Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

viernes, 3 de octubre de 2008

Saga de Astrea-3 fanfic Caballeros del Zodíaco

Continuando con el fanfic, a petición de Mhyst XDDD..., en la foto, "las puras cumbres del Guadarrama", la sierra de mi corazón, donde vivía Al: uno de los principales personajes de este desbarajuste narrativo que me poseyó un buen día, sin pedirme permiso. ¿Casualidad? Porque servidora vive, sigue viviendo muy cerquita de esas mismas cumbres.., que me quitan el sentido cada vez que soy capaz de encaramarme sobre alguna de ellas...

--------------------------------------------------

Tan imposible es avivar la lumbre con nieve, como apagar el fuego del amor con palabras”.
William Shakespeare


Al trataba de relajarse escuchando música y observando el cielo con su pequeño telescopio desde la terraza. Atrás quedaba un largo vienes de duro trabajo en la casa rural, y una tarde perezosa y calurosísima, que agotó consultando libros y tomando notas sobre cartas astrales sin descanso.., hasta que le lloraron los ojos y tuvo que dejarlo. Había abandonado el PC, y dejaba que las horas pasaran lentas, sin preocupaciones. Ahora buscaba por los inmensos abismos estelares a Deneb, una de las bellezas del verano, y se complacía tanto en la soledad de los cielos como en su propia e intensa soledad, intransferible y sonora como una campana que atravesara con su tañido el tiempo… Ese tiempo que no tenía sentido, que era como el rumor lejano de una ola que viene a morir demasiado pronto.

Se separó del visor telescópico bruscamente, con evidente irritación: “no me pidas que quiera vivir/sin tu Luna/sin tu Sol/sin tu dulce locura”. Evidentemente, la canción que sonaba no le gustó en absoluto, porque dio un toque brusco y rápido al ratón, apagando la playlist. El silencio en la terraza se confundió con el de la noche. La locura no es más que un punto de vista, pensó, airada. Una oleada de terrible cólera, intensa, oscura y profunda, que venía de su más recóndito interior, se abrió paso; pero el entrenamiento, la costumbre y la voluntad parecieron dominarla. El vacío.., descartar toda posibilidad de sufrimiento, todo apego, todo sentimiento. Cuanto más vacíos estamos, más cerca nos encontramos de Dios. Om Mani Padme Huum. Pero la compasión se mostraba esquiva aquella noche. Jugaba al gato y al ratón con su terquedad y con el abismo de su memoria.

Deneb… Debía concentrarse en ella. La más brillante de la constelación del Cisne, y una de las más hermosas del cielo nocturno. La cola del ave, en clara alusión a su posición dentro de la alineación de estrellas que conformaban el grupo. Una supergigante de bellísimo tono azulado, que se convertiría en una supernova dentro de pocos millones de años. “Extinción estelar”, se coló en el cerebro de Al, y eso le produjo tal rabia, tal dolor imprevisto, que giró sobre sí rápidamente, como una peonza, derramando en su brusquedad el contenido de un vaso de Aal, la planta mágica que casi llevaba su nombre. Imposible. Algún monstruo encadenado en su interior, ávido, reclamaba sin tardanza su víctima. Sintió ganas de golpear, de hacer estallar toda su energía, de arrasar cuanto se opusiera a su paso. A lo lejos, las siluetas oscuras de las puras cumbres del Guadarrama asistían, impávidas, a este ataque de desesperación.

Y de repente, sonó el teléfono.

Como un presagio.

- ¿Diga?
- Konban wa, Alba. ¿Cómo estás?

Vaciló unos segundos. Pero la voz era tan familiar, tan amigable, que la duda se esfumó rápidamente. Y con ella, todo resquicio de miedo, de cólera: todo dolor o lucha.

- ¡Hyoga!
- ¿Puedes hablar?
- ¡Claro!- el ánimo de Al evolucionó rápidamente, como el de una tempestad que varía el rumbo- Pero, ¡qué alegría! La conexión sigue intacta, por lo que veo- murmuró casi para sí, con sorna, y echó una ojeada significativa al telescopio, en el mismo momento en el que una rapidísima estrella fugaz cruzaba el firmamento.
- Al, escúchame atentamente, no tengo mucho tiempo. Volamos ahora mismo rumbo a Grecia. Al Santuario. Todos nosotros.

La alegría de la muchacha se rompió en mil pedazos. Una mueca de fastidio apareció en su rostro.

- ¿Y bien?

Hubo un silencio breve al otro lado del hilo telefónico. La voz habló nuevamente, más despacio, cuajada de paciencia.


- Alba, una nueva Guerra Santa ha dado comienzo. Y no vas a convencerme de que lo ignoras.
- Si te refieres a la intensa serie de pesadillas, corazonadas y visiones funestas de las que llevo disfrutando desde hace al menos dos meses, sí, gracias: estoy al corriente.
- Te llamo para que te unas a nosotros.
- ¿A vosotros?- Al soltó una carcajada cínica- ¿Estás de broma? ¿O es que olvidas que en estos asuntos, vosotros os bastáis? Vosotros solitos, Hyoga.
- No… No bromeo. Al, no hablo en mi nombre, aunque bien sabes que te aprecio.
- Pero vamos a ver… - la chica se paseaba arriba y abajo por la terraza, como un león en su jaula-, vamos a ver, Hyoga. ¿Qué se supone que me estás pidiendo? ¿Debo abandonarlo todo, la carrera, mi trabajo, mi vida? ¿Debo partir sin más, feliz y contenta, a defender una causa que no es la mía, a dar mi vida si es necesario, por quien considero que me ha traicionado? ¿Acierto?
- No me lo pones fácil.
- Mira, hasta sé por qué te han obligado a llamarme: porque jamás me has impuesto nada, y eres el único que puede convencerme.
- No sólo por eso, Al… Y no es cierto que esta causa no sea también la tuya.
- ¿Estás seguro?
- Te conozco, te conozco bien. Tu alma está llena de esperanza.

Al cerró los ojos, y no pudo evitar derramar una lágrima tibia, que cayó rodando por sus mejillas doradas.

- Ahora eres tú quien me lo pone difícil, Cisne…
- Si no tenemos éxito, Al, si no somos capaces de parar esto a tiempo, ya no habrá dolor, ni amistad, ni angustia, ni honor… Sencillamente: ya no habrá nada.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

¡Buen, buen, buen fin de semana para todos vosotros! Laduda, ten paciencia, que seguiré con lo tuyo a la semana que viene ;-)

4 comentarios:

mhyst dijo...

Buenas!

Ejem... tengo que hacerte una corrección y una pregunta.

La corrección es: "oyasumi nasai" se usa para despedirse por la noche. En las circunstancias del relato, como es por la noche, lo más correcto es decir "konban wa". Intentaré explicar por qué "oyasumi nasai" no sirve. "Yasumi" significa descansar. El prefijo honorífico "o" es para mostrar respecto. Exactamente igual que hablarse "de usted" en español. Y "nasai" procede del verbo "nasaru" que es el verbo hacer honorífico. Antiguamente el verbo "nasaru" se empleaba para dirigirse a la nobleza. En el Japón actual, se usa en el imperativo para suavizarlo, mostrando aún más respeto. Así que "oyasumi nasai" significaría en español algo así como: "tenga usted la bondad de descansar". Comprende que he usado una expresión española equivalente al respeto mostrado en la versión japonesa. Es decir, la traducción en ningun caso es literal. Esto se lo dicen a uno cuando se está despidiendo para irse a dormir.

Bueno... ahora la pregunta: por lo que veo, ninguna de las tres entradas publicadas del fanfic hasta el momento está relacionada con las demás. ¿Es así? No es que pase nada por no estar relacionadas. He leido muchos libros con capítulos así, que luego se van relacionando poco a poco. Lo que no se es si es este el caso, o es que yo no me entero.

En fins... muchas gracias por publicar la tercera entrega. Está muy interesante. A ver como evoluciona.

Otra pregunta... ¿esto ya lo tienes escrito, o lo vas escribiendo conforme publicas?

Un besito :D

Andrómeda72 dijo...

Buenas!

Mira por dónde, siento que me vas a venir muy bien.., como corrector de texto.., ¡jajaja!

Ahora fuera de coña, me parece apasionante eso de tu conocimiento del japonés. Así pues, lo corregiré.., pero ya el lunes, que ahora tengo otro perejil que escardar.., jejeje...

Pues ambas cosas, Mhyst: escribo a la vez y tengo ya harto escrito. La cosa se alarga en el tiempo, y no sé hasta dónde llegará. ¡Nunca se sabe hasta dónde pueden llegar las cosas! Y sí: luego se relaciona todo: ya verás ;-) Espero no liar demasiado a la peña: tengo tendencia a pensar siguiendo un esquema de "árbol", y no lineal precisamente...

Wenas noches!

mhyst dijo...

Hey, si quieres que lea algo antes de que lo publiques, no lo dudes. Mi email es julksi@hotmail.com. Lo haré encantado.

Andrómeda72 dijo...

Yo encantada de la vida, Mhyst, vamos, ya ves, jajaja.., ¿pero en serio quieres tú tomarte tantas molestias por cosa semejante?

El mío, el que figura en el blog, ya lo tenéis todos... ;-)