Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

viernes, 10 de mayo de 2013

El Mahabharata, el Brahman y yo


 
 
 
 
 
 
 
"Si me disculpa, capitán: tengo una cita con la eternidad, y no quiero llegar tarde..."
 
"El tiempo es la hoguera en la que ardemos".
 
Toliah Soran (de la saga "Star Trek")
 
-------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
Si se trata del eclipse de sol, es posible que toda la revolución en mi cabeza tenga efectos secundarios, jajaja... Definitivamente, me ha dado por pensar y cuando eso sucede, nunca es demasiado tarde para intentar aprender algo más.

Brahman: nombre sánscrito dado por la tradición de la India, que hace referencia a la Divinidad Absoluta. Se supone que su nombre significa "expansión", y que es una divinidad (por llamarla de alguna manera, sí) intangible, impensable, impersonal.., y casi todo lo demás "in"... Es eso que yo llamo más llanamente "el Absoluto", vamos (que creo que es un concepto mucho más entendible por la gente de la calle). Se supone que es la esencia de todo cuanto existe, que lo trasciende todo, que es la causa última del Universo (lo que lo origina, quiero decir).

¿Y por qué he puesto esta foto, en la que se ve como si el elemento que contiene todo y que es más importante, parece una fémina?

Pues porque tengo "mala leche" y soy una rebelde. Porque la tradición brahamánica de la India es profundamente patriarcal, y a mi siempre se me da con llevar la contra a todo en casi todo. ¡Soy un contrapunto cuando hace falta responder con el opuesto!

En el plano existencial (material, aquí y ahora, espacio y tiempo, pa que nos entendamos) el alma individual (la tuya, la mía) se consideran distintas del Brahaman... En cambio, en el plano esencial absoluto (otra vez lo absoluto, sí), no se consideran entidades diferenciadas. En la India, de hecho, se considera que algunas personas tienen el don de, en vida, poder llegar a identificarse plenamente con el Alma Suprema del Universo, o Brahman: esto se considera un estado pleno de éxtasis, y alguna gente lo ha sentido.

Incluso en el hinduismo se supone que los Devas (dioses y diosas) no son más, también, que una de las múltiples manifestaciones del Brahaman universal.

El Mahabharata es un laaaargo texto épico-mitológico de la India... No se sabe a ciencia cierta quién lo escribió (que si los arios, que si los de la cultura del Valle del Indo...), pero lo que sí se sabe es que en él se consignan importantes datos astrológicos (como conjunciones de planetas y eclipses) que podrían servir para datarlo.., aunque cada experto le dé distintas fechas, pero se supone que es muy antiguo. Está escrito en sánscrito (por supuesto), es cuatro veces más extenso que la Biblia y ocho veces más largo que la Illíada o la Odisea, y no se conoce su autor.

Los primeros textos conocidos del Mahabharata datan del siglo VI de nuestra era, y únicamente es más antiguo que él, el Rig-Veda. Se supone que estamos hablando de la epopeya más antigua del mundo, un texto con una estructura caótica que permite múltiples lecturas y numerosos matices. Es considerado como "la gran historia del pueblo de la India" y, por extensión, de toda la Humanidad.

Pero lo que yo quiero explicar sobre este librito (es un decir) tiene mucho que ver con la explicación que en él se da acerca del tiempo, del dolor y de la existencia:

"La existencia y la no-existencia, el placer y el dolor, vienen y van a su debido tiempo... El tiempo crea y destruye todas las cosas, reduce a cenizas a todas las criaturas, y también destruye incluso ese fuego.

Todas las cosas buenas y malas que existen en los Tres Mundos son creadas por el Tiempo. El Tiempo las destruye, y el Tiempo vuelve a crearlas de nuevo.

Sólo el Tiempo permanece despierto cuando todo lo demás duerme. Nadie puede superarle. El tiempo pasa por todo lo que existe, y nunca se detiene.

Sabiendo todas estas cosas, que el presente, el pasado y el futuro son la obra del Tiempo, no es apropiado que te dejes abrumar por el pesar".

Y una vez explicado esto, voy a lo que voy: el otro día me estuvieron re-educando. Me volvieron a recordar que el Brahman (lo Absoluto, lo infinito, Aquel del que proviene todo el Universo) no es diferente, en esencia, a mi propia alma. Me incidieron sobre el detalle de que todo cuanto existe es una sola cosa y que, por lo tanto, no hay diferencia esencial entre el alma de una persona y mi propia alma. ¡Me estaban pidiendo allí, en ese momento, renunciar completamente a lo que creemos "más valioso" en este mundo, el propio Ego!

Y lo peor de todo, es que tenían razón.

Poco importa realmente el sexo del Brahman: en el fondo no tiene sexo, puesto que contiene un índice completo de todas las posibilidades de la Existencia. En el Mediterráneo se consideraba, en época protohistórica, que la Diosa tenía ciertos componentes "masculinos", e incluso que actuaba como tal en numerosas ocasiones. Cierto desde determinado punto de vista: ellos sentían al concepto universal y absoluto de la Creación como femenino, porque su experiencia vital estaba basada en los ciclos agrícolas de la Tierra y en su semejanza a los procesos de menstruación, fecundación, embarazo y parto de las mujeres... ¡Por eso consideraban al Absoluto como femenino! Luego había otros que pensaban todo lo contrario (que el Absoluto, el Brahman, era masculino, como los arios o los romanos, o los vickingos o los de la India)... Lo cierto es que no es ni una cosa ni otra.., y ambas cosas a la vez.

Lo cierto, la auténtica verdad, es que tu alma y la mía parece que están diferenciadas.., y sin embargo no lo están. Tu alma y la mía son una sola, junto con la del resto de criaturas de la Creación que son animadas de "alma" (nótese aquí su raíz "ánima", de estar animado, de estar vivo y moverse, pues). Quizá lo que ocurre, es que en el proceso constante de expansión y concrección del Universo, éste produce infinitud de formas propias de sí mismo. Son como multitud de pequeñas "almas" diferenciadas (el alma de una seta, el alma de una persona, el alma de un gorrión), que pueden permanecer más o menos tiempo diferenciadas de la corriente infinita y absoluta del Gran Río Vital, absoluto, que es el Brahman...

... Quizá tu alma sea vieja y hayas vivido muchas "experiencias de vida", sí... Pero eso no importa, porque la realidad, la auténtica realidad es que todas las "experiencias de vida" y, por tanto, también "experiencias de muerte" no son más que una ilusión. Incluso aquellos que trabajamos con el tema de vidas pasadas deberíamos considerarlo, tenerlo muy, muy en cuenta: tu vida actual, y todas tus otras vidas, no son más que el producto de la Mente infinita del Gran Brahman, que lo contiene todo. No son más que obras de teatro, funciones (unas más cortas, otras más largas).., reflexiones internas en las que se regocija la Gran Mente del Universo.

Desde ese punto de vista, efectivamente, no hay nada que sanar... Tampoco hay nada por qué sufrir, puesto que la raíz de todo sufrimiento es el apego a las cosas de las "experiencias de vida" o "experiencias de muerte" que la Mente Universal ha generado, y que tú posiblemente conservas aún en tu memoria como residuos, como retazos de cosas que quedaron sin resolver en tu conciencia individual, que aún perdura, que aún no se ha unido al Absoluto. Pero si te fijas, si piensas, si dejas entrar en ti la Lógica y te das cuenta perfectamente de lo que se te dice, te darás cuenta de que aún hay más. Porque desde ese lugar, desde ese reducto donde todo se confunde y es la misma cosa, en realidad no existe el Bien ni el Mal. Ni siquiera puedes permitirte el regocijarte en la moral o la ética de las consecuencias de tus propios actos. Digamos que unos actos producen unas consecuencias que son agradables, y otros actos producen otras consecuencias, que son desagradables (o difíciles, o más tensas...). Pero no hay moral: no hay actos buenos y malos, porque en ese lugar donde habita el Brahman todas, absolutamente todas las posibilidades, son válidas.

Así pues, el Tiempo, Saturno para los astrólogos, está por encima de Júpiter, el señor de la ética y de la moral. Como dice el Mahabharata, lo único que nos hace pensar que no somos infinitos es el Tiempo, que nos hace creer en dos cosas: la ilusión de nuestra existencia diferenciada de la gran corriente del Río de la Vida, y el hecho de que somos inmortales porque somos el Brahman mismo.

En fin: después de esto, no sé si seguiré trabajando con el tema de las vidas pasadas, o si le daré otro enfoque. Quizá sí, porque.., ¿cómo permitir que nadie, nadie sufra, y mucho menos por algo que, a todos los efectos, tiene la misma entidad que una obra de ficción?

¡Muchos besotes y buen fin de semana! ¡A todos/as, brahmanes y brahmanas del mundo!



 

2 comentarios:

Eva dijo...

Al ver tu entrada siento la necesidad de consultarte una especie de visión que tuve mientras meditaba con un lapislázuli (creo o amatista ya no recuerdo).
Me vi a mí misma en el interior de una especie de palacete, era como la India, no había puertas, sólo columnas y habitaciones diáfanas. Iba vestida con ese pantalón típico hindú apretado en los tobillos y ancho por arriba (afgano creo lo llaman) y por arriba también una especie de blusa ancha. De tela vaporosa, como seda o gasa casi traslúcida, todo de color violeta o morado con bordados dorados y lo que más me llamó la atención es que en la cabeza llevaba esa especie de gorro dorado con bultitos que lleva el buda en muchas esculturas. Yo entré con paso rápido por una zona y salí por el contrario, a la vez que iba diciendo, sin pararme, a todas las personas que había allí lo que tenían que hacer. Eran como sirvientes, pero me respetaban y yo aunque tenía una energía seria y como de mando, también los respetaba, no los consideraba esclavos o similar. Todos arrodillados en sus tareas.
No tengo ni idea de qué significará pero fue una sensación extraña y agradable a la vez.

Gracias por estas maravillosas entradas.

fatima martin alonso dijo...

Hola Eva! El lapislázuli es una piedra de visión, así que no me extraña que "vieras" cosas, jajaja... ¡Es muy poderosa, la gente no sabe el poder que tiene esta piedra!

Pareciera como si hubieras entrado en contacto con la parte más "elevada" de ti, quizá tu propio Yo Superior (ese gorrito de Buda, da la sensación de que así lo da a entender). Si te das cuenta, es como si desprendieras autoridad espiritual, al irles diciendo a las personas lo que tienen que hacer.

Puede ser eso, o bien, una especie de "auto-regresión" (mucha gente las tiene, más de las que pareciera lógico creer, sobre todo si hacen algún tipo de práctica meditativa o incluso física, como el yoga kundalini). No descartes que hayas tenido acceso a una especie de "retazo" de alguna supuesta vida pasada tuya.

¡Un besote, wapa!