planeta, los días y las noches igualan su duración en toda la Tierra. En nuestro caso, y según los datos del Observatorio Astronómico Nacional de España, la primavera durará 90 días y 18 horas, y terminará el próximo día 20 de junio, dando comienzo el verano.

Pero no he venido aquí hoy a hablaros de astrología ni de astronomía, sino de un símbolo que me regalaron en un colgante de plata el otro día (¡gracias, gracias!), y que curiosamente, aunque lo había buscado por todos los sitios, no lo había encontrado ni muerto ni vivo... Me refiero a la estrella de 8 puntas, que lleva acompañándonos en este complicado devenir terrestre desde los tiempos de los sabios de la vieja Mesopotamia.

Es bastante conocido que, para los pitagóricos griegos, el número ocho simbolizaba la perfección, mientras que, para los primeros cristianos, representaba la regeneración de las almas. La estrella de ocho puntas y la flor de ocho pétalos han adornado desde los orígenes el velo y los ropajes de la Virgen, tanto en los iconos bizantinos como en los griegos. Según varios autores, el simbolismo de esta estrella tiene gran relación con el propio del número 8 en sí, cuya forma simboliza el nudo sin fin, el Infinito.

La "octava superior", un concepto que manejamos mucho tanto en astrología, como en música y otras disciplinas holísticas, tiene mucha relación también con este símbolo... Se trata de la función alquímica de la "transmutación", es decir, convertir algo en otra cosa de función más elevada, pero sin que la cosa en sí deje de ser lo que en su naturaleza previa ya es. Nuestros antepasados consideraban que los planetas ocupaban diferentes niveles de "evolución", también conocidos como "esferas", y que por encima de ellos se encontraba otra esfera, la de las "estrellas fijas". La Luna, por ejemplo, era el primer mundo que se encontraba por encima de la Tierra (un concepto que también encontramos en la Cábala), y musicalmente, representaría la primera nota, y también la más baja.

El triángulo y el cuadrado son los símbolos que representan, respectivamente, al Fuego y a la Tierra... Simbolizan, igualmente y respectivamente también, tanto el espíritu como el cuerpo. Al margen de otros significados, la estrella de 8 puntas engloba, de una forma matemática y simbólica, la concrección del alma como espíritu que, habiendo autorreconocido su inmortalidad, habiendo regresado y vencido a la muerte, y habiendo transmutado sus errores y sus pecados, regresa al mundo con el fin de ayudar y enseñar a sus semejantes. El espíritu, el alma, una vez adquirida la "confirmación" de su maestría, puede llevar su visión del mundo espiritual hacia abajo, sin ser puesta en peligro. En este estado, el alma es de nuevo recentrada en la materia, pero esta vez en completo equilibrio (representado por la estrella de ocho brazos).., y desde aquí os digo, ¡ay de los que os tratan de obligar a desligaros de la materia!.., puesto que éste es nuestro mundo aquí y ahora, y es aquí y ahora donde tenemos que llevar a cabo nuestra experiencia de Dios.

Existen en la iconografía mundial muchas, muchas representaciones distintas de la estrella de ocho brazos... Desde los tiempos de Mesopotamia y Babilonia, las gentes de Tartessos, de Grecia, de Egipto y Bizancio, los árabes de la Península Ibérica, los persas, y posteriormente los caballeros del Temple, de Malta, de San Juan y Teutónicos, usaron y representaron este símbolo casi hasta la saciedad. Esta estrella, que contiene la fuerza primordial y precisa de la Voluntad sin límites, nos recomienda "descubre tu verdadera Voluntad, y llévala a cabo, le pese a quien le pese". Es un entrelazado sin fin, un símbolo de la Vida sin límite, aquí y ahora.

Por tanto, la estrella de 8 puntas es uno de los distintivos más absolutos de realización espiritual. No os dejéis llevar por vuestros demonios internos, los tiempos son difíciles, y los que son más débiles y están más perdidos tratarán de extraviaros, por medio de todo tipo de ataques. No les prestéis atención: sólo son sonidos de sollozos de almas atormentadas en la noche...

Fijad vuestras pupilas en la estrella de 8 puntas que brilla en lo alto, y proseguid vuestro camino.

¡Saludos!



viernes, 16 de marzo de 2012

Offerum: rebajas que pueden salirte caras


















Bueno: tenía previsto escribir hoy, a petición, sobre algunas recetas naturales para la limpieza del hogar, pero no tengo más remedio que contaros este caso, para aviso de navegantes...

... No tengo ninguna intención de hacerles la puñeta a esta gente, pero creo que, dado que al país entero se le están exigiendo últimamente fuertes sacrificios en cuestión monetaria, pienso que es necesario que los ciudadanos, en justa correspondencia, tengamos cada vez más cuidado con quienes nos gastamos los dineros, por así decir. Mucha gente se está dando cuenta de esto en los últimos tiempos, y está empezando a dejar de "tragar" y a poner constantes reclamaciones a Consumo cuando los productos y/o servicios que se adquieren no se ajustan a lo que en principio se ofrecía.

En Navidades, adquirí en el portal Offerum (para los que no lo sepáis, un website que aglutina un sinnúmero de ofertas y descuentos, en principio muy interesantes) un cupón para regalar a mi hermano por Reyes, que consistía en un masaje en Pa Kua Madrid (calle Santa María de la Cabeza, 77). Como la cosa laboral, por causas que ya todos conocemos, se ha ido deteriorando muchísimo en los últimos meses y a mi hermano le han cambiado 2.000 veces de turno y a punto a estado de perder su trabajo (gracias a dos, no ha sido así), le ha sido imposible canjear este cupón.

Al darme cuenta yo de que el cupón caducaba, se lo pedí, ofreciéndole otro regalo a cambio, para ver si al menos podía aprovecharlo yo u otra persona, dado que no es nominativo.

Como exigían las instrucciones para el canjeo del masaje, intenté ponerme en contacto con la empresa que suministra el servicio (Pa Kua Madrid) en los dos teléfonos que indicaba dicho cupón, siendo totalmente imposible, porque estos teléfonos no existen. He intentado contactarles por otro teléfono buscando en Internet, con idéntico resultado, y hace varios días les escribí un correo electrónico al mail que, insisto, figura literalmente en el cupón, sin haber obtenido respuesta hasta el momento.

Después de esto, y dado que ya me llegó el aviso de alerta de que el cupón caducaba y aún no lo había consumido, me puse en contacto con el servicio de atención al cliente de Offerum vía mail (también tienen un servicio de atención telefónica 902, pero además de que mi religión me impide utilizar este tipo de teléfonos, quería que constase por escrito); los de Offerum, entonces, me facilitaron otra cuenta de correo, a la que escribí con idéntico resultado: No obtuve respuesta tampoco hasta la fecha.

Después de esto, envié a alguien el pasado día 14 de marzo personalmente al centro Pa Kua Madrid (ya que, como muchos sabéis, estoy todavía de baja y muy coja), con la incomodidad que supone esto ya que todos tenemos mucho trabajo, y no con el fin de elevar una queja, sino de intentar resolver el tema y efectuar por fin la reserva. Según me han contado de primera mano, hicieron caso omiso y no dieron ninguna explicación de por qué era imposible contactar con ellos. ¡Por otro lado, tampoco se pudo hacer la reserva!

Al llegar allí mi enviado, dijeron que la única posibilidad de reserva que existía, en el plazo que hay hasta la caducidad del bono, era el día 2 de abril a las 10 de la mañana. Al responder que nos resulta imposible acudir por las mañanas, dijeron que entonces tendría que ser durante el siguiente mes, y para que no me caducase el bono, solicitaron el código de bono y el de validación.

Se les entregó, y a continuación se les pidió que, entonces, se comprobaran qué fechas tenían disponibles para reservar en abril, a lo que contestaron que eso es imposible, porque aún no tienen abiertas las listas de dichas reservas, y me dijeron que llamase por teléfono a partir del domingo
próximo (día 18 de marzo). Se les pidio entonces un teléfono QUE FUNCIONASE, y contestaron que.., ¡¡¡ no recordaban su propio número de teléfono !!!

Entonces se les pidió una solución, y dieron un correo electrónico a través del cual dijeron que no podía hacer la reserva, pero que podría escribirles para pedirles el teléfono otro día. ¡Cuál fue mi sorpresa que pudimos comprobar que dicho correo era el mismo que nos había facilitado Offerum desde el principio, y del cual todavía, a día de hoy, no tengo ninguna noticia!

Dado todo este periplo, como comprenderéis, amigos, empiezo a tener mis serias dudas de que llegue a disfrutar del servicio que ya pagué por adelantado, aparte del abandono que he experimentado como cliente por la falta de respuestas, que hace que realmente ya no tenga ninguna gana (ni yo, ni nadie) de que me den ningún masaje en el centro en cuestión.

Ayer pedimos una vez más a Offerum que, o bien me restituyan el dinero que he pagado, o bien me den una solución sencilla y rápida ante esta situación. ¡Cuál ha sido mi sorpresa al recibir esta mañana otro correo electrónico, repitiéndome de nuevo que escriba al bendito correo inexistente, sin más explicaciones ni preámbulos!

En fin: no es la primera vez que me ocurre algún tipo de incidencia con Offerum (afortunadamente no con descuentos adquiridos en otros portales por el estilo, pero no creo que sea el momento ni el lugar para hacerles publicidad ahora). Sobre todo se ha dado en estancias de fin de semana o compras en hoteles, que por la gran afluencia de público debido a la oferta, no he podido reservar nunca en las fechas que deseaba. Bueno, hasta el momento no he dicho nada porque al final me he podido poner de acuerdo con el propietario del hostal u hotel en cuanto a las fechas, ¡pero es que al menos, tenían teléfono o una dirección e-mail viable! En este caso, no es así. Si hay problemas para las reservas, porque la gran afluencia impide contratar los servicios hacia el final de la oferta, creo que Offerum debería advertirlo de alguna forma.., en caso contrario, poner en marcha los mecanismos suficientes como para que el cliente no pierda su inversión.., en todo caso, facilitándole la gestión, ¡y no al contrario!

Bueno: yo voy a esperar a que pase el puente de San José, y seguiré intentando escribir al famoso correo, a ver si de una santa vez alguien me hace caso y se pone en contacto conmigo para resolver el tema. En caso contrario, primeramente me veré obligada a no volver a contratar nunca más nada con Offerum, por supuesto, además de interponer ante Consumo la reclamación correspondiente. ¡Os recomiendo que hagáis una y otra vez lo mismo, cada vez que os ocurran hechos de este tipo!

Oye; igual me estoy pasando de lista, y el responsable de Pa Kua me escribe un día de estos desde la Otra Dimensión, citándome tranquilamente y no pierdo mi dinero. ¡Cosas veredes, amigo Sancho! De momento, ya os digo que pinta mal la cosa.., ¡pero espero que pueda arreglarse!

En fin, ya sabéis: de los "escamentaos" salen los "avisaos".., espero que no os haya aburrido demasiado con el cuento, y como el mismo Offerum me indica que "espera que la gestión sea satisfactoria, y que en caso contrario responda a ese correo y me ayudarán todo lo que pueda", les voy a mandar esto que he escrito y que voy a enviar, por cierto, a todas las redes sociales que conozco.., a ver si toman conciencia por su parte también, como constantemente desde todos los medios de comunicación, se nos está pidiendo a los ciudadanos con el tema de la crisis, ¡casi machaconamente, por cierto!

Bueno, wapos y wapas: un saludo, que descanséis lo más posible todos aquellos que podáis disfrutar de este fin de semana laaaargo, y el próximo martes, ¡más y mejor!

Besotes!

jueves, 15 de marzo de 2012

El Maestro y el Inquisidor parte 2

Esta foto que subo aquí corresponde a una representación del acto entre Jesús y el Inquisidor, correspondiente a la obra "Los hermanos Karamazov", de Igor Dostoievsk... Ayer publiqué parte del monólogo del Inquisidor, que es muy interesante bajo mi punto de vista.., y por los mails recibidos, aproximadamente un 95% ha entendido bien de qué iba el rollo.., y el otro 5% no entiende todavía ni papa, ¡no se entera!


Por cierto: no voy a publicar (igual es que el espíritu del Gran Inquisidor me está poseyendo, oshes...) ciertos mensajes ofensivos, insultantes, fuera de lugar, cáusticos, jodidos y totalmente inaceptables que he recibido, en contra de la naturaleza mía que es la de, por lo general, ser muy abierta y publicar aquí cualquier tipo de opinión, aunque sea contraria a la mía... Este blog no es un púlpito para que la peña desparrame sobre él sus frustraciones personales, miedos, odios, o "chungos" varios. ¡Cada cual que se mire su propio ombligo, que es lo que últimamente repito a todas horas!

Sé que la semana anda movidita: lo sé, y lo he experimentado en carne propia... Quiero aclarar que, a pesar de mi carácter fogoso, soy una persona bastante tolerante. ¡Mucho más de lo que parezco! He tenido varios altercados con ciertos individuos en los últimos días, y lo siento mucho pero me reafirmo en mis postura: me veo obligada a hacerlo. Aunque desde el exterior pueda parecer que estoy loca, o que respondo con fiereza, sin ton ni son, a "tonterías", "provocaciones" o a "cosas sin importancia", lo cierto es que llevaba ya bastante tiempo observando extremadas estupideces, manipulaciones, envidias y cosas jodidas por parte de algunos/as, y que ya no estoy dispuesta a tolerarlo; todo tiene un límite, y mi límite se ha manifestado por fin.

Pero, como a pesar de todo lo que se me haya podido acusar, soy más bien tirando a discreta y consecuente, no pienso divulgar a los cuatro vientos lo que ha ocurrido realmente... Tan sólo dos o tres personas de mi confianza lo saben. El resto.., que cada uno se forje su opinión a su gusto, o haga lo que le plazca.

Como ha puesto en su messenger hoy un amigo mío, "farsantes espiritualoides.., realmente dan vergüenza ajena".

¡Sigamos con el circo, pues!
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Y el Gran Inquisidor le dice a Jesucristo:

"Como ves, la primera de la tres preguntas encerraba el secreto del mundo. ¡Y tú la desdeñaste! Ponías la libertad por encima de todo, cuando, si hubieras consentido en tornar panes las piedras del desierto, hubieras satisfecho el eterno y unánime deseo de la Humanidad; le hubieras dado un amo. El más vivo afán del hombre libre es encontrar un ser ante quien inclinarse. Pero quiere inclinarse ante una fuerza incontestable, que pueda reunir a todos los hombres en una comunión de respeto; quiere que el objeto de su culto lo sea de un culto universal; quiere una religión común. Y esa necesidad de la comunidad en la adoración es, desde el principio de los siglos, el mayor tormento individual y colectivo del género humano. Por realizar esa quimera, los hombres se exterminan. Cada pueblo se ha creado un dios y le ha dicho a su vecino: "¡Adora a mi dios o te mato!" Y así ocurrirá hasta el fin del mundo; los dioses podrán desaparecer de la tierra, mas la Humanidad hará de nuevo por los ídolos lo que ha hecho por los dioses. Tú no ignorabas ese secreto fundamental de la naturaleza humana y, no obstante, rechazaste la única bandera que te hubiera asegurado la sumisión de todos los hombres: la bandera del pan terrestre; la rechazaste en nombre del pan celestial y de la libertad, y en nombre de la libertad seguiste obrando hasta tu muerte.

No hay, te repito, un afán más vivo en el hombre que encontrar en quien delegar la libertad de que nace dotada tan miserable criatura. Sin embargo, para obtener la ofrenda de la libertad de los hombres, hay que darles la paz de la conciencia. El hombre se hubiera inclinado ante ti si le hubieras dado pan, porque el pan es una cosa incontestable; pero si, al mismo tiempo, otro se hubiera adueñado de la conciencia humana, el hombre hubiera dejado tu pan para seguirle.
(...)

Tú mismo preparaste tu ruina: no culpes a nadie. Si hubieras escuchado lo que se te proponía... Hay sobre la tierra tres únicas fuerzas capaces de someter para siempre la conciencia de esos seres débiles e indómitos -haciéndoles felices-: el milagro, el misterio y la autoridad. Y tú no quisiste valerte de ninguna. El Espíritu terrible te llevó a la almena del templo y te dijo: "¿Quieres saber si eres el Hijo de Dios? Déjate caer abajo, porque escrito está que los ángeles tomarte han en las manos." Tú rechazaste la proposición, no te dejaste caer. Demostraste con ello el sublime orgullo de un dios; ¡pero los hombres, esos seres débiles, impotentes, no son dioses! Sabías que, sólo con intentar precipitarte, hubieras perdido la fe en tu Padre, y el gran Tentador hubiera visto, regocijadísimo, estrellarse tu cuerpo en la tierra que habías venido a salvar. Mas, dime, ¿hay muchos seres semejantes a ti? ¿Pudiste pensar un solo instante que los hombres serían capaces de comprender tu resistencia a aquella tentación? La naturaleza humana no es bastante fuerte para prescindir del milagro y contentarse con la libre elección del corazón, en esos instantes terribles en que las preguntas vitales exigen una respuesta. Sabías que tu heroico silencio sería perpetuado en los libros y resonaría en lo más remoto de los tiempos, en los más apartados rincones del mundo. Y esperabas que el hombre te imitaría y prescindiría de los milagros, como un dios, siendo así que, en su necesidad de milagros, los inventa y se inclina ante los prodigios de los magos y los encantamientos de los hechiceros, aunque sea hereje o ateo.

Cuando te dijeron, por mofa: "¡Baja de la cruz y creeremos en ti!", no bajaste. Entonces, tampoco quisiste someter al hombre con el milagro, porque lo que deseabas de él era una creencia libre, no violentada por el prestigio de lo maravilloso; un amor espontáneo, no los transportes serviles de un esclavo aterrorizado. En esta ocasión, como en todas, obraste inspirándote en una idea del hombre demasiado elevada: ¡es esclavo, aunque haya sido creado rebelde! Han pasado quince siglos: ve y juzga. ¿A quién has elevado hasta ti? El hombre, créeme, es más débil y más vil de lo que tú pensabas. ¿Puede, acaso, hacer lo que tú hiciste? Le estimas demasiado y sientes por él demasiado poca piedad; le has exigido demasiado, tú que le amas más que a ti mismo. Debías estimarle menos y exigirle menos. Es débil y cobarde. El que hoy se subleve en todas partes contra nuestra autoridad y se enorgullezca de ello, no significa nada. Sus bravatas son hijas de una vanidad de escolar. Los hombres son siempre unos chiquillos: se sublevan contra el profesor y le echan del aula; pero la revuelta tendrá un término y les costará cara a los revoltosos. No importa que derriben templos y ensangrienten la tierra: tarde o temprano, comprenderán la inutilidad de una rebelión que no son capaces de sostener. Verterán estúpidas lágrimas; pero, al cabo, comprenderán que el que les ha creado rebeldes les ha hecho objeto de una burla y lo gritarán, desesperados. Y esta blasfemia acrecerá su miseria, pues la naturaleza humana, demasiado mezquina para soportar la blasfemia, se encarga ella misma de castigarla.

(...)

¿Y el resto de la Humanidad? ¿Qué culpa tienen los demás, los débiles humanos, de no poseer la fuerza sobrenatural de los fuertes? ¿Qué culpa tiene el alma feble de no poder soportar el peso de algunos dones terribles? ¿Acaso viniste tan sólo por los elegidos? Si es así, lo importante no es la libertad ni el amor, sino el misterio, el impenetrable misterio. Y nosotros tenemos derecho a predicarles a los hombres que deben someterse a él sin razonar, aun contra los dictados de su conciencia. Y eso es lo que hemos hecho. Hemos corregido tu obra; la hemos basado en el "milagro", el "misterio" y la "autoridad". Y los hombres se han congratulado de verse de nuevo conducidos como un rebaño y libres, por fin, del don funesto que tantos sufrimientos les ha causado. Di, ¿hemos hecho bien? ¿Se nos puede acusar de no amar a la Humanidad? ¿No somos nosotros los únicos que tenemos conciencia de su flaqueza; nosotros que, en atención a su fragilidad, la hemos autorizado hasta para pecar, con tal de que nos pida permiso? ¿Por qué callas? ¿Por qué te limitas a mirarme con tus dulces y penetrantes ojos? ¡No te amo y no quiero tu amor; prefiero tu cólera!

(...)

Oye, pues: no estamos contigo, estamos con Él...; nuestro secreto es ése. Hace mucho tiempo -¡ocho siglos!- que no estamos contigo, sino con Él. Hace ocho siglos que recibimos de Él el don que tú, cuando te tentó por tercera vez mostrándote todos los reinos de la tierra, rechazaste indignado; nosotros aceptamos y, dueños de Roma y la espada de César, nos declaramos los amos del mundo. Sin embargo, nuestra conquista no ha acabado aún, está todavía en su etapa inicial, falta mucho para verla concluida; la tierra ha de sufrir aún durante mucho tiempo; pero nosotros conseguiremos nuestro objeto, seremos el César y, entonces, nos preocuparemos de la felicidad universal. Tú también pudiste haber tomado la espada de César; ¿por qué rechazaste tal don? Aceptándole, hubieras satisfecho todos los anhelos de los hombres sobre la tierra, les hubieras dado un amo, un depositario de su conciencia y, a la vez, un ser en torno a quien unirse, formando un inmenso hormiguero, ya que la necesidad de la unión universal es otro de los tres supremos tormentos de la Humanidad. La Humanidad siempre ha tendido a la unidad mundial. Cuanto más grandes y gloriosos, más sienten los pueblos ese anhelo. Los grandes conquistadores, los Tamerlán, los Gengis Kan que recorren la tierra como un huracán devastador, obedecen, de un modo inconsciente, a esa necesidad. Tomando la púrpura de César, hubieras fundado el imperio universal, que hubiera sido la paz del mundo. Pues, ¿quién debe reinar sobre los hombres sino el que es dueño de sus conciencias y tiene su pan en las manos?
(...)

¡Comprenderán, al cabo, el valor de la sumisión! Y mientras no lo comprendan, padecerán. ¿Quién, dime, quién ha puesto más de su parte para que dejen de padecer? ¿Quién ha dividido el rebaño y le ha dispersado por extraviados andurriales? Las ovejas se reunirán de nuevo, el rebaño volverá a la obediencia y ya nada le dividirá ni lo dispersará. Nosotros, entonces, les daremos a los hombres una felicidad en armonía con su débil naturaleza: una felicidad compuesta de pan y humildad. Sí, les predicaremos la humildad -no, como Tú, el orgullo. Les probaremos que son débiles niños, pero que la felicidad de los niños tiene particulares encantos.

Se tornarán tímidos, no nos perderán nunca de vista y se estrecharán contra nosotros como polluelos que buscan el abrigo del ala materna. Nos temerán y nos admirarán. Les enorgullecerá el pensar la energía y el genio que habremos necesitado para domar a tanto rebelde. Les asustará nuestra cólera, y sus ojos, como los de los niños y los de las mujeres, serán fuentes de lágrimas. ¡Pero con qué facilidad, a un gesto nuestro, pasarán del llanto a la risa, a la suave alegría de los niños! Les obligaremos, ¿qué duda cabe?, a trabajar; pero los organizaremos, para sus horas de ocio, una vida semejante a los juegos de los niños, mezcla de canciones, coros inocentes y danzas. Hasta les permitiremos pecar -¡su naturaleza es tan flaca! Y, como les permitiremos pecar, nos amarán con un amor sencillo, infantil. Les diremos que todo pecado cometido con nuestro permiso será perdonado, y lo haremos por amor, pues, de sus pecados, el castigo será para nosotros y el placer para ellos. Y nos adorarán como a bienhechores. Nos lo dirán todo y, según su grado de obediencia, les permitiremos o les prohibiremos vivir con sus mujeres o sus amantes y les consentiremos o no les consentiremos tener hijos. Y nos obedecerán, muy contentos. Nos someterán los más penosos secretos de su conciencia, y nosotros decidiremos en todo y por todo; y ellos acatarán, alegres, nuestras sentencias, pues les ahorrarán el cruel trabajo de elegir y de determinarse libremente.
 

(...)

Los felices se contarán por miles de millones, y habrá cien mil mártires del conocimiento, exclusivo y maldito, del bien y del mal. Morirán en paz. pronunciando tu nombre, y, más allá de la tumba, sólo verán la oscuridad de la muerte. Sin embargo, nos lo callaremos; embaucaremos a los hombres, por su bien, con la promesa de una eterna recompensa en el cielo, a sabiendas de que, si hay otro mundo, no ha sido, de seguro, creado para ellos. Se vaticina que volverás, rodeado de tus elegidos, y que vencerás; tus héroes sólo podrán envanecerse de haberse salvado a sí mismos, mientras que nosotros habremos salvado al mundo entero. Se dice que la fornicadora, sentada sobre la bestia y con la "copa del misterio" en las manos, será afrentada y que los débiles se sublevarán por vez postrera, desgarrarán su púrpura y desnudarán su cuerpo impuro. Pero yo me levantaré entonces y te mostraré los miles de millones de seres felices que no han conocido el pecado. Y nosotros que, por su bien, habremos asumido el peso de sus culpas, nos alzaremos ante ti, diciendo: "¡Júzganos, si puedes y te atreves!" No te temo. Yo también he estado en el desierto; yo también me he alimentado de langostas y raíces; yo también he bendecido la libertad que les diste a los hombres y he soñado con ser del número de los fuertes. Pero he renunciado a ese sueño, he renunciado a tu locura para sumarme al grupo de los que corrigen tu obra. He dejado a los orgullosos para acudir en socorro de los humildes. Lo que te digo se realizará; nuestro imperio será un hecho. Y te repito que mañana, a una señal mía, verás a un rebaño sumiso echar leña a la hoguera donde te haré morir, por haber venido a perturbarnos. ¿Quién más digno que Tú de la hoguera? Mañana te quemaré. Dixi.

El Inquisidor calla. Espera unos instantes la respuesta del preso. Aquel silencio le turba. El preso le ha oído, sin dejar de mirarle a los ojos, con una mirada fija y dulce, decidido evidentemente a no contestar nada. El anciano hubiera querido oír de sus labios una palabra, aunque hubiera sido la más amarga, la más terrible. Y he aquí que el preso se le acerca en silencio y da un beso en sus labios exangües de nonagenario. ¡A eso se reduce su respuesta! El anciano se estremece, sus labios tiemblan; se dirige a la puerta, la abre y dice:

-¡Vete y no vuelvas nunca..., nunca!

Y le deja salir a las tinieblas de la ciudad. El preso se aleja..."


miércoles, 14 de marzo de 2012

El Maestro y el Inquisidor parte I

Bueno, en fin: he tenido que sufrir algún que otro inconveniente para llegar a comprender por fin el por qué a algunas personas no les funciona eso tan buscado del satori, el "despertar espiritual", por más cursos, lecciones o maestros que tomen o que reciban... ¡O que impartan, o que enseñen, que también los hay! (¡no sabéis cuántos/cuántas en estos tiempos estresantes, confusos y raros del Buen Rollito y el Advenimiento de la próxima (¿próxima?) Era de Acuario!).

He hablado con unos cuantos mucho más inteligentes y sabios que yo, y me han tranquilizado y convencido (con lo difícil que es convencerme...). Me han explicado la diferencia entre lo que es un gurú (por lo general, un ciego al que otros más ciegos que él siguen, cuasi venerándolo, renunciando a su libertad y a su responsabilidad en pos de la comodidad y cierta conciencia tranquila) y un auténtico Maestro. El Maestro no te dice lo que quieres oír, sino que te lleva la contraria, y pone el dedo en tus heridas. El Maestro no trata de encadenar, mitigar ni adormecer tu conciencia: al contrario, está empeñado en despertarla.

¡Bienvenidos al circo, al ilusorio mundo del Buen Rollito, hermanos y hermanas tod@s! O "buenrollismo" como dicen, mofándose de ciertas terapias y "maestros" alternativos, algunos amigos míos (y a mi pesar, tengo que admitir que no les falta razón)... Para aquellos que no entiendan todavía a qué viene todo esto, voy a postear un resumen del fabuloso texto de Dostoievsky que me envió el otro día mi querido Amadeo Gutiérrez, y que forma parte del no menos fabuloso libro "Los hermanos Karamazov". Supongo que, como no entrará completamente en este post, tendré que repetir temática mañana.., pero os aseguro que hay que leerlo: merece la pena.

En este texto, se narra la Segunda Venida de Cristo de improviso, en la Sevilla de la época de la Inquisición; el Maestro aparece justo entre las cenizas de las hogueras en las que el día anterior se habían quemado a 100 herejes. Aparece por lo tanto Cristo en mitad de todo aquel sarao, sanando a los enfermos, bendiciendo a la gente, resucitando a los muertos... Y lógicamente, se enfrenta finalmente con la figura del Gran Inquisidor, el cual ordena prenderle y establece con Él el siguiente monólogo desde la cárcel (y digo monólogo, porque Cristo no abre la boca en ningún momento).

Que lo disfrutéis.., y el que tenga oídos para oír, que oiga.., ¡y que se deje de victimismos, que ya no cuelan!
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

"De pronto, en las tinieblas, se abre la férrea puerta del calabozo y penetra el Gran Inquisidor en persona, solo, alumbrándose con una tea. La puerta se cierra tras él. El anciano se detiene a pocos pasos de umbral y, sin hablar palabra, contempla, durante cerca de dos minutos, al preso. Luego, avanza lentamente, deja la luz sobre la mesa y pregunta:

-¿Eres Tú, en efecto?

Pero, sin esperar la respuesta, prosigue:

-No hables, calla. ¿Qué podrías decirme? Demasiado lo sé. No tienes derecho a añadir ni una sola palabra a lo que ya dijiste. ¿Por qué has venido a molestarnos?... Bien sabes que tu venida es inoportuna. Mas yo te aseguro que mañana mismo... No quiero saber si eres Él o sólo su apariencia; sea quien seas, mañana te condenaré; perecerás en la hoguera como el peor de los herejes. Verás cómo ese mismo pueblo que esta tarde te besaba los pies, se apresura, a una señal mía, a echar leña al fuego. Quizá nada de esto te sorprenda...

Y el anciano, mudo y pensativo, sigue mirando al preso, acechando la expresión de su rostro, serena y suave.

-El Espíritu terrible e inteligente -añade, tras una larga pausa-, el Espíritu de la negación y de la nada, te habló en el desierto, y la Escrituras atestiguan que te "tentó". No puede concebirse nada más profundo que lo que se te dijo e aquellas tres preguntas o, para emplear el lenguaje de la Escritura, en aquellas tres "tentaciones". ¡Si ha habido algún milagro auténtico, evidente, ha sido el de las tres tentaciones! (...) Esas tres preguntas, por sí solas, demuestran que quien te habló aquel día no era un espíritu humano, contingente, sino el Espíritu Eterno, Absoluto. Toda la historia ulterior de la Humanidad está predicha y condensada en ellas; son las tres formas en que se concretan todas las contradicciones de la historia de nuestra especie. Esto, entonces, aún no era evidente, el porvenir era aún desconocido; pero han pasado quince siglos y vemos que todo estaba previsto en la Triple Interrogación, que es nuestra historia.¿Quién tenía razón, di? ¿Tú o quien te interrogó?


Quieres presentarte al mundo con las manos vacías, anunciándoles a los hombres una libertad que su tontería y su maldad naturales no les permiten comprender, una liberad espantosa, ¡pues para el hombre y para la sociedad no ha habido nunca nada tan espantoso como la libertad!.., cuando, si convirtieses en panes todas esas piedras peladas esparcidas ante tu vista, verías a la Humanidad correr en pos de ti, como un rebaño, agradecida, sumisa, temerosa tan sólo de que tu mano depusiera su ademán taumatúrgico y los panes se tornasen piedras...

Pero tú no quisiste privar al hombre de su libertad, y repeliste la tentación; te horrorizaba la idea de comprar con panes la obediencia de la Humanidad, y contestaste que "no sólo de pan vive el hombre".., sin saber que el Espíritu de la Tierra, reclamando el pan de la tierra, había de alzarse contra ti, combatirte y vencerte, y que todos le seguirían, gritando: "¡Nos ha dado el fuego del cielo!" Pasarán siglos y la Humanidad proclamará, por boca de sus sabios, que no hay crímenes y, por consiguiente, no hay pecado; que sólo hay hambrientos. "Dales pan si quieres que sean virtuosos": ésa será la divisa de los que se alzarán contra ti, el lema que inscribirán en su bandera; y tu Templo será derribado y, en su lugar, se erigirá una nueva Torre de Babel, no más firme que la primera, el esfuerzo de cuya erección y mil años de sufrimientos podías haberles ahorrado a los hombres.

Pues volverán a nosotros, al cabo de mil años de trabajo y dolor, y nos buscarán en los subterráneos, en las catacumbas donde estaremos escondidos -huyendo aún de la persecución, del martirio-, para gritarnos: "¡Pan! ¡Los que nos habían prometido el fuego del cielo no nos lo han dado!" Y nosotros acabaremos su Babel, dándoles pan, lo único de que tendrán necesidad. Y se lo daremos en tu nombre. Sabemos mentir. Sin nosotros, se morirían de hambre. Su ciencia no les mantendría. Mientras gocen de libertad les faltará el pan; pero acabarán por poner su libertad a nuestros pies, clamando: "¡Cadenas y pan!" Comprenderán que la libertad no es compatible con una justa repartición del pan terrestre entre todos los hombres, dado que nunca -¡nunca!- sabrán repartírselo. Se convencerán también de que son indignos de la libertad; débiles, viciosos, necios, indómitos. Tú les prometiste el pan del cielo. ¿Crees que puede ofrecerse ese pan, en vez del de la tierra, siendo la raza humana lo vil, lo incorregiblemente vil que es? Con tu pan del cielo podrás atraer y seducir a miles de almas, a docenas de miles, pero ¿y los millones, y las decenas de millones no bastante fuertes para preferir el pan del cielo al pan de la tierra?

¿Acaso eres tan sólo el Dios de los grandes? Los demás, esos granos de arena del mar; los demás, que son débiles, pero que te aman, ¿no son a tus ojos sino viles instrumentos en manos de los grandes?... Nosotros amamos a esos pobres seres, que acabarán, a pesar de su condición viciosa y rebelde, por dejarse dominar. Nos admirarán, seremos sus dioses, una vez sobre nuestros hombros la carga de su libertad, una vez que hayamos aceptado el cetro que -¡tanto será el miedo que la libertad acabará por inspirarles!- nos ofrecerán. Y reinaremos en tu nombre, sin dejarte acercar a nosotros. Esta impostura, esta necesaria mentira, constituirá nuestra cruz".
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
¡Eso es todo, amig@s! Mañana, más y mejor, que el texto es interesante y lo merece, ¡de veras!...

lunes, 12 de marzo de 2012

Limonita: saliendo del fango

Desde luego que sí: no voy a negar que, a primera vista, la limonita parece fea de cojones... Desde luego, nada que ver con maravillas estéticas como la amatista, la celestina o el ópalo. Este pedrusco informe y de color sospechoso se parece mucho, pero que muuuucho, a uno que ahora mismo tengo aquí encima de la mesa, algo más pequeño por cierto... Recuerdo perfectamente dónde lo cogimos: en Picos de Europa, antes de bajar una canal terrible desde la cual se veía perfectamente el Naranco de Bulnes. Podría volver al mismo lugar una y mil veces, así que sé el lugar de procedencia de esta pequeña maravilla.

Fea o no fea, la limonita es una piedra espectacular para el trabajo holístico... Su nombre es el genérico que se da al óxido de hierro, y deriva del griego "leimons", que significa algo así como "pradera de cieno". Y es que es cierto: la limonita, que por cierto no es un mineral, sino una roca, es la mejor indicada para sacarle a uno del fango, cuando las situaciones ya revientan por causas diversas y estamos de mierda hasta los corvejones.

Se trata de una piedra muy protectora, que te hace "tomar tierra" aun cuando el tren de aterrizaje no funcione ya... Consigue estabilizarte sí o sí, saca fuera de ti hasta las últimas reservas de energía interna destinadas a la autopreservación del individuo y te fortalece, particularmente en las circustancias más adversas y extremas. Además de proteger el cuerpo físico, por ejemplo durante las prácticas espirituales más duras, también defiende contra la influencia mental indebida o el ataque psíquico, y manda la confusión mental al buen carajo.

La limonita se forma como resultado de la descomposición de minerales de hierro, y los sanadores la consideran especialmente práctica para las luchas más violentas y alargadas en el tiempo de nuestro día a día. Se trata en realidad de una roca muy común, que se puede encontrar frecuentemente en la compañía de minerales mucho más conocidos por todos, como la pirita o el hematite.

Entre los usos más conocidos en Gemoterapia, se utiliza para programas de desintoxicación del organismo, para sustentar el sistema musculoesquelético, para mejorar la asimilación del hierro y del calcio y para bajar la fiebre, así como para limpiar el hígado y mejorar la digestión. A nivel espiritual es un poderoso limpiador mental, que regenera y rejuvenece, y permite recuperar la firmeza y defender tu espacio vital sin necesidad de luchar. En compañía de otras piedras, como por ejemplo la selenita melocotón, trabaja y sana el niño interno herido.

Finalmente, es una piedra que protege de los malos deseos (tanto internos como externos, que para el caso son lo mismo), e impide el agobio psíquico. Por cierto, es tan fuerte y generosa que permite limpiar a otras piedras cuando éstas se sitúan en un cuenco sobre un lecho de limonitas. Previene la deshidratación del cuerpo y, curiosamente, es considerada como un potente remedio dentro de la medicina tradicional china. Siempre según los chinos, posee cualidades dulces, astringentes y neutrales, y está asociada con los meridianos del intestino y del estómago.

En fin: como ya dije, bonita no es, pero muchas veces las más inquietantes virtudes se esconden bajo la máscara de lo anodino. No dejéis pasar de largo a la humilde limonita por su apariencia externa poco agraciada e incluso casi nada atrayente: os sacará adelante en más de una y más de dos, porque posee el poder de fortalecer hasta al organismo más debilitado por el exceso de lucha. ¡Os lo prometo!

viernes, 9 de marzo de 2012

Inmuebles: la energía de la compra/venta en tiempos de "crisis" Parte II

Continuando con la segunda parte del artículo de Marta Molas que, resumido, posteaba ayer, sobre la compra-venta de viviendas en épocas de crisis, aquí os dejo la segunda parte, a ver si os sirve tanto como comprensivamente hablando me está sirviendo a mi.

¡Buen fin de semana, sed felices y a algunos de vosotros os veo hoy en Expominerales ;-)!

¡A pasarlo bien!
-------------------------------------------------------------------------------------------------

"Un poco más tarde, empezó el silencio. Se detuvo todo. Como si los ánimos ya no dieran ni tan siquiera para salir de visita. Incluso los oportunistas se retiraron a su parcelita con altos muros para no tener la tentación de abrir el cancelo y plantearse: "Comprar, ¿y por qué no?".


No tardaron en aparecer los consejeros y se esforzaron en convencerme que era una pena que me desprendiera de una casa tan bonita y luego explotaron el método de la lagrimita fácil, intentando conducirme por el camino del arrepentimiento: "la encontrarás a faltar, ya verás".


(...)


Y como por arte de magia se materializaron los que querían probar suerte. Son el tipo de gente que salta al vacío sin paracaídas, si se tercia; a veces, sobreviven a base de alimentarse de la desgracia ajena y otras, de golpes de suerte que a menudo les aportan grandes ganancias. Entre ellos se esconden los grandes depredadores, los especuladores. Esos sí que se alimentan exclusivamente del árbol herido.


Creo que en ese momento empezamos a visualizar la casa como un potente imán que atraería al comprador. Cerrábamos los ojos y nos imaginábamos que unos rayos invisibles recorrían el mundo tratando de encontrar a alguien que se enamorara de ella. De hecho, durante algunos meses, no ocurrió nada de nada, y tratamos de vivir el presente sin ninguna angustia, pero sin olvidar para nada nuestro objetivo de vender.


Entretanto, se personaron los locos más locos del hábitat terrestre en nuestra casa, y nos propusieron toda suerte de intercambios disparatados, contratos extraños y formas de pago desfavorables. Nunca acabábamos de cuajar nada con ellos porque siempre tenían algún argumento escondido que les disuadía en el último momento.


Luego se calmó todo y decidimos aceptar que la afirmación "ahora no es buen momento para vender" resultaba difícil de cambiar. Y entonces ocurrió el prodigio: las agencias inmobiliarias, hartas de tanta pasividad, lanzaron sus tentáculos por todo el planeta y atrajeron una procesión de ciudadanos extranjeros con ganas de quedarse por cuatro chavos con algún pedacito de un país en venta.


Lo curioso del caso es que, ahora, no sólo hay que negociar con los compradores, también hay que luchar con algunas agencias que tratan de hincar el diente a cualquiera que tenga una cuenta con unos cuántos ceros, y se desviven para intimidarte, arguyendo que los precios bajarán más, para que vendas rápido y mal.


Y ahí andamos, espectadores curiosos y anonadados de tanto tiburón y tanto oportunista, tanto loco y tan poca seriedad, esperando ese flechazo que une a alguien con una casa. Maravillados antes ese racionalismo imperante que no deja paso al enamoramiento hacia un proyecto, o que postpone la posibilidad de vivir ahora lo que uno quiere vivir. Y observando, con sumo deleite, el efecto de la atracción creciente que ejerce nuestra casa.


Alguien me contó que las casas eligen a su dueño. Lo cierto es que el efecto imán empieza a resultar incluso molesto. Me gustaría que mi casa escogiera pronto a su próximo habitante, espero que sea de las decididas y que no le dé por dudar o pensárselo mucho. Le hablo y le digo: "Gracias por todo, ers una casa preciosa, pero decídete a encontrar un dueño porque yo ya he empezado a embalar mis cosas".


Ahora sólo queda ver si aún debo aprender algo de todo esto. Si ya me quedó la lección clara, no dudo en que pronto le diré adiós a mi hermosa casita blanca. Un adiós que se ha prolongado por atreverme a querer vender en tiempos de crisis".

jueves, 8 de marzo de 2012

Inmuebles: la energía de la compra/venta en tiempos de "crisis" Parte I

Como tengo varios amigos/as, clientes/as, conocidos/as que están actualmente, o bien en el proceso de comprar, o bien de vender su casa, con los subsiguientes problemas que ello conlleva en estos tiempos de "crisis", he decidido postear algunos extractos de un buen artículo de Marta Molas, martamolcap@yahoo.es, que he encontrado en la revista COPLANET, correspondiente a la primavera de 2012, número 39.


En fin: espero que pueda arrojar algo de luz sobre la dinámica de la energía en el tema de los inmuebles.., un aspecto muy creativo y, a la vez, comprometido en nuestras vidas. ¡A ver si os gusta y, sobre todo, os ayuda a dinamizar vuestros intercambios de compra/venta de vivienda!
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------


"Y de repente, llegó la crisis. Sin avisar: nada que ver con la primavera, que ya se sabe que se presenta siempre en la misma época y se anuncia de antemano caldeando el ambiente y encendiendo colores por doquier. Bueno: tal vez la crisis avisó, pero yo no me enteré y, por lo visto, muchos otros tampoco.


¡Qué molesta casualidad que a uno le urja vender la casa, precisamente cuando se paralizan las ventas! Pero así son las cosas, la vida no puede detenerse, la gente no puede dejar de moverse, de trasladarse, de cambiar de país, y para poder continuar con sus proyectos, necesita vender, deshacer, desatar, finalizar, dejar atrás.


Estadísticas, comentarios, perspectivas funestas y un montón de gente atrapada intentando sacarle el máximo provecho a sus propiedades. Agencias en quiebra y familias que pierden su casa. Pocos vientos que indiquen cambios favorables. Y en medio de este panorama desalentador algunos, como yo, se percatan de la insoportable coincidencia de que "yo soy un presunto vendedor". Podría haber querido vender hace diez años o dentro de seis, pero no: necesito vender ahora.


Por doquier se escucha la letanía "ahora no es un buen momento para vender". Y casi siempre lleva un añadido condescendiente: "Espera un poco".


A mi me da la risa y me debato entre la tentación de salir corriendo en plan "paren el mundo que yo me bajo", o catapultar al interlocutor con una lluvia de ironía.


Se me ocurre preguntar: "¿Hasta cuándo, más o menos, consideras que debería esperar? ¿Tal vez hasta que el banco, con quien comparto mi casa, decida instalarse en mi cama? ¿Hasta que se me vuelva el pelo blanco y llena de artrosis ya no me queden ánimos para andar por el mundo? ¿Hasta que algún visionario inspirado encuentre la receta económica mágica? ¿Hasta que las vacas flacas engorden de nuevo?


¿Dos días, un año? ¿La vida entera?


Lo cierto, es que la gente repite que no hay que vender ahora, y se lo cree. Y por sintonía, considera que tampoco debe comprar. La gente guarda su dinero, lo esconde, lo entierra bajo tierra y lo paraliza. Prohibido invertir, gastar o consumir en este país de nuevos pobres. Hay que esperar. Toca esperar, es lo único que podemos hacer.


(...)


Al principio, cuando puse mi casa en venta, una masía del siglo XVII primorosamente restaurada y decorada, se acercaron algunos potenciales compradores; aún no habían asimilado que "las cosas han cambiado y los bancos ya no sueltan euros sin ton ni son", así que mantenían intacta su mentalidad de antes. Eran, sin duda, los últimos representantes de la gente que cree que puede realizar proyectos sin base: digamos que eran del tipo romántico y soñador, que también juegan un papel importante en el mundo porque inspiran a los demás, aunque ellos jamás realicen nada de nada.


Luego llegó el segundo grupo: el de pasar el domingo por la tarde entretenidos. Éstos ni siquiera tenían proyecto, solamente lucían alguna idea remota sobre la posibilidad de comprar o de cambiar su vida, pero era muy superficial. Resultaban muy sabrosas sus observaciones sobre la casa, carentes de la prudencia de quien quiere comprar y disimula que le gusta. Cuando se despedían, después de haberme dejado sin resuello de tanto preguntar, me daban la mano y me decían: "la felicito: tiene una casa preciosa". Y con esto, sellaban la evidencia de que jamás volveríamos a vernos".


Continuará mañana...

miércoles, 7 de marzo de 2012

Trucos para minerales: limpieza, recarga y elixir

Eso que veis ahí a vuestra izquierda es una fabulosa formación de citrino natural del color más intenso que imaginarse uno pueda (yo poseo otras puntas que tienen un color desvaído, amarillo pálido, y que pueden confundirse quizá con el cuarzo ahumado.., aunque son muy potentes y soberanamente útiles en Gemoterapia). En fin: abro este post porque son ya varios los amigos que me han preguntado sobre diferentes técnicas que se pueden utilizar para la limpieza, recarga y fabricación de elixires con minerales. ¡Espero que la info os vaya siendo útil! ;-)


Primeramente, hay que saber que las piedras, de vez en cuando, hay que "limpiarlas"... Y no sólo de suciedad o polvo en lo que todos llamamos el plano físico: no. Lo primero que hay que saber es si un cristal puede meterse en agua. Os doy una lista de los que NUNCA deben limpiarse así: ámbar, aragonito, malaquita, todo tipo de calcitas, celestina, crisocola, kuncita, pirita sol, selenita y turquesa.

Si el cristal puede sumergirse, puedes ponerlo debajo del agua unos minutos (para los que tengan la posibilidad de usar agua de manantial o del océano, mucho mejor), y luego dejarlo a la luz del sol o de la luna durante 24 horas, para "recargar" su energía vital propia. ¿Piedras de sol? Por ejemplo el rubí, el cuarzo en todas sus variedades (menos la amatista y el cuarzo rosa, a menos que sea poco tiempo, puesto que palidecen a la luz solar directa), o el diamante. Si tenéis dudas, podéis optar por dejarla simplemente "a la luz del día".., o a la "luz de la noche", no hace falta que les den los rayos de las luminarias directamente, aunque bien es cierto que éstos son más potentes para energizar.

Piedras de luz lunar son las turmalinas, la turquesa, la piedra luna por supuesto, la selenita o la esmeralda.

También se pueden depositar las piedras en un cuenco de agua con sal, y dejarlas un rato. Luego hay que sacarlas y limpiarlas con cuidado. La piedra cornalina limpia y recarga a otros cristales cuando se le pone en contacto con ellos. Los cristales delicados, las gemas talladas o aquellos sobre los que tengáis alguna duda, se pueden limpiar con sonido (yo utilizo por lo general los armónicos de un cuenco tibetano), con incienso (el de ruda viene genial para este menester), o dejándolos 24 horas sobre un lecho de arroz integral (si notáis que el cristal está muy "cargado", podéis dejarlo mediante este procedimiento hasta una semana).

Por cierto: la cianita, la cornalina, el topacio en todas sus variedades y la turmalina, no necesitan limpiarse nunca. En el caso del chorlo (turmalina negra), disiento con muchos autores que dicen que no se limpia, porque he detectado que las piedras negras (que por cierto, en su gran mayoría son lunares) absorben muchísimo la negatividad, y aunque se dice que la turmalina negra la atrapa y lanza fuera, yo sí lo haría.., por si acaso.

Una vez al mes, al menos, deberían limpiarse y recargarse, cuidándolas así, todas las piedras que estéis usando... Como le dije el otro día a mi coleguita Mamen, no recomiendo utilizar más de dos o tres juntas cada vez, y además habría que comprobar que sus efectos combinados no son contraproducentes. Mejor ir "con menos peso", y llevar tan sólo una piedra, o dos a lo sumo. Nunca es buena idea cargar demasiado al organismo con amuletos, gemas, adornos y otros complementos: parece una tontería, pero acaban "chupándote" la energía.

Ah, por cierto: aquellos que practiquéis reiki, podéis limpiarlas y recargarlas simplemente con la ayuda de esta energía. Sostener el mineral entre las manos, enviándole reiki y manteniéndolo así unos minutos, ¡es más que suficiente!

Por último, también me han preguntado cómo se fabrica un elixir de gema rápido para, por ejemplo, purificar una estancia donde se vaya a dar un curso holístico, o donde se haya llevado a cabo un tratamiento... Es sencillo, para este trabajo específico que me han preguntado, yo usaría cuarzo ahumado, turmalina negra, amatista o la mejor de todas (para mi gusto): aguamarina. Cogemos el mineral que hayamos elegido (preferiblemente sin pulir y de tamaño medio) y se sumerge en una jarra de cristal transparente con agua (de manantial o mineral, preferiblemente, o tratada con algún filtro, como la jarra Brita). ¡Nunca con plástico ni cristal coloreado! Al cabo de tres días, se puede utilizar este agua, que habrá sido dejada en algún lugar iluminado (por ejemplo, al lado de una ventana) para que le de la luz del sol. También se recomienda llenar el fondo de la jarra con pequeños cantos rodados de amatista y cuarzo rosa para este elixir, sea cual sea la piedra-base que utilizamos para el mismo.

Hay que tener cuidado con los elixires de gema en piedras virtualmente venenosas si se ingieren (como la malaquita o el cinabrio). En otra ocasión explicaré cómo se realiza un elixir de gema para ingerir, o para mezclarlo con cremas o esencias florales... Esta receta tan simple que os he dado, sencillamente sirve para utilizar ese agua "cargada" con esencia de gema con un pulverizador, y armonizar, de este modo, toda una habitación, centro o lugar de trabajo.

Bueno.., espero que os sea útil y que os haya gustado, amigos/as.

¡Muchos besotes!



martes, 6 de marzo de 2012

Reiki japonés tradicional con Joan Piquer























El pasado fin de semana, tuve el extraordinario privilegio (así me lo tomo: hay cosas en la vida más importantes que otras) de asistir al primer curso de reiki japonés tradicional, que se celebró en Madrid de la mano del maestro Joan Piquer. Bueno, los que más me conocéis, sabéis que llevo ya cinco años practicando, y algunos menos enseñando reiki... Pero para mi, en este caso era imprescindible volver a los orígenes.

... Volver a casa...

Las técnicas pueden ser importantes, la disciplina también es importante, así como el linaje, la honorabilidad y las jerarquías... Todo esto, por mi herencia, siempre ha sido de gran importancia para mi. Pero lo más importante de todo, siempre es el ESPÍRITU. Es lo que destaco de este curso de primer nivel reiki (SHODEN), con respecto a otros de los que he tenido noticia. Tengo que agradecer a mis maestros Daniel Chumillas y Pedro Espadas que me iniciaran y concedieran la maestría en mis inicios en el espíritu de reiki.., sin ellos, nunca jamás habría podido llegar a donde estoy.

Pero este curso fue muy especial para mí. Quizá otras personas se sientan más en sintonía con otras modalidadades de reiki (karuna, unitario, angélico, chamánico, etc)... No es mi caso: yo me siento más en sintonía con Japón de lo que muchas personas lo llegarán a estar nunca. Cada cual sabe (o siente) en cada momento qué es lo que tiene que llevar a cabo en esta vida, y qué no... Bueno: en mi caso no hubiera estado nunca tranquila si no me hubieran otorgado "la mayoría de edad" de esta manera, empezando por el principio y desde abajo con Joan Piquer. Estoy muy contenta y muy agradecida de haber tenido esta oportunidad, después de un periodo bastante complicado y duro a nivel espiritual. ¡Me lo tomo como si fuera el premio gordo, o la graduación definitiva a este gran paso que di con los Registros Akáshicos de Fedra Kardelén!

Al margen de todas las interesantísimas técnicas japonesas (todas ellas destinadas tanto a permitir convertirte en un "canal" apropiado para el trabajo con la energía curativa universal, como a potenciar tu propio desarrollo personal y espiritual interno), lo que considero más importante de esta experiencia mía (y esto sí que es del todo particular, en mi caso), es la comprensión de que realmente AQUÍ Y AHORA debo abandonar el concepto del GUERRERO para abrazar el concepto del MAESTRO. Parece una cosa nimia y muy sencilla, ¿verdad? Pues no lo ha sido, no, para mi. En el propio curso, por ejemplo, expresé mi desacuerdo en que las artes marciales no sean una vía para el desarrollo completo de la persona a nivel espiritual. He tardado casi dos días en darme cuenta de que ése no era el mensaje. Por supuesto que adoro las artes marciales.., y las seguiré adorando. Pero el tema es que llega un momento en el que hay que "cambiar el chip".

Las artes marciales, externamente, se contemplan como un sistema de defensa o de ataque contra un enemigo externo... Sin embargo, hay un punto importante que hay que asumir, y es que TODO ENEMIGO ES MÁS BIEN INTERNO. Éste era sin duda el punto que me faltaba, y el por qué no comprendía multitud de cosas que ocurrían en mi vida, y en las vidas de los demás, a los que igualmente estaba tratando, tal vez... Es muy importante llegar a este punto, porque entonces te das cuenta de que cualquier dualidad (bien/mal-luz/oscuridad-amor/odio) tan sólo existe en tu mente, y que elevarse por encima de esas expectativas cristalizadas en la conciencia desde hace tiempo, permite ver "el Todo" con mucha más facilidad que "las Partes".

Tan sólo espero poder tener la fuerza, el tino, la conciencia, la humildad y la sabiduría suficientes como para poder trabajar y honrar con mi trabajo el linaje espiritual de los maestros Usui, Taketomi, Koyama y Doi. Deseo poder incorporar desde ya, desde esta semana, algunas de las técnicas recibidas en mis propios pacientes, y que esto beneficie de la mejor forma posible, y para el mayor bien de su Ser, a estas personas. Y cómo no, expreso mi deseo de poder volver a encontrarme con los compañeros de andadura que formaron parte de mi curso de Shoden el pasado fin de semana, y por último, tener la dicha de poder pisar las tierras de Japón al año que viene.., si es que es justo y necesario, ¡y ójala que así se cumpla!

Con alegría, con gratitud, con amor, alguien que en algún momento de su historia no pudo completar su destino.., pero que ahora está dispuesta a hacerlo.

¡Koriki! Y que la fuerza de la Felicidad brille siempre en vuestras vidas...