Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

martes, 3 de febrero de 2015

El Liquidador, el Jaguar y las Familias de Almas

Hace ya unos cuántos años, un "padrecito" peruano, de ésos que te recuperan el alma con unos simples pases de un cigarro puro, me dijo que llevaba dentro una fuerza poderosa, irrefrenable y sanadora que él llamaba "el Jaguar Negro"... Yo me quedé muy extrañada, y le pregunté qué era ello.

"Es tu nagual, como dicen los mayas: el espíritu que te asiste en esta vida, tu más terrible Poder". Me dijo que el Jaguar, en contra de lo que casi todo el mundo piensa, no es macho, sino que es un espíritu hembra que se mueve en la oscuridad como Pedro por su casa. Es el que nunca se pierde, por más que las tinieblas amenacen. Este pequeño-gran hombre (apenas mediría un metro cincuenta) me aclaró que el Jaguar no le teme a la muerte: más bien, el territorio de la muerte es su propio territorio. Me dijo que la Medicina del Jaguar está más allá aún de la compasión: que es en ella donde se encuentra el zarpazo repentino e inclemente del desapego, el cual obliga a morir o enfrentarte a una transmutación rápida y completa. Y que ésa era mi misión más importante, y lo más valioso y trascendental que podría yo entregar en el servicio en esta vida a otras personas.

Ayer, medio en coña medio en serio, le comentaba a un amigo que muchas veces me siento como el protagonista de la película ésa, "El Liquidador"; no tengo ni idea de cómo me las arreglo, pero suelo aparecer repentinamente y sin avisar en los lugares donde se fragua una crisis (a menudo, de grandes proporciones). Soy medio gato, medio pantera, y por eso mismo, mucha gente no me soporta: he aprendido que, en general, quién no soporta a los gatos no se relaciona bien con su inconsciente. Y esto es porque los gatos no contactan expresamente con la apariencia del hombre, sino que "van más allá": ven por debajo de la superficie de las cosas, y no hay manera de engañarles.Son molestos porque te muestran tal y como eres realmente.., y no tal y como tú esperas poder mostrarte a la multitud.

Este curro mio es apasionante.., pero no es fácil. No es nada relajado lo de ir por la vida como una especie de jaguar nocturno, relacionándome con todo lo que está oculto y a la vez, no perdiendo el norte porque me veo obligada a actuar en la vida "real" desde "lo irreal". ¡No es nada, nada fácil! Ayer, viendo al personaje ése de la serie "Firefly", que tanto me recuerda a una amiga (sí, sí: River Tam, la de los brotes psicóticos y las capacidades telépatas XD), le comenté a mi compañero: "anda que.., de haber nacido en otra época, hubiera acabado como ésta tía: con el mote y el destino de una bruja". Y, sin embargo, no hago rituales (no hago ni haré magia, ni blanca ni negra, para conseguir ningún tipo de cosa material, mental o espiritual en este Universo o en ningún otro. Me temo que mis dotes, mis capacidades y mi destino no me llevan por ahí).

Yo no sé verdaderamente qué movidas me están provocando los japoneses a nivel espiritual; desconozco íntegramente qué carajo me está pasando por dentro con lo de la tercera maestría en reiki que estoy tomando, la de la Gendai Reiki Ho... Sé algunas cosas (o muchas): pero como siempre pasa con este género de puzzles vitales, no consigo de momento ver el todo, el conjunto. Dentro de muy poco tendré tres maestrías en reiki (Usui-Tibetano, Karuna.., y el del linaje de Hiroshi Doi).., y creo que me detendré ahí. Estoy sintiendo y experimentando en estos tres meses que llevo de curso de maestría cosas muy, muy extrañas (y difíciles, y agotadoras). Lo más inquietante es que siempre (hasta ahora) había trabajado con individuos.., con los karmas particulares de cada persona, por así decir. Pero ahora, ¡oh, sorpresa!, he aquí que se me presenta en la vida un fenómeno nuevo: cada vez que el Liquidador se mueve, cada vez que la energía del Jaguar se manifiesta desde mi interior.., ¡estoy moviendo a una, dos, tres, cuatro, cinco personas a la vez.., personas a las que no tenía previsto ni siquiera influenciar con un simple pensamiento, porque desconocía plenamente la relación álmica (o kármica) que existía previamente entre ellas!

La "Familia de Almas" o grupo estelar (como le llaman algunos colegas que conozco) es un concepto no tan conocido por el público en general, que tiene más nociones (equivocadas o no) sobre la cuestión aquella de las almas gemelas... Muy resumido: la gente normalmente está encarnando en grupo, y son bastantes los terapeutas que hablan de este fenómeno con el término "grupo kármico". Son individuos que proceden, por decirlo así, del tronco de un mismo árbol genealógico (hablando siempre a nivel espiritual, se entiende). Reencarnan juntos porque se ayudan los unos a los otros a sanar problemas y cuestiones kármicas relativas al devenir de su larga existencia en este plano. Y aquí viene lo más divertido, lo que le explicaba ayer a mi amigo: no se piensen ustedes que esto es como un viaje por un parque de atracciones, no. Que esta gente serán de la misma familia, y por lo mismo, ya se sabe lo que pasa en las familias: que en ocasiones se lía parda. Si uno tiene la fortuna de poder entrar en regresión y localizar a alguno de tus "familiares de alma", es posible que lo veas desempeñando cualquier papel amoroso a tu lado en otra supuesta vida pasada (como tu madre, como tu esposo, como tu hija, como tu mejor amigo...). ¡Pero ay, que aquí viene lo complicado!.., y es que también puedes descubrirle, sorprendentemente, ejerciendo otros roles mucho menos agradables: como tu torturador, como tu enemigo más encarnizado o como tu asesino.

... Pueden hacerse una idea de la complejidad de la cuestión en sí. Y si por casualidad (cosa que me está pasando ahora mismo), resulta que a los que estás tratando pertenecen tambien a tu mismo grupo de almas (o sea, que yo misma, kármicamente, estoy implicada), el asunto ya es como para rizar el rizo.

Porque seamos sinceros: por mucho que yo sea una pantera, un jaguar o el sursum corda, la verdad es que no soy de piedra. Y qué quieren que les diga: eso de enfrentarse a alguien que pertenece a tu misma familia de alma y que a la vez puede haber sido tu asesino, es como para sacar de quicio hasta al chamán más avezado. 

Por poner sólo un ejemplo. Un ejemplo para la reflexión, tal vez.

El verdadero.., el auténtico Poder del Jaguar es el poder de la energía femenina receptiva y de la paciencia, aunque pudiera parecer todo lo contrario. Esa energía nutridora e intensa enseña la capacidad de actuar de forma solitaria.., pero también la felicidad y las bondades de la interacción con un grupo. Dota de capacidad para prestar atención a los detalles, al igual que hace cualquier felino cuando va de caza. Reconoce nuestras fortalezas y debilidades y las pone a prueba, y al hacerlo, nos faculta para ser capaces de ayudar a los demás a hacer lo propio. El Poder del Jaguar nos enseña el valor del momento propicio para dar el zarpazo, para actuar y aprovechar plenamente una situación. Nos dota de capacidad para una lucha interior a muerte, necesaria para que la valentía se reinstale en el Espíritu y se acabe llegando a una concordia, a una no-guerra con nuestros aspectos interiores resistentes al cambio. Esto yo sé hacerlo, mal que bien, con mayor o menor esfuerzo, a nivel personal y a nivel particular perfectamente, pero...

El reto ahora mismo, es que se me está pidiendo hacerlo a nivel de grupo. Sanando la línea ancestral desde la raíz. Convocando a todos los ancestros, a todos los que están y a todos los que no están, como si se tratara de una reunión de junta vecinal para echarnos todos en cara lo que uno no hizo, lo que el otro hizo de más, o lo que el de más allá dejó de hacer.

¡Y qué grupo, oigan! ¡Qué familia a la que me enfrento! No pueden hacerse una idea, ni siquiera aproximada

Desde luego tengo que autoreconocerme que, como Liquidador, me doy un diez a mi misma, aunque solo sea por las narices que me gasto XDXD...


2 comentarios:

maca molist cabrera dijo...

Es la primera vez que te leo, me resultas graciosa y divertida, tus escritos son amenos y fáciles de entender; otras publicaciones parecidas suelen ser grises y tristes me alegra que no sea tu caso. Un abrazo

fatima martin alonso dijo...

Un abrazo para ti también, Maca! Y me alegro que te guste, jejeje.., se hace lo que se puede! Es que pienso que si estas cosas no se explican de una forma amena y natural, no sólo no se van a entender, sino que la gente les coge demasiado miedo, respeto... Yo creo que es hora ya de desmitificar todo lo espiritual, porque es nuestra herencia real como seres humanos, y dejar que muchos se aprovechen de mala manera del aura de misterio y de lo prohibido que siempre ha emanado de estas cosas.

Besotes!