Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

lunes, 12 de noviembre de 2012

Alimentación taoísta: un enfoque para perder peso naturalmente

























El otro día, en la feria Biocultura edición 2012 de Madrid, tomé contacto con una empresa curiosa, que reside en Córdoba y que se llama Ki Food S.L. Se trata de una firma que promueve una alimentación basada en el principio de energía vital, o "chi" (ki, prana, etc). Su filosofía pasa por incrementar la calidad de vida y la salud de las personas, fundamentándose en los principios de la medicina oriental taoísta; sobre todo, son pioneros en un concepto curioso que fue lo que más me llamó a mi la atención, y que ahora quiero comentaros: la posibilidad de que hombres y mujeres deban alimentarse de forma distinta.

Según me estuvieron comentando los representantes de Ki Food, de todas las filosofías orientales es más o menos sabido que el hombre nace (por lo general) con la parte del ser humano Yang más fortalecida.., mientras que en la mujer sucede al contrario, nacemos con la parte Yin más poderosa. En todo momento me dijeron que, puesto que esto es así, tanto hombres como mujeres deberíamos alimentarnos según esa gran diferencia fisiológica: nutriendo mejor nuestros órganos más débiles, es decir, AQUELLA PARTE DE NUESTRO ORGANISMO CON LA QUE NACEMOS MÁS DEBILITADA. Desde este punto de vista, el hombre debería cuidar más, con su alimentación, su parte Yin.., mientras que la mujer debería tener más en cuenta su alimentación Yang.

Más aún: los de Ki Food me hicieron recordar algo muy importante que yo había olvidado, y es que hombres y mujeres engordamos de forma distinta. ¡Y es absolutamente cierto! Esta gente me comentó que lo que pasa es que los órganos más débiles, según seamos hombres o mujeres, "se enfrían" antes o con mayor facilidad (en el sentido de perder energía vital, Ki o Chi)... El cuerpo, que como todos sabemos es muy sabio XD, lo que hace es tratar de "reparar" estas pérdidas energéticas recubriendo las zonas más delicadas de nuestra constitución con capas de grasa protectora contra el frío. De esta forma, mujeres y hombres mostramos "acumulaciones de grasa" diferentes en distintos puntos de nuestra anatomía. Curiosa teoría, ¿verdad?

El hombre, según parece, acumula grasa en la parte superior del abdomen y en los laterales del ombligo... La mujer, por el contrario, la acumula en la parte inferior del abdomen, en los brazos, en las caderas y en los muslos. Hay, empero, algunos puntos en común en los dos sexos, y es la aparición de los "michelines", que se localizan normalmente alrededor de la cintura, y también el engrosamiento de los tobillos. Como les estuve explicando mi deseo de perder más de 5 kilos lo más pronto que pueda, los de Ki Food me indicaron que la forma más natural de adelgazar, bajo su punto de vista, es aportar al cuerpo, con la alimentación, más cantidad de energía vital y Yang o Yin, según el sexo de la persona (en mi caso Yang que es la masculina, por cierto).

Según ratifica el enfoque taoísta, el hecho de que muchos régimenes se abandonen al poco de haberlos comenzado, o de que una vez finalizados, enseguida se recupere rápidamente todo lo que se había perdido, obedece fundamentalmente a dos factores: primero, a que no establecemos "rutinas" de cambio verdadero en nuestra alimentación (esto es: el régimen no debe tomarse como algo excepcional, sino que en realidad, lo que debemos hacer es cambiar a largo plazo nuestros hábitos alimenticios). Segundo: muchos de los régimenes a los cuales se someten las personas, en realidad no les aportan los nutrientes que necesitan, y les agotan su Chi (energía vital del cuerpo)...

Los de Ki Food advierten que, si se trata la obesidad del hombre y de la mujer de la misma manera, con sustancias que pueden quemar la grasa corporal pero en realidad no fortalecen los órganos ni generan energía vital, el efecto de cualquier régimen de adelgazamiento no será duradero, porque los órganos débiles enseguida empezarán de nuevo a acumular grasa. Además, el alimentarnos según nuestra constitución orgánica (masculina y femenina) nos permitirá contar con mejores garantías para alcanzar en una menor cantidad de tiempo nuestro peso ideal.

Para los taoístas, el comer lo que no necesitamos nos hace sentir ansiedad casi continuamente, y esto hace que tengamos que comer mucha mayor cantidad para satisfacer el hambre. Ellos afirman que no sólo algunos alimentos, sino también algunos sabores benefician más al hombre que a la mujer. Por ejemplo, a la mujer le benefician más los sabores ácidos y amargos, mientras que al hombre le benefician más los dulces y picantes (el sabor salado es necesario en ambos sexos). Por este motivo, hay que decir que, sin exageración, tanto el café como el chocolate amargo son beneficiosos para la mujer, para su corazón (es uno de los órganos débiles para las féminas). La sal también es buena, sobre todo ingerida en algunos alimentos muy nutritivos, como las algas marinas, que aportan además toda una serie de importantes oligoelementos al cuerpo.

Por otro lado me informaron de que, aunque en la mayoría de las dietas se aconseja eliminar de forma radical todos los dulces, esto no es del todo correcto... El estómago es tradicionalmente uno de los órganos débiles masculinos, y si está perjudicado, necesita consumir ingentes cantidades de dulce, que al final acaban haciéndole daño. Pero en realidad, el estómago necesita el dulce para realizar sus funciones básicas de digestión. El problema es que se parta de una debilidad esencial, que nos lleve a consumir dulces de forma compulsiva. Si tenemos necesidad de ingerir mucho dulce, alguna de nuestras partes Yang o masculinas, las relativas al estómago, están dañadas o débiles. Los hombres o mujeres con mucha debilidad de estómago, al eliminar de forma radical el dulce de su dieta, engordan más en la parte superior del abdomen. Además pueden sufrir dolores de cabeza, diarreas, acidez de estómago y debilitamiento corporal.

En fin: que ya me estáis viendo buscando info a troche y moche, revisando aquí y allá e investigando a ver de qué va todo esto de la medicina tao, y de su enfoque dentro del ámbito de la alimentación. ¡Advertidos quedáis.., que yo cuando me apasiono por un tema, ya no suelo parar hasta que lo domino, jejeje! Y como siempre: prometo aplicármelo sobre mi misma antes, como hago siempre, ¡a ver si funciona! Igual, hasta me hago el curso de Medicina Oriental y Nutrición con esta gente, que es en agosto... ¡Ya veremos! :-D

¡Besotes!

3 comentarios:

Sebastian dijo...

Muy buen articulo! Queria compartir con ustedes en retribución a este gran post un espacio donde también se debate y hay mucha info sobre alimentación: https://www.facebook.com/ComunidadLedesma. Esperemos poder cambiar malos habitos entre todos para una mejor nutrición. Saludos!

Andrómeda72 dijo...

Muchas gracias Sebastián, me alegro que te guste, y gracias por compartir! Cualquier info en este sitio es bien recibida! :-D

Anónimo dijo...

Hola si pudieras contar tu experiencia casi dos años después....llegaste a tomarlo? Qué efectos notaste?