Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

viernes, 15 de abril de 2011

Víctimas y verdugos

Vinieron de improviso para enseñarme.., cuando ni ellos mismos eran conscientes de que lo hacían.

Vinieron desde la profunda oscuridad del Ser, para indicarme que ya era hora de dejar de lado mi complejo de víctima.


Me mostraron cómo se fabrica un buen complejo de víctima; me pusieron ojos de carnero degollado; dijeron que yo tenía muy mala leche, y que era dura y cortante como el filo de una espada.


Me quisieron volver del revés como a un guante; no reconocieron sus propios intereses, y se aplicaron en obviar indiscriminadamente los míos.


Me convirtieron en el verdugo, en la mala del cuento, en la madrastra de la peli siniestra para niños asustadizos; trataron de mostrarme de qué sutiles maneras puede un ser humano intentar abusar de otro, de llevarle peligrosamente a su terreno, incluso inconscientemente; se vistieron con las ropas de un ángel, autoconvencidos de que eran ángeles; se engalanaron con las galas de un demonio, autoconvencidos de que eran demonios; se pusieron tristes porque me resistí a sus enredos, consciente, interiormente, de que mi corazón se sentía preso, y de que nunca jamás mi corazón podrá estar preso: de nada ni de nadie.


Se pusieron muchos nombres, ensayaron muchas caras... Yo al principio pensé que eran mis amigos; luego, creí que eran mis enemigos. Después de mucho vagar por las regiones más oscuras del más profundo infierno, me di cuenta de que no eran ni una cosa ni la otra: simples aliados del juego mortal que es la vida, peones de una obra de teatro en la que nadie gana, ni nadie pierde. Verdugos y víctimas dependiendo del caso, depediendo de la época, desempeñando sus papeles a lo largo de horas, días, semanas, años, siglos, milenios... Siempre cercanos y siempre lejanos, apareciendo y desapareciendo como un río que se sumerge repentinamente por debajo de la tierra dura. Almas compañeras, errantes estrellas que gozan de diferentes grados de conciencia y evolución, pero que están obligados a cumplir su papel, según las elecciones que llevan a cabo en cada instante.


Se dolieron por mi aparente frialdad; se quejaron de mi incomprensible alejamiento; se cabrearon por mis maneras cortantes, duras; fingieron creer que me sentía superior, que me creía la reina del mundo; adujeron que era inmadura, o que era frígida; me llamaron desconsiderada, insensible, desvergonzada, desagradecida, artera o cobarde.


... Pero no se preocuparon de hacerle frente, sincera, honestamente, a su propio corazón.


Víctimas, verdugos... Las dos caras de una misma moneda. No hay, NO LOS HAY, sobre esta tierra. Los que se creen víctimas son verdugos del otro, y proyectan su ira, su rabia, su ansia de poder y dominio, su incapacidad para ponerse en el lugar del prójimo, su oculta soberbia, sus intereses sublunares, sus deseos profundos insatisfechos, en el objeto de su fijación.


Los que se creen verdugos son víctimas de un complejo de culpa indefinido, de una tímida conciencia de inferioridad que es falsa, de un trauma escondido muy profundamente entre los recovecos de su inconsciente, de una sumisión más que probable a las lágrimas falsas y a las falsas esperanzas. Los que se creen verdugos, porque les han dicho que lo son, probablemente más que nadie son víctimas, ahora, de los afanes de sus supuestas víctimas...


Verdugos, víctimas... Las dos caras de una misma moneda. Representando indistintamente el mismo papel, intercambiado, dependiendo de las circustancias y de lo que haya que aprender en cada caso.


Cuidado, porque no hay inocentes. Es mentira. No nacemos inocentes, ni somos inocentes, ni permaneceremos inocentes porque la auténtica inocencia no reside bajo la piel de este extraño mundo en tres dimensiones. Nadie nos engaña: somos nosotros mismos los que deseamos ser engañados. Nadie nos condena: somos nosotros mismos los que nos condenamos, porque antes hemos condenado al prójimo. Y así seguimos, en este juego letal de víctimas y verdugos falsos, intentando autoconvencernos de lo pobrecitos que somos, de lo desgraciaditos que somos, de lo golpeaditos y humilladitos y abandonaditos que somos, pero sin ser conscientes del daño, del afán de dominio, de la dominación profunda que ejercemos (que tratamos de ejercer) sobre los demás. Y sobre todo, fundamentalmente, sin querer hacer lo que marca la Ley. ¡Sin hacer lo que sabemos perfectamente que hay que hacer, porque eso es lo que cuesta!


Esta pantera que se maneja bien en la oscuridad no se deja engañar tan fácilmente...


Gracias a todos aquellos "demás" que me enseñaron el truco artero de los verdugos falsos y de las falsas víctimas... Sobre todo a Piscis, el gran maestro de esa puñetera mentira descarada que es la inocencia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

pues si asi es el tema mas menos......
lo que ocurre es que piscis al estar enfrente de virgo los soles se flasean y no nos dejan ver bien y claro........... que quedamos ocultos para ellos y ellos para nosotros.......

estas fricciones son durillas.......
cuando pase todo.. y se tranquilicen las aguas... muchas de las veces se encauza mejor todo..
pero lo que es es....... y el momento es.
y unos asumiran lo que tengan que a sumir y los otros igual.....
los que van de victimas dios nos cojan confesados que dirian algunos.....
con lo de victimas te la encajan que no veas....
mucha falsa victima corre por el mundo...........

esto de los contratos y la pasta unos hacen oces de molino moviendo gigantes.......... si cuela cuela...

pero como se dice por aqui esto son habas contadas..........

es decir es tan te pongas como te pongas.......... si no es por las buenas seran por las otras.........

pero el total es lo que es.



suerte.......



besitussssssss

Andrómeda72 dijo...

Y si no lo asumen, que les den, ¿sabes? Lo que yo no me voy a pasar es el resto que me quede mi vida "levantándole el culo" a nadie, como dice tan castizamente mi señora madre...

Es que Toni, es demasiado ya. Todavía me viene hoy una clienta de reiki diciéndome que no quedamos por decimotercera vez.., ya me he cansado y le he mandado a freír espárragos, que una cosa es la espiritualidad, y otra la tontería.

Otra que va de víctima inocente, y luego se quejan... ¡Pues que se crucifiquen aprovechando la Semana Santa, y que nos dejen en paz al resto!.., ¿no?

Ya te digo, que te la encajan: doblada y de frente, y se te queda una cara de imbécil, que pa qué.., y encima luego van diciendo por ahí que es que tú eres el demonio. ¡Manda carajo, qué rostro!

En fin, chico: que pa ser viernes tengo la bilirrubina un poco alterá.., mejor me calmo, que me está empezando a doler la garganta, y ya sé yo lo que significa eso.

¡Besooootes!