Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

martes, 7 de septiembre de 2010

El ingeniero y la astrología



















Cuando estuvimos en Cullera, compré muy barato un libro de tapas azules eléctricas que me llamó mucho la atención. Aunque su título es "Nuestros ascendientes llegados del Cosmos" (cosa que no me sedujo mucho en un principio), al ojearlo vi que quizá podía interesarme más de lo que yo creía. Su autor, el francés Maurice Chatelain, fue durante muchos años ingeniero a cargo del programa espacial de la Nasa en los setenta del pasado siglo. Extraigo aquí algunas de sus conclusiones sobre la "ciencia" o "arte" de la astrología.
------------------------------------------------------------------------------------------------
"Me figuro que los mayas, que veían en el 13 una cifra sagrada, empleaban hace muchísimo tiempo un Zodíaco dividido en 13 partes iguales, pero hasta la fecha no he logrado probarlo, aunque su calendario comprende 13 baktuns de 20 katuns cada uno, o sea, 260 conjunciones Júpiter-Saturno. Parece ser, por otra parte, que algunos astrólogos modernos comienzan a emplear un Zodíaco de 13 signos. Colocan, generalmente, el decimotercero signo entre Escorpión y Sagitario, cuando parecería más lógico situarlo entre Leo y Virgo, donde hay disponible un espacio mayor, llamado El Triángulo, pues estaría formado por la cola del León, con Denébola".

"He pensado que hacía falta construir una Astrología nueva con una base fija, invariable, que resulte válida dentro de 10.000 ó 20.000 años, e incluso más tiempo, si es posible. Sólo hay una cosa fija, más o menos, en nuestro Universo visto desde la Tierra: la posición aparente de las estrellas. Bueno, esto es lo que ha venido ocurriendo durante millares de años (...), dejando a un lado las constelaciones, que varían de uno a otro país (...). La Luna, el Sol y los planetas representarían las agujas de los segundos, los minutos y las horas. Las estrellas habitarían en la longitud 264 ó 288, por ejemplo, donde siempre existiría la seguridad de localizarlas, cosa no siempre fácil hoy, con el Zodíaco de los astrónomos, que se desplaza 50 segundos de arco todos los años, o el de los astrólogos, que no se mueve y que permanece anclado en los tiempos de Babilonia".

"Sólo me quedaba ya hacer pequeños paquetes de estrellas situados a la misma distancia los unos de los otros, y trazar figuras geométricas diferentes, fáciles de reconocer (...). La mejor figura para agrupar las estrellas vecinas es el triángulo, y la mejor solución para obtener grupos más o menos equidistantes es una combinación de 13 triángulos irregulares".

"Observarán ustedes que con este Zodíaco de 13 signos nos encontramos ahora en el de Acuario (...), contrariamente a la opinión de los astrólogos y los astrónomos que, por una vez, eran del mismo parecer. Con el Zodíaco que propongo, y que pienso que ya fue utilizado por los mayas, cada uno de los 13 signos tendría una duración de 28,095,554 días, o sea, 28 días, 2 horas, 17 minutos y 36 segundos. Los cambios de signo se producirán, pues, los 21 de marzo, 18 de abril, 16 de mayo, 13 de junio, 11 de julio, 8 de agosto, 6 de septiembre, 4 de octubre, 1 de noviembre, 29 de noviembre, 27 de diciembre, 24 de enero y 21 de febrero".

"Los astrólogos modernos emplean zodíacos QUE NO CORRESPONDEN con la posición actual de las constelaciones, sino, aproximadamente, con las del tiempo de los astrólogos caldeos de Babilonia, unos 2.500 años atrás. Por el contrario, los astrónomos modernos se valen de un Zodíaco en el que el equinoccio de primavera, es decir, el paso del signo de Piscis al de Aries, fue fijado de una vez para siempre en el 21 de marzo, mientras las constelaciones en las que sale el Sol en esa fecha cambian lentamente en un grado en 72 años, y ya no tienen nada que ver con los signos que supuestamente las representaban cuando la invención del primer Zodíaco, hace 9.700 años".

"Aquí es donde localizamos el punto flaco de la astrología moderna. Ésta no representa ya nada, ni los datos astronómicos de la época en la que el Zodíaco fue inventado, ni los de la nuestra, sino, por el contrario, los del tiempo de los caldeos, es decir, de la época en que el pueblo judío se hallaba cautivo en Babilonia. El Zodíaco de los astrólogos modernos data del tiempo de la Biblia, como la mayor parte de las religiones actuales, y por esto la astrología actual se parece mucho más a una religión que a una ciencia. Los "fieles" han de creer lo que se les cuente, sin tratar de conocer la verdad. La Astrología moderna, que debiera fundarse en datos astronómicos, fijos o variables, esto es, derivados de las estrellas o el Sol, se basa únicamente en cosas convencionales y ficticias, que cambian de un astrólogo a otro".

"Los egipcios, que eran unos astrónomos extraordinarios que habían construido el observatorio más grande del mundo, llevaban mucho tiempo notando que todo no podía ser basado en el Sol, que se desplazaba lentamente, pero con seguridad, entre las estrellas, en un grado cada 72 años, mientras que Sirio permanecía siempre en el mismo sitio, entre Procyon al este y Betelgeuse al oeste, y un poco al sur de estas dos estrellas. Es por esto que su calendario y todos sus ciclos astronómicos o astrológicos se basaban en los movimientos aparentes del Sol, la Luna y los planetas con relación a la posición fija de Sirio, lo cual era más lógico que todos los sistemas empleados en la actualidad".

"Esto no prueba necesariamente que la Astrología sea una vasta farsa, como pretenden una pequeña parte del público y una gran parte del mundo científico. Es posible, probable incluso, que la Astrología moderna esté fundada en principios erróneos y hasta completamente falsos. Ello no impide que sea verdad la influencia del Sol, la Luna y de los planetas sobre todo lo que ocurre en la Tierra, cosa que constituye un hecho científico indiscutible, probado centenares de veces. Nuestros lejanos antepasados, que estaban muy lejos de ser imbéciles, contrariamente a lo que se ha creído con demasiada frecuencia, habían comprendido esto hace decenas de millares de años (...).

Como es cierto que los astros ejercen una considerable influencia sobre la vida de los hombres en general, resulta perfectamente posible que esos mismos astros tengan una influencia parecida en la existencia personal de cada uno en particular, en cuyo caso la Astrología podría convertirse en una ciencia exacta cuando hayan podido ser determinadas con precisión las relaciones de causa y efecto. Gracias a los medios fantásticos del cálculo electrónico y del registro magnético, de que disponemos actualmente, no ha de transcurrir mucho tiempo si que eso sea una realidad".

2 comentarios:

Corsario Sideral dijo...

Por Dios querida Andrómeda, esto es espléndido, te agradezco que lo compartas!!

A ver si de alguna buena vez la gente se entera de que la ASTROLOGÍA TROPICAL no tiene ningún fundamento ni filosófico, ni científico, ni espirituoso ni fumado...

Vamos a ver si quienes te leen puede siquiera proponer alguna interrogante al respecto, porque antes que la menuda farsa de la ASTROLOGÍA EN MEDICIONES TROPICALES apareciese, todo se fundamentaba en las mediciones estelares. Esto es, las POSICIONES SIDERALES.

Vamos a ver si esto puede levantar la polémica necesaria querida Andrómeda, a ver si quienes dicen que la astrología tropical es un zodiaco "ideal" fundamentan esa ridícula teoría que por tantas centurias nos han venido vendiendo gato por liebre.

Que vean que la astrología en un principio fue fundamentalmente astronómica, que sirvió a los pueblos antiguos a determinar cómo se movían y disponían los astros, para luego descubrir que estas influencias se manfestaban también en los acontecimientos terrenales. Esa gente no era ninguna taruga, más bien unían el principio científico con lo espiritual.

Fue así que a través de las posiciones reales de las estrellas, se formó el zodiaco.

Por Dios, al fin hay quien habla claro.

Gracias de nuevo por este artículo. Y gracias por todo, por todo!

Andrómeda72 dijo...

"... Ni espirituoso, ni fumado...", jajaja, ¡eres la leche! :-)

No; no habrá polémica ni se plantearán interrogantes, ¿y sabes por qué?

Porque no todo el mundo tiene un mandato interno de "luchar a pesar de cualquier circustancia".., como lo tengo yo.

Gracias a ti, wapo.., me alegro poder contar con tu presencia. En cuanto a mí, ya me he cansado de las farsas. Es necesario hacer limpieza de cosas raras en la vida.

;-)