Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

martes, 26 de octubre de 2010

Castañas: el regalo del otoño

El otro día estuvimos haciendo una ruta preciosa, circular, por las cercanías de La Hiruela, en la llamada "sierra pobre" de Madrid...

Al finalizar nos topamos con la belleza incuestionable, ardiente ya y revestida con los colores del otoño, de los castaños que flanqueaban bellísimamente la entrada al pueblo.

La castaña es un fruto constituido fundamentalmente por hidratos de carbono. En otoño se recoge en el hemisferio norte, y hasta muy entrado el invierno hay tradición de venderlo asado por las calles en España, en pequeños cucuruchos de periódico como el de la foto. Mucha gente piensa que engordan muchísimo, pero siendo un fruto seco, es de los menos calóricos que existen.

Su riqueza en ácidos grasos poliinsaturados la convierte en una medicina natural, poderosa aliada del corazón y el sistema circulatorio. Las castañas son ricas en carbohidratos complejos, que pueden ser absorbidos por el organismo de forma lenta, de manera que mantienen los niveles de azúcar equilibrados y quitan la sensación de hambre durante mucho tiempo. Un puñadito de castañas asadas o cocidas resultan, pues, de utilidad en los regímenes de adelgazamiento.

Además, su elevado contenido en fibras les hace muy interesantes para evitar el estreñimiento. Poseen una gran riqueza en vitamina B, que sólo puede asimilarse en su totalidad cuando se comen crudas. Además, poseen muchísimo potasio y hierro, que resulta de interés para evitar la retención de líquidos y para evitar la hipertensión.

El castaño (Castanea sativa) es un árbol europeo de hoja caduca, que puede llegar a alcanzar hasta los 35 metros de altura. Florece en julio, y su fruto se recoge en el mes de octubre. Se ha dicho que es un árbol que procede de Asia Menor, desde donde fue introducido por los romanos en muchos países mediterráneos. Sin embargo, estudios más recientes han demostrado que su área de origen podría ser mucho más amplia, ya que se han encontrado restos fosilizados en la Península Ibérica con más de 2500 años de antigüedad.

En torno al castaño y la recogida de las castañas se celebran en España diversas fiestas... Una de las más populares es el Magosto, que es tradicional de Galicia y de otras zonas del noroeste peninsular, así como de Portugal. Se celebra a finales de octubre o en noviembre, y dicen que su nombre significa "Magnus Ustum" o "Gran Fuego" (resaltando el carácter mágico que el fuego tenía para los pueblos primitivos).

En los días comprendidos entre el 1 y el 11 de noviembre, se celebra esta fiesta donde no faltan las castañas asadas al fuego, el vino nuevo y los chorizos. La fiesta consiste en encender una hoguera, y una vez hay brasas, se colocan sobre ellas un cilindro metálico con agujeros en su base, llamado tambor. Sobre este recipiente u otro por el estilo se extienden las castañas, a las que previamente se les ha realizado un corte en un extremo para que no salten o exploten. Una vez asadas, se pelan y se comen.

Es común tiznarse la cara con los restos de la hoguera, saltar las brasas, realizar diferentes juegos tradicionales, contar cuentos y cantar canciones populares. En Orense, la fiesta se hace coincidir con la festividad de su patrón, San Martín de Tours, el 11 de noviembre. Es costumbre ir a un monte cercano y encender allí una hoguera, sobre la que se asarán el cerdo, los chorizos y las castañas. Se aprovecha la ocasión para la degustación de vino nuevo de la cosecha.

Para más información, podéis consultar en este enlace el origen del Magosto.

¡Un besote!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

En la tierras gallegas se comen las castañas hervidas principalmente es la forma que mas gusta……….. Al agua ponen sal e hinojo un par de plumeros de una hierba autóctona que de un sabor anisado y digestivo.


uno que a crecido entre gallegos y celtas..........

besituuuuuuus

Andrómeda72 dijo...

Y se te nota, se te nota la herencia celta, síii: pues precisamente tengo una compañera gallega aquí, en el curro.

¡Qué ricas, por Dios, las castañas! Aghhh: me está entrando un hambre que pa qué...

:-)