Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

viernes, 17 de febrero de 2012

"Shame": la soledad del seductor




















Me están hablando bastante bien de esta película en los Mentideros de la Villa... No sé si acabaré yendo a verla (para empezar, el protagonista me parece infinitamente más atractivo de moreno, no me gustan nada los rubios y considero que ese tono de cabello no le va, pero en fin)... Hoy por fin la estrenan en España: "Shame", dirigida por el veterano Steve McQueen, y protagonizada por el ecléctico Michael Fassbender.

La tildan ya de "obra maestra", y alcanzó la unanimidad de la crítica al respecto en el pasado Festival de Venecia... El argumento es el siguiente: Brandon, un tipo de treinta y tantos años que vive en un confortable apartamento en Nueva York, cuyo principal hobby es seducir a mujeres de todo tipo, pelaje y condición, en encuentros de una sola noche y sin posibilidad de ningún futuro.

Sin embargo, como ningún cazador ha sido nunca perfecto, la tónica general de la complicada vida del personaje se ve alterado por la aparición de su hermana Sissy (interpretada magistralmente por Carey Mulligan), una chica rebelde y problemática que, quizá, quizá, y tan sólo quizá, represente el lado femenino del personaje, absolutamente dañado y dolorido... La presencia explosiva de esta mujer frágil e inconsolable llevará a Brandon a perder absolutamente el control sobre su propio mundo.

Los críticos han hablado del controvertido personaje de Brandon de múltiples formas... Le han denominado, por ejemplo, "fabuloso animal": Rafa Vidiella, en la edición de hoy del periódico 20 Minutos Madrid, comenta lo siguiente "además de una presencia física imponente y refinada, irresistible, imparte un curso actoral. Su impertérrito gesto y descomunal esqueleto son sólo la bella fachada de un alma desesperada. De una existencia angustiosa, de un fabuloso animal atrapada en la prisión del deseo. Pero los barrotes no sólo encierran sólo un cuerpo salvaje también; también, sobre todo, esconden y ahogan un confuso corazón".

En el fondo, y a pesar de que parece que Brandon es un superdotado en la cama, ni es feliz, ni controla, ni disfruta de su vida sexual. Su ansia por poseer una y mil mujeres, a las que literalmente "cosifica", "animaliza", es brutal y feroz. Según la crítica (Justin Chang, de la revista Variety), "pocos realizadores han sondeado las agitadas profundidades de la adicción sexual con tanta valentía como lo ha hecho el director británico Steve McQueen (...) Hay muchas razones para estar agradecido por 'Shame'". Se trata de un film devastador, psicológicamente claustrofóbico, que desnuda a sus personajes literal y figuradamente, dejándolos (y dejándonos a los espectadores, a poco que tengamos algo de conciencia) sin nada que esconder. Luis Martínez, del diario El Mundo, escribe de ella: "Una obra maestra (...), una de las películas más perturbadoras, salvajes y certeras de los últimos años. No es exageración, es entusiasmo, que no es lo mismo".

Así pues, desgarradora historia de un tío adicto al sexo, que se mueve por los procelosos submundos de la soledad más descarnada, la tristeza y la amargura más infinita... Nunca el sexo se mostró en su lado más doloroso como en esta película: el film nos muestra el sufrimiento de un hombre ante sus irrefrenables impulsos sexuales, esos impulsos que no puede controlar y que lo machacan día a día. Un sujeto que ha llevado su relación con las mujeres ("su otro Yo", que diría algún psicólogo) a su extremo más terrible y deshumanizado, y que necesita sexo a todas horas; que se mueve como un jaguar nocturno en pos de su presa por las innumerables fiestas nocturnas de las que él es el más destacado protagonista, pero que se encuentra atrapado, encarcelado, sujeto por su cada vez más oscura, peligrosa y agobiante adicción al sexo, la cual constituye, como para muchas otras personas, su droga diaria y su más inconmovible razón de vida.

"Shame" habla sobre el aislamiento interior de un ser que no es capaz de controlar sus sentimientos y que rehúye todo contacto real y sincero con otra persona, porque está profundamente herido en su lado masculino (y por reflejo, en su lado femenino.., para el caso, ambas polaridades funcionan constantemente como un tira y afloja real en nuestro mundo subconsciente). Su decisión es clara e inamovible: vivir solitario y conseguir siempre lo que quiere.., no hay más.

Ahora que lo pienso, con el permiso de Plutón y de mi nodo norte, me parece que sí que iré a verla: a mi me gustan estas cosas, porque me he tomado como un deber el hecho de enfrentarme usualmente a la poderosa oscuridad que reside en las almas y en el corazón de las personas.., para aprender de ella y, llegado el caso, combatirla (sobre todo, en mí misma). Quiero vérmelas de boca con ese dolor, con esa furia incontenible y ese miedo que presupongo aletean en lo más profundo del alma del personaje principal, Brandon. Su atractivo y su físico espectacular no me impresionan: las impresiones más profundas del corazón humano son las que subyacen por encima de la superficie, y me da en la nariz que "Shame" no va a ser una película superficial, ¡ni mucho menos!

Saluditos! Buen fin de semana!

No hay comentarios: