Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

lunes, 16 de mayo de 2011

El mala: el rosario budista

Algunas personas me han comentado que por qué ponía una foto de mi muñeca con un rosario budista enrollado alrededor de ella en mi cuenta de facebook, que he desactivado hoy mismo...


Bueno: tengo que aclarar que yo no soy budista. Sin embargo, sí que quiero explicar un poco sobre el simbolismo de este rosario, que se conoce con el nombre de mala, y que cada vez es más popular en nuestras sociedades occidentales, también.



El mala está realizado con 108 cuentas, todas del mismo tamaño. Se utiliza para llevar la cuenta y el registro de las recitaciones de mantrams (oraciones o palabras de poder en el budismo e hinduismo, entre otras religiones). Estas oraciones están dotadas de un profundo significado, y son utilizadas fundamentalmente por los budistas como un medio de protección mental, en contra de la idealización extrema, la depresión o las emociones y actitudes perturbadas.


El número sagrado 108 es anterior al nacimiento del budismo. En el hinduismo, por ejemplo, es el número clave para nombrar a sus deidades o dioses. Como múltiplo de 12 y de 9, este número representa a los nueve planetas en las doce casas zodiacales. Como un múltiplo de 27 y 4, también, simboliza los cuatro cuartos de la luna en cada una de las 27 Mansiones Lunares, o constelaciones hindúes por las que transita la luna, según la astrología védica.


Las 108 cuentas aseguran el que, por lo menos, 100 recitaciones de un mantram se hayan completado dentro de un círculo completo del rosario. Desde un punto de vista yóguico, el mala es un instrumento trascendental para la práctica de la meditación y del pranayama, a la vez que puede recitarse de forma tradicional, o sea, recitando mantrams.


El mala puede contar con una cuenta más, llamada la Cuenta del Gurú, por lo general ligeramente más grande, que es donde el mala se termina en la borda. Dicha Cuenta del Gurú es agregada como un recordatorio de la devoción debida al maestro o gurú. Los malas se usan moviendo los dedos comenzando por la primera cuenta después de la cuenta del Gurú. Cada vez que se recita un mantram completo, entonces se invierte la dirección de la cuenta. La creencia de no sujetar la Cuenta del Gurú se debe al anteriormente descrito sentimiento de devoción, buena disposición o respeto por el mismo.


El rosario budista no es un objeto de joyería, y debería ser usado con respeto y cuidado. No debe dejarse en el suelo, y si se cae al suelo, la tradición marca que se debería tocar uno la coronilla con ello, mientras se recinta algún mantram auspicioso, como Om Ah Hung, por tres veces. No es conveniente dejar que otra persona lo toque como objeto de curiosidad vulgar; sin embargo, tocar a alguien con él como símbolo de bendición o curación, sí que puede ser apropiado. Por otra parte, es muy beneficioso tener un mala bendecido por un lama o gurú.


Se dice que es buena señal si el mala de uno cabe dentro de la palma de la mano cerrada... Si es más grande, puede ser considerado como símbolo de soberbia excesiva. Hay que usar el mala con la intención de traer la mayor felicidad, alegría, bondad y serenidad al mundo. Si esto se lleva a cabo, será una fuente de bendiciones para tu vida.


¡Un besote, amigos!

No hay comentarios: