Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

miércoles, 17 de noviembre de 2010

La judía envenenada

La veréis, seguramente, en la mayoría de las tiedas esotéricas y otros comercios especializados... Se trata de una semilla roja y negra, muy vistosa, conocida en Sudamérica como Huayruro, y en que en realidad es una especie botánica de la familia de las leguminosas (como las judías) que se usa en joyería y otras decoraciones. El Huayruro es venenoso, como sus potentes colores indican, si se ingiere.

La especie en cuestión crece en Centroamérica y gran parte de Sudamérica. Se desarrolla como un árbol grande, de hasta 30 metros de altura, presente en zonas boscosas. El uso de esta semilla, cuyo nombre científico es Ormosia coccinea, es milenario. En Sudamérica ya era utilizada en épocas preincaicas para la fabricación de adornos y joyas. En muchos vestigios incas, se han encontrado numerosas semillas de huayruro, formando parte de objetos como collares y brazaletes.

Para muchos pueblos, estas semillas son símbolo de buena suerte; se dice que atrae la fortuna, la suerte y la fama. También se recomienda contra el mal de ojo y la envidia ajena. Vestida con los colores de Plutón, o según algunos otros, de Marte y de Saturno, el huayruro es mi semilla preferida para efectuar las célebres "plantaciones lunares" que cada mes llevamos a cabo con el fin de ampliar nuestro estado de conciencia, con respecto a nuestro particular mundo interno.

Dicen del Huayruro que es un guardián poderoso contra las fuerzas de Lo Oscuro. Mucha gente limpia estas semillas, antes de ritualizarlas o simplemente de ponérselas, bajo la luna menguante o nueva.., y las "recarga" a la luz de la luna llena. Los antiguos incas, además de usar esta planta como adorno, la molían y la tomaban con chicha o agua, para curar la melancolía y los desórdenes nerviosos (práctica, como decimos, nada recomendable, dada la peligrosidad evidente de la semilla).

Se suelen llevar los huayruros en la cartera para atraer el dinero (hecho que todavía no he comprobado personalmente, pero ganas me dan de probar XDDD). Los hay pequeños (llamados huayruros bebés) y otros más grandes.., e incluso los hay completamente rojos, sin trazas negras, que se denominan huayruro hembra. Una de las tradiciones más fuertes es que los bebés los lleven en el brazo, para evitar que les haga efecto cualquier mal.

¡Besotes!

4 comentarios:

Luz dijo...

Hola Andrómeda,

Interesante la publicación de hoy. Yo tengo un huayruro en la cartera pero este tiene la imagen de un búho de metal dorado incrustado y tambien se puede colgar en el cuello. A mi me lo vendieron como protección y para la buena suerte. Lo compré en la Feria de las Culturas Amigas, ya son dos años que esta feria se pone en la Ciudad de México en la Av. Reforma, lo adquirí en el local de Perú. Tampoco se si funciona o no, pero por si acaso lo cargo a todos lados XDDDD.

Un Abrazo
Luz

Andrómeda72 dijo...

Holaaaa: qué tal preciosa, ¿cómo vas? Yo tengo un búho pequeñito, pero de sodalita para la garganta. Dicen que el búho es una imagen fuertemente protectora, y combinado con el huayruro debe dar buenos resultados. La garganta es una zona que hay que cuidar muy bien.

¿Lo llevas en la cartera para que te traiga dinero? ¿Y qué tal? Sí.., suelen estar en los stands de Perú, por aquí también ;-)

Incluso he visto que se hace joyería preciosa con estas semillas, ya a nivel más comercial. Fíjate en esta página web:

http://www.kamariperu.com/kamari_espanol.htm

Besotes! Cuídate muuuucho!

Anónimo dijo...

Y por que es venenosa que sustancias contiene o solo es para hacerla mas famosa

fatima martin alonso dijo...

Hacer más famosa a quién; a la judía o a mi? Porque yo no comercializo estas cosas, que se sepa...

Las especies Ormosia coccinea o Abrus pecatorius son peligrosas y, además de venenosas, alucinógenas. El tóxico en concreto es la abrina, un potentísimo tóxico que no hay que tomarse a broma ni de coña, porque en pequeñas cantidades es capaz de matar a un hombre de 75 kgs en pocos minutos.