Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Hachiko: el poder del 8

"Pedid y se os dará.
Buscad y encontraréis.
Llamad y se os abrirá".

San Mateo 7:7-8
------------------------------------------------
... "Porque todo el que pide obtiene; y el que busca encuentra; y al que golpea se le abre".., termina la frase. Y os aseguro que no hay cosa más cierta que ésta.

Por eso yo estoy todo el día pidiendo. Mi madre diría que me ha hecho la boca un fraile.

No dejéis de tener fe. No dejéis de pedir, dentro de vuestro propio esquema de valores, dentro de vuestro sistema de creencias, lo que os parezca justo y necesario.

Os aseguro que se os escucha. ¡Y de qué forma!
-------------------------------------------------------------------------------------------------------
Andaba yo pidiendo más o menos desesperada una señal para entender cierta oscuridad personal, cierta falta de luz en mi camino que no era capaz de desentrañar por mi cuenta y riesgo, de forma consciente.

... Y varias veces me encontré en la calle, de frente, casi dándome contra los ojos, el cartel de la nueva película de Lasse Hallstrom (autor, entre otras, de las conocidas y fabulosas "¿A quién ama Gilbert Grape?", "Las normas de la casa de la sidra" o "Atando cabos"). Dicen los críticos que nos espera una buena sorpresa con esta película, porque desde luego no está a la altura de las anteriores obras maestras a las que nos tiene acostumbrados el director.

Pero no iba yo a eso...

La película, que se subtitula "Siempre a tu lado", es la traslación norteamericana de la historia real de un perro japonés con el mismo nombre, de la raza Akita. Su dueño era un profesor del departamento de agricultura de la Universidad de Tokio, que le puso ese nombre, "Hachiko", porque el animal parecía tener las dos patas delanteras un poco desviadas. "Hachi", en japonés, significa "8" (por aquello de tener las patas "hechas un ocho").., mientras que "ko" es un título que le dio al animal, que significa, entre otras cosas y en japonés, "compañero".

El perro estaba destinado a la hija del profesor, quien prontamente abandonó la casa paterna al quedar embarazada y casarse, para irse a vivir a la casa paterna de su esposo. Pero el animal saludaba cada día a su antiguo amo desde la puerta principal de su nueva casa, cuando venía y lo veía, y le despedía al final del día en la cercana estación de Shibuya. Incluso tras la muerte del profesor en mayo de 1925, Hachikō volvió cada día a la estación a esperarle, y lo hizo durante los diez años que transcurrieron, hasta su propia muerte.

La devoción que Hachikō sentía hacia su amo fallecido conmovió a los que le rodeaban, que le apodaron "el perro fiel". En abril de 1934, una estatua de bronce fue erigida en su honor en la estación de Shibuya, y el propio Hachikō estuvo presente el día que se presentó la estatua. La estatua fue reutilizada a causa de la Segunda Guerra Mundial, pero se erigió otra estatua en agosto de 1947, una vez terminada la guerra, que aún permanece y que es un lugar de encuentro extremadamente popular.

El significado del número 8 hace referencia a la unión de los planos espiritual y terrenal. En Numerología, este número está relacionado con el karma, ya que en épocas en las que su influencia sea preponderante, será cuando recibamos como un boomerang los efectos de nuestros actos del pasado.

En el simbolismo de la naturaleza anatómica, el 8 se asocia con la vagina, es decir, con la "puerta" por la que una nueva vida entra en el mundo.

Promete el éxito, pero nos obliga a ser constantes y disciplinados, a elegir unas buenas semillas y cuidar nuestra tierra, con la promesa de que este esfuerzo tendrá su recompensa.

Ya que el número 8 reúne la combinación de la cruz y el cuadrado, promete la estabilidad en la vida material.

Al ser el 8 un 4 magnificado, tenemos un número que nos habla del control de la tierra, de sus recursos y de sus productos; es un número de poder material. Implica confianza, y la traición de esta confianza tiene un precio muy caro, que supone la pérdida de la situación actual y un duro esfuerzo si ésta se quiere recuperar.

Por su forma hecha con dos círculos superpuestos, el 8 representa el movimiento en espiral de los cielos en su continuo flujo y reflujo, simbolizando la ley de causa y efecto; el éxito que el 8 anuncia sólo se podrá conseguir si se lograran dominar las opuestas corrientes del Agente Universal, es decir, cuando se cosecha lo que se ha sembrado.

El ocho tumbado es el símbolo matemático del Infinito.

Gracias, a todos los que estáis, incluso a aquellos que no sabéis cómo y cuánto me ayudáis.., porque pedí y obtuve respuesta.

¡Besotes!

4 comentarios:

Ricardo José dijo...

Hola Andrómeda! Tanto tiempo ha pasado desde la última vez que nos escribimos. Tal vez mi amistad para vos no sea la graaan cosa, pero vos para mí sí que lo eres!. Tus conocimientos me sorprenden cada vez más. Me gustaría poder tener una comunicación + fluida pero no sé si se podrá...! Igualmente, gracias por todo esto. Un apretón de manos dócil para vos. Que te vaya bien. Saludos. Ricardo.

Andrómeda72 dijo...

Buenas Ricardo, ¡cuánto tiempo! No te preocupes, tengo en cuenta todo cuanto dices, hombre :-) Un abrazo desde los Madriles, ¡besitos, hombre!

Anónimo dijo...

Gracias por la entrada en tu blog sobre Hachiko... En lo personal me gusta más la versión japonesa de la película que la gringa... Saludos.

Andrómeda72 dijo...

Muchas gracias a ti (y no me extraña lo que dices de la película, es normal :-)

¡Sayonara!