Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

miércoles, 13 de marzo de 2013

La culpa y la abundancia, senderos incompatibles

Ahora que Mercurio está retrógrado (por ventura, esto ya se acaba :-/), me he puesto a revisar varios de los casos que he tratado con respecto al tema de las posibles regresiones a vidas pasadas...

Y he llegado a una conclusión: la culpa (consciente o inconsciente) es una de las causas de nuestra más arraigada infelicidad.

Un terrible, tenebroso pero indefinido e inconsciente sentimiento de culpa es lo que puede estar bloqueando nuestro acceso a la plenitud en la vida. Son numerosísimas las personas a las que trato que se encuentran atormentadas por este auténtico calvario. Todas ellas, sin excepción, desarrollan el mismo patrón de conducta inconsciente: "soy culpable, y merezco ser castigado". Por si esto fuera poco, esta gente suele nacer en familias donde se les acentúa precisamente la sensación de que, efectivamente, siempre son ellos los culpables. Tienden a elegir nacer en el seno de familias con miembros de los llamados "tóxicos": gente que se aprovecha del exceso de sensibilidad de otros (en este caso, de los que se sienten culpables) para conseguir sus propios fines o, al menos, para descargar en estas fáciles víctimas propiciatorias parte de la frustración que los tóxicos acarrean.

Hay culpas y culpas... Hay gente que ni siquiera es capaz de perdonarse, a pesar de haber trabajado los sentimientos de culpa de origen kármico que acarrean desde otras teóricas vidas pasadas. En todo caso (se supere o trascienda el trauma que dio origen al sentimiento de culpa, o no), la persona suele venir siempre, indefectiblemente, con una brecha enorme en su autoestima. La frustración que le produce esta baja autoestima no resuelta se transluce en malas relaciones familiares y de amistad, debido sobre todo a una gran impaciencia e irritabilidad interior. Los demás, desde el exterior, les perciben como personas impacientes, que se irritan fácilmente, que tienen una voluntad dominadora y que se tratan de imponer a los demás. ¡Nunca suelen llegar a percibir realmente el problema de su baja autoestima!

A lo que voy: poseo actualmente el más absoluto convencimiento de que la incapacidad de una persona para disfrutar de la abundancia universal, en esta vida, se debe en muchísimas ocasiones a un trauma de culpa, que puede ser originado en alguna supuesta vida pasada anterior a ésta... Si esto ocurre, aparece en esta vida el autoboicot: personas que son siempre sus peores enemigos, y que sistemáticamente boicotean en su existencia cualquier posibilidad de ser más felices, más completos, más exitosos, más ricos o más plenos.

Aunque reconozco que muchas veces estos problemas están relacionados con algún tipo de trauma en la herencia familiar (en esta vida) de la persona, normalmente en cuanto he profundizado un poco, siempre he encontrado algún "hito" kármico que me daba la pauta para llegar a comprender, al fin, el origen pasado del problema. Como muchas veces demostró Brian Weiss en su excepcional labor de tantos años, si un sentimiento de culpa tiene su origen en una vida pasada, volvemos aquí con nuestro grupo de "almas compañeras" de viaje y evolución, para repetir los mismos sentimientos y experiencias no superadas.

En todos los casos que he tratado, he encontrado que la culpa y la abundancia están íntimamente relacionadas. No se puede manifestar abundancia en esta vida, por muchos rituales, decretos o peticiones que se hagan, si tienes un arraigado sentimiento de culpa extrema en tu interior. ¡Lo primero que tienes que hacer es liberarte de esa culpa! La vibración que hace que fluya el dinero es la misma que proporciona al mundo generosidad y alegría.., así que ya sabes, si lo que estás haciendo no te gusta, si tu trabajo te provoca infelicidad, puedes hacerte una idea de lo que tú mismo vas a acabar por atraer.

Así que era cierto: el perdón es la forma más rápida, fácil y certera de generar abundancia. ¡Pero no empieces por los demás! Aunque te parezca paradójico, lo primero que tienes que empezar es por ti mismo. ¡Libera la culpa, y ya verás con qué rapidez la abundancia empieza a entrar en tu vida!

Sé consciente: la culpa es el estado emocional más erosivo y desestabilizador para tu estado de ánimo... El remordimiento, aunque sea inconsciente, te impide centrar toda tu energía en ti, para el normal y completo desarrollo de tus actividades. La culpa te empuja constantemente hacia el pasado, impidiendo que te liberes y puedas, así, vivir de forma gratificante el presente. ¡Los responsables de la escasez en tu vida no se encuentran más que en ti mismo! La escasez no es más que una creencia, y como tal, puedes elegir aceptarla o no en tu vida. Lo que tú crees afecta al resultado (¡incluso, y sobre todo, por encima, con el tema del dinero!). Tus creencias sobre el dinero determinarán, en última instancia, si tienes o no éxito económico.

Todo cuanto he escrito sobre la abundancia, por cierto, puedes aplicarlo a todas aquellas áreas de tu vida donde te sientas "pobre" o "escaso" (en inteligencia, en estudios, en amor, en amistad, en trabajo, etc).

Ahora voy a resumir en tan sólo 4 puntos básicos todo cuando he dicho, para facilitar su comprensión. Analízalo, si gustas (Mercurio está ahora en un punto astral donde puedes hacerlo con enormes perspectivas de éxito), y luego me cuentas los resultados que has obtenido:

- El asco, o la baja autoestima, deriva de una mezcla entre el miedo y el odio hacia nosotros mismos.

- La verguenza y la culpa conscientes nacen de la mezcla entre el amor y el miedo.

- La culpa inconsciente (la que no sabemos que tenemos dentro) origina una creencia profunda de carencia interior, y genera escasez en nuestras vidas.

- El sentimiento de culpa inconsciente es aliviado por la persona proyectándolo sobre las personas más allegadas, que son las que nos reprochan.

¡Pues ya está! Y la única salida que nos queda es el perdón, incondicional y auténtico, pero no hacia el prójimo, sino hacia ti mismo.

¡Un besote!


2 comentarios:

Eva dijo...

Jo, cada día te superas más, jajajja.
Quéeee fuerte, hace dos fines de semana estuve en Madrid haciendo un curso de Comunicación telepática con animales y en uno de los ejercicios sacábamos una carta de un Oráculo y a mí me salió "El Perdón", así que está claro lo que tengo que hacer, jajja.
Me están dando Reiki, a ver si me arreglo un pokito y quiero hacer el Nivel I en un par de semanas, esto va viento en popa!!!!

Cómo te perdonas a ti mismo? sobre todo si no sabes bien qué hay que perdonar... me resulta algo confuso... haré la meditación que sugería el Oráculo, empezaré por ahí, jejejejjee
GRACIAS

fatima martin alonso dijo...

Fíjate tú: pues mira, ya tienes tarea, sí! Porque lo de perdonar parece fácil, pero es complicadísimo. ¡Y lo más difícil, perdonarse a uno mismo!

Estupendo lo del Nivel 1 de Reiki! Sí, sí, hazlo: yo soy Maestra por diversos sistemas, y te digo una cosa: me ha cambiado la vida. ¡Así que ni lo dudes, si puedes!

Es una buena idea lo de la meditación: yo a todo el mundo suelo recomendarle intentar ponerse en contacto con su subconsciente... No es tarea fácil, pero por algo se empieza.

¡Besotes!