Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

martes, 23 de noviembre de 2010

Dos meditaciones sencillas...

Bueno: como ya vais siendo muchos los que me pedís, en "petit comité", que a ver si propongo un ejercicio práctico de meditación, pues aquí os dejo éste, a ver si os da el mismo buen resultado que a mí, o a ver qué os parece ;-)

Recomiendo ropas cómodas, claras u oscuras, a mi me da lo mismo (según tu estado de ánimo). Eso sí, la puerta de entrada a la habitación debe estar en penumbra, no haber ruidos, ni mucho calor, ni mucho frío... Uno suele situarse mirando hacia el norte o el este. Desconectar móviles, teléfonos, radios y otros aparatos, procurar que no haya fuentes de bruma electromagnética. A mi me ayuda el sonido de una fuente de agua, a otras personas eso les inquieta. Yo me pongo incienso: hay practicantes que no lo soportan. También me pongo una música suave, tipo chill out o new age.

Nos sentamos cómodamente en una silla con las piernas un poco separadas, o bien en el suelo, con la espalda recta y las piernas semicruzadas hasta donde estemos cómodos (si tenemos problemas de espalda, o simplemente no podemos, se puede apoyar en la pared). Si estamos sentados, colocamos el cuerpo lo más erguido posible en la silla, dejando que las manos descansen en las rodillas.

Debemos tratar de llevar una respiración lenta y profunda, permanecer relajados y atentos a cualquier acontecimiento externo o interno, y en total soledad. Es conveniente empezar con unos 5 minutos de relajación, y con la práctica, ampliarlos hasta 20 o 30 minutos.

Se empieza, por ejemplo, centrándonos en la contemplación interior de algo que nos propongamos, por ejemplo un paisaje, y permitiendo que nuestra mente nos dé toda la información que quiera sobre ese escenario. En este ejemplo, trataríamos de contemplar con nuestra mente todos los detalles que se nos aparezcan en visualización: árboles, campos, diferentes tonos de verde, flores, frutos, posibles animales, personas que aparecen, casitas, ríos, montañas, etc.

También podremos, después de realizar un paseo por los diferentes elementos del paisaje, acercarnos a uno de ellos, como por ejemplo un árbol, y notar y percibir la forma de sus raíces, el color de sus hojas, el susurro de follaje, los trinos de los pájaros que habitan en él, etc.

La primera etapa de la meditación debe consistir en disipar las distracciones mentales y lograr cierta claridad y lucidez. Tenemos que evitar caer en un estado de somnolencia, para lo cual a menudo es acertado permanecer con los ojos entornados. Enfocamos nuestra conciencia en la respiración, respirando con naturalidad a través de los orificios nasales, sin pretender controlar este proceso. Intentamos ser conscientes de la sensación que produce el aire al entrar y salir por la nariz. Esta sensación también puede convertirse en el objeto de nuestra respiración, centrándonos en ella y olvidándonos de todo lo demás.

Si descubrimos que nuestra mente se distrae con pensamientos o ideas, hemos de volver de inmediato a la respiración. Repetimos este ejercicio tantas veces como sea necesario, hasta que la mente se concentre totalmente en la respiración.

El estado mental de la mañana es ideal para meditar, y lo mismo sucede al atardecer. Es importante establecer una rutina de meditación, ya que se debe meditar siempre a la misma hora y en el mismo lugar. De esa manera, estamos aprendiendo que a esa hora vamos a entrar en un periodo de calma por nosotros mismos. Antes de comenzar, hemos de decirnos interiormente algo así como "calma, olvida las preocupaciones, olvida lo que ha pasado hoy, céntrate en el presente", para así favorecer el estado meditativo.

Nunca fuerces a la mente a pensar en algo rígidamente... Respira y trata de concentrarte en la respiración. Deja que la mente se tranquilice poco a poco.

Puedes seleccionar un punto focal en el que concentrarte. Es muy útil coger un punto situado entre tus cejas, o en tu corazón. Este punto focal debería ser siempre el mismo. Si deseas puedes utilizar un mantram (una frase o palabra que se repite constantemente), a la manera tradicional, como el Om Mani Padme Um.., o cualquier otra que te parezca bien a ti, como por ejemplo "Desde el centro de mi corazón yo me realizo".., o algo similar :-)

Y poco más... No esperes resultados inmediatos, la meditación lleva su tiempo, pero aquí dejo un enlace para que podáis consultar los beneficios médicos, mentales y físicos, que se atribuyen comúnmente a la práctica de la meditación.

¡Buena meditación, amig@s! :-DD

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Andromeda,
No me pierdo un solo post tuyo, sencillamente, ME ENCANTAN.
Muchas gracias por compartir tus conocimientos, me ayudan mucho para hacer las "tareas" que traigo para hacer en esta vida .

Un abrazo

Hahaia

Andrómeda72 dijo...

Pues me alegro mucho, de verdad, espero que te sirvan realmente y ya me contarás. ¡Un abrazo! :-)