Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

jueves, 27 de junio de 2013

Reiki para el embarazo y la fertilidad

 
 
 
No: aunque parezca extraño por la foto, no voy a hablar esta vez de pedruscos (aunque sí a recomendaros este excepcional mayorista de minerales, Prominerst, que conozco de primera mano y al cual pertenece esta fotografía)... He puesto esta foto porque es como un huevo, y porque se trata de rubí en zoisita, uno de los minerales más recomendados para aquellas que quieren quedarse en estado, o sanar traumas, enfermedades o problemas relacionados con los ovarios y, en general, con todo el sistema reproductivo.
 
La entrada viene al caso porque hoy me han dado de buena mañana un alegrón del quince. ¡Una de mis clientes-amigas se ha quedado embarazada! La verdad es que la cosa me ha alegrado doblemente por varias cosas: primero, porque ella tuvo un aborto hace un año y lo pasó muy mal, y deseaba quedarse con muchas ganas; segundo, porque el otro día, haciéndole un equilibrado de chakras, "vi" en mi cabeza un pequeño feto como de color verde (color de la salud), y estuve insistiéndole varios días para que se hiciera las pruebas, porque estaba segura de su embarazo. ¡Y así ha sido! Estoy muy, muyyy contenta, porque además hay varias pacientes mías embarazadas en este momento, y yo tan feliz.
 
Cuando empecé con esto del reiki, nos alertaron con respecto al tema de darle reiki a las mujeres embarazadas, pero no porque la Energía Universal pueda dañar al feto, qué va (¡todo lo contrario!). La cuestión era por un asunto mucho más prosaico: es normal que las mujeres embarazadas adquieran de repente todo tipo de miedos, precisamente por su estado. Si algo saliera mal, podrían achacárselo a la acción de reiki, y acusarnos de haber contribuido a un aborto, por ejemplo. Para evitarnos complicaciones, nuestros maestros nos recomendaron que tuviéramos mucho cuidado a la hora de hacer tratamientos a embarazadas. ¡Y es una lástima, porque es una de las cosas más satisfactorias que existen para un reikista!
 
Reiki es energía pura vibrando al más alto nivel desde la Fuente del Amor Incondicional... Siempre, EN TODO CASO Y CIRCUSTANCIA, es para bien. He perdido la cuenta ya de las embarazadas que no temen a esta técnica cada vez más extendida, y que ya han podido beneficiarse de sus múltiples aplicaciones. Entre otras, un embarazo más sereno y consciente, reducción hasta límites insospechados de sus niveles de estrés, y niños que nacen muy tranquilos, que lloran menos y que se adaptan con más facilidad a este milagro que llamamos VIDA.
 
Y no sólo puedo recomendar el reiki en el caso de las mujeres embarazadas, sino también en aquellas que están deseando concebir un hijo, y les cuesta. Muchas veces no nos damos cuenta, pero arrastramos con nosotras una serie de miedos, patrones inconscientes de condicionamiento, aprendizajes erróneos en la infancia, etc.., que dificultan el acto mismo de concebir. Reiki siempre aporta un espacio de tranquilidad, equilibrio y energía que permite doblegar esos miedos y traumas internos, y que da pie a que la mujer se relaje y "abra" lo suficiente como para elevar sus niveles de salud, armonización y energía, y esté en disposición de quedarse embarazada.
 
En otras palabras, y para no alargarme mucho: ¡la verdad es que reiki en el embarazo es 100% recomendable! Ninguna contraindicación hay, pero ante cualquier duda, puedes consultar tranquilamente con tu médico. Bajo mi punto de vista, la práctica de reiki durante el embarazo (y antes) nos permite estar más en contacto con nosotras mismas (con nuestros sentimientos, emociones)..; armoniza nuestros chakras, poniendo en orden todo nuestro sistema endocrino y equilibrando nuestros niveles de energía; además, podemos acercarnos más a nuestro bebé, y tranquilizarlo a él a la vez que nos tranquilizamos a nosotras; por último, permite que nuestro corazón entre en comunión con nuestro interior y con la vida que vamos a concebir, o que ya llevamos dentro :-D
 
Ya sabéis: rubí con zoisita para quedaros embarazadas, reiki y amor.., ¡mucho amor para dar y tomar!
 
¡Besotes!
 

jueves, 13 de junio de 2013

Titanio: el acero de los Titanes

 
Pues sí: seguramente que ya lo habéis adivinado, ésta es mi alianza. Probablemente la notaréis un poco rara: sé por qué es. Se trata su composición, es titanio revestido de oro de 18 kilates, y con un diamante. ¡El titanio es lo que le da ese tinte un poco más oscuro de lo normal! Es ligero, fuerte y se está poniendo muy de moda entre las personas que se casan como material para las alianzas de boda, precisamente. Las hay de muchísimos estilos, para todos los gustos y todos los bolsillos. Pero.., ¿a que no habéis oído hablar mucho sobre las propiedades espirituales del titanio? Pues la tiene, y también mucho significado ritual, que es lo que voy a contaros hoy aquí :-)
 
El titanio como elemento químico toma prestado su nombre de los Titanes, una raza de poderosos dioses que gobernaron la Tierra durante la legendaria Edad de Oro, según la mitología griega. Estaban relacionados con diversos conceptos primordiales, relativos a las inmensas fuerzas de la naturaleza, como el océano, la tierra, el Sol y la Luna, etc. Los doce titanes de la primera generación fueron liderados por el más joven, Crono (sí, estáis en lo cierto, el equivalente griego a Saturno, el Dios del Tiempo), que había derrocado previamente a su padre Urano (el Cielo) a instancias de su madre Gea (la Tierra).
 
Los titanes engendraron después una segunda generación de dioses, los conocidos como Hijos de Hiperión (Helios, Eo y Selene); Hijas de Ceto (Leto y Asteria); e Hijos de Jápeto (Prometeo, Epimeteo, Atlas y Menecio). Fueron derrotados en la guerra que libraron contra los dioses olímpicos (liderados por Zeus), y se dice de ellos que fueron encadenados entonces en el Tártaro, la región más profunda del Inframundo.
 
Habéis de saber que hay un mito que dice que, precisamente, nuestra raza (la humana) derivó del humo que despedían los cadáveres de los Titanes al arder, muertos por el rayo de Zeus. Otros autores clásicos aseguran que los hombres nacimos de la sangre derramada por los Titanes al caer. ¡En todo caso, de una forma u otra, pareciera que los seres humanos les debemos algo de nuestra herencia a los Titanes! :-D
 
El titanio es un metal de color gris plata. Es mucho más ligero que el acero (llevar puesta una de estas alianzas se siente como si realmente no llevaras nada), y tiene alta resistencia a la corrosión y a la acción mecánica. Es mucho más costoso que el acero, precisamente por estas propiedades que os he comentado. Su utilización se ha generalizado como resultado de la tecnología aeroespacial (ya que resiste muy bien las condiciones de calor y frío extremos del espacio), y resiste el ataque de muchos ácidos. Por si fuera poco, es biocompatible (los implantes dentales están hechos de titanio), y algunos dicen que su nombre no deriva del de los titanes (yo creo que sí), sino de "títanos", que significa en griego "tierra blanca", dado que su óxido genera uno de los blancos más puros de la naturaleza. También según los mitos, el nombre de los titanes derivaría de "tierra blanca", "arcilla blanca" o "yeso", la materia de la que según estos griegos antiguos creían que estaban hechos estos primeros dioses. Algunos historiadores sugieren que dicho apelativo tal vez hacía referencia a una raza de hombres antiguos, cuyos cuerpos estaban cubiertos de arcilla blanca o polvo de yeso en sus rituales.
 
A lo que yo iba es a las propiedades espirituales que se le otorgan al titanio, y que en tienen que ver (en parte) con su utilización práctica en anillos de compromiso y alianzas de boda. El titanio físicamente se encuentra en grandes concentraciones de forma natural en el cuerpo, tanto en los músculos como en los huesos, y se dice que promueve el crecimiento y una postura erguida equilibrada y correcta. También se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, particularmente en el caso de resfriados, bronquitis, neumonías e infecciones del riñón. Se dice que fortifica el corazón (de ahí el hecho de que muchas personas decidan usarlo en el dedo corazón también, por el cual pasa el meridiano de este órgano), y que tiene la cualidad de regenerar y fortificar el organismo.
 
Psicológicamente, el titanio posee un efecto calmante y liberador en el caso de determinadas fobias, como la claustrofobia, el miedo crónico o los sentimientos de opresión. Promueve la fertilidad y la sexualidad sanas, y es muy útil en problemas de impotencia y de eyaculación precoz. Espiritualmente, se dice que confiere honestidad, independencia y grandeza de alma. Es el metal de la energía y de la invencibilidad, que evoca la imagen del gigante, del guerrero, del héroe, del defensor dispuesto a proteger todo lo que es precioso. Dicen que resuena con la energía positiva del planeta Marte, que mejora la vitalidad y que atrae más energía para el campo aúrico.
 
Es una piedra de acción, y promueve el movimiento a todos los niveles. Se dice que la utilización de joyas o amuletos de titanio ayuda a vencer los conflictos internos que uno pueda vivenciar en el mundo externo en la forma de relaciones inarmónicas y situaciones contradictorias, al generar a nuestro alrededor un poderoso campo de equilibrio físico, mental, emocional y espiritual. Es estimulante para los meridianos energéticos del cuerpo y actúa como un prisma de energía para el aura. Su gama de frecuencias es muy elevada, y puede ser utilizado con multitud de minerales para reforzar su energía en una sesión de sanación.
 
En otro orden de cosas, el titanio ayuda a mantener la claridad mental y la concentración. Permite el acceso a niveles superiores de conocimiento y de información. Encarna la fuerza energética y la pureza, y genera determinación y unidad interior, de tal forma que uno pone su voluntad a disposición de los ideales más altos. Ofrece una sensación de protección y seguridad, y es útil en casos de miedos obsesivos, pánico o ansiedad. Se trata de un mineral de auténtico poder, que en meditación es excelente para repeler cualquier tipo de energía negativa. Tiene polaridad masculina, está muy relacionado con las características del elemento fuego pero, sin embargo, posee una absoluta compatibilidad con la luna (astro femenino asociado a la feminidad), por lo que facilita el acceso a las energías lunares tanto en el caso de los hombres, como de las mujeres, para alcanzar un equilibrio energético prácticamente total.  
 
En fin: creo que en esta ocasión me ha salido un buen resumen de las características de este elemento de la tabla periódica, jejeje... Si os decidís a utilizarlo regularmente, como hago yo, no creo que os sintáis defraudados/as. ¡Probadlo, y luego me contáis! :-D
 
 

lunes, 10 de junio de 2013

Tarot Symbolon: La Culpa. Defendiendo nuestra Integridad.

Un buen café siempre me ayuda a la hora de una consulta de tarot.., más aún si el tarot en cuestión es el interesantísimo Symbolon, uno de los mazos más inquietantes y poderosos a la hora de tratar temas relacionados con el karma y los condicionamientos ocultos que subyacen en la vida de todas las personas.

Como podréis ver, esta carta sobre las que estoy trabajando hoy, representa la figura de un unicornio (animal mitológico por excelencia) bebiendo de una fuente salvaje; por detrás de él, un guerrero lo amenaza, lanza en ristre. Como el Symbolon está asociado a la astrología, en la carta también aparecen los símbolos de Marte/Venus, y los de Aries/Virgo.

Una vez, en este mismo blog, hablé sobre el tema de la culpa y la abundancia, y que ambas cosas eran de todo punto incompatibles. En otra ocasión, también hablé un poco sobre el Symbolon en general, y sobre las enormes posibilidades de este mazo de tarot. Hoy voy a centrarme en el significado que esta carta quiere darnos, así en general, ya que las connotaciones del Symbolon según el tipo de tirada, y según la consulta que estemos haciendo, son muchas.

Muy a menudo, las personas que vienen a consultarme están influenciadas en mayor o menor medida por un proceso interno que conlleva grandes sentimientos de culpa, en muchos casos todavía sin identificar (y muchísimo menos sin resolver). Curiosamente, el "sentirse culpables" (aunque no sepan de qué, ya que teóricamente estas personas ningún grave pecado han cometido) provoca en ellas la aparición de lo que yo llamo "el complejo de la víctima propiciatoria". En castellano: me resulta alucinante comprobar cómo en muchísimas ocasiones, el o la aquejada por el complejo de culpa se deja machacar, dominar, avasallar por el prójimo de una forma que alucinarían los supuestos esclavos egipcios constructores de pirámides, oigan.

Es impresionante, en serio. Muchas veces tengo que tomar el papel de defensor (quiera o no quiera), ponerles los puntos sobre las íes, y explicarles que así no se resuelve nada. ¡Muchos de vosotros sabéis que es cierto! He tenido que convencer a algunos/as de que no se comportaran frente a los demás así. Me resulta increíble asistir a cómo una persona puede agachar la cabeza ante los demás hasta el punto de permitirles cualquier cosa, por un irresuelto conflicto interno relacionado con la culpa, que vienen arrastrando desde hace ni se sabe cuánto. ¡Es terrible ver cómo la gente se somete, como un corderito llevado al matadero! La buena noticia es que hay solución, y que una vez identificado, comprendido y tratado el origen de aquel sentimiento de culpa, es bastante probable que la persona en sí no vuelva a manifestar comportamientos de tan extrema victimización.

En esta carta, tenemos como figura principal al Unicornio porque este animal ha simbolizado desde tiempos inmemoriales la pureza y la inocencia. Como figura secundaria (pero no menos importante), la del cazador que, presumiblemente, dado el movimiento de su brazo en alto enarbolando una lanza, quiere matarlo. En la escena, el daño que se va a cometer, evidentemente es intencionado, y nos remite a una situación donde existen una víctima y un verdugo. Es complicado establecer quién es quién, pero en todo caso, cuando una persona se deja avasallar por otras, o siente que no está haciendo lo que realmente quiere, o que le han robado la vida, la juventud, la iniciativa, o cualquier otra cosa.., siempre, en toda circustancia, está asumiendo un papel relacionado con la culpa, con el victimismo, con el arquetipo del Unicornio virginal e inocente, que no le corresponde y que debería intentar dejar de lado, si es que desea evolucionar, tomar nuevas responsabilidades en su vida y crecer (porque el complejo de víctima está muy relacionado con el de la madurez inherente al niño interno herido, que no cambia nunca y que, por lo tanto, no ejerce de adulto responsable).

En esta carta, para los que sabéis algo de astrología, se puede comprobar cómo se trata especialmente la figura zodiacal denominada "Quincuncio" que existe entre los signos de Aries y Virgo... Efectivamente, a Aries siempre se le denomina "El Guerrero", portando algún arma (ya sea espada, lanza, etc), usualmente de color rojo, y con actitud fiera, dominante o luchadora. Virgo está como signo más identificado con la figura de "La Doncella", un arquetipo en apariencia mucho más dulce, delicado, virginal, inocente y pasivo. Y digo "en apariencia" porque ni todos los sheriff (como comenté el otro día) son tan buenos, ni todos los indios son los malos XDXD.

Yo misma, y numerosas personas a las que he tenido el honor de tratar, contamos con una especie de "quincuncio interno". El quincuncio como tal es una figura de enormes posibilidades creativas, pero muy tensa, problemática y difícil de manejar. Si está en tu interior, seguramente has venido aquí a lidiar, entre otras cosas, con el conflicto que se desenvuelve, como en el caso de la figura que aparece en esta carta, entre el "perpetrador" y la "víctima", el "abusador" y el "abusado". En algún momento de la historia de tu existencia, has jugueteado con ambos papeles, has debido ser indistintamente o a intervalos víctima y verdugo, pero no has sido capaz de comprender esa dinámica bien, y te has quedado atorado ahí. Una parte de tu alma está prisionera de ese conflicto interno que te impide desarrollarte tal y como debieras. Tienes que atajarlo, y te digo por qué: porque, mientras no lo acometas, el conflicto "quincuncial" florecerá en tu vida en la forma de mil y una relaciones similares, en las cuales tú eres seguramente la víctima, y otros que siempre aparecerán ante tus ojos como "de similares características", como tus verdugos.

Ésta es la magia del laberinto de espejos que conforman usualmente la existencia humana... Cuando aparece esta carta en una tirada de tarot Symbolon, generalmente me enfrento a una persona que está peleando (conscientemente o no) con fiereza entre dos fuerzas contrapuestas, las representadas por Aries y Virgo, dentro de su alma. Es posible que en algún momento de tu camino hayas sido el conquistador, el dominador, el Alejandro Magno de la película, simbolizado por alguna actitud de tipo Aries.., y la hayas cagado. Con esto tan prosaico de "la has cagado", quiero dar a entender que seguramente te has equivocado, has abusado de tu poder, has tratado de forma injusta a algún inocente, has desatendido tus deberes como protector de los débiles o de los oprimidos, o te has pasado de la raya con tu poder en algún sentido. Así que ahora estás "en el otro lado": te has pasado al bando de las víctimas para saber qué es lo que se siente, te has dejado avasallar, maniatar o manipular por otros que han tomado por ti su papel como dominadores o verdugos, y ahí andas, sin posibilidad de avanzar hacia delante, sin ganas de ir hacia atrás (obviamente: eso significaría enfrentarte a tus propios "pecados"), y aguantando el tipo y la situación como puedes, seguramente con más pena que gloria.

Pero tengo buenas noticias para ti: has de saber que la culpa es inevitable, que nadie es perfecto, y que todos nos equivocamos una y mil millones de veces de camino en algún punto del sendero. ¡Es normal, es natural, no tienes por qué masacrarte a ti mismo/a de esta manera! No tienes por qué echarte a las espaldas el rol de víctima para demostrarte que vuelves a ser digno de llamarte humano. Es imposible no herir a los demás, ¡nuestro ego nos traiciona cada minuto y todos los días!.., el peligro está en no darse cuenta o en no querer admitirlo.

El único lugar donde actualmente existe el Unicornio de la Doncella es en el mundo de los sueños: allí donde todo está unificado, el Bien y el Mal son las dos caras de una misma moneda, y donde todo es perfecto y reina la Inocencia más absoluta. Pero aquí, querido mío, querida mía, estamos hechos de carne y de sangre: somos humanos, metemos la pata, en ocasiones actuamos precipitadamente, sin medir las consecuencias, o somos demasiado egoístas y no lo suficientemente capaces como para preveer el dolor que podemos causar a los demás.

Si sientes que alguien te está atacando, o que las personas no te dejan hacer tu voluntad; que siempre has hecho lo que los demás querían, que no te han dado lo que te merecías o te correponde, o se presentan en tu vida patrones de relación similares (gente que siempre te traiciona, amigos que luego normalmente te dan la espalda, parejas que abusan de ti y de tu buena fe), considera que quizá estás desarrollando una especie de complejo de víctima como autocompensación por algo que, seguramente, esté dentro de ti, pero de lo cuál no tengas ni idea. ¡Ni idea, te lo aseguro, y sin embargo, te condiciona la vida hasta límites insospechados!

Bueno.., espero que os haya servido esta entrada para reflexionar sobre la culpa, y cómo muchas veces nos echamos la culpa a nosotros mismos, y se las echamos a otras personas que no tienen nada que ver con nuestras frustraciones y complejos propios.

¡Un besote a todos/as, y ánimos y energías con este lunes!

jueves, 6 de junio de 2013

Dejando el Ego de lado: la oportunidad de oro de la "crisis"

 
 
Como le decía el otro día a mi madre, "es complicado". ¡Por Dios, que sí que es complicada la cosa!
 
Todo esto que está pasando.., la "crisis", los mayas, los papas, el fin del mundo... Todo, todo es muy complicado, y no obedece a una única y verdadera realidad. ¡Que lo sepáis, por si hay alguno que se asusta o que sigue buscando conspiraciones, la mayor conspiración del mundo es el alma del ser humano, porque estamos encarnados y el más santo peca, como dijeron, "setenta veces siete"!
 
Si algo me ha enseñado el proceso de evolución que sigo, es a no dar nada por supuesto. Porque, como reza la publicidad de las películas de una curiosa cadena de TV española, "no te fíes del sheriff: en ocasiones, los indios son los buenos".
 
He visto mucho de todo, y en cantidades inmensas, y de todos los colores. En el mundo de lo holístico, más todavía. Pues sí, señores: en el mundo de la espiritualidad, parece que todos tenemos que ser (y de hecho somos, jajaja), "grandes maestros". Yo lo explico porque parece que es el signo de los tiempos: todo el mundo quiere llegar tan lejos y tan alto como puede (y me parece bien, qué carallo). El problema es que, en el proceso de "en llegando" (que diría mi abuelo), la cosa que mola, la fetén, la que da prestigio, honor y gustito, parece ser que es la de competir con el prójimo, y vencerle.
 
¡Y ser mejor maestro, más alto, más grande, más fuerte, más molón que el tuyo, porque es lo que toca!
 
Ya lo decía el otro día mi santo: "odio a los deportistas". Le conozco, y no es que odie a los deportistas en sí, qué va. Lo que odia es la, al parecer, autoimpuesta competividad que no sé a dónde carajo se supone que va a llevarnos. El otro día me llamó mi amiga Sabina (ésa sí que es vidente, y no la Rossner), la cual cada vez que abre la boca dicta sentencia, y me dijo: "que vengo a decirte que lo que piensas de esa persona es cierto, y que la gente tiene mucha envidia, y que lo de la crisis, en vez de hacer a la gente mejor, lo que está provocando es que el personal desee que le vaya mal al de al lado, lo peor posible, para así sentirse menos miserable".
 
Dicho y hecho: como siempre la clavó, la criatura... No comprendo bien por qué derivamos en este rumbo incierto, cuando la crisis (ésa que dicen que existe, los sabios y entendidos) es una oportunidad de oro para liberarnos. ¡Para aprender a controlar y a dominar nuestro Ego, para enfocarlo hacia el bien común, que falta nos hace! Pues nada: en lugar de esto, a joder al prójimo. A ver si somos más rápidos o más lentos, más tontos o más listos, más espirituales o más terrenales, más ricos o más pobres, más sabios o más tontos, más afortunados o más gafes. Eso, por no entrar en el terreno de las propiedades: mira qué casa tengo, pues yo tengo un chalet, mira qué hijos tengo, pues yo tengo un perro de raza, mira qué coche tengo, pues yo me voy de viaje a Miami...
 
... Y así, hasta la Eternidad, y aún más allá, como decía el vaquero de los dibujitos.
 
A mi me la trae al pairo que me envidien. Cada uno es libre de hacer lo que quiera. Es una pérdida de tiempo, y otra mucho más grande, intentar superarme. ¡Sobre todo, porque siempre hay alguien mejor que tú, y en mi caso, debe haber lo menos 150.000 millones! Estamos mu tontos, como dirían en la Mancha, y parece que en nuestra casa no hay botijo. Cuando es algo cierto y hasta medible lo poco con lo que puede llegar a ser feliz una persona: con poco más que un botijo, quizás un gato, una docena de libros, y un pan que llevarse a la boca.
 
Pero no: en vez de tomarse la crisis ésa como una oportunidad para tomar conciencia, nosotros a joderla y a seguirles la corriente a los que tratan de dirigir el cotarro (y digo tratan porque tampoco lo dirigen, qué va). En vez de sentir compasión, de ser asertivos, de tratar de ser amables con el prójimo, de establecer relaciones de tú a tú, de preocuparnos por dar en vez de por qué nos dan.., ¡qué va! A observar con detenimiento si hay algo del de al lado que nos mole, para intentar quitárselo, aunque sea por la fuerza. A ver si engañamos y conseguimos éste o aquél conocimiento, bien, servicio, beneficio, etc.., con el menos esfuerzo y al más módico precio. En vez de entregar con generosidad, a racanear cada vez más (mírate tu propio ombligo, en qué estás restringiendo lo que entregas a tu hermano, y deja en paz a la Merkel). Y los que se autodenominan espirituales, porque a lo mejor es cierto que están en búsqueda, ¡hala! A presumir porque yo tengo segundo nivel de reiki por la línea bantú y tú no; a coleccionar cursos y terapias como el que colecciona monedas de a un real. Vamos a ver si Perengano es mejor maestro que Zutarana, que dice que ha traído una técnica del lago MachuPichu que es la leche, oigan, y te saca hasta los intersticios de las células. ¡La bomba, el colmo de la idiotez y de la locura!
 
No sé bien a dónde nos lleva todo esto, no... Yo desde luego me aparto: sigo mi propio aprendizaje a mi ritmo, que es el que quiero, y a la gente que me viene, procuro ayudarla lo mejor que sé. No he desterrado el Ego, en parte porque estoy segura de que es una de las herramientas de las que se nos ha dotado para cumplir la misión y el papel, sea cual sea, que hemos venido a hacer en esta vida. Pero de ahí, a dejar que el Ego nos domine.., ¡hay una gran cabalgada, oigan!
 
Mientras sigamos siendo "coleccionistas", o más bien, "consumistas" de lo que sea (de la bici, de la montaña, de lo espiritual) como lo hemos sido de la ropa, los consumibles informáticos o los automóviles (mejor no hablar de los pisos, que en este país es lo que más cerca toca), ya podemos irnos olvidando de ningún tipo de liberación, ni particular, ni de forma colectiva. Lo que importa no es el continente, es el contenido: la materia es maravillosa, pero lo más importante es el Espíritu que reside en su interior. Así que ya no disfrutamos de nuestros hobbies, ni de nuestros aprendizajes espirituales, ni de nuestra maternidad o paternidad, ni de nuestro trabajo, ni de nuestras casas.., ¡ni lo más importante, de nuestra salud, libertad y vida! Nos hemos convertido en meros coleccionistas de la realidad.., una realidad que se nos escapa y que se convierte en "crisis" cuando no queremos aceptar que la culpa es nuestra, solo nuestra.., y que únicamente en nuestras manos se encuentra la solución.
 
En fin.., voy a ver si organizo el próximo curso de reiki, que yo sí que trato de disfrutar con mi trabajo... ;-)
 
¡Besotes, y no os dejéis engañar.., que luego salen los falsos maestros de Kung Fu matando prostitutas, y cosas por el estilo!
 
P.D: la foto es mía, del finde pasado en la Sierra.., y ésos son "botones de oro", por lo de la "oportunidad de oro de la crisis" del título...
 
 

lunes, 3 de junio de 2013

Marte en astrología: el Guardián entre el Centeno

"Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños, y están solos; quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde del precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan en él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Yo sería el guardián entre el centeno".

"The Catcher in the Rye", J. D. Salinger.

Créditos foto: Sebastià Giralt

--------------------------------------------------
Ummmm: no sé yo lo que pensaría el escritor J.D. Salinger si leyera esta entrada mía de hoy. A lo peor, pensaría que he desvirtuado el sentido que él le había querido dar a su famosa obra "El Guardián entre el Centeno". ¡O quizás no! En todo caso, nada más lejos de mi intención, desde luego...

Sí, así es: nada más lejos de mi intención real. Lo que pasa es que estoy recibiendo demasiada "información" acerca del arquetipo de Marte, astrológicamente hablando. Estoy teniendo demasiadas "sincronías" con clientes que tienen serios problemas con el arquetipo del guerrero del Olimpo. Y como siempre, nada de eso es casual.

Hoy he sacado mi espada de su vaina. No lo hago todos los días, ni mucho menos. He estado haciendo el numerito de siempre: me dejo llevar por los movimientos que están en mi interior. Me he dado cuenta de la fuerza que hay que tener en el brazo derecho, para poder llevar a cabo correctamente las fintas que me salen del corazón. El brazo derecho, que es el del padre, el masculino... Después he pensado que aún tengo esa tendinitis en el codo, desde que el primer día nos fuimos a montar en bici con Ramón y con Luis. No quise ir al médico: detesto a los médicos del cuerpo... O a lo mejor, lo que detesto es la posibilidad de curarme. ¿Quizá?

Marte, en nuestro sistema solar, es el planeta rojo. El rojo de la sangre, el rojo de las amapolas es su color. Y bueno: es cierto que puede parecer un arquetipo muy "políticamente incorrecto", y hasta odioso. Yo les diría algo a los que piensan así: intenta suprimir a Marte de tu vida, y ya verás. ¡Ya verás!

Porque Marte es esa energía que necesitamos para poner en marcha nuestras metas. Es la energía puramente masculina que se asocia con nuestros impulsos de conquista, sí, pero también con nuestra capacidad para defender nuestro espacio, nuestro cuerpo, nuestro territorio y nuestra vida. Lo queramos o no, nos guste o nos disguste, la verdad es que necesitamos a Marte: lo tenemos que asumir para poder ponernos en marcha, para conseguir nuestros propósitos y para alcanzar nuestra autorealización personal.

Y sí: es cierto que representa la ira, pero también el entusiasmo. Y sí: es cierto que representa la lucha, pero también el deseo sexual. Suprime a Marte de tu escala de valores, y el mundo se quedará vacío. Porque en realidad, por muy mala prensa que tenga, no es ni positivo ni negativo: simplemente, busca la autoafirmación de nuestros deseos. ¡Nada más, y nada menos!


He puesto esta cita arriba, la del Guardián entre el Centeno, porque las personas que ostentan un Marte muy evolucionado en la Carta Astral me recuerdan a eso, precisamente: a una especie de Guardianes cuya misión es proteger a los demás. Sí, ya lo sé: sé perfectamente lo que van a decirme. Todo eso de que a Marte le gusta ser líder y tener objetivos a los que poder aspirar. ¡Todo eso ya lo sé! Comprendo y asumo perfectamente que Marte se prueba a sí mismo constantemente, con el fin de conseguir sus propósitos. Comprendo y asumo (o al menos, eso intento) que Marte simpre quiere ser el primero. Pero las formas más elevadas de expresión del planeta, afirmo, sacrifican toda esa energía visceral en pos del bien común. ¡Lo he visto, nadie puede negármelo!

Sí: sé que estoy escribiendo un poco raro hoy... Será la adrenalina que pone en marcha Marte. Yo también trato de esforzarme para asimilar y llegar a comprender, aceptar e integrar esta energía, y me cuesta una barbaridad, para qué voy a negarlo. ¡Se me nota! Con Marte, imponemos nuestra voluntad y desarrollamos nuestro poder personal y, al parecer, yo tengo un severo problema con eso. No soy la única: he visto a mucha, mucha gente que lo tiene. Trato a mucha gente que lo tiene (quizá por eso mismo: el tratamiento sobre los demás es muchas veces el mejor aprendizaje para uno mismo). Marte es fuerza y afirmación en el mundo: es la autoexpresión más allá de toda lógica y pensamiento. Y es cierto que es muyyyy exigente con los demás: pero siempre he percibido que con quién más exigente es, a pesar de lo que pueda parecer, es consigo mismo. ¡Consigo mismo!

Marte es afín a la cuadratura, aspecto planetario que determina una lucha y una fricción poderosas... Es un planeta de fuego, que rige dos signos: Aries y Escorpio.

Y sí: como decía antes. Sé que Marte es la ira, pero también es el coraje, ¡qué carajo!

No sé.., no sé si algún día voy a ser capaz de gestionar bien esto...

¿Rezáis, pedís, o algo, un poco por mí?