Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Ámbar: el tesoro de Leo

"Himawari ga
hikari o atsume
tsuyoku Naru"  


"El girasol,
acumulando luz,
consigue hacerse fuerte"-.

Haiku.
-------------------------------------------

Pues sí: esta foto es de uno de los anillos de mi colección particular, todos hechos con gemas naturales (éste no está en venta, jaja, aunque más de uno y más de una me lo habéis ya preguntado :-P). Bueno: el ámbar.., ese enorme cabujón de ámbar que veis, no es técnicamente una gema, pero en gemoterapia se considera como si lo fuera. Procede directamente del Mar Báltico y está certificado, aunque hay ámbar de numerosas procedencias...

El ámbar es una resina vegetal fosilizada, y es considerada piedra semipreciosa. Normalmente se forma a partir de restos de coníferas primitivas (plantas parecidas a nuestros pinos actuales), y normalmente es de color anaranjado o amarillo, como la pieza de la foto, aunque también hay ámbar rojo, blanco, marrón café e incluso azul (minas de El Soplao, Cantabria, España). NO ES ORGÁNICO: el ámbar es un mineral, que en ocasiones presenta inclusiones orgánicas, eso sí. Esto es porque la resina, al escurrir sobre los troncos en épocas pretéritas, "atrapó" motas de polvo, burbujas de aire y de agua o incluso pequeños seres vivos, como insectos, gusanos o lagartijas, incluso ranas y escorpiones. También hay ámbar con inclusiones vegetales (el de la foto las tiene): la resina pudo atrapar también ramitas, musgos, hongos.., y en algunos casos hasta flores, como bellas orquídeas.

Hay que tener mucho cuidado con estas piezas, porque existe en el mercado un extendido y lucrativo comercio de ámbar falso. Se trata de imitaciones de vidrio o de plástico, que se hunden en el agua salada mientras que las piezas de ámbar verdadero flotan. De ahí proviene precisamente su nombre, derivado del árabe, que significa más o menos "lo que flota en el mar".

El origen misterioso del ámbar ha fomentado la creencia en sus propiedades protectoras para su poseedor en múltiples civilizaciones. Empezando tal vez por los tibetanos, que lo asocian aún hoy a la absorción de energía negativa y a la curación del cuerpo físico, hasta los mexicanos, que actualmente siguen utilizándolo para proteger a sus niños del "mal de ojo". En gemoterapia se le reconoce amplias propiedades a favor del sistema inmunológico y de la tiroides, además de calmantes del sistema nervioso. En la Edad Media, el ámbar era utilizado para la fabricación de numerosos remedios medicinales, y en la fabricación de piadosas cuentas de rosario para los más ricos. Pero fueron los fenicios los que desde muy antiguo propiciaron un próspero y activo comercio del ámbar por toda Europa, y los romanos lo apreciaban mucho, considerándole protector y amuleto contra todo tipo de desgracias. Más lejano aún en el tiempo, el ámbar se ha encontrado en tumbas al norte de Europa que tienen unos 8000 años de antigüedad.

Se dice que el ámbar protege el cuerpo físico y energético, es considerado como una especie de "antibiótico" natural que protege de las infecciones, y se les pone a los niños para aliviar los problemas relacionados con la dentición. En el caso de los adultos, es excelente para tratar la rigidez de las articulaciones, y permite que conectemos poderosamente con la Tierra, aportando una profunda estabilidad a la vida. Motiva para que puedas llevar a cabo tus propias metas, para que logres expresar tu creatividad, y te llena de equilibrio, paciencia y humildad.

Corresponde al signo de Leo y beneficia especialmente a los de Géminis y Virgo, pero puede ser utilizada satisfactoriamente por todos los demás signos. Una gema poderosamente altruista, es un aliado de la paz y del bienestar físico y mental. Promueve grandemente la vitalidad de las personas que se han visto sometidas a tremendos esfuerzos físicos, psicológicos o espirituales. De esta forma, permite al cuerpo reequilibrarse y curarse, absorbiendo el dolor. Su energía es proyectiva, su elemento lógicamente es el fuego, y se dice que atrae el dinero, la abundancia, la salud y la alegría. Simboliza el éxito, y está asociado al Sol.

Los griegos fueron los primeros en dejar constancia de las propiedades eléctricas del ámbar, que si es frotado con un paño atrae el polvo y la herrumbre. Desde siempre se ha asociado con la magia, y ha sido muy utilizada por los chamanes por todo lo largo y ancho del mundo. Por último, hay que tener en cuenta que, en cromoterapia, el color amarillo del ámbar más fino es un aliado contra la depresión, la ansiedad y la desvitalización del cuerpo. Ese amarillo poderoso del ámbar es un potente activador de los procesos mentales, capaz de incrementar la concentración y/o la intuición, por lo cual se recomienda para las personas que llevan a cabo una fuerte labor intelectual, o para los estudiantes.

Portar una pieza de ámbar como ésta permite fomentar tu creatividad y tu fortaleza mental, así como aportar lo máximo de ti en cada situación, y alcanzar tus objetivos con mayor facilidad. En las relaciones personales verás como irradias más fuerza, más vigor, cómo te comunicarás con mayor facilidad, y cómo atraerás amistades. Dicen que el ámbar, en las mujeres, incrementa su belleza y misterio, y que las dota de una armonía y de una gracia muy particulares. Como collar, en forma de anillo, o de pulsera, el ámbar es un poderoso aliado de la belleza femenina bajo sus múltiples formas, que te servirá para relajar tus músculos y facilitar el sueño, alejando de tu vida las pesadillas, los malos rollos y los miedos.

¡Espero que te sirva! ¡Un besote!

No hay comentarios: