Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

viernes, 30 de septiembre de 2011

Iniciación de Tara Blanca

Por fin ha venido a mí la Tara Blanca; quiero decir que desde hace ya al menos dos años y medio estaba buscando el modo de realizar la iniciación con esta venerada diosa del panteón budista.., pero como las cosas no ocurren muchas veces cuando uno desea (o cree que desea conscientemente), sino cuando uno realmente "está preparado" (al menos en apariencia), es ahora cuando se me ha presentado la oportunidad.

Busqué y busqué la forma de iniciarme con Tara Blanca, pero no hallé la forma... Nunca había una iniciación apropiada cerca, o disponible: realmente, no había manera. Yo sentía internamente la necesidad, pero no había forma: no aparecía la ocasión. Hasta esta mañana.

La gente de Inkarri me ha enviado un correo para advertirme sobre la próxima visita de los monjes tibetanos a Madrid, con motivo del conocido Tour Mundial por la Paz Interior, que ya se lleva celebrando varios años consecutivos... Difundo a través de este blog que se celebrará una rara (por lo difícil que a mi me ha resultado tener la oportunidad) iniciación a la práctica de la Tara Blanca en el centro "Shiva y Luna" de Leganés. Bueno: podría explayarme toneladas de tiempo en la simple definición de este nombre y lo que representa para mí, pero como ya algunos me conocéis desde hace tiempo, y sabéis de qué hablo, no me explayaré para evitar que el resto se canse o piense que me he aferrado al púlpito para dictar algún tipo raro de clase magistral.

Sólo comentaros que dicha iniciación tendrá lugar el próximo 15 de octubre en la sede del centro "Shiva y Luna" de Leganés, como os digo (bien comunicado por Metrosur y Renfe), a las 16:00 de la tarde.., si los dioses nos son favorables, como diría el maestro hipnoterapeuta Horacio Ruiz, allí estaré.

Para no liar demasiado el asunto, comentaré que Tara Blanca representa algo así como la emanación de la compasión de Buda, y es especialmente efectiva para ayudar a los practicantes a incrementar su vitalidad, buena salud, longevidad, prosperidad y sabiduría. En mi caso concreto, y es que tengo que hablar de mi experiencia, llevaba toda la mañana dándole vueltas a la cabeza sobre el tema que siento internamente una serie de bloqueos internos raros, que sé que están ahí, pero que no me permiten avanzar en ningún sentido prácticamente... Es muy probable que esta toma de conciencia provenga de las prácticas del curso de registros akáshicos que estoy llevando a cabo con Fedra Kardelén, con el fin de, primero, abrir mis propios Registros de forma autoconsciente y disciplinada, para ver qué se cuece por ahí y qué es lo que tengo que sanar, curar, cambiar o disolver. Como me decía la buena de Sabina, "si en este momento estuvieras en otras historias, y no centrada como ahora, aunque aparentemente detenida, no estarías en disposición de evolucionar de esta forma, organizándote internamente y desechando antiguas cosas que ya no te sirven". Bueno: realmente éstas son más bien sus palabras que las suyas, pero es una traducción bastante aproximada de lo que ella me quiso realmente decir.

Que conste que yo no soy budista, ni hace falta serlo para beneficiarse de esta práctica, como los mismos budistas manifiestan correctamente... Tara es un arquetipo que, en realidad, está dentro de nosotros mismos. Por ello, lo que pretendemos con esta iniciación es tratar de desarrollar la energía de Tara dentro de nosotros. Todos, si purificamos nuestro ser, podemos ser Tara, tanto hombres como mujeres. La práctica de la Tara blanca proporciona larga vida, genera méritos en forma de energía positiva y los atrae a nuestras vidas, y sirve para obtener sabiduría y para saber aprovecharla para beneficio de los demás y de nosotros mismos.

Esta práctica está recomendada, por ejemplo, para aquellas personas que se encuentran muy cansadas, con un nivel bajo de energía. Muchas veces, tratamos de elevar inconscientemente nuestros niveles energéticos con cosas como el tabaco, el café o el alcohol, que nos estimulan, pero todos sabemos que todo ello resulta perjudicial para nuestro cuerpo, para nuestra mente, y para nuestro espíritu. La iniciación de Tara Blanca nos reenergiza, volviéndonos gracias a ella más jóvenes, más vitales, más fuertes, más sanos, más pacíficos y más felices.

Además, es muy importante porque esta práctica se puede llevar a cabo en el nombre y beneficio de otros que están débiles o enfermos, por ejemplo, para incrementar su vitalidad. Su mantram, que es una forma de liberar y potenciar los recursos internos de nuestra mente, es Om tare tuttare ture mama ayur puñe gyana pushtim kuru ye soha, del sánscrito, y nos ofrece una enorme capacidad de liberación (propia y ajena). El mantram y la práctica invocan una vida con más fuerza, más positiva, más larga y llena de buenas cualidades.

Uno de los "apodos" de Tara Blanca es el de Pacificadora... Y es que el mantram de esta deidad desarrolla el aspecto femenino que cuida del Ser (del nuestro propio, y del ajeno). Es una inyección de alegría, de vitalidad y de incremento en todos los sentidos (abundancia interna, física, moral, espiritual y también, cómo no, material). La recitación del mantram hace que la mente entre en un estado de conciencia despierto y vital, que le permita superar las deficiencias causadas por los combates del crecimiento (sí, sí: precisamente eso que hemos venido a hacer a este mundo, aquí). La blanca y pura luz de Tara restablece y reconstituye nuestro organismo a todos los niveles (mental, espiritual, físico), y nos conecta con lo que realmente somos para recuperar todo lo que hemos perdido en el camino de esta larga y dura batalla que es la vida.., que son todas las vidas que ya hemos vivido.

Según el librito de mi juego de cartas "Prácticas de meditación tibetana con Tankas", de la editorial EDAF, "las prácticas relacionadas con la Tara Blanca tienen, en primer lugar, el objetivo de apartar los obstáculos que amenazan la vida, y de prolongar la propia vida y la de otros (...). Como ya lo indica su nombre, desde su compasión ilimitada presta ayuda para cruzar el océano del sufrimiento y alcanzar la orilla salvadora de la liberación. Para ello, elimina los obstáculos que se interponen en la senda y confiere valor a los débiles y esperanza a los desesperados. No sólo protege la vida, sino que resuelve los conflictos internos, ayuda a encontrar la paz y profundiza la sabiduría (...). La meditación sobre este aspecto femenino de Buda ayuda al practicante no sólo a disfrutar de una vida larga y dichosa, sino sobre todo a vivir una existencia rica, plena y fructífera pra los demás desde el punto de vista espiritual".

En fin.., ya no os aburro más. Es lo que hay, y estoy muy contenta y agradecida por tener esta oportunidad en mi vida. Espero que la iniciación me abra un mundo de posibilidades, porque debo y quiero trabajar y me encuentro demasiado limitada en estos días como para poder llevar a cabo mi trabajo. ¡Que así sea!

Buen fin de semana a tod@s, que descanséis y seáis muy, muy felices.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Los frutos de la nueva estación

Desconectados de la Tierra no somos nadie, no somos nada... En estos días inciertos, donde todo navega en medio de una confusión sin límites, mientras las primeras hojas caen de los árboles, encuentro que la gente se haya demasiado imbuída por una extraña tristeza.

Propongo, para ponernos un poco a tono, el llevar a cabo algún tipo de ritual relacionado con la paz, la tranquilidad del espíritu, el reconocimiento de los dones otorgados por la Madre Tierra, en forma de frutos de otoño, que probablemente hayamos estado sembrando, simbólicamente, durante todo el año.

Para llevar a cabo este ritual, con el fin de reconocernos como auténticos hijos del planeta, dignos de recibir toda la abundancia que la Tierra destila, podemos hacernos con:

- 4 velas blancas
- Una copa
- Una amatista
- Una espada, puñal corto, o abrecartas
- Incienso, preferiblemente de mirra

Hay que poner las velas formando un círculo, y en el centro de éste, la copa, la amatista, la espada y la varita de incienso... Se enciende ésta última (con una cerilla), así como las 4 velas. Se llena la copa de agua (mejor cogerla en el monte, o en la naturaleza, en algún sitio del que sepamos que es pura y limpia), y se hace una reverencia a la gema de amatista.

A continuación, refiriéndose a cada uno de los cuatro elementos que representan la copa, la gema, la espada y el incienso, se recita:

"Adiós, Sol, luz siempre renaciente,
Dios oculto que siempre permaneces,
y que ahora viajas hacia las tierras de la Eterna Juventud,
a través de las puertas de la muerte,
para morar en tu trono,
juez de los hombres...

Caudillo de las huestes del aire,
invisible alrededor del Círculo.

Así vive en mi la Semilla secreta,
la semilla del grano recién madurado:
la semilla de la carne,
oculta en la Tierra, maravillosa semilla de las estrellas.

En el grano está la vida, que es la luz del hombre.
La que nunca nació y la que nunca muere.
Por lo tanto, que no lloren los sabios:
lo que nunca se ha ido regresará".

Se deja que las velas se consuman (muy importante: para esto hay que hacerlo de forma controlada), haciendo una petición de aquellos bienes y dones que quieras obtener en este otoño, y se recogen cuidadosamente los restos del incienso, la amatista, la copa y la espada hasta que termine el año, escondiéndolos en un papel rojizo... Si observas cuidadosamente a lo largo de estos tres últimos meses, verás cómo va llegando a tu vida la cosecha que de esta forma has ido sembrando.

viernes, 23 de septiembre de 2011

Otoño




















Ya no sé cuántas han sido las personas que me han comentado en esta semana que ya había entrado el otoño... No les he sacado de su error, pero no, señores y señoras: el otoño, al menos en el hemisferio norte, empieza hoy, viernes, 23 de septiembre de 2011.

Astronómicamente, el otoño empieza el 22 o 23 de septiembre en nuestras latitudes, y el 20 o 21 de marzo en el hemisferio sur. Termina con el famoso solsticio de invierno, alrededor del 21 de junio en el hemisferio sur, y el 21 de diciembre en el hemisferio norte.

Sin embargo, es cierto que, a veces, es considerado como los meses enteros de marzo, abril y mayo en el hemisferio sur, y los de septiembre, octubre y noviembre, en el hemisferio norte.

En ambos hemisferios esta estación es la de las cosechas. Simbólicamente, representa la vejez. Esto se debe a que, durante el otoño, las hojas de los árboles caducos cambian y su color se vuelve amarillento-dorado, rojo y amarronado, hasta que se secan y caen, ayudadas por el viento que sopla con más fuerza. Durante esta estación, la temperatura se enfría considerablemente.

Otro fenómeno clásico es el acortamiento de la duración de las horas de luz del día... Esto es especialmente notable por las tardes. En España, este otoño durará 89 días y algunas horas. El 30 de octubre próximo cambiaremos la hora, para adecuarla al horario de invierno.

En un día como hoy el sol, visto desde la tierra, cruza el ecuador celeste en su movimiento aparente hacia el sur... El día que esto sucede, la duración del día y de la noche prácticamente coinciden. Por otra parte, esta estación de otoño conocerá dos eclipses: el día 25 de noviembre, un eclipse parcial de sol (visible en el sur de África, la Antártida, Tasmania y Nueva Zelanda); y otro total de Luna que se dará dos semanas más tarde, el 10 de diciembre, y que en España veremos en sus últimas fases.

Urano y Júpiter pasarán a ser visibles casi todas las noches del otoño. Al atardecer será visible Venus, y al amanecer Marte y Saturno. Del mismo modo, el 27 de octubre se producirá el máximo acercamiento anual de Júpiter a la Tierra.

Esta estación también nos amenizará con varias lluvias de meteoros. La primera importante del otoño son las Dracónidas, cuyo máximo se dará el 8 de octubre. La más popular, sin embargo, son las Leónidas, que se producirá alrededor del 17 de noviembre, y que ocasionalmente llega a ser muy intensa. La última lluvia importante son las Gemínidas, cuyo máximo ritmo será sobre el 13 de diciembre. En cuanto a las agrupaciones de estrellas, cerca de la Polar se verán las constelaciones del Cisne, Casiopeia, Osa Menor y Jirafa. Las constelaciones eclípticas visibles en este período van de Capricornio a Virgo. Por encima de la eclíptica destacan Pegaso y Andrómeda; por debajo, Ballena y Orión, así como las estrellas Sirio y Proción, claro está, desde las latitudes españolas...

(Fuente, Wikipedia y Lavanguardia.com)

martes, 20 de septiembre de 2011

La chispa adecuada



















"Las palabras fueron avispas
y las calles como dunas
cuando aún te espero llegar
(de un momento a otro).

En un ataúd guardo tu tacto y una corona
con tu pelo enmarañado
queriendo encontrar un arcoiris infinito.


Mis manos que aún son de hueso
y tu vientre sabe a pan.
La catedral que es tu cuerpo
(lo será del enemigo)
.

Eras verano y mil tormentas
y yo el león que sonríe a las paredes
que he vuelto a pintar del mismo color.

No sé distinguir entre besos y raíces
no sé distinguir lo complicado de lo simple.

Y ahora estás en mi lista
de promesas a olvidar
todo arde si le aplicas la chispa adecuada.

"Escribe con carbón en mi pensamiento
que cruzamos océanos de tiempo,
dibujando los garabatos de mis fantasías:
poco es tanto cuando poco necesitas)".


El fuego que era a veces propio
la ceniza siempre ajena
blanca esperma resbalando por la espina dorsal.

Ya somos más viejos y sinceros y qué más da,
si miramos la laguna como llaman a la eternidad
de la ausencia.

(Estribillo).
-------------------------------------------------------------------------------------
Esta canción, que fue ya hace algún tiempo una de las más famosas del grupo aragonés Héroes del Silencio, me es muy grata... Representa muchas cosas que están en mi cabeza y en mi corazón. Efectivamente, hay una verdad como un templo en estas líneas del genial Enrique Bunbury: todo arde si le aplicas la chispa adecuada. Todo esto, a pesar de que mi ex, que según él siempre se distinguió por su lógica y según yo, jamás por su empatía, asegurara que las letras de este hombre eran inteligibles.., cosa que siempre acogí y acojo en mi memoria con un soberano encogimiento de hombros. ¡Serán inteligibles para él, supongo!

Claro, que si lo miro desde un punto de vista astrológico, llego a la conclusión de que para comprender el alma de Plutón, hay que tener el alma en relación a Plutón.., es decir, el Sol en algún aspecto estrecho con este citado planeta. De otra manera, es probable que resulte imposible. Bunbury es puro Plutón muchas veces, y quizá sea efectivamente incomprensible para los que navegan en superficie. Eso.., o tener un fuerte componente de Escorpio en algún lado, puede facilitar la comprensión de este músico y de su obra. Sólo he visto esa profunda empatía perceptiva, espiritual y emocional, en los plutonianos o escorpiones. Los demás usualmente se espantan, se aterran, salen corriendo a la mínima "complicación". Cuando uno nada en superficie y mira al fondo oscuro, la propia profundidad, tan sólo por sí misma, debe dar mucho, mucho miedo.

En cuanto a los que no consideran ni siquiera la existencia de Plutón en su trabajo astrológico, porque los impersonales son demasiado "evasivos", vamos.., ¿para qué voy ni a molestarme en hablar? Energías perdidas, tiempo perdido.

Sí, efectivamente: todo arde si se aplica la chispa adecuada. Bunbury tenía y tiene razón. Me he encontrado con grandes personas, con muy buenas intenciones y siempre en la búsqueda espiritual, que me aconsejaban "ir hacia la luz" (sí, sí; disculpadme la broma, como en "Poltergeist", tal cual). Supuestamente, eso de ahondar en las tinieblas, aunque sólo sea para combatirlas, genera más tinieblas, que acaban comiéndote viva (¿es así?). Otros se encogían y se encogen de hombros: están empeñados en que me gusta sufrir. Nunca he oído estupidez tan grande: habrá gente a la que le guste sufrir, qué duda cabe, pero ese propósito no está ni estuvo nunca en mi alma ni en mi pensamiento.., ni en mi corazón.

Yo nunca me he metido en aguas turbulentas para sufrir. Hay que ser idiota, o no conocerme un ápice, para asegurar eso. Hay que ser desagradecido, además, pero eso ya es otro cantar. Sin embargo, ayer comencé un curso de Registros Akáshicos con Fedra Kardelén (una instructora argentina de esta disciplina), y bueno, aunque la cosa fue tan sólo como una pequeña toma de contacto, hubo algo que ella dijo que se grabó a fuego en mi corazón: el mandato de no intervenir y de no juzgar. Pues claro: las terapias, las relaciones, el amor y otras cosas, dependiendo de cómo se traten, pueden generar apegos excesivos y dramáticos. Y uno quiere intervenir, y no debe. Y no sólo eso, sino que ni siquiera hay que pensar en si alguien te lo agradece o no, como acabo de hacer yo misma. Eso es otra historia: uno debe actuar porque debe actuar, independientemente de si los demás entienden o no entienden tus motivaciones. Cuando uno tiene el alma en conexión con Plutón, las motivaciones pueden ser muy ininteligibles, como las canciones de Bunbury para mi ex. ¿Y qué? ¿A quién diablos le importe?

Sin embargo, hay algo cierto, y es que existe un límite para el sufrimiento. Cuando uno/una no sufre porque sí, y hay motivos para ello, no existe ninguna justificación para seguir con el mismo sufrimiento si los motivos se acaban. Si aparece "la chispa adecuada"... Cuando uno tiene el alma en conexión con Plutón, sabe cuándo le están engañando, por ejemplo, aunque no diga nada. Hay veces que me río para mis adentros, cuando detecto a alguien intentando engañarme torpemente... Desconfiad cuando una persona os ponga excusas y os dé demasiadas explicaciones que no tiene por qué daros: os estará engañando.., sí o sí.

Esos engaños constituyen "chispas adecuadas" por sí mismos, sin necesidad de nada más. No hay "excusas" que valgan: cuando uno opera al nivel de Plutón no hay excusas, porque el propio planeta, el propio arquetipo, el propio dios te impide una cosa que muchas veces constituye nuestra tentación y nuestra costumbre: engañarnos a nosotros mismos. Plutón te reta, te plantea a ver cuánto sufrimiento moral y espiritual eres capaz de aguantar, pone a prueba tus defensas, tu ética más íntima, la integridad de tu amor, y eso nunca, nunca es una excusa. Me escandalizan los que me aconsejan no entrar en el Corazón de las Tinieblas sin saber lo que es eso siquiera; me escandalizan los que afirman que mis motivaciones son éstas o aquellas, sin tan siquiera haber podido, por miedo, profundizar en ellos mismos; me escandalizan los que me mienten para no sufrir, mientras muestran otro rostro para "salvar el culo" y quedar a salvo de la quema. Sí: me escandalizan más que un desnudo integral, de ésos que les preocupan tanto a los americanos en la televisión. ¡Me dan asco, y me provocan un dolor intolerable e increíble!

"Todo es muy sencillo": sí, y tan sencillo, sí. Tan sencillo como que todo el Universo está contenido dentro de nosotros, y por lo tanto, somos infinitos; tan sencillo como que "el Bien y el Mal, la Belleza o la Fealdad, la Sabiduría o la Necedad", como diría Michel Ende, están también contenidos y revueltos, a la vez, en nosotros. Todo es parte de eso que algunos llaman Dios y otros la Fuente o cualquier otra definición posible, y por lo tanto, es imposible juzgarlo. Todo forma parte de un plan maestro perfecto. Imposible renunciar a la Oscuridad y vivir sólo en la Luz, en la Alegría, en la Dicha. Imposible avanzar ciertamente sin afrontar las consecuencias de nuestros propios actos de una forma definitiva y valiente. Imposible no sufrir si queremos asumir y trascender las consecuencias de nuestro karma (sí, de nuestras propias elecciones en el pasado, que jamás se "borran", al menos según la teoría de los Registros Akáshicos). ¡Atadme esa mosca con el rabo, valientes!

Ah, pero no: es que para llegar a este punto, hay que haber recorrido un laaargo camino con el solo escudo de nuestro coraje o de nuestro miedo, en la más absoluta oscuridad, con el único apoyo de la luz de la fe como antorcha... Para llegar a este punto, hay que haber atravesado ciénagas y abismos de autocomplacencia, de ira, de dolor y de perdón. No están las uvas maduras...

"Apresúrate, no te fíes de las horas venideras. El que hoy no está dispuesto, menos lo estará mañana".

Pues eso.., la chispa adecuada.

¡Besotes!

jueves, 15 de septiembre de 2011

Prehnita: la piedra de la pureza

Eso que véis en la foto es una prehnita turmalinada, es decir, una prehnita que cuenta con inclusiones de turmalina negra. A estas gemas de color verde pálido se les conoce como las piedras de la pureza, y proporcionan mucha seguridad en uno mismo, ahuyentando los sentimientos de timidez y duda. En algunos países de África central se regalan en las ceremonias matrimoniales, porque también representan la virginidad.

Se utiliza muchísimo para el alivio de dolores reumáticos, para el lumbago y la ciática. Si está turmalinada, como en la fotografía, absorbe más y mejor el dolor, y es aún más protectora, sobre todo para el chakra del corazón. Representa la limpieza de cuerpo y de alma, y con turmalina, es muy aconsejable para aliviar todo tipo de males del espíritu.

La prehnita es una piedra de amor incondicional. Conecta preferentemente con las virtudes del arcángel Rafael, por lo que es muy útil en trabajos de sanación, sobre todo para "sanar uno mismo". Muestra el camino del crecimiento espiritual, y otorga mucha armonía con la naturaleza y los seres elementales que pueblan la misma. Ayuda también con los que acumulan posesiones debido a carencias internas, y alivia las pesadillas, las fobias y los miedos.

La prehnita representa el poder y la confianza en uno mismo. Abre y fortalece muchísimo el chakra del corazón. Se dice que es la piedra ideal para recordar los sueños, y se considera favorable para la meditación y la profecía. Es el cristal del perdón, de la trasmutación del dolor y de la superación de la soledad. Elimina con valentía aquellos obstáculos que nos impiden llegar a nuestro corazón para darnos y dar amor absoluto e incondicional, y promueve el cesar de alimentarnos de la tristeza.

Absolutamente protectora (y más cuando cuenta con alguna inclusión de turmalina), la prehnita refuerza la fuerza vital e incrementa la energía de la persona. Ayuda a dejar atrás viejos recuerdos dolorosos, estimula la eliminación de toxinas, y estimula el metabolismo. Útil contra la anemia y los problemas renales. Une la voluntad y el corazón, y al hacerlo, fomenta que las acciones de uno estén siempre dirigidas hacia el Supremo Bien.

Se utiliza como una "piedra de visión", para acceder a niveles superiores de conciencia y estimular el chakra coronario y del tercer ojo.

¡Besotes!

martes, 13 de septiembre de 2011

Los mensajeros de Lug

Tengo un respeto bastante consolidado por los cuervos y otras aves carroñeras, como buitres o grajas... En mi antigua cultura europea y mediterránea siempre han sido aves relacionadas con los dioses, considerados mensajeros de éstos, como en el caso de Lug, el celta. Por no hablar de otros mundos, como el mesopotámico o el egipcio (que también pueden englobarse dentro de la cultura del sagrado Mediterráneo, después de todo). Me causa una extrema incredulidad, por lo tanto, que ni siquiera a día de hoy, las mentes más preclaras de todas las tertulias de los medios de comunicación en España, incluidos algunos a los que respeto (como a los cuervos) porque saben bastante de historia, no puedan interpretar sus graznidos de alerta. Resulta bastante fácil oír cuando se tienen oídos y uno quiere. Resulta bastante fácil ver cuando uno tiene ojos y los abre. Sorprendentemente, los mensajeros de Lug sobrevuelan nuestras cabezas desgañitándose, voceros de los Hados y del Destino.., pero nosotros, como Ulises, parece que nos hemos atado al mástil con los oídos llenos de cera, para no escuchar.

Te vi hace dos años más o menos, a petición, y te vi con claridad meridiana, como ahora te sigo viendo: con las pupilas de mi poderoso jaguar negro que jamás se equivoca, mi nahúatl, el que ve en la oscuridad y me acompaña al costado desde el nacimiento... El mundo ha aceptado que te llames Obama, con la facilidad sorprendente con la que el rebaño se dirige ciegamente en la dirección que los perros guía le sugieren. Hoy dices que los líderes de Europa (¿líderes?) deben integrar una política fiscal coordinada, para salvarnos. Para salvarnos.., ¿de qué? Grecia se encuentra cerca de la bancarrota (¿qué bancarrota?), y los que siempre hablan a posteriori (así cualquiera) alegan que el euro se creó de una forma rápida, y quizás, inestable: incluso temeraria. Los cuervos, que me acompañan en casi todas mis excursiones montaraces, graznan en mis oídos con insistencia. ¡Yo sí que puedo oírles!

Atenas ha reconocido que sólo tienen para pagar pensiones y sueldos a los funcionarios hasta octubre (que está aquí mismo)... Y Obama sonríe, se lleva la mano el corazón, y hace discursos con su voz suave y melodiosa que jamás quiebra el tono de la mansedumbre... Hace años que también vi ese edificio que sale en la foto, y otro más, en Alemania, de las mismas características.., cuando pregunté al Otro Lado cuáles eran los enemigos principales de Europa en estos momentos. El señor Obama ha dicho textualmente "nos encontramos en profundo contacto con los europeos para tratar de resolver esta crisis". ¡Y tan profundo el contacto, por cierto! En algunos círculos soeces y tabernarios, a ese tipo de profundos contactos plutonianos les llaman "dar por culo", simplemente.

Ni las mentes preclaras son capaces de ver que lo que quieren destruir se llama Mediterranía, y se ponen tontamente al lado del enemigo, defendiendo el hecho de que los griegos son unos vagos que no aportan nada a la economía global, sino que viven a su aire, haciendo lo que les da la gana, trampeando como tradicionalmente se ha trampeado siempre aquí, y sin preocuparse por el dinerito ajeno, y que por lo tanto, deben pagar por ello y ser devaluados, incluso expulsados del euro... Ni siquiera los beligerantes nacionalistas, enfrascados en sus políticas contrabandistas y partiles, y que aún piensan que a ellos no les va a tocar "porque yo lo valgo", que se sienten muy a salvo en sus fueros, hasta ahora intocados, y que abogan por una cultura mediterránea de andar por casa, muy del Bulli y del surrealismo, se han dado cuenta.., porque están con el ojo puesto en lo micro, no en lo macro. Creen que el enemigo a batir se llama Estado, pero el Estado ya no existe, o está en vías de extinción. Obama lo ha dicho muy clarito, como el César: "ahora mismo hay en Europa una moneda única, pero no un conjunto único de políticas económicas". Al fin y al cabo, es lo que queríais.., lo que estabais buscando desde hace tieeeeeeeeempo.., ¿verdad? :-)

El "amigo" Obama ha comentado que Grecia es el problema inmediato, pero que el gordo, gordo, gordo, no es Grecia.., sino Italia y España. Por supuesto: los dos baluartes que aún perviven de la Mediterranía en este ancho (cada vez más estrecho) mundo. Los países árabes están fuera de juego, enfrascados en una falseada "primavera árabe" que les llevará, teóricamente, a la tierra prometida de la democracia y el "Estado del Bienestar" (?). Turquía calla y observa, presto el puño en el alfanje, como siempre, mientras Francia, a medias mediterránea, fluctúa entre el deber de obediencia a su amo alemán, y su profundo sentimiento comunitario celta. El mayor problema, según el señor presidente de los Estados Unidos de la bendita América, es que los mercados sigan arremetiendo "contra esos dos países tan grandes". ¿Y quiénes son esos mercados que arremeten, como un miura embravecido? ¿Y bajo el mandato de qué intereses, me pregunto yo? Sí: somos grandes, pero no sólo en tamaño o en economía. Somos grandes en lo que subyace por debajo de la superficie de las cosas visibles: siglos y siglos de lucha, de hambre, de guerra, de cultura, de religión, de arte, de historia: de vida. Todo eso que a vosotros os interesa, ahora mismo, mandar al traste lo antes posible.., ¿verdad? :-)

Le pese a quien le pese, así es el poso, y el peso, de estos dos países a los que pertenecemos, y que han acogido, a lo largo de las edades, a mucha gente distinta en su territorio: Italia, España.

He estado en La Palma (islas Canarias) este verano, y me he dedicado a observar a los alemanes que, curiosamente, debe ser que van de isla en isla en sus vacaciones, intentando huir de su propia tierra dura, desabrida, áspera y poderosa, donde parece que sus hijos se ahogan en su propio jugo, como las mediterráneas aceitunas, quizá en busca del perdido paraíso de la Atlántida (aquí, o en Mallorca, según dicen algunos que están bien enterados)... Hablé con algunos palmeños al respecto, oriundos de la isla, que saben aprovecharse bien de los dineros teutones, pero que desprecian su alemana cultura muy sabiamente, y está bien claro por qué, y con razón. No, señores: no me gustaría ser alemana, y tengo que decir que, en ocasiones, llego a entender incluso a los nacionalistas. Estamos ante una nueva invasión, solo que la guerra es soterrada, no se ve, no parece, pero está ahí. Y créanme, servidora sabe un huevo de guerras, de batallas y de soldadescas.

Los cuervos, hijos de Lug, siguen graznando insistentemente en mis oídos cosas muy raras, que no consigo entender bien del todo... Creo que dicen algo así como "insidia, traición, guerra"... Son aves carroñeras, acostumbradas a oler la muerte a distancia, pero se cuentan entre los más inteligentes de todos los pájaros.

sábado, 10 de septiembre de 2011

La avispa y el peón del rey de negras.




















Al lado de la cama hay un ajedrez de piedra, y esta mañana, al ir a poner la colcha, la extendí en el aire con tanto ímpetu que casi me lo llevé por delante. Dos fichas se fueron al suelo: el peón del rey de negras y el alfil, también negro. Me quedé mirándolas extasiada, recibiendo su mensaje. Cada vez que me pasa alguna "tontería" de éstas, aparentemente insignificante para casi todo el mundo, pero me da por quedarme así, como suspendida en el tiempo, normalmente quiere decir que algún mensaje importante estoy recibiendo desde "el Otro Lado". ¡Y bien clarito y alto que lo recibí y comprendí esta vez, por cierto!

No me hizo ni puñetera gracia que el alfil y el peón se fueran al suelo, pero no fue propósito. Sin embargo, he reflexionado mucho últimamente sobre el tipo de karma que podría producir el hacer cosas a propósito, o el no hacerlas. No estoy tan segura de que ser más o menos "inocentes" pueda eximirnos de toda la responsabilidad, ni siquiera de la mitad de la responsabilidad. Y esto se debe al estado de conciencia que he adquirido: no quiero con esto decir que yo sea un espíritu supra-elevado de los círculos celestiales, no, ni de coña. Lo que quiero decir es que la cabeza se me ha puesto de tal modo, que no puedo olvidar algunas cosas que he visto y he vivido por más que quiera, y que por tanto, debo obrar en consecuencia. ¡A eso me refiero con la frase lapidaria del estado de conciencia!

Cuando uno se acostumbra a ver y sobre todo, a "sentir" la realidad en multidimensión, esto es lo que pasa. Que el viento, una nube, una mariposa que pasa, o la caída del peón del rey de negras puede darte mucha, mucha información. Este fenómeno, que muchos denominan "sincronías", responde al hecho de que el Universo, realmente, es Uno, y a que está constituido por la misma sustancia. Cuando uno se acostumbra a vivir en multidimensión, al menos un porcentaje determinado de su tiempo, recibe señales y mensajes a menudo. Y es capaz de averigüar cosas increíbles sobre sucesos que estén sucediendo a miles de kilómetros de distancia. ¡Y no es magia!

Ayer maté a una avispa, y me arrepiento. Usted dirá que la cosa no tiene importancia, pero yo creo que, sin exagerar, sin ponerme dramática ni obsesiva, sí la tiene. Alguna importancia debe de tener, cuando ciertos monjes budistas tibetanos caminan barriendo el suelo ante ellos, para no aplastar ni a una hormiga. En agosto salvé a un bicho de ésos de morir ahogado en la piscina. Simplemente, yo nadaba por ahí, vi a la avispa ahogándose, y la saqué del agua con cuidado porque era absurdo que yo estuviera ahí, viendo como moría, sin hacer nada. Luego me tiré la media hora que pasó secándose en la orilla maravillándome de la genial aeroarquitectura de su cuerpo, de la maravilla de su diseño inmitable. Pero ayer me cargué una de ellas con saña. Estaba amenazando a alguien que me importa, me levanté, salió de mi aquel viejo instinto asesino profundo, la derribé en el suelo, y como la jodía no se moría, la aplasté varias veces con el pie, y como no espichaba, le puse una piedra encima. Sin más, pero me quedé muy tocada. "Es la primera vez en la vida que te veo matar algo", me dijeron, y es cierto: porque hace años, pero aaaaaños, que yo no levanto mi mano para matar a ninguna cosa que tenga vida. Si puedo evitarlo, lo evito, y sí, sé que eso entra en contradicción a lo mejor con el hecho de que no soy vegetariana, pero es que matar para comer adquiere para mí otra dimensión distinta, no sé.

¿Esto es porque soy o quiero ser la santidad en persona, o porque me gusta darme importancia? Ni una cosa ni la otra. Es porque sé muy bien las consecuencias de arrebatar la vida a otro ser. Es porque tengo conciencia de la violencia y de las deudas de sangre. Es porque toda vida debe ser reverenciada y respetada en primera instancia, porque si yo no tengo el don de crear una avispa, tampoco tengo por qué tener la potestad de destruirla.

Si el vuelo de una mariposa puede generar un huracán al otro lado del mundo, la muerte o la vida de un insecto volador, a saber... Y como desconozco esa Ley en toda su justicia y gravedad, en todo su significado, prefiero tratar de no inflingirla. Sobre todo porque después vinieron más avispas, y me di cuenta de que habían existido siempre otras alternativas. Por ejemplo, poner una lata abierta con caldo de mejillones para espantarlas, porque detestan el escabeche (me enteré ayer, por el método de probarlo, claro. Mi intención es que las demás se hartaran de comer caldo y nos dejaran en paz, pero más bien salieron despavoridas).

Nadie tiene derecho a derribar al alfil, ni al peón del rey de negras, aunque sea negro y haya gente a la que no le guste el negro ni una miajita siquiera... Nadie tiene derecho a eliminar con saña a un insecto, ni siquiera aunque vaya a picar a alguien que te importa (cosa que no era tampoco segura, por cierto). Como alguien muy sabio me explicó una vez, todo es relativo, misterioso e inusitado, como en el cuento del ratoncito y la mierda:

"Un ratoncito que iba tiritando por el campo en pleno invierno, de repente se encontró con una vaca justo en el peor momento, y ésta le cagó encima. El pobre ratón hizo un esfuerzo terrible por sacar la cabeza de la mierda, y al fin pudo respirar.

Luego de un rato, se dio cuenta de que era más bien agradable y placentero estar ahí dentro, ya que el excremento estaba caliente, y afuera estaba helando y hacia mucho, mucho frío. Pero de repente, un ave de rapiña que por allí volaba lo vio en condiciones adversas, se dirigió en picado hacia él, lo mató y se lo comió, haciendo del indefenso ratoncillo un festín
".

¿Moraleja? No todo el que te cubre de mierda es tu enemigo; no te quejes cuando estés rodeado de mierda, porque siempre puedes estar peor; y finalmente, no todo el que te saca cuando estás de mierda hasta el cuello, te está haciendo un favor. En consecuencia, no puedo tomarme la justicia por mi mano ni siquiera para matar a una condenada avispa; en consecuencia, tengo que tener más cuidado cada vez que, impulsivamente, tire la colcha por los aires para hacer la cama.

"Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen", que dijo aquél, según cuentan...

¡Buen fin de semana, amigos!

jueves, 8 de septiembre de 2011

Moldavita: libertad interior.

Vino a mi una noche placentera y fragante del mes de agosto, allí en el paraíso que es Cádiz, la provincia con las playas más hermosas de la España de mi juventud...

Yo no la busqué, y prometo que nunca me atrajo ni me llamó la atención. Fue en una nueva tienda de minerales donde la hayé, y de chiripa, porque era el último ejemplar que quedaba. Me pareció rara y cara, y además, no demasiado atrayente, como puede verse en la fotografía.

Las de la tienda me aseguraron que a la moldavita no se la busca, se la encuentra, y que una vez que viene a tu vida, genera tales cambios de forma rápida y concluyente, que ya les contaría yo dentro de un año, si volvía a pasar por allí... No les hice del todo caso: tal y como están las cosas, con la que está cayendo, hoy en día me espero que cualquiera me cuente cualquier milonga, con tal de vender su producto, pero bueno, me la llevé en uno de mis famosos impulsos.

La moldavita es una gema de libertad. Proporciona una amplitud de miras sin límites, y favorece el soñar y la memoria. Doy fe que, desde que la llevo, no he parado de soñar todo tipo de cosas alucinantes, y además, de que me acuerdo de casi todos mis sueños. Esta piedra elimina en el ser humano la sensación falsa de encarcelamiento del alma. Su misma formación es un misterio.

Se dice que, hace unos 15 millones de años, un meteorito impactó contra la Tierra, en una pequeña región de la actual República Checa (de ahí su nombre, por Moldavia)... Al parecer, el calor del impacto metamorfoseó las rocas terrestres circundantes, creando cristales como de vidrio verde. Por eso consideran a esta piedra una fusión de las energías celestiales con las de la madre Tierra. Ha sido usada desde la antigüedad en la confección de amuletos, y no son pocos los que afirman que la célebre Tabla Esmeralda de Hermes era, en realidad, una moldavita.

Para los que les falta "toma de tierra", es mejor usarla con otros cristales, como aragonito, hematites, piedras boji, cuarzo ahumado u ojo de tigre, porque la piedra en sí "despendola" bastante, y nos hace ascender de forma brusca y descontrolada. Tiene una vibración alta y potentísima, abre los chakras de golpe, y comunica mensajes relacionados con la sanación del planeta y de las personas. Trasciende el tiempo, y permite incluso "ir" hacia una vida futura, para ver los posibles resultados de tus acciones en el presente.

La moldavita te ayuda a desapegarte de la preocupación por los asuntos mundanos vinculados con la seguridad en la Tierra, como la falta de dinero o la ansiedad frente al futuro. Contacta con tu propósito espiritual, y fomenta la empatía y la compasión. Ofrece soluciones inesperadas a los problemas comunes, permite acceder a informaciones espirituales a través del intelecto, y libera de las ideas fijas, así como de las órdenes hipnóticas provenientes de una voluntad más fuerte que la tuya.

Según algunos terapeutas, esta gema tiene conexión con los egipcios y con la estrella Sirio, así como con la constelación de Orión (cosa que en principio no descarto, habida cuenta de mi trayectoria). Los tibetanos la conocían y la denominaban "perla de fuego". Hay que tener cuidado con no limpiarla con sal, porque su dureza es poca, y podría rayarla. Para los que siguen las corrientes de la astrología maya, la moldavita se asocia a la Tormenta, que representa una transformación profunda, con limpieza y cambio a todos los niveles. Sus efectos pueden ser suaves, pero en la mayoría de los casos, son abrumadores.

Yo he notado perfectamente que pone al descubierto las limitaciones que hemos impuesto en nuestra vida y desarrollo, que trata de destruirlas, y que nos lanza de cabeza hacia nuestro destino espiritual. Para los que los controlen, que no es mi caso, es una piedra interesante para completar reveladores viajes astrales. Llevarla puesta todo el día, como una joya y especialmente a la altura del corazón, potencian según dice una serie de sincronías beneficiosas en nuestra vida diaria.

Interesante lo que me dijeron en la tienda, y es que, cuando uno la lleva puesta, su altísima concentración energética impide que las energías negativas o las entidades de baja frecuencia se nos peguen. Bueno: he de reconocer que yo me la tengo que quitar de vez en cuando, porque me abruma, pero es innegable que, por sus potentes cualidades de transformación, tiende a desconectarnos de lazos insanos y a atraer personas y situaciones que nos harán progresar en nuestra evolución.

... Ya os contaré cómo me va con ella dentro de un tiempo, porque le tengo mucho respeto a esta piedrita.

¡Besotes!

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Esclavitud

El miedo se palpa en el ambiente...

Apenas un 3% de la población mundial nos lleva a la debacle por sus dispendios. ¿Cuántos miles de esclavos diarios son necesarios para que usted viva?

La economía mundial está basada en las drogas, más productivas ya que el armamento y las guerras, y en la prostitución. China es el amo del mundo: domina sobre el yen, el dólar y el euro.

Más del 60% de esa economía mundial, actualmente, es especulativa. Es irreal. Todo ese dinero no existe.

Otros dicen que somos demasiadas personas, y que el sistema es insostenible. ¿Será verdad?

Repsol, y otras empresas, "viajan" fuera de sus fronteras para exportar la lacra de un crecimiento infinito, exponencial. Es como un virus que pretende adueñarse de toda la Humanidad.

Pero a muchos.., a casi todos, nos parecía todo muy bien hasta hace bien poco.

Mercadeo, dominación, manipulación, engaño, miedo, mentira, amenaza, coacción, sutil cadena de oro al cuello... Plutón actúa lentamente, pero a fondo. No es el amo de la mentira: por el contrario, es quien ha venido a nuestras vidas para desterrar la mentira. ¿Creíais que Saturno iba a salvarnos? No tiene competencias cuando la purga debe realizarse a fondo y de raíz.

El que puede, trata de salvarse de la quema emigrando a Sudamérica con todos sus negocios: empresa vana, no hay lugar en el mundo que pueda esconderse a la pupila del Jaguar Negro. El virus, como antiguamente el sarampión, trata de contagiar otros lares en un intento desesperado por sobrevivir. Se figura que escondiendo la cabeza en la tierra conseguirá detener la furia del volcán.

¿Pensáis que van a salvarnos? Malas noticias: nadie va a salvarnos. Los que manejan el cotarro no están interesados más que en nuestra capacidad para engordar sus propias arcas.

Religiones, juegos de mesa, entretenimientos virtuales, drogas, sexo y rock & roll: están ya muy vistos. Pero a pesar de estar tan vistos, seguimos sin verles.

Manipulación. Mentira, engaño, error, adulterio.

Esclavitud.

lunes, 5 de septiembre de 2011

El viaje en que me convertí en piedra


¡Hola de nuevo, a la vuelta de las vacaciones!:

Ya he regresado a esta bendita ciudad que intenta devorarnos, y en la cual sé que no acabaré mis días... He pasado toda una semana en la Isla de la Palma, Canarias, tomando contacto con muchas cosas que a veces olvidamos en el frenesí de nuestro devenir diario. Las vacaciones se han acabado para la gran mayoría de los mortales aquí, en la vieja Europa, y parece que los de la obra de teatro mundial siguen en sus trece. No van a dejarnos en paz ni un segundo, me temo.

He estado en el reino de mi padre Plutón; he convivido con los lagartos violentos y rapidísimos que pueblan sus cumbres escarpadas; he escuchado el chillido de las emblemáticas grajas, he caminado bajo los espesos bosques del indestructible pino canario; he bañado mis pies cansados en las pozas implacables del Barranco de las Angustias; he bebido el vino de oro de las tierras fértiles y generosas; he escuchado el latir de las entrañas de los dragos; he caminado sobre los campos de lava, tan jóvenes como yo misma; he oteado los barrancos infinitos e interminables, saboreado las delicias de un mar asesino, repleto de vida y también de muerte.

Pagué el precio que me impuso el titánico rey de las profundidades del mundo en la forma de una ampolla terrible y ensangrentada que me hizo cojear durante 17 kilómetros, pero valió la pena. No cambiaría ni uno sólo de todos esos brincos colada abajo, surfeando sobre el lapilli, ni una sola de las pequeñas ascensiones a aquellos volcanes increíbles, de una belleza "primigenia y amenazadora", como diría José Manuel ;-)... Pude sentir en mi mano y en mis vórtices el latido poderoso del ánima infinita, terrenal, ancestral e inimaginable de Shiva, de Binah, de la Gran Madre Negra o del Gran Padre Tenebroso.

Qué extraños e insignificantes me parecen los ladridos de éstos chorras que se sueñan señores del mundo, después de tan intensa experiencia... Qué divertidas las tonterías de estos energúmenos que no conocen ni comprenden el verdadero Poder. Aprendices de brujo en el dudoso arte de meter miedo, siguen vociferando a los cuatro vientos la posibilidad muy, muy cercana, de una terrible recesión mundial. Los que nacimos con la crisis en las venas, los que crecimos bajo el amparo del dios implacable, nos reímos de estos necios en sus mismísimas narices. Si no fuera por toda la gente a la que amedrentan, a la que angustian, a la que dominan, a la que engañan, a la que convencen, sería para no parar de desternillarse.

Son los palmeños gente pacífica y cuyo ritmo vital no corresponde con la vorágine del continente (de ningún continente). Herederos de una difusa tradición atlante y/o tuareg, sabios en su esplendorosa naturaleza insular, siempre viviendo con el permiso del sepulturero, que diría mi bisabuela (porque literalmente, hoyan sus plantas el lecho de un volcán que puede derrumbar un tercio de la isla en cualquier momento), saben estas gentes que todo es relativo, que no hay más presente que el vibrante "hoy", y en esta suerte de mediterránea placidez (que el mundo mediterráneo ya ha olvidado, ahogado bajo los requerimientos de los agresivos teutones o de los infames "protestantes" de toda índole y condición) pasan sus días en total comunión con los ritmos de su Isla Bonita.

En este viaje fue como si escuchara constantemente una voz en mi cabeza, procedente de las profundidades, de los abismos insondables del planeta, que repitiera insistentemente en mis oídos "menos miedo y más vergüenza". Y es que Plutón no admite medias tintas, ni excusas, ni absoluciones insinceras. Sólo tolera al pan, pan, y al vino, vino. La isla de la Palma es un territorio a medio camino entre el mundo ancestral y el sintético al que últimamente estamos más que acostumbrados. Un día llegará en que la Kundalini despertará, pondrá de manifiesto lo imbéciles que somos (como ya lo ha hecho en otras épocas), y nos dará a todos por el saco. Mientras tanto, seguiremos viviendo en la ilusión de que somos los amos y señores. Pero es mentira. Cualquiera que haya asombrado sus ojos ante la provocación de las inmensas fuerzas telúricas de la Caldera de Taburiente debería saberlo. Doy fe.

¡Un besote, amigos míos!