Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

jueves, 6 de marzo de 2014

De desconfianza, espejos, animales de poder y competencias...

Hoy, al revisar la miríada de correos que me colapsan todos los días el mail, uno llamó poderosamente mi atención: era alguien que me preguntaba por mis "competencias" (supongo que se refería a profesionales), y que se interesaba también por mis "honorarios"...

Estamos atravesando tiempos difíciles, qué duda cabe.., pero no más difíciles que los que siempre se han vivido sobre esta tierra. Como dice mi senpai, Eugenio, esto se parece cada vez más a un capítulo de "Juego de Tronos". No es nada raro que las personas se sientan confusas, aturdidas, asustadas, o que se pongan en guardia. La peña sigue con lo de siempre: empeñada en que no hay sitio para todos. ¡Continuamente estamos pendientes de que el vecino no nos quite el asiento! No hay más que ver los programas de sucesos en la televisión, y también los del "corazón": todos los santísimos días aparecen maridos engañados, mujeres traicionadas, amistades que se despedazan, gente que se la juega a otra gente como si estuvieran empeñados por ver quién se la mete más y mejor al prójimo, sin que éste se dé cuenta...

¿Nadie se ha preguntado a sí mismo cómo es posible que asumamos lo de "programas del corazón" así, con tanta facilidad? La sociedad está pelín enferma: si "el corazón" es eso que se muestra ahí.., ¡qué mal, qué mal que funciona aquello que deberemos considerar, con toda la razón del mundo, el motor de la ilusión, de la fuerza, de la fe, de la vida que nos sustenta!

La desconfianza se ha adueñado de nuestros corazones.., y así nos va. En el curso #dpop2014, de #civsem, los coach no cesan de repetir hasta la extenuación que la mayor parte de nuestras relaciones en la vida funcionan como en un espejo (observen la imagen que he subido junto con la entrada de hoy). Es rigurosamente cierto, y yo misma he podido comprobarlo durante años. Hoy lo dijeron que más claro, el agua: si apuntas a alguien con el dedo índice para juzgarle.., ¡los otros tres dedos te apuntan a ti! Es una máxima muy vieja, pero cierta: cuando criticamos a alguien, la crítica va contra aspectos que no nos gustan dentro de nuestra Sombra multiplicada por tres. Cuando desconfiamos, tres cuartas de lo mismo: hay que analizar qué tipo de desconfianza hacia nosotros mismos reside en el interior de nuestro Ser. De hecho, si yo tuviera que definir, de alguna manera y con una sola palabra, el curso de DPOP14, esta palabra sería CONFIANZA. Allí nos enseñan a confiar en nosotros mismos, en aquello que la vida trae a nosotros, en los demás, en los compañeros: en el universo y su sabiduría, para resumir y no andarme tanto por las ramas.

Como digo, mucha peña sigue en esta sociedad con las uñas fuera, empeñada en que no hay sitio para todos. Si tuviera que mostrar mis "competencias" para llevar a cabo este trabajo, tendría que sumergir al que pregunta en lo más profundo del más profundo infierno de mi Sombra, así que no lo voy a hacer. "Competencias" y "honorarios" parecen, pues, una dicotomía inherente al funcionamiento de las cosas hoy en día. Tanto tienes, tanto vales, dicen los gurús de la economía de la miseria, de la economía del hambre, de la economía del desamparo. La gente, con esta "crisis" (en realidad no hay tal cosa, es un invento más, pero eso ya es otro cantar), no se fía ni de su Sombra (y hacen bien.., ¡hacen bien, porque si se atrevieran a mirar dentro de ella, se darían cuenta de cuán poderosos son.., y a lo peor, se asustarían!

Estoy aprendiendo en este curso a recuperar la confianza perdida en mi prójimo. Me doy cuenta de que el Espejo funciona a la perfección, y por ello trato de ser abierta, de confiar en lo que se me ofrece, al igual que ahora, con la primavera, los capullos de las primeras flores de los almendros se abren a la luz y a la vida. Es una belleza, un gozo del alma, una alegría pura pasear hoy por la ciudad incluso (¡por el campo ni hablemos!) recibiendo todo lo que es la explosión de la Vida, que se abre, se entrega, se prodiga con confianza por doquier. Sólo a los seres humanos se nos ocurre algo tan extraño y fuera de onda, en relación con lo natural, como pedir seguridades y "competencias". ¿Acaso se le pide a los árboles "competencias"? Ellos saben perfectamente lo que tienen que hacer cuando llega la primavera, ¡y lo hacen a la perfección, porque simplemente, se entregan con confianza a lo que es su tarea, es decir, florecer!

El otro día, en el curso DPOP14, nos estuvieron hablando sobre los 4 Animales de Poder, y sus correlación con los elementos que existen en el Universo, y en el propio ser humano... La falta de confianza que tenemos actualmente tiene mucho que ver con el abandono de nuestro propio poder personal, representado de forma arquetípica y misteriosa por estos cuatro animales: la Tortuga por la Tierra; el Jaguar por el Fuego; el Águila por el Aire; y el Oso por el Agua. 

Yo no sé cuáles son mis competencias... O sí las sé, pero lo más importante es que éstas crecen conmigo, día a día. A cada paso descubro nuevas cosas sobre mi, sobre la existencia, sobre la vida y la muerte, sobre el amor. Sobre los sentimientos de las personas, sobre el poder de dioses que tenemos dentro de nosotros. En este contexto, hablar de competencias puede tener mucho sentido en el mundo habitual, aquel que estamos inmersos todos los días.., pero no es realmente lo más importante, ¡ni mucho, ni muchísimo menos! Todos somos competentes para desarrollar todo nuestro potencial, toda nuestra fe, toda nuestra virtud. ¡Y eso es, simplemente, lo único que deberíamos plantearnos!

Desconfianza versus confianza... 4 Animales de Poder en cada uno de los cuatro puntos cardinales... Espejos que nos devuelven una imagen certera de nosotros mismos... Competencias para ser nada más que, simplemente, una luz.., un foco con el que iluminar a otras personas cuando se encuentran en la más profunda oscuridad...

Esto es lo único que entiendo. Lo único a lo que sirvo. Lo único a lo que obedezco.

¡Un besote a todos y a todas!






lunes, 3 de marzo de 2014

El espejo del alma: una experiencia chamánica
























El otro día, en el curso #DPOP de @civsem, tuve contacto con una (una más, quiero decir) experiencia poderosa. Chamánica, indudablemente, porque así lo sentí, y porque el profesor, que era en este caso Íñigo Unanue, es un tipo curioso que trabaja muchísimo en esto de la consultoría de desarrollo personal, según he visto, desde una perspectiva, si no totalmente, sí muy cercana al chamanismo.

Ya me habían hablado sobre esa experiencia trascendente que no todo el mundo aguanta, y que consiste en quedarse uno mirando fijamente a un espejo. La verdad es que nunca lo he probado: ya tengo bastante con todo lo que he visto, y por alguna razón (al menos de momento), no tengo necesidad de rebuscar más cosas, más personalidades, más historias... Pero para los que estén interesados en la cuestión, explico en qué consiste el asunto: se trata de ponerse delante de un espejo, y mirar en él. Así de simple. Los más valientes apagan todas las luces y ponen una pequeña vela cerca del espejo, pero sin que se refleje en él más que la propia cara. Pero no es necesario: lo que sí que hay que hacer, es mirar de forma continua y constante tus propios ojos en el espejo.

Al parecer, según todo el mundo dice, cuando te quedas un rato así fijo, casi sin pestañear, ocurre algo muy extraño: tu cara empieza a cambiar de forma. Muchos se asustan: a veces, un rostro muy distinto estará allí, uno que nunca hubieras imaginado que fuera tuyo. Sin embargo, la teoría dice que todas esas caras que están allí te pertenecen. Esas caras con esas máscaras que siempre te pones son tuyas: incluso, puede que aparezca algún rostro tuyo, correspondiente a alguna vida pasada.

Hay gente que recomienda seguir con esta práctica aproximadamente durante media hora a lo largo de toda una semana... Verás todo tipo de rostros pasar por el espejo, hasta que llegue un momento en que ya no puedas más. Entonces, y sólo entonces, llegará un momento (quizá tardes una semana, quizá más) en que tu rostro.., ¡tu auténtico rostro desaparezca delante del espejo! Y los entendidos dicen que es entonces cuando sucede el milagro: porque cuando se caen todas las vendas, porque cuando se apartan todas las máscaras, la Verdad es lo único que queda delante de los ojos.

... Algo parecido es lo que hicimos ayer en el proyecto DPOP2014... Nos pusimos por parejas, y la otra persona hizo, en esta ocasión, la función del espejo. Trabajando como coach (alternativamente, todos también lo hicimos como coachee), pude constatar que la persona para la cual yo funcionaba como "espejo" llegó a asustarse bastante.Vio, efectivamente, lo mismo que yo y que todo esto que he relatado: las facciones de la persona delante de ti cambian y acaban por difuminarse, convertirse en una máscara, o en cualquier otra cosa que haya en tu subconsciente. 

En todo caso, este tipo de experiencias "chamánicas" (no os extrañéis del término: lo son, y bastante) no surten el mismo efecto para cada persona... Es curiosísimo que, en mi caso, lo que vi fueron los "típicos" animales de poder chamánicos de muchos países del sur de América (jaguar, colibrí, cóndor y serpiente).., además de vislumbrar como si la persona de enfrente, que era mi espejo, se convirtiera en una especie de hechicera africana, negra y de edad avanzada, a la que detectaba un poder inmenso para sanar a la gente y para transmutar sus problemas en potencial creativo. Incluso pude vislumbrar la palabra "Paz", de color blanco y en medio de la frente de mi compañera-espejo, y una serie de mariposas de todos los colores que volaban de cuando en cuando alrededor de su cabeza. Es significativo que mi colega de experiencia, en cambio, sólo viera en mi espejo sombras, oscuridad, monstruos, algo que daba miedo, mucho miedo, y todo tipo de cosas terroríficas e inquietantes. Me pregunto, os pregunto: ¿qué es lo que está pasando?

Es muy sencillo: al igual que la belleza está en los ojos del que mira, cada cual refleja en su espejo únicamente lo que mora en su propio interior. Yo no digo que sea mejor ni peor el asunto: solamente me remito a lo que mi compañera me comentó al respecto. Me dijo que estaba trabajando mucho el tema de su Sombra, que había tenido unas cuántas experiencias bastante desagradables en algunos cursos que había hecho, y que no era la primera vez que le sucedía. Yo lo que creo es que ella utilizó mi rostro como "espejo" para vislumbrar lo que sentía, lo que experimentaba, o el momento vital que está atravesando... Lo mismo conmigo: toda esa serie de símbolos acerca de los animales de poder, la hechicera chamánica, las mariposas.., son mensajes y señales dirigidos por mi subconsciente directamente a mi propia mente racional.

Así pues, el espejo del alma (que se manifiesta mediante este tipo de técnicas) nos puede dar pistas muy, muy importantes y trascendentales sobre aquello que precisamente más necesitamos saber aquí y ahora. Yo os animo: os animo a que probéis alguna de estas dos técnicas (solos con un espejo, o en compañía de otra persona, que es más suave y asusta menos), y que luego lo tengáis muy, muy en cuenta en vuestra vida cotidiana. Que lo reflexionéis, que lo aprovechéis para efectuar los cambios y las acciones que más os interesen en vuestra vida, y que no lo dejéis para mejor ocasión.

No hay mejor oportunidad para afrontar aquello que más nos cuesta, precisamente, que poner en práctica las técnicas chamánicas de "espejo del alma".

¡Un besote a todos y a todas! ¡Gracias por leerme!