Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

martes, 18 de septiembre de 2012

El poder de la máscara
































"Todos nacemos originales y morimos copias" Carl G. Jung.

... Hoy, 18 de septiembre, cumplo 40 años muy feliz de haber traspasado esta barrera y sobre todo de no haberla palmado después de las vicisitudes físicas con las que me topé de repente en este curioso 2012 que aún no ha dicho su última palabra...

En este día tan señalado (cada vez me parezco más, cuando me da por el tono regio, a nuestro monarca XDXDXD), me planteo una serie de dudas existenciales que me surgen de vez en cuando, sobre quiénes somos cada uno de nosotros en realidad.

Cuando era muuuucho más joven, casi adolescente, llegué a creer, durante algún tiempo, que tenía algún problema de personalidad múltiple, o algo así (no puedo negarlo, desde siempre me ha interesado la psicología, jejeje)... Tenía aprensión porque me di cuenta de que yo parecía una persona absolutamente distinta en compañía de diferentes personas. Con uno me comportaba de una forma, con otro de otra muy distinta... Aquél sacaba lo mejor de mí, y éste lo peor, y así con todos. En fin: llegó un momento en que incluso me asusté y tuve que dejar de pensar en el asunto porque me daba miedo, pero eso no resolvió aquella especie de confusión pronunciada que había germinado en mi mollera. Sé perfectamente que, por aquel entonces, no tenía muy bien definido quién era yo.

Cuando traspasé la barrera de los treinta, parece que Saturno (o quien fuera) me ayudó un poco en la definición de mí misma, y dejé de volverme paranoica... Me afané con vigor en ahondar en los entresijos más profundos del alma humana, y buceé hasta los mismos abismos (es algo que se me da bien y de lo que salgo poco más o menos que solamente con el rabo chamuscado, jajaja, gracias a los dones para el "enmierdeo" polifacético que me han sido otorgados). Mirando de frente los más profundos infiernos de las pasiones de la psique y del alma comprendí que las cosas no son tan fáciles como pudiera parecer a simple vista. Aprendí que no tenemos ni idea de lo que realmente somos, que nuestro Ser esencial es muchísimo más grande, fuerte, brillante y complejo de lo que podríamos imaginar. A partir de este descubrimiento, me empeñé (y me entrené) en la capacidad de ver por debajo de la superficie de las numerosas máscaras con las que nos revestimos los seres humanos. Desarrollé la habilidad de ahondar en el verdadero Ser de los seres humanos, mis hermanos, mirando en la profundidad de sus almas con los ojos del Jaguar, y comprendí que el personaje no tiene mucho que ver con el Espíritu, por mucho que lleguemos a identificarnos con él.

En esta década que ahora da comienzo, parece que me he planteado un reto muy distinto... Soy un ser que vive esencialmente de retos, que no para quieto ni un instante en la búsqueda del conocimiento, de la Verdad y de la razón última de todo, y que luego trata de afanarse en transmitírselo a sus semejantes. Y ahora me he dado cuenta de que la polarización Bien-Mal no es segura. Sé que esconde un secreto que todavía no he podido comprender, y sobre todo, una trampa evidente. Sé que las cosas siguen sin ser tan fáciles como nos las pintan, y que el Yin y el Yang ocultan, además de un complemento perfecto que es la magia de la generación y el motor del Universo conocido, algo más.

¿Y qué tiene que ver todo eso con la máscara? Pues mucho realmente, porque lo cierto es que tendemos a ofrecer una visión de nosotros mismos que es siempre la "políticamente correcta"... Rechazamos mostrarnos a los demás desde nuestra Sombra, por razones obvias: nos rechazarían, se asustarían, quizá nos dejaran solos. Pero, ¿qué es realmente esa Sombra, y es tan distinta de la parte que llamaríamos "luminosa"?

He descubierto hoy, ahondando en los entresijos del mundo virtual, a un señor que se llama Alberto Varela, y que practica un método que él ha bautizado como No-Terapia... Parece ser que dicho método consiste en despojarnos a nosotros mismos de todas las etiquetas que indefectiblemente hemos ido acumulando en el transcurso de toda nuestra existencia (por ceñirme solamente a lo que parece más evidente a todo el mundo), y cuyo propósito es liberarnos. La cosa me parecería bien si no entraran las drogas de por medio (no tengo nada que decir en favor ni en contra de las drogas, sólo que yo no las tomo porque no lo considero necesario para mi trabajo, y me parece claro que tampoco las necesito, al menos de momento, jeje). No creo que asista nunca a una de esas sesiones del señor Varela, pero sí que me atrae el concepto de la máscara, de dejar de lado la dicotomía entre el bien y el mal.

... Ya veremos... En fin: tengo muuuuchos años todavía para seguir investigando, creciendo, transmitiendo, experimentando en este apasionante viaje que solemos llamar Vida.

¡Gracias.., gracias desde el corazón a todos vosotros/as por vuestras felicitaciones! ¡Un beso enorme desde lo más profundo de mi Ser!


No hay comentarios: