Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

lunes, 28 de noviembre de 2011

El Guerrero Colibrí

Ayer me lo advirtieron, que ni me había enterado, oigan: "llevas un pájaro a la espalda". Un año entero poniéndome esa camiseta, y ni darme por avisada de que en el estampado de la parte trasera figuraba un precioso colibrí.

Tampoco es que me extrañe mucho: la mayoría de las veces, y aunque parezca lo contrario, no me doy cuenta de las cosas que tengo más a la vista. Yo buceo, investigo, me sumerjo en las aguas procelosas y dramáticas, cuanto más oscuras y tempestuosas, mejor; y sin embargo, tengo la maldita tendencia a lo percatarme de lo que tengo más a mano., delante de mis ojos. ¡Un auténtico problema!

El colibrí es un animalito con un significado especial. En muchas tradiciones, sus plumas son atesoradas por sus cualidades casi mágicas, según se dice. Simbólicamente el pequeño colibrí, a pesar de su tamaño y apariencia, es considerado un guerrero por bastantes pueblos americanos (que es de donde es originaria este ave). Se dice que el colibrí tiene muchísima energía y un espíritu que necesita ser libre, y que restringir esa energía maravillosa, amorosa y libre que el ave posee le provocaría grandes sufrimientos, así como terribles sentimientos de futilidad.

El espíritu del colibrí te anima a ver siempre lo bueno en los demás... Como lo llevo a la espalda, a lo mejor debo empezar a darme cuenta de esa característica mía que, por lo que sea, aparece un punto "opacada" en los últimos tiempos. Se dice que el colibrí es la representación del amor y la alegría personificada. Es un mensajero de noticias felices inesperadas (no en vano es capaz de deternerse en seco, en pleno vuelo) y, al alimentarse del néctar de las flores, se supone que es capaz de superar las capas exteriores de la realidad, más amargas, para encontrar la miel, el tesoro más escondido de la flor.

Los que adoptan a un colibrí como símbolo son gente de espíritu activo, vibrante, lleno de vigor y energía... Suelen ser creativos e inquietos, siempre quieren algo nuevo y distinto, y pueden enseñarte a nutrirte de lo mejor y más bello de los jardines de la vida. Nos enseña a tener confianza y desapego, fe y esperanza en el presente y el futuro. Su punto zodiacal es el norte, y nos empuja a manifestarnos como seres de poder y genuinamente libres. El colibrí nos ayuda a quitarnos las máscaras de los roles innecesarios que nos impiden ser auténticos, para reafirmar nuestra individualidad y recuperar la confianza. Con el colibrí honramos a todos los maestros que hemos tenido, a los que seguimos teniendo, y aprendemos de ellos a la vez que nos convertimos en maestros de nosotros mismos.

Los aztecas relacionaban al colibrí con Huitzilopochtli, su dios de la guerra, por su actitud agresiva al defender a su hembra de otro macho... Es además el emblema del valor guerrero, del que consigue vencerse a sí mismo. Se relaciona con el valor para defender aquello que uno cree que es justo (aunque esté equivocado), así como el coraje y el orgullo interior para salir victorioso frente a la gran batalla que se libra en nuestro interior. Conlleva un profundo significado espiritual, ya que representa la resurrección. En muchas culturas ancestrales su ausencia significa también la muerte en noches frías o el frío del invierno, porque su vuelta simboliza la primavera, el amanecer y la resurrección de la vida.

Huitzilopochtli es el dios que, para los aztecas, significa la liberación, puesto que los condujo para encontrar su particular Tierra Prometida... Era la principal deidad para este pueblo: un dios solar relacionado, además, con la Sexta Edad Solar (la que encontraría la Humanidad, según los códices antiguos, al concluir el Quinto Sol, que es aquél en el que ahora estamos, al parecer)...

El colibrí representa el corazón, está asociado al chakra cardíaco, y es considerado como una especie de mensajero divino que acompaña al Sol y recoge las almas de los guerreros muertos en combate, los cuales regresan a su vez a la tierra en forma de colibríes o mariposas. Así pues, es un símbolo bastante equivalente, en algunos aspectos, a Mercurio, el Mensajero de los Dioses, que también tenía como misión la de guiar las almas de los recién muertos por las profundidades del Inframundo.

El solsticio de invierno representaba para los aztecas el nacimiento de Huitzilopochtli, el Mensajero Solar... Relacionado, pues, tanto con la guerra como con la fertilidad, el amor y la alegría, el colibrí ha estado presente en casi la totalidad de las grandes culturas americanas. Podemos encontrarlo en Nazca, en las enormes formaciones que sólo pueden verse desde el aire del desierto de Ica, en Perú. Podemos hallarlo en Ecuador, con representaciones de este ave en la costa, tanto en la cultura Valdivia como la Machalilla, y posteriores... Los mayas también le dieron un lugar preeminente en su mitología, y sus descendientes aún sostienen que el Sol se disfraza de colibrí para seducir a la Luna. Actualmente, esta hermosa ave sigue siendo inspiración de poetas, cantautores y artistas plásticos, que la relacionan con diversos símbolos y arquetipos del inconsciente humano.

A ver si va a ser verdad, después de todo, que tengo alma de colibrí...

¡Saluditos de lunes!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

amo estas aves ,,,,,,,,, que se mueven desde norte américa hasta peru donde se da origen a una de ellas........ suma mente peculiar.........

pues si que tienes alma de colibri estoy seguro de ello.........

hay un tipo de colibri que se alza al cielo muy muy alto............ para acto seguido lanzarse contra la tierra en plan camicace........... es fascinante parece un suicidio en si su

acto............ pero a pocos metros de tocar tierra a dos mas o menos hace un giro bestial ,,,,,,,,, este movimiento provoca que al viro de sus plumas se produce un silvido

fascinante,,,,,,,,, con el cual seduce a su hembra.............

y como una oda griega se entrega al amor al filo de la muerte......... haciendo vibrar su cuerpo........... expandido en el espacio........

dejandose caer a morir y solo salvado por la mirada de su amada la cual provoca su giro en el aire..........

parecen decir solo porti princesa merece la pena vivir............

todo un poema de amor.

hay miles de matices en los colibries...........y yo creo que si, en ti hay un colibri.......

la del valle del peru es magica en la punta de su cola salen como dos antenas casi trasparentes.............. de unas 20 centimetros,,,,,,,,, y al final de ellas hay un plumaje mas gran que ellas en volumen que parece simular unos ojos..........

y en sus rituales mueven con suma y alegria habilidad



besitussssssssss

Andrómeda72 dijo...

Hola wapo: me gustó mucho tu aportación, la verdad, no tenía ni idea de esas leyendas. ¿Ves? ¡Nunca te acostarás sin saber una cosa más! A ver si busco al pajarillo que comentas que se tira en picado, tipo kamikaze. ¡Ha de ser para verlo, pues!

Son fascinante los colores que tienen: ¿cómo puede una cosa tan pequeña resultar tan bella y, a la vez, tan fuerte?

Jajaja: soy una petarda. ¡Ya quisiera, ya, tener yo un poco del colibrí!

Besitos, Toni, ¡me he alegrado mucho de leerte! (esta noche, meditación, :-)

Anónimo dijo...

También en la cultura Embera- (Colombia) se habla del guerrero Colibrí.

fatima martin alonso dijo...

Gracias por el apunte! Me encantaría si pudieras explicar algo sobre ese mito en Colombia...