Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

martes, 1 de julio de 2014

Ira

Una de las cosas más interesantes que pude aprender en la pasada edición del curso #DPOP14 ("Desarrollo Personal y Orientación Profesional"), de @CIVSEM, es la actitud adecuada para gestionar un sentimiento que puede llegar a ser tan destructivo, terrible e ingobernable como la ira.

Durante bastante tiempo he tenido problemas con la gestión de la ira (de la mía propia)... Obviamente no es un sentimiento de los llamados "políticamente correctos" (lo es mucho más la tristeza, por ejemplo); sin embargo, no se puede negar que ES UN SENTIMIENTO HUMANO, que experimentamos todos en mayor o menor medida, en alguna ocasión.

En Civsem, nuestros coaches nos explicaron que la ira es un sentimiento absolutamente legítimo... Y eso es muy importante, porque estoy más que acostumbrada a ver cómo la gente se asusta ante ella. ¡Eso, cuando no la niega directamente! En los círculos esotéricos, holísticos o de la mal llamada "New Age", es muy habitual el intentar, directamente, prescindir de ella. Pero eso, como vamos a ver, es un error: ¡un terrible error!

La ira es un sentimiento: ni mejor ni peor que otros sentimientos que experimentamos a lo largo de nuestra existencia. Pero lo más importante, y lo que hay que tener en cuenta, es que la ira TIENE MUCHO QUE VER CON LA TRISTEZA. De hecho, podemos afirmar que prácticamente tienen el mismo origen: una pérdida, es decir, algo que nos ha hecho daño. La ira y la tristeza son primas hermanas, con una salvedad: la primera es de polaridad masculina, y la segunda, femenina. En estos momentos, además del movimiento de Mercurio, que lleva retrógrado casi un mes, y que ya está alcanzando la posición que ocupaba antes, nos enfrentamos a un aspecto zodiacal que puede descontrolarnos completamente (sobre todo a aquellos que, como yo, poseen un fuerte componente plutoniano en su carta astral): la oposición Sol-Plutón, que será exacta el próximo día 5 de julio.

Esta relación tensa con el Sol, planeta masculino por antonomasia, nos puede hacer saltar de repente, sacar los pies del tiesto como si fuéramos Tormenta (la de los #XMen), y comportarnos desaforadamente y con violencia. Si nos da por alimentar esa actitud, podemos convertirnos en poco tiempo en una fuerza muy, muy destructiva (como Fénix, también de los #XMen XDXD). Una vez que se produce el sentimiento, lo que se me ha enseñado en el curso es a observarlo: hay que ver cuál es la pérdida que se esconde (sí: la pérdida; no me he confundido) detrás de esa explosión de enojo furioso.

... Servidora a tardado dos (¡dos!) días en descubrirlo...

El Sol en oposición a Plutón nos trae de frente y sin escudo que nos valga el tema de los conflictos interiores con la autoridad... Si alguna vez has tenido que hacer algo que estuviera en contra de tus deseos, creencias o aspiraciones, ¡ya debes saber de lo que hablo! Probablemente, de ahí parte ese sentimiento interno de pérdida que posees: esa herida que te duele de vez en cuando, porque si, por cualquier circustancia, en el momento en el que se produjo tu conflicto con una determinada autoridad, tú no estabas en situación de defenderte, no te quedó otro remedio que someterte y obedecer.

¡Pérdida!

... Nuestros pensamientos son el viento que alimenta el huracán de nuestras iras... Tu inconsciente puede haberse quedado trabado en ese instante de pérdida.., y el sentimiento de amargura permanecerá en ti hasta que no tomes medidas. Pero lo más importante es que no importa lo fuertemente que la ira se haya podido instalar en tu interior: en el momento en el que tomamos consciencia de ella, podemos revertirla. Porque el poder real que posees, como ser humano, es de elección: si eliges no enojarte, si eliges cambiar tu vibración, los vientos de los pensamientos que alimentan la ira cesan de soplar.., y nuestra resonancia emocional cambia por completo.

Hay que prestar mucha atención estos días a lo que está pasando... Lo más habitual es que aparezcan roces con personas que se oponen a tu voluntad, y que aparentemente obstaculizan tu crecimiento personal. En realidad, insconscientemente lo que subyace es tu gran batalla interna: es la expresión pura de tus esfuerzos por soltarte, por acabar con todos esos temores acerca de que los demás quieren dominarte y controlarte. No te das cuenta, pero estás planteando demasiadas exigencias a tu prójimo: con esa actitud, es normal que los demás te teman, y que por consiguiente se aparten de ti y mantengan la distancia, porque no van a arriesgarse a un encontronazo. El resto del mundo va a defenderse ante tus exigencias de dominio, y no permitirá contactos estrechos en los que tú lleves las riendas y el control de las situaciones.

Atención a la oposición Sol-Plutón en el ámbito de lo masculino: van a aparecer dos escenarios posibles... En el primero, tú eres el que "manejas el cotarro" (o más bien, ¡lo intentas!). ¡Asumirás un rol altamente dominante! En el segundo escenario, te verás bajo el dominio de una personalidad fascinante y poderosa. ¡Y mucho ojo a nuestros pensamientos! Durante esta semana, ellos insistirán una y otra vez en que regresemos a lo que "hizo" que nos enojáramos. ¡Pero es una trampa! Eso sí: durante estos días tenemos una oportunidad de oro para aprender a controlar nuestro "volcán interior", para gestionar nuestros sentimientos internos en otra dirección, para buscar de forma activa nuevas perspectivas a través del amor compasivo y la aceptación de lo que estamos experimentando...

¿Tenemos derecho a enojarnos, a caer en la ira? Sí, por supuesto. Y es por eso que, como he dicho al principio, no sirve de nada autoconvencernos de que no tenemos ningún derecho a enojarnos. ¡Intentar ahogar lo que sentimos no nos servirá! Muy al contrario, hay que profundizar, afrontar, analizar la situación: hay que tratar por todos los medios de entrar en el terreno de la calma, de la neutralidad interna, para saber responder apropiadamente (entonces sí) a cualquier situación.

... Soy consciente (muy consciente) de que es mucho más fácil decirlo que hacerlo...

Mes de julio de 2014: estamos entrando en la recta final de un baile de planetas que nos ha traído de cabeza durante bastantes (¡bastaaaaantes!) meses... El Sol, en esta ocasión, retará explícitamente a dos titanes: Plutón (el Ave Fénix de la mitología) y Urano (también conocido como "el Loco" XDXD).

Conflicto y tensión son las palabras que van a definir estos días. De alguna manera, un nuevo orden personal y colectivo se está fraguando. La necesidad de cambio, las luchas de poder que se manifestarán, el nerviosismo de Urano intentando cambiar los esquemas, romper con lo que nos limita.., todo, todo el escenario está servido para que produzca una fuerte conclusión de las experiencias que nos han producido unas tensiones insoportables en pasadas ocasiones. La famosa cuadratura
Urano-Plutón (que nos ha traído a mal traer en los últimos meses) estará vigente hasta 2015, y también en julio nos traerá mucha energía y grandes oportunidades de cambio… Verdaderamente, podemos aprender a gestionar la ira igual que aprendemos a gestionar cualquier emoción: primero tienes que reconocerla, luego aceptarla, y por último, descargarla de la manera que sea más fácil para ti.


2 comentarios:

Luz dijo...

Andrómeda!!!

Que gusto leerte de nuevo en tu Blog, es un placer para mi!
Como buena Aries soy muy iracunda (Marte en Capricornio en la cúspide de una T cuadratura entre Urano y el Sol) aunque con la edad se me ha quitado un poco. Es bueno saber que no todo el mundo piensa que esta emoción es mala, dependiendo cómo la canalicemos. He notado que esta emoción me ha llevado a lograr muchas cosas, ha salir adelante en crisis personales o de cualquier otra índole y que también me ha metido en uno que otro problema XD.

El curso que tomaste se ve que estuvo muy interesante, que aprendiste mucho y te dejó mucho! Que buena onda!

Gracias por compartir,

Un abrazo
Luz

fatima martin alonso dijo...

Jajaja: se te nota el carácter, sí. El curso ha sido alucinante, la verdad es que me ha valido para mucho, tengo que dar las gracias desde aquí a la persona que me lo recomendó, Beatriz Redondo! Y sí: la ira no es tan destructiva, nos ayuda a cambiar, a crecer, a romper con lo que no vale, a potenciar nuestra fuerza y nuestra voluntad.

Un beso, wapa! Aquí estaremos!