Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

lunes, 3 de diciembre de 2012

Hola, caracola: no, yo no soy la bruja Lola

 
¡Buenos días por la mañana! ¡Aquí, al pie del cañón, trabajando como todo el mundo con toda mi intensidad, fe, tesón, esfuerzo e ilusión! Por eso he puesto esta foto en la portada de la entrada de hoy: puede simbolizarme perfectamente, es una mujer analizando los resultados de su trabajo.., que es exactamente lo que yo estoy haciendo ahora mismo, por cierto.

Me veo en parte impelida a escribir esta entrada hoy porque ayer volví a verlo; volvió a pasarme, pero esta vez no me afectó: eso es bueno, ya que significa que he aprendido. ¡Y he aprendido mucho, porque tomé conciencia, pero conseguí no cabrearme cuando volvieron a pedirme, como en tantas ocasiones, que me esforzara gratis!

Señoras, señores, tengo algo trascendental que comunicarles: yo no soy la Bruja Lola XDXDXD. Con todos mis respetos hacia esta señora y hacia todos los profesionales que tratan el mundo holístico de forma similar a ella (o parecida), todo eso no tiene nada que ver conmigo: pero nada, nada en absoluto. Para empezar, yo tengo otra profesión, y ésta sobre la que escribo en este blog es mi (por decirlo así) "Profesión B". Así que no me vendo por dinero, e intento no hacerlo tampoco por ninguna otra cosa. Tampoco lo hago gratis, como algunos/as pretenden: el trabajo holístico, aunque no lo parezca, requiere tiempo y un esfuerzo fenomenal, amén de una formación rigurosa, si es que uno es serio... ¡Así que no, no trabajo gratis! Bien es cierto que hago "servicios gratis": a personas que no pueden valerse, que no tienen recursos, que se encuentran en una fase muy mala de su vida, o a las cuales, por así decir, yo decido "hacerles un regalo" porque siento que, en ese momento, es para ellas muy necesario. Pero ya lo he expresado perfectamente, ¡soy yo la que decido! No son otros los que toman las decisiones por mi, sino que soy yo la que, en el pleno ejercicio de mi libertad y de mis derechos, decido cobrar o no cobrar, cobrar menos o, en ocasiones, no cobrar nada en absoluto. ¡Como en el anuncio de Loreal, vamos, "porque yo lo valgo"!

Tampoco suelo ir con las cartas del Tarot encima cuando me voy por ahí los fines de semana, ni estoy dispuesta a consultarlas ni a hacer lecturas delante de propios ni extraños... No hago servicios a gente que no conozco, a menos que vengan a mi profesionalmente, o que "interiormente", yo sienta que debo hacerlo así por alguna razón desconocida. ¡Tengo mucha vida y muchas otras cosas que hago y que practico, independientemente del tema "esotérico"! No pongo velas negras, no hago rituales más que como una forma simbólica de hacer comprender a la persona que su destino, inexcusablemente, siempre está en sus manos. Tampoco "percibo" nada sobre situaciones, cosas o personas a menos que en ese momento esté trabajando sobre ello, o que por determinada circustancia, "el asunto lo amerite", como dicen mis amigos sudamericanos, y se me venga a la cabeza en ese momento algún comentario que debo hacer a alguien, quiero suponer que para su conocimiento y mayor bien en general. No tengo el interruptor del contacto espiritual abierto siempre, no veo a menudo muertos ni las auras coloreadas del personal, y no sé qué va a pasar en el futuro porque el futuro no está escrito. ¡Siento decepcionarles quizá, pero no les voy a vender la moto, ni voy a dejar tampoco que ustedes me la vendan a mi!

Aparte de todo esto, me hace cierta gracia (aunque en realidad siento una profunda lástima por ellos) un tipo de gente que se aproxima a estos temas (para mi tan serios y sagrados, insisto, puesto que implican al alma) con cierto doble rasero que, a medio plazo, resulta sumamente desagradable. Por un lado, suele ser gente agobiada y desesperada, eso sí, aunque con un carácter no reconocido profundamente egoísta. Van de víctimas de las circunstancias, y además quieren que todo el mundo ejerza de víctimas con ellos y junto a ellos. En realidad, lo que pasa es que su profundo egoísmo interno les aparta del Amor Universal, y reflejan en todo el que se les acerca y en sus relaciones más íntimas y cercanas ese desamor terrible por ellos/as mismos/as y por el Todo, que es lo que el Todo les devuelve duplicado o centuplicado, no hace falta explicarlo mucho ni casi decirlo.

... Esta gente, mucha de la cual se protege mal que bien de su propio y profundo dolor y desarraigo interno, se cuida de sí misma y de un entorno que consideran profundamente hostil como los cactus: es decir, cubriéndose de espinas. Pero como los cactus, no son capaces de vivir más que en terrenos áridos y baldíos. No conocen el Amor, o más bien se les ha olvidado, y por consiguiente no lo manifiestan bajo ninguna forma a su alrededor. No saben más que de la soledad, el miedo y el desamparo, no son más que pobres diablos disfrazados de cactus, que en numerosas ocasiones se esconden bajo el paraguas del "ah, pero es que yo no creo del todo en estas cosas, porque soy muy racional y científico, y la mente es bien sabido que es infinitamente superior al Espíritu". Eso sí: cuidado, profesionales holísticos de todo el mundo mundial, porque en cuanto os crean pillar "desprevenidos", irán hacia vosotros con una sonrisa en la boca y actitud de amigable camaradería, a ver si os pueden sacar una tirada de tarot gratis o cualquier otra cosa. Irán a ver si pueden obtener algo a cambio de nada (como es su constumbre: por eso es que, como realmente no dan, nada de Amor les devuelve a cambio el Universo).., y ese algo que intentan obtener no es más que el pobre refuerzo de su ego herido, a saber: que les digas exactamente aquello que quieren oír.

Luego, cuando te hayan "exprimido" a placer, y da igual lo que les digas o no, te encontrarás siempre con la misma respuesta por su parte, con el mismo resultado: no te valoran. Porque esta gente sólo establece relaciones en base a lo que éstas cuestan (tanto tienes, tanto vales), y si tú no les cobras, no eres nadie, ni representas nada para ellos, ni todo tu esfuerzo, tesón y sacrificio en el servicio que les hayas prestado va a tener ningún valor. Si eres serio, y no les dices aquello que quieren oír, mucho peor, porque entonces te despreciarán, considerarán que lo que tú haces no sirve para nada (puesto que a ellos no les sirve), y hablarán mal de ti a tus espaldas, criticando tu trabajo y tus esfuerzos, o peor todavía: volverán una y otra vez a ti para que les digas gratis lo que quieren oír, sin ninguna intención por su parte de retribuirte en forma alguna.., aunque sea siquiera con una sonrisa o con un abrazo, o con un paquete de magdalenas XDXD.

... Vampiros emocionales, me parece que los llaman los profesionales de la psicología, quiero recordar...

En fin: que están más vistos que el TBO. No te dejes engañar por éstos que van de "víctimas" de lo que sea, y mira un poco más a fondo en su interior. El abuso a veces no es tan fácil de descubrir como nos creemos, ni todos los abusadores van con un látigo en la mano dando golpes a diestro y siniestro. La mayoría de ellos, por el contrario, avanzan por la vida bajo la bandera de conveniencia del engatusador profesional.

... Pelillos a la mar, como diría mi madre... ¡De todo tiene que haber en la Viña del Señor!

¡Un besote, amigos/as! Y no olvidéis mineralizaros, vitaminaros, y cobrar por vuestro trabajo lo justo.., porque justo es, y sobre todo, necesario para vivir en este mundo dual de la materialidad más extrema XDXDXD.



1 comentario:

Eva dijo...

Qué bien hablas hija :)