Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

miércoles, 8 de junio de 2011

Deudas

Había una vez un guionista de series de TV, llamado David Safier, que escribió un libro muy divertido (el cual desde ya os recomiendo) y que se llama "Maldito karma"... Es la historia de una presentadora de éxito de la TV alemana que lleva una vida un poco "pa allá"; es decir, desaprovecha los momentos que puede estar con su hija, es una auténtica infame con sus compañeros de curro, engaña a su adorable marido, etc...

El caso es que, en la concesión de unos premios de televisión, y tras acostarse sin miramientos con el de turno, se asoma al balcón de su habitación de hotel, con tan mala fortuna que sufre un accidente y la palma. Pero claro: resulta que, debido a su mal comportamiento en esa vida, su karma está rozando peligrosamente los números rojos, así que se reencarna en.., ¡una hormiga! Poco a poco se da cuenta de que, para volver a su estado evolutivo original, tiene que hacer titánicos esfuerzos, sobrehumanos (¿o diría mejor "sobreinsectos"?), más allá del estado animal por el que vaya pasando.., hasta que llegue de nuevo a persona.

En fin: todo este rollo macabeo que os he metido como introducción va a servir para explicar lo que realmente quiero decir. La cuestión de la que deseo hablar hoy es del trabajo espiritual y del karma. Creo que venimos a esta vida para aprender, de la forma que sea. Como en la escuela, ese aprendizaje puede ser agradable, suave, simpático, entretenido, fácil.., o puede ser un auténtico coñazo, un castigo, un trauma insoportable, un aburrimiento. Todo depende de varios factores: primero, nuestras propias capacidades naturales. Luego, cosas tales como de qué tipo es el maestro que nos encontramos (la mayoría de las veces, el maestro ni siquiera desea ejercer como tal, o no sabe que lo es); nuestra propia actitud y afán por aprender; nuestra capacidad de esfuerzo y sacrificio; nuestro nivel previo de estudios; el objetivo principal de nuestra alma, en definitiva, pero podría seguir con un largo etcétera.

Me he encontrado a lo largo de mi propio aprendizaje vital con muy distintos tipos de personas, pero creo puedo clasificarlas en tres grandes grupos (al menos, ¡voy a intentarlo!): primero, están los que no saben ni lo que son, ni quiénes son. Esta gente pasa por esta vida creyéndose a pies juntillas su propio papel; no buscan respuestas, creen que lo saben todo y que, por consiguiente, no hay que buscar nada más allá de los contenidos de su propia vida, sea ésta dulce o amarga para ellos. Da igual que sean fervorosos creyentes en un dios o diosa (sea el que sea) que se encuentra más allá de lo humano, o que sean absolutamente escépticos o ateos: para el caso es lo mismo, puesto que sus posturas son extremadamente rígidas y siempre, siempre, delegan su propia responsabilidad como individuos autónomos, o bien en ese dios suyo, o bien, en la íntrinseca bondad o maldad del ser humano, que a capa y espada defienden.

Al segundo grupo le llamo el de los "adormilados"... Son gente que está a medio camino entre el estadío anterior y el próximo que comentaré. Saben, o creen intuir, que son "algo más" que una persona con determinadas características, que ha venido a esta vida para comer, andar, dormir, amar, odiar, trabajar, descansar, gozar o sufrir. Tienen conciencia de ciertos modos de trascendencia espiritual, piensan que hay "algo más allá" lo cual, dependiendo de su nivel, puede ser más o menos definido o definible... Pueden creer, o no, en un dios o diosa al uso, o confiar en ideales como la fraternidad, la hermandad entre todos los seres o el altruismo social, y normalmente buscan, con mayor o menor dedicación y esfuerzo, el "camino" hacia una mayor comprensión de su propio Ser. Esta gente va a pasitos cortos porque tiene miedo de ir más rápido. Sus esfuerzos, así como los del grupo anterior, son absolutamente lícitos y loables. El único problema que les veo es que con demasiada frecuencia se quedan a las puertas. Las exigencias espirituales son elevadas. Esto es como en los estudios: cuanto más se avanza, más se nos exige. Entonces, la mayoría de los integrantes del segundo grupo prefieren dejar su trabajo más duro en manos de líderes espirituales, gurús o terapeutas de uno u otro signo... Si por desgracia (¡o por elección intrínseca!) no llegan a más en su evolución espiritual, es porque no son capaces de seguir adelante: tienen miedo, o el esfuerzo y el sufrimiento, la capacidad de sacrificio que se exige, es demasiado para ellos en esta vida, y se quedan a medio camino, pero con parte de los deberes "por hacer". ¡O bien, han decidido no ir más lejos, simplemente, que también pasa!

Insisto: estos tres grupos no son buenos ni malos en esencia... Son, bajo mi punto de vista, diferentes opciones que el Ser toma para aprender, evolucionar y manifestarse. No creo que, ante los ojos del Absoluto, el primer grupo de seres sea más despreciable que el segundo, o el tercero (que describiré a continuación) sea más encomiable que ninguno de los otros. Sobre todo, porque además supongo que se puede pasar de uno a otro según el sujeto desee: es decir, uno puede sacarse el doctorado y acabar poniendo una granja de ovejas.., o bien olvidar en un momento dado todo lo que ha aprendido por alguna razón ignota, y desear empezar de nuevo.

El tercer grupo son los "despiertos" de distintos niveles dentro del gran grupo que constituye la Humanidad... Saben perfectamente quiénes son, por qué están aquí, qué es lo que buscan, y utilizan diferentes métodos para alcanzar sus fines. Da igual si profesan o no una religión establecida, pero todos saben perfectamente que la trascendencia es lo real, y que la "realidad" simplemente es Maya (Ilusión). Pero ojo: con "despiertos", no quiero decir "seres prístinos de inconmensurable bondad y misericordia que pululan por los espacios tocando con la varita mágica al resto de los mortales y sonando la lira". Para empezar, algunos están desencarnados, pero es inmensa la cantidad de gente "despierta" que hay aquí y ahora. Segundo: olvidaros de que todos son bondadosos como la idea que tenemos de los ángeles. Al menos la mitad (no sé qué porcentaje será.., no lo he estudiado) utilizan el conocimiento para sus propios fines. Los he dividido en dos grupos a su vez, pero a todos les denomino Custodios (porque "custodian" el Verdadero Conocimiento). ¿La diferencia? Es realmente sencillísima: unos eligen el camino del servicio a Todos y al Todo; otros eligen el camino del servicio a sí mismos. ¿A que se entiende con facilidad?

Cualquier elemento perteneciente al segundo grupo puede pasar al primero, y cualquier elemento perteneciente al tercero puede pasar al segundo (o al primero, si le ocurre como a Pablo de Tarso, jajajaja). Incluso un elemento perteneciente al tercer grupo puede pasar al segundo, al primero, o aún más abajo (como le ocurría a la protagonista del libro de Davier Safier, metafóricamente hablando). A mi me da cierta pena cuando percibo, sobre todo, que los del primer y segundo grupo quieren "crecer", pero algo no les deja (no su elección personal, sino otra cosa).., pero estoy obligada a no intervenir. Voy a poner un ejemplo que espero sea claro.

El karma es como la economía, y de hecho, tienen tantas cosas en común que yo a menudo me espanto... Uno puede estar en el mal llamado Tercer Mundo, y creer que todo se reduce a la mera supervivencia porque así es el entorno en el que ha tenido que nacer... Pero puede nacer también, pongamos por caso, en España. Entonces, llega un momento en que este ciudadano español se encuentra con que el país y él mismo está ahogado por una serie de deudas terribles, debido a que no se han hecho las cosas bien. El déficit puede ser más o menos impresionante, según el país o el individuo, claro, pero estaríamos ya hablando del segundo grupo, el de los "adormilados". Estos españoles ya tienen conciencia de que se han hecho las cosas más o menos mal, más o menos bien, así como de que otros mundos son posibles (por ejemplo, que se puede utilizar la energía eólica o solar en vez del petróleo, o que no es necesario comprarse todos los años un coche, etc). Pero ahora viene la gran pregunta, la dificultad y el por qué de que mucha de esta gente se quede a medio camino, y no de un valiente paso adelante en el sendero estrecho y luminoso de la Verdad.

¿Acaso que un ciudadano español sea consciente de que tiene una enorme deuda, o de que el país tiene sus cuentas sumidas en el marasmo, hace que, por arte de birlibirloque, se cancelen o desaparezcan esas deudas?

La respuesta es: no.

Conozco a mucha gente que sabe cosas sobre el mundo espiritual. Conozco a muchos, muchísimos de ellos que tienen grandes ideas, revelaciones, iluminaciones, y que encima, os juro que tienen razón en todo lo que dicen... Pero una gran cantidad de ellos, o se quedan "atorados", o peor, se "caen".., y ya se sabe: cuanto más alto sube uno, más dura será la caída. ¿No dicen los curas que cayeron hasta los ángeles de los cielos? Nadie está exento de la tentación, y ni siquiera hace falta un Demonio externo que nos tiente: bastante tenemos ya con nuestros propios demonios internos. ¿Cómo vais a pretender pagar vuestras deudas tan sólo por saber que existen? Ahora estáis despiertos, después de haber estado durante mucho tiempo dormidos, y tan sólo un ápice de vuestro tiempo "adormilados".., ¿vais a renunciar a todo lo que ahora SABÉIS, por el mero hecho de que sea desagradable, duro o dé miedo pagar vuestras deudas de la forma conveniente?

La Ley es igual para todos, hombres y mujeres, ricos y pobres, listos y tontos, buenos y malos... La Ley dice que un Efecto produce siempre una Causa, y que esa Causa, indefectiblemente, se pondrá o no de tu parte, dependiendo de la intención.

Nos ha jodido.., yo también quisiera no tener que pagar mis deudas.., pero como hice en varias ocasiones las cosas mal, no tengo más remedio que asumirlo, seguir trabajando con lo que tengo, y tratar de hacerlas (aquí y ahora) lo mejor posible.

¡Y en eso estamos! ;-)

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho el post..
Esta claro que las deudas se pagan, y yo he tenido la suerte de ver, que algunas se pagan, incluso, antes de irnos de esta misma vida, aunque me imagino, que en la próxima se terminaran de pagar, pero si, las deudas son las deudas, las económicas y las espirituales, y todas se han de pagar.

Entrar en este mundo de sabiduría es algo muy bonito, pero muy duro, y debemos saber que es nuestra elección lo que hagamos con ésta información, lo que pasa es que seria una pena abandonar, cuando la puerta a la evolución se ha abierto (o asi lo pienso yo)

Gracias por estas lineas...sirven de muuucho :)

Hahaia

Anónimo dijo...

asido complejo interpretar el mensaje,,,,,,,,,,

pero.......

en eso estamos,,,,,,,,,,,,,,,

besitussssss

Gladius estringite! dijo...

Y digo yo, por meter el dedo en la llaga, (o en el ojo), jeje...

¿La sabiduría es única o hay muchos tipos de sabiduría?...

¿Se puede ser "sabio" de distintas maneras o hay un único camino hacia la sabiduría?

¿Es más o menos sabio el que conoce los secretos de la física, la nanotecnología, la humanistica , la historia o el arte de poner ladrillos que el que conoce los de la metafísica, o el espíritu?

Y dando una vuelta de tuerca; ¿la sabiduría es absoluta o es relativa?, ¿podemos ser sabios desde posiciones radicalmente opuestas?, ¿lo que en un momento es sabiduría en otro puede dejar de serlo?

Y en caso de que la sabiduría sea absoluta y única... ¿No estamos hablando de Dios?, ¿es Dios cambiante o es estático?...

En fin, que elegí un mal día para desengancharme de la crema de orujo.

Andrómeda72 dijo...

Un besote, Sergio! Yo la verdad, digo que las deudas se pagan.., ¡aunque no sepa cómo! ;-)

Toni: ¿ha sido duro de veras de leer? Madre mía.., y yo que creía que con tanta "parábola" la cosa iba a ser más fácil XDDDD.

A ver.., Gladius etc.., jajajaja, que todavía me estoy riendo con lo del orujo: la Verdad es única.., la sabiduría variada. Lo del ojo.., buen punto, jajajaja.., ¿qué más? No hay un único camino a la sabiduría, se puede ser sabio siendo pastor de cabras. ¿Qué más, qué más? Ah: no hablo de la sabiduría técnica, sino de la espiritual (a lo mejor uno que pone ladrillos la conoce)... Qué más.., la sabiduría es relativa, la Verdad absoluta. Sí: se puede ser sabios desde posiciones radicalmente opuestas. Y efectivamente: lo que en un momento es sabiduría, en otro puede dejar de serlo, ya que la sabiduría no contiene toda la Verdad, sino sólo una parte...

La sabiduría no es Dios, la Verdad sí. O sí puede ser Dios, en caso de que sea considerada como Absoluto (Séfiras Hockmak y Kether respectivamente, ya hablaremos de eso). Dios es absolutamente cambiante, lo que es estático está muerto, no existe la estática en este mundo aunque lo parezca, como la muerte no existe.

Como me lean los masones, se va a cagar la perra XDDDD

¡Besitos a todos!

Anónimo dijo...

este gladiussssss,,,,,,,,,,,
ke haga correr la botella de ORUJO.....porfabor,,,,,,

la sabiduria a lo mejor consiste en no tener tantas necesidades, de,,, poseer"conocimientos, y etc," y mas de ser consciente de la esistencia....
si el roll social me lleba a vender
unas horas y me permiite seguir conectado a mi esistencia real,,,,,
manteniendo un equilibrio,,,, pues bien........
si no que me pasen un poco de prozad con un chupito de orujo....
porfabor.
besituuuuus

Amaranta dijo...

Creo que ando en el grupo de los adormilados... algunas veces como que una quiere, pero mejor deja así, pero... es tan difícil? luego no es solamente hacer el bien sin mirar a quien? mejor dicho quede como confucio... confundida!

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo querida Andromedaria...

¿Estas segura que la verdad / Dios es absoluta?... Si es absoluta entonces no puede ser cambiante,porque sería una contradicción.

Anonimo. ¿Entonces el camino de la sabiduría consiste en no poseer conocimientos?... Curiosa postura; de ser así posiblemente seguiríamos haciendo sacrificios humanos para aplacar las tormentas. ¿Es ese el camino de la sabiduría?

P.D: Para los que se hayan desenganchado de la crema de orujo: En el DIA tienen una crema de limoncello DIVINA

Andrómeda72 dijo...

Jajajaj: Toni, ¿prozac con orujo? Madre mía del amor hermoso, ¡menuda mezcla, quillo! A ver si vamos a acabar viendo el sexo de los ángeles, y eso que dicen que no tienen XDDDD

Andrómeda72 dijo...

Amaranta: qué precioso nick. Mmmm: no es exactamente lo de "hacer el bien sin mirar a quién".., no es tan sencillo.

Muchas veces creemos que hacemos el bien, y metemos la "gamba". Ahora bien: la intención es lo que más cuenta.

Si la intención es buena, no importa en ocasiones cuál sea el resultado ;-)

Besotes!

Andrómeda72 dijo...

Gladius: no considero que el Absoluto y lo Cambiante sea una contradicción. Se supone que la idea de Dios contiene en Sí mismo, por su propia definición y naturaleza, todo y la suma de los contrarios.

... Sí, sí: ya sé que es un poco raro y difícil de asumir. Es filosofía XD...

Yo creo que más bien Toni (es que firma siempre al final) se refiere a la posibilidad de elegir entre conocimiento, y sabiduría. Muchas veces, supongo que quiere decir él, el ansia excesiva por acumular conocimientos nos fuerza a ser egoístas, y nos desvía de la Verdad. ¡Supongo que se refiere a eso!

Ostras colega: el limoncello es fuette de cojones. Yo un día se lo llevé de regalo a mi madre, pensando que era un licor ligerito, ¡y tenía como 40 grados! Juer, aún así, se lo pimpló entero. Tiene más aguante con el alcohol que yo, mi bendita madre...

Besoooootes!