Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

lunes, 10 de junio de 2013

Tarot Symbolon: La Culpa. Defendiendo nuestra Integridad.

Un buen café siempre me ayuda a la hora de una consulta de tarot.., más aún si el tarot en cuestión es el interesantísimo Symbolon, uno de los mazos más inquietantes y poderosos a la hora de tratar temas relacionados con el karma y los condicionamientos ocultos que subyacen en la vida de todas las personas.

Como podréis ver, esta carta sobre las que estoy trabajando hoy, representa la figura de un unicornio (animal mitológico por excelencia) bebiendo de una fuente salvaje; por detrás de él, un guerrero lo amenaza, lanza en ristre. Como el Symbolon está asociado a la astrología, en la carta también aparecen los símbolos de Marte/Venus, y los de Aries/Virgo.

Una vez, en este mismo blog, hablé sobre el tema de la culpa y la abundancia, y que ambas cosas eran de todo punto incompatibles. En otra ocasión, también hablé un poco sobre el Symbolon en general, y sobre las enormes posibilidades de este mazo de tarot. Hoy voy a centrarme en el significado que esta carta quiere darnos, así en general, ya que las connotaciones del Symbolon según el tipo de tirada, y según la consulta que estemos haciendo, son muchas.

Muy a menudo, las personas que vienen a consultarme están influenciadas en mayor o menor medida por un proceso interno que conlleva grandes sentimientos de culpa, en muchos casos todavía sin identificar (y muchísimo menos sin resolver). Curiosamente, el "sentirse culpables" (aunque no sepan de qué, ya que teóricamente estas personas ningún grave pecado han cometido) provoca en ellas la aparición de lo que yo llamo "el complejo de la víctima propiciatoria". En castellano: me resulta alucinante comprobar cómo en muchísimas ocasiones, el o la aquejada por el complejo de culpa se deja machacar, dominar, avasallar por el prójimo de una forma que alucinarían los supuestos esclavos egipcios constructores de pirámides, oigan.

Es impresionante, en serio. Muchas veces tengo que tomar el papel de defensor (quiera o no quiera), ponerles los puntos sobre las íes, y explicarles que así no se resuelve nada. ¡Muchos de vosotros sabéis que es cierto! He tenido que convencer a algunos/as de que no se comportaran frente a los demás así. Me resulta increíble asistir a cómo una persona puede agachar la cabeza ante los demás hasta el punto de permitirles cualquier cosa, por un irresuelto conflicto interno relacionado con la culpa, que vienen arrastrando desde hace ni se sabe cuánto. ¡Es terrible ver cómo la gente se somete, como un corderito llevado al matadero! La buena noticia es que hay solución, y que una vez identificado, comprendido y tratado el origen de aquel sentimiento de culpa, es bastante probable que la persona en sí no vuelva a manifestar comportamientos de tan extrema victimización.

En esta carta, tenemos como figura principal al Unicornio porque este animal ha simbolizado desde tiempos inmemoriales la pureza y la inocencia. Como figura secundaria (pero no menos importante), la del cazador que, presumiblemente, dado el movimiento de su brazo en alto enarbolando una lanza, quiere matarlo. En la escena, el daño que se va a cometer, evidentemente es intencionado, y nos remite a una situación donde existen una víctima y un verdugo. Es complicado establecer quién es quién, pero en todo caso, cuando una persona se deja avasallar por otras, o siente que no está haciendo lo que realmente quiere, o que le han robado la vida, la juventud, la iniciativa, o cualquier otra cosa.., siempre, en toda circustancia, está asumiendo un papel relacionado con la culpa, con el victimismo, con el arquetipo del Unicornio virginal e inocente, que no le corresponde y que debería intentar dejar de lado, si es que desea evolucionar, tomar nuevas responsabilidades en su vida y crecer (porque el complejo de víctima está muy relacionado con el de la madurez inherente al niño interno herido, que no cambia nunca y que, por lo tanto, no ejerce de adulto responsable).

En esta carta, para los que sabéis algo de astrología, se puede comprobar cómo se trata especialmente la figura zodiacal denominada "Quincuncio" que existe entre los signos de Aries y Virgo... Efectivamente, a Aries siempre se le denomina "El Guerrero", portando algún arma (ya sea espada, lanza, etc), usualmente de color rojo, y con actitud fiera, dominante o luchadora. Virgo está como signo más identificado con la figura de "La Doncella", un arquetipo en apariencia mucho más dulce, delicado, virginal, inocente y pasivo. Y digo "en apariencia" porque ni todos los sheriff (como comenté el otro día) son tan buenos, ni todos los indios son los malos XDXD.

Yo misma, y numerosas personas a las que he tenido el honor de tratar, contamos con una especie de "quincuncio interno". El quincuncio como tal es una figura de enormes posibilidades creativas, pero muy tensa, problemática y difícil de manejar. Si está en tu interior, seguramente has venido aquí a lidiar, entre otras cosas, con el conflicto que se desenvuelve, como en el caso de la figura que aparece en esta carta, entre el "perpetrador" y la "víctima", el "abusador" y el "abusado". En algún momento de la historia de tu existencia, has jugueteado con ambos papeles, has debido ser indistintamente o a intervalos víctima y verdugo, pero no has sido capaz de comprender esa dinámica bien, y te has quedado atorado ahí. Una parte de tu alma está prisionera de ese conflicto interno que te impide desarrollarte tal y como debieras. Tienes que atajarlo, y te digo por qué: porque, mientras no lo acometas, el conflicto "quincuncial" florecerá en tu vida en la forma de mil y una relaciones similares, en las cuales tú eres seguramente la víctima, y otros que siempre aparecerán ante tus ojos como "de similares características", como tus verdugos.

Ésta es la magia del laberinto de espejos que conforman usualmente la existencia humana... Cuando aparece esta carta en una tirada de tarot Symbolon, generalmente me enfrento a una persona que está peleando (conscientemente o no) con fiereza entre dos fuerzas contrapuestas, las representadas por Aries y Virgo, dentro de su alma. Es posible que en algún momento de tu camino hayas sido el conquistador, el dominador, el Alejandro Magno de la película, simbolizado por alguna actitud de tipo Aries.., y la hayas cagado. Con esto tan prosaico de "la has cagado", quiero dar a entender que seguramente te has equivocado, has abusado de tu poder, has tratado de forma injusta a algún inocente, has desatendido tus deberes como protector de los débiles o de los oprimidos, o te has pasado de la raya con tu poder en algún sentido. Así que ahora estás "en el otro lado": te has pasado al bando de las víctimas para saber qué es lo que se siente, te has dejado avasallar, maniatar o manipular por otros que han tomado por ti su papel como dominadores o verdugos, y ahí andas, sin posibilidad de avanzar hacia delante, sin ganas de ir hacia atrás (obviamente: eso significaría enfrentarte a tus propios "pecados"), y aguantando el tipo y la situación como puedes, seguramente con más pena que gloria.

Pero tengo buenas noticias para ti: has de saber que la culpa es inevitable, que nadie es perfecto, y que todos nos equivocamos una y mil millones de veces de camino en algún punto del sendero. ¡Es normal, es natural, no tienes por qué masacrarte a ti mismo/a de esta manera! No tienes por qué echarte a las espaldas el rol de víctima para demostrarte que vuelves a ser digno de llamarte humano. Es imposible no herir a los demás, ¡nuestro ego nos traiciona cada minuto y todos los días!.., el peligro está en no darse cuenta o en no querer admitirlo.

El único lugar donde actualmente existe el Unicornio de la Doncella es en el mundo de los sueños: allí donde todo está unificado, el Bien y el Mal son las dos caras de una misma moneda, y donde todo es perfecto y reina la Inocencia más absoluta. Pero aquí, querido mío, querida mía, estamos hechos de carne y de sangre: somos humanos, metemos la pata, en ocasiones actuamos precipitadamente, sin medir las consecuencias, o somos demasiado egoístas y no lo suficientemente capaces como para preveer el dolor que podemos causar a los demás.

Si sientes que alguien te está atacando, o que las personas no te dejan hacer tu voluntad; que siempre has hecho lo que los demás querían, que no te han dado lo que te merecías o te correponde, o se presentan en tu vida patrones de relación similares (gente que siempre te traiciona, amigos que luego normalmente te dan la espalda, parejas que abusan de ti y de tu buena fe), considera que quizá estás desarrollando una especie de complejo de víctima como autocompensación por algo que, seguramente, esté dentro de ti, pero de lo cuál no tengas ni idea. ¡Ni idea, te lo aseguro, y sin embargo, te condiciona la vida hasta límites insospechados!

Bueno.., espero que os haya servido esta entrada para reflexionar sobre la culpa, y cómo muchas veces nos echamos la culpa a nosotros mismos, y se las echamos a otras personas que no tienen nada que ver con nuestras frustraciones y complejos propios.

¡Un besote a todos/as, y ánimos y energías con este lunes!

3 comentarios:

maria fernanda santillan dijo...

donde puedo comprar el mazo de cartas symbolon

fatima martin alonso dijo...

Hola María Fernanda: pues lo cierto es q es un poco complicado, porque lo dan en muchos sitios como "descatalogado". Pero lo venden en ebay y en otros sitios, como http://www.dimensiondistinta.com/es/cartas-tarots/50005-TAROT-SYMBOLON.html

Suerte!

Juanmi Juanmio dijo...

Primera edición en español del libro: SYMBOLON. El Juego del recuerdo.

Puede verse en está Web:

symbolon.apress.es