Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

lunes, 1 de diciembre de 2014

La Tormenta sobre el Volcán





















Pues sí: estoy sintiéndolo de nuevo, y por Dios que no me desagrada... Cuando uno tiene una configuración astral de extrema potencia, como la mía, en muchas ocasiones se siente a gusto en medio de las fuerzas telúricas más intensas.

En esta ocasión el fenómeno interno que experimento obedece a la cuadratura Urano-Plutón (esos dos titanes astrológicos), la cual se volverá partil (o sea, exacta) los próximos días 14 y 15 de diciembre... Sexta y penúltima cuadratura de los dos planetas, la cual fue enormemente potente en abril de este mismo año, pero que todavía nos reserva unas cuántas sorpresas hasta que se cierre el ciclo, allá por el mes de marzo de 2016, cuando se produzca la séptima y última cuadratura. Tengo que aclarar que puedo sentir los tránsitos astrales con bastante antelación si se trata de planetas lentos (y en este caso lo son).., con unos dos días de antelación si se trata de los rápidos, como Marte, Mercurio o la Luna.

Una cuadratura nunca es suave, dulce ni equilibrada: una cuadratura es una configuración de guerra. En esta ocasión, de una guerra abierta que, para servidora, parece desarrollarse en varios frentes, pero que en el fondo obedece al mismo fenómeno y tiene que ver con el mismo tema. No huyo de las guerras ni las busco: pero si las encuentro en mi camino, no me asustan y las libro con toda la fuerza de la que soy capaz. En las guerras todos pierden, pero también hay una parte positiva: las fuerzas destructivas son capaces de iniciar cosas nuevas. Como un volcán que se derrama sobre la tierra, arrasando todo a su paso.., pero fertilizando el suelo para que nuevas comunidades de seres vivos emerjan de sus cenizas.

La cuadratura es un desafío que ejerce presión por los cuatro costados... Pero si además, están implicados planetas de poder, extremadamente violentos como Plutón o Urano, la batalla pasa a ser memorable. Urano representa la revolución.., Plutón la muerte, la resurrección y el infierno. Es una confrontación que no puedes evitar: sana, o muere; cambia, o perece. No van a darte tregua, no van a dejar lugar a dudas: todo aquello en tu vida que no tenga ya sentido, o que no te beneficie (incluyendo amistades, parejas, actitudes, apegos, trabajos, etc).., todo lo que no sea realista, lo que no se adecúe ya a tus circunstancias actuales.., ¡deberá ser eliminado, cortado de raíz, por más que nos duela y por mucho tiempo, energía y/o dinero que hayamos gastado en ello!

Es exactamente como una tormenta sobre un volcán: explosiva, catárquica e inevitable. Como "mariconeemos".., como nos hagamos los locos y tratemos de poner paños calientes sobre el asunto, la tremenda energía de esta configuración astral nos forzará una y otra vez a confrontar nuestros asuntos sin resolver, nuestro karma residual (sí, sí: ése que molesta y condiciona nuestras actividades).., y nos presentará el problema una y otra vez hasta que logremos comprender DE UNA VEZ qué es lo que está pasando, qué es lo que somos, qué es lo que estamos haciendo, y qué es lo que necesitamos realmente.

La verdad es que todos somos conscientes de lo que está obsoleto y moribundo ya en nuestras vidas... ¿Por qué no lo eliminamos y pasamos a la siguiente fase? No hacerlo repercutirá terriblemente en todo lo que nos sucede, porque si permanecemos al lado de lo que está ya muerto, es como si nosotros mismos estuviéramos muertos igualmente.

Seamos sinceros, seamos honestos.., ¿no nos aburrimos ya de estar dándole tantas vueltas a la misma plaza? ¡Porque yo sí!

En mi caso, mi individualismo se va a oponer, lo quiera o no lo quiera, a cualquier forma extrema de liderazgo... En mi caso, voy a sacar los dientes como un perro cada vez que aparezca alguien intentando someterme al apego, a la manipulación o a cualquier otro tipo de rendición del alma.

Normalmente, Diciembre es un mes que me encanta.., pero en esta ocasión mi ánimo está en guardia. No me fio ni un pelo de lo que traerán las próximas semanas, porque los cielos están convulsos. Yo misma estoy convulsa, cosa que no me importa: como ya he dicho, navego bien entre lava e inundaciones, me muevo sin caerme entre terremotos y deflagraciones varias, y no tengo miedo al cambio ni a la destrucción: no son más que la naturaleza misma de la vida, y todas estas guerras son tan necesarias como la paz, en multitud de casos.

Así pues, queridos amigos, la tormenta está servida sobre la boca misma del volcán: aténse los machos, que vienen curvas. Prepárense a deshacerse de todo lo que les molesta en sus vidas.., incluido aquello que más aman.., ¡y ay de los que no quieran hacerlo, si es necesario!

En fin: el 2014 empezó con una Luna Nueva en conjunción con Plutón, motivo por el cual muchos astrológos lo han denominado "el Año del Ave Fénix"... Tú verás si sueltas de una vez, y renaces, o si mueres consumiéndote definitivamente entre tus propias cenizas. ¡Para mi, la elección está clara, no tengo ningún género de duda! Si os sentís tensos y con ganas de volar, pero no podéis hacerlo con la celeridad que deseáis, tened presente que no se ganó Zamora en una hora, que hay que tener paciencia para conseguirlo, y que desde luego, todo aquel que lo desee de corazón podrá llegar a la meta. Aunque no llegarán a la meta todos ni todas, eso lo tengo muy claro: el año es muy exigente y dejará múltiples "cadáveres" a su paso. Habrá gente que se quede encerrada en una especie de bucle sin salida, que puede llevarlos a la enfermedad o a cosas peores si es que no son capaces de "romper el cerco" y acabar con todo aquello que les está limitando a nivel espiritual.

Puedo sentirlo perfectamente: la furia de Urano lanzando sus golpes sobre la lava de Plutón, desarraigando viejas condiciones, soltando antiguas amarras, elevando nuestro nivel de conciencia, llevándonos a extremos de confusión, caos y sentimientos ambivalentes.

Menos mal que servidora adora el fragor de la batalla... ¡Tengo mucha suerte, hay que reconocerlo!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que debe tener en cuenta que la ultima cuadratura es en marzo del 2015 y no en 2016 como dice usted.

fatima martin alonso dijo...

Muchísimas gracias por la corrección! Me parece que se me ha ido un dedo, jajaja. No me había dado ni cuenta!

Luz de Andrómeda.