Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

lunes, 3 de junio de 2013

Marte en astrología: el Guardián entre el Centeno

"Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños, y están solos; quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde del precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan en él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Yo sería el guardián entre el centeno".

"The Catcher in the Rye", J. D. Salinger.

Créditos foto: Sebastià Giralt

--------------------------------------------------
Ummmm: no sé yo lo que pensaría el escritor J.D. Salinger si leyera esta entrada mía de hoy. A lo peor, pensaría que he desvirtuado el sentido que él le había querido dar a su famosa obra "El Guardián entre el Centeno". ¡O quizás no! En todo caso, nada más lejos de mi intención, desde luego...

Sí, así es: nada más lejos de mi intención real. Lo que pasa es que estoy recibiendo demasiada "información" acerca del arquetipo de Marte, astrológicamente hablando. Estoy teniendo demasiadas "sincronías" con clientes que tienen serios problemas con el arquetipo del guerrero del Olimpo. Y como siempre, nada de eso es casual.

Hoy he sacado mi espada de su vaina. No lo hago todos los días, ni mucho menos. He estado haciendo el numerito de siempre: me dejo llevar por los movimientos que están en mi interior. Me he dado cuenta de la fuerza que hay que tener en el brazo derecho, para poder llevar a cabo correctamente las fintas que me salen del corazón. El brazo derecho, que es el del padre, el masculino... Después he pensado que aún tengo esa tendinitis en el codo, desde que el primer día nos fuimos a montar en bici con Ramón y con Luis. No quise ir al médico: detesto a los médicos del cuerpo... O a lo mejor, lo que detesto es la posibilidad de curarme. ¿Quizá?

Marte, en nuestro sistema solar, es el planeta rojo. El rojo de la sangre, el rojo de las amapolas es su color. Y bueno: es cierto que puede parecer un arquetipo muy "políticamente incorrecto", y hasta odioso. Yo les diría algo a los que piensan así: intenta suprimir a Marte de tu vida, y ya verás. ¡Ya verás!

Porque Marte es esa energía que necesitamos para poner en marcha nuestras metas. Es la energía puramente masculina que se asocia con nuestros impulsos de conquista, sí, pero también con nuestra capacidad para defender nuestro espacio, nuestro cuerpo, nuestro territorio y nuestra vida. Lo queramos o no, nos guste o nos disguste, la verdad es que necesitamos a Marte: lo tenemos que asumir para poder ponernos en marcha, para conseguir nuestros propósitos y para alcanzar nuestra autorealización personal.

Y sí: es cierto que representa la ira, pero también el entusiasmo. Y sí: es cierto que representa la lucha, pero también el deseo sexual. Suprime a Marte de tu escala de valores, y el mundo se quedará vacío. Porque en realidad, por muy mala prensa que tenga, no es ni positivo ni negativo: simplemente, busca la autoafirmación de nuestros deseos. ¡Nada más, y nada menos!


He puesto esta cita arriba, la del Guardián entre el Centeno, porque las personas que ostentan un Marte muy evolucionado en la Carta Astral me recuerdan a eso, precisamente: a una especie de Guardianes cuya misión es proteger a los demás. Sí, ya lo sé: sé perfectamente lo que van a decirme. Todo eso de que a Marte le gusta ser líder y tener objetivos a los que poder aspirar. ¡Todo eso ya lo sé! Comprendo y asumo perfectamente que Marte se prueba a sí mismo constantemente, con el fin de conseguir sus propósitos. Comprendo y asumo (o al menos, eso intento) que Marte simpre quiere ser el primero. Pero las formas más elevadas de expresión del planeta, afirmo, sacrifican toda esa energía visceral en pos del bien común. ¡Lo he visto, nadie puede negármelo!

Sí: sé que estoy escribiendo un poco raro hoy... Será la adrenalina que pone en marcha Marte. Yo también trato de esforzarme para asimilar y llegar a comprender, aceptar e integrar esta energía, y me cuesta una barbaridad, para qué voy a negarlo. ¡Se me nota! Con Marte, imponemos nuestra voluntad y desarrollamos nuestro poder personal y, al parecer, yo tengo un severo problema con eso. No soy la única: he visto a mucha, mucha gente que lo tiene. Trato a mucha gente que lo tiene (quizá por eso mismo: el tratamiento sobre los demás es muchas veces el mejor aprendizaje para uno mismo). Marte es fuerza y afirmación en el mundo: es la autoexpresión más allá de toda lógica y pensamiento. Y es cierto que es muyyyy exigente con los demás: pero siempre he percibido que con quién más exigente es, a pesar de lo que pueda parecer, es consigo mismo. ¡Consigo mismo!

Marte es afín a la cuadratura, aspecto planetario que determina una lucha y una fricción poderosas... Es un planeta de fuego, que rige dos signos: Aries y Escorpio.

Y sí: como decía antes. Sé que Marte es la ira, pero también es el coraje, ¡qué carajo!

No sé.., no sé si algún día voy a ser capaz de gestionar bien esto...

¿Rezáis, pedís, o algo, un poco por mí?

No hay comentarios: