Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

martes, 14 de abril de 2009

El Espejo, la Joya y la Espada

Dicen que el Imperio del Sol Naciente, más conocido en la actualidad como Japón, surgió de una forma un tanto mítica... Al parecer, la bella diosa del sol (Amaterasu) entregó al primer tenno (Emperador) tres objetos que debía conservar a cualquier precio, y que sólo él tendría el privilegio de contemplar, a saber: una Espada, un Espejo y una Joya. Así, con una especie de vínculo o compromiso vinculante entre el cielo y la tierra, y con un tesoro como garantía y prenda de legitimidad y continuidad, surgió el Imperio del Sol Naciente.

Este pacto entre los dioses y los hombres, que reviste tintes de ceremonia nupcial, posee una característica curiosa: todos objetos confiados por Amaterasu Omikami a los hombres tienen “brillo”, como las estrellas y el Sol mismo. Se dice que, a día de hoy, nadie sabe dónde se encuentran escondidas tanto la Joya, como la Espada. El Espejo, en cambio, no se ha perdido: aseguran que se encuentra en el santuario de Ise, al que pertenece la sacerdotisa de la foto, de la increíble serie anime “X Clamp”: Arashi, la doncella virgen que porta una espada sagrada en su mano. Una vez al año, el Emperador del Japón acude a verlo, y el Sumo Sacerdote y la Suma Sacerdotisa del sintoísmo se lo enseñan. Nadie debe entrar nunca en el recinto interior del templo. El santuario de Ise es, actualmente, el postrer refugio de la idolatría nipona al Sol como diosa principal, encarnado por la mítica Amaterasu.

Ise es hoy en día el santuario más importante de Japón… En su interior se encuentra un bosque con árboles sagrados, y distintas zonas donde se elaboran productos que son utilizados como ofrendas sagradas: un campo de arroz, una salina, un huerto, factorías tradicionales de seda, cáñamo y alfarería, sitios de secado de pescado, etc. También posee algunas áreas culturales, como una biblioteca y tres museos, así como otras edificaciones anexas. Dentro del Santuario tienen lugar una gran cantidad de ceremonias religiosas diarias, basadas en los ciclos agrícolas, indispensables en la economía japonesa tradicional. Estas actividades están organizadas por una jerarquía eclesiástica, que es la encargada de manejar los elementos sagrados que son usados como ofrendas: agua, fuego, alimentos, seda, madera, música y danza, etc. Todos los años, creyentes procedentes de todo el país acuden en peregrinación a Ise.

Amaterasu es considerada la deidad central, aunque no la única, de la religión Shintō, ya que posee una gran influencia sobre la naturaleza y asegura la armonía entre el cielo y la tierra; pero no es considerada omnipotente o absoluta. Los tres objetos donados por la diosa a los japoneses poseen cada uno una simbología: el Espejo representa la honestidad; la Espada, la valentía; y la Joya, el cariño. En cuanto al cargo de Suma Sacerdotisa del Santuario de Ise, vigente actualmente, desde finales del siglo VII hasta el siglo XIV fue asignado a una princesa soltera perteneciente a la Familia Imperial de Japón. La Saishu (el nombre con la cual se la conoce a día de hoy) es el miembro principal del clero del santuario, y quien principalmente lleva a cabo todos los oficios religiosos.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Aprovecho la entrada de hoy para daros una alerta que me han enviado... Gloria Gaud quiere recomendarnos, a todos los lectores de este blog, una página sobre los síntomas de una enfermedad desconocida por muchos, que se denomina Narcolepsia. El link se encuentra disponible para todos aquellos que estén interesados en saber más sobre una dolencia que se caracteriza por la presencia de accesos de somnolencia irresistible durante el día. ¡Muy interesante mantenerse informado también sobre esta cuestión!
¡Besotes!

No hay comentarios: