Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

viernes, 16 de abril de 2010

La espuma de Venus II

Hace tiempo escribí una entrada con este mismo título, a cuenta de una canción muy hermosa de Enrique Bunbury (del que por cierto, me acaban de pasar hoy día un tema sobre vampiros que no conocía y que lo flipas). Retorno a la carga con ánimos renovados, jajaja: que no se diga, porque yo siempre he sido y seré una "restless warrior".

He visto muchas, muuuuchas cosas curiosas y sorprendentes en los últimos dos meses... Cosas que han puesto a prueba mi capacidad de resistencia y mis raíces sobre lo que considero "mi ética y mi moral particulares". Será que el enano ha vuelto a ponerse retrógrado, "of course".., pero en esta ocasión quería hablar más bien sobre Venus. La de la foto se también llama Venus (saliendo de la espuma, como la mismísima diosa Yemanjá); tantas idas y venidas sobre el tema de las relaciones personales (ojo, que os conozco: no sólo las de pareja, sino TODAS las relaciones personales, incluso las que tenemos con los vecinos) me impulsa a establecer nuevos parámetros en mi vida.

A Venus no le gusta nada, nadita, complicarse la vida... ¡Ni por asomo! Piensa que la existencia es corta, y así, por lo tanto, intenta aprovecharla al máximo, lo más posible. ¿Qué necesidad hay de sentirse enojado? ¡Cuando siempre se puede arreglar casi todo con una sonrisa! ¿Qué necesidad hay, de incubar rencores y maledicencias, cuando finalmente el goce del cuerpo y del espíritu es lo más importante?

Pues no: el goce del cuerpo y del espíritu, señores (y siento como siempre dar la contra, que parezco de Nicaragüa) no es lo más importante.

Lo más importante es la trascendencia, la evolución del Ser, no el goce. Y ahí es donde fallamos y donde metemos "la gamba". Cierto que todo con suavidad genera muchas menos fricciones, es más fácil y más agradable. Cierto, cierto: no voy a ser yo la que niegue esa evidencia.

Pero eso muchas veces no vale para nada. No cambia nada, y permite que las cosas permanezcan en un indolente y muy adecuado estado de inercia. Y permítanme recordarles, señores, que donde no hay cambio y crecimiento, ya sabemos lo que nos espera...

En este mundo material, sin duda, la muerte. La Pelona, jajajajaja...

La canción de Bunbury lo explica todo. Es muy posible que Venus sea una diosa, y que sea bella, delicada, encantadora y armónica.., pero no lo es menos que fue infiel a su marido con múltiples amantes; que carece de tesón y resistencia y rezuma excesiva vanidad; que puede ser tan o más engañosa que el mismísimo Neptuno (contra el que tantas veces enarbolamos el hacha de guerra); y que está demasiado centrada en su ombligo, preocupándose por la sedosidad de sus largos cabellos en vez de por la cojera de su "partenaire" Vulcano (al cual mencioné ayer en el título del blog, y que otros conocen con el nombre de Hefesto).

¡Ahhhh, si Vulcano levantara la cabeza y pudiera ver nuestro "buen rollito" desplegado, nuestro maravilloso "paso y no me meto en líos", y nuestra indolencia espiritual y moral!

En fin: conozco a millares (qué exagerada.., en fin, T Cuadrada obliga XDDD) de personas que se rigen por estos tres anteriores principios (buen rollito, pasotismo e indolencia)... Dejan que su vida quede resumida y se consuma en un devenir sin final de risitas condescendientes y de tocaditas en el hombro del vecino. No se complican la vida, y lo que pasa cuarenta metros más allá de sus límites corpóreos personales les parece que no va con ellos.

Bueno: he llegado a un acuerdo interno conmigo misma, porque ya no podía más con esta tensión interna. No me meteré en las vidas ajenas, no trataré de cambiar ni de convencer a nadie. No exigiré a la gente la misma escala de valores que manejo yo, ni les pediré peras a los olmos, y me tomaré como a risa las "ofensas" (sólo ofende el que puede, no el que quiere) y demás zarandajas... A cambio, seguiré haciendo lo que me dé la gana en la medida de mis fuerzas; no daré explicaciones a nadie de mi comportamiento (a menos que me sobrepase); haré oídos sordos a lo que me parezcan estupideces, y seguiré mi camino sin juzgar.., pero también sin permitirles a los demás ni un ápice de gobierno o dominio sobre mi vida. Palabra.

¿Estamos? Vamos a ver si así nos quedamos todos contentos.

Pero no sé, no sé... Aquí el más pintado, por más que sonría y se contonee como Venus, por más vaselina que quiera darle al tema, por más sonrisitas tiernas y vocecitas suaves, tiene lo suyo. Todos lo tenemos, ¿o no? Todos tenemos expectativas que cumplir (?), pasiones que ocultar, pecadillos o pecadazos que olvidar, pulsiones y compulsiones ocultas de las que ni siquiera tenemos noticia, y así con todo... Todos queremos que el prójimo nos solucione la vida (para bien).., eso sí, cuando el prójimo esté mal, cojo, tonto, lerdo, en desgracia, enfermo o viejo, que le jodan, ¿es así? Corríjanme si me equivoco, que es que a veces me siento confusa...

¿Será suficiente la suavidad, la etiqueta, el "savoir faire" y la sociabilidad de Venus para dar respuesta a todas nuestras preguntas?

Me respondo a mi misma, antes que responder por ustedes, por vosotros: NO.

Como le dijeron ciertos seres extraños e intangibles a un señor que llevó a cabo muchísimas regresiones a vidas pasadas, y que al final, como pretendía, no sólo se encontró consigo mismo, sino incluso con la horma de su zapato, todo tiene un porqué en este mundo material.., y no es tan fácil, no, descubrirlo:

"Perdiste las manos porque habías perdido el contacto con el pueblo.


Perdiste los pies porque ya no los tenías en la tierra.


Perdiste la cabeza por haberla henchido excesivamente de saber".

Glups.., qué mal rollo. Espero no correr la misma suerte. Pero si lo hago, al menos me gustaría enterarme de por qué ha sido, ¿no les parece?

Buen fin de semana en este viernes, día de Venus, en el que se inaugura Om Kumara, un espacio para el desarrollo de la conciencia en Madrid.

¡Besitos!

1 comentario:

Corsario Sideral dijo...

A ver si me pones al corriente (no al tomacorriente, ojo XDD) y si puedes me mandas ese tema de Bunbury, que me gustaría hacer una investigación musical más detallada de sus trabajos.

Por cierto, la Virgo es la hermana de la que sale en esta foto de tu post de hoy. Y se llama Serena. Caramba, ya sabes que lo mío con Virgo tiene lo suyo...

Me ha gustado lo que haz escrito aquí. Porque ojo, no se trata de un ataque propiamente dicho a la diosa. Es más bien, según mi punto de vista, que es una crítica a como se mal-utiliza y se manipula la emanación de este planeta en todo tipo de relaciones.

Besos!