Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

miércoles, 3 de julio de 2013

Terapia con hipnosis: buscando respuestas a las incógnitas de tu alma

 
 
Hoy me ha escrito una persona a la que hace muuuucho tiempo que no trataba, diciéndome que (como yo misma le recomendé) ha estado buscando respuestas, "aunque eso es imposible". ¡Le he contestado de inmediato, sin demorarme un ápice, que no hay nada imposible para quien realmente busca! No me agrada la sensación de frustración, desamparo y tristeza que se le queda en el ánimo a las personas cuando se dan por vencidas, y aunque me consta que no siempre se puede llegar todo lo lejos que uno quisiera.., aunque me costa que el camino es largo, y que también es duro, igualmente sé que siempre le espera a uno la luz al final del túnel.
 
La hipnosis es, entre otras herramientas, una grandísima aliada para tomar conciencia de la "basura interna" que, como le explico yo a mis clientes, todos (¡absolutamente todos!) acarreamos sin saberlo... Y volvemos, como siempre, a lo de siempre: la hipnosis ya es sumamente cuestionada por propios y por extraños, sí. ¡Cuánto más la hipnosis regresiva, que trata de intentar llevar atrás en el tiempo a una persona para que reviva, en un estado de relajación y de forma controlada, sucesos de su pasado!
 
No voy a meterme a defender o cuestionar el método, la técnica... Está claro que la hipnosis regresiva rompe con todos los esquemas de lo que podríamos llamar "científico". ¡No lo cuestiono en absoluto! Lo único que digo es que a mucha gente le ha dado muy buenos resultados (a mi misma), como a otras el PNL o las constelaciones familiares... Pero en algo sí que voy a ser muy clara y contundente: la terapia hipnótica (regresiva o no) NO TIENE NADA QUE VER con los numeritos pseudo-hipnóticos que la gente está acostumbrada a ver en la TV, y que han hecho mucho más daño que bien, porque se alejan sobremanera tanto de la técnica, como del concepto mismo de hipnosis. ¡Estamos hablando de un método terapéutico serio, no de un espectáculo de feria! Durante el transcurso de una hipnosis, ya sea regresiva o no, eres siempre consciente de lo que ocurre a tu alrededor, recordarás perfectamente todo lo sucedido, y además nadie podrá obligarte a hacer cosas que no quieras. En otras palabras: la mayor parte de las hipnosis que hayas podido ver hasta ahora a través del cine o de la TV NO SON REALES.
 
Además, te lo digo claramente y bajo mi estricta responsabilidad: si no te fías de quién te haga la hipnosis, vete directamente a un psicólogo, aunque hay excelentes profesionales de la hipnosis que no cuentan con esta titulación homologada. El mismo Instituto Erikson de Madrid (psicólogos ellos) afirma en su propia página web que la hipnosis es efectiva.., ¡EN UN 80% DE LOS CASOS! Además, tienes que saber que, en general, se trata de terapias muy cortas (desconfía de quienes alaaaaaargan su terapia en mil y una ocasiones, buscando siempre una excusa para sacar un poco más de tiempo.., y de dinero, gracias a tu aportación); aproximadamente unas 4 a 6 sesiones de dos horas de duración, aunque en la mayoría de los casos es incluso menos, son suficientes.
 
¿Es peligrosa la terapia hipnótica? A pesar de lo que pudiera parecer porque hay mucha, pero que mucha gente a la que le da mucho respeto, ¡no lo es en absoluto! Los únicos casos en los que no se recomienda la terapia hipnótica es en el caso de las enfermedades mentales graves, como la esquizofrenia o la psicosis. Una buena noticia para los aficionados a la psicoterapia, por cierto: los psicólogos están de acuerdo en general en que la hipnosis acorta el tiempo del tratamiento del paciente. Al margen de la regresión hipnótica, la hipnosis es eficaz para modificar hábitos dañinos (tabaquismo), para preparar oposiciones, para afrontar con garantías de éxito dietas estrictas, para prepararse para esfuerzos excepcionales (por ejemplo, una competición deportiva), para tratar trastornos emocionales como la depresión, la ansiedad o el estrés, para aumentar la autoconfianza y la autoestima, para tratar el insomnio, para modificar sentimientos negativos (como la rabia o la violencia) y para acabar (en este caso, son especialmente exitosas) con toda clase de fobias.
 
Lo único que te pido: por favor, nunca, NUNCA pienses que no hay ninguna forma de encontrar las respuestas... ¡Siempre hay una forma de encontrar salida a las incógnitas de tu alma!
 
Pero.., ¿cómo funciona exactamente la hipnosis, y por qué?
 
Es bastante sencillo: cuando una persona se encuentra en un estado de relajación y focalización sensorial, es decir, concentrada en sus vivencias internas, pero conservando a la vez el control y la consciencia de sí misma, es capaz de concentrarse en un pensamiento, recuerdo, sentimiento o sensación que interfiera en su vida o en el normal desarrollo de sus actividades. De esta forma, la persona se hace consciente de qué es lo que realmente le está afectando y puede modificar sus percepciones, comportamientos, sensaciones y emociones, trabajándolas a su favor.
 
La terapia hipnótica te ayuda a tomar decisiones, cambiar patrones de comportamiento y abandonar viejos lastres en tu vida, desde una postura cómoda, relajada y segura. Es una gran herramienta que nos permite superar todos nuestros conflictos internos y abandonar nuestras creencias incapacitantes. También nos ayuda a cambiar memorias de sucesos negativos almacenados en nuestro cerebro sobre vivencias desagradables y acontecimientos traumáticos sucedidos en nuestra vida. Como ya he dicho, nos ayuda a tomar contacto con toda la información inconsciente contenida sobre las causas de un problema, y como técnica auto curativa que realmente es, nos da las pautas para conocernos mejor y sanarnos desde sabiduría y el poder personal.
 
En fin: para despejar todas vuestras dudas, por si acaso, aquí os dejo este enlace en el cual hay mucha y variada información sobre las más relevantes mentiras y verdades que se barajan habitualmente alrededor del tema de la hipnosis, siempre desde la perspectiva de la herramienta terapéutica que es. ¡No os lo perdáis!
 
¡Besotes mil!
 
Photo credit: stuartpilbrow via photopin
 
 

lunes, 1 de julio de 2013

Primer Chakra: ¡despertando la Kundalini!

 
 
 
 
Lo considero sumamente necesario, y por tanto voy a hablar hoy de él. Del primer Chakra, como he sugerido ya en el título. Y la foto es, efectivamente, de una amapola: a este chakra se le asocian los colores rojo y negro. ¡Qué mejor que la amapola, una de las flores que representan la pasión, para tratar el tema que me ocupa hoy!
 
¿Y por qué digo que considero sumamente necesario hablar hoy de esto? Ah: pues porque en el variadísimo "mundillo" de la espiritualidad, he visto, oído y experimentado mucha confusión en el personal. Podría asegurar que, de 10 personas que trato, 8 y media tienen problemas con el mundo material: con la realidad, con afrontar la vida, con disfrutarla, con conseguir sus metas y sentirse felices y orgullosos por ello. Y que, de 10 personas que me consultan, 9 creen que la espiritualidad consiste en "elevarse" por encima de la materia, en rechazar "lo negativo" y estar todo el día hablando con los ángeles y con las hadas, o cosas así. ¡Nada más lejos de la realidad, ninguna trampa más sutil, por cierto!
 
Por si alguno/a no lo sabe, contamos aparentemente con 7 chakras principales que unifican las energías y mantienen cohesionados nuestros cuerpos físico, mental/emocional y espiritual. Hay más chakras, pero no voy a hablar hoy de ellos. "Chakra" es una palabra sánscrita que se usa muy mal, por cierto, y que significa literalmente "rueda". Estos chakras son, digámoslo así, como vórtices de energía que giran y que dan aliento energético al ser humano. Ah, y por cierto: la concepción de 7 chakras deriva del gnosticismo y de la doctrina teosófica, porque para el hinduismo y el budismo tibetano, los chakras son seis, no siete ;-) Otras tradiciones, como la Cábala, el sufismo o la medicina china no los mencionan, pero también poseen un concepto similar a esto.
 
Pero a lo que iba: entre mis alumnos, el rechazo de la cuestión material puede ser tan, tan intenso, que cuando les pregunto si saben cuál es el primer chakra, en general (aquellos que saben un poco del tema) me indican la coronilla o parte superior de la cabeza. Pues no, señoras y señores: ése es el séptimo chakra, Sahasrara, que teóricamente filtra la energía proveniente del Cosmos, y la canaliza hacia el cuerpo. El primero es Muladhara, cuyo nombre significa algo así como "asiento" o "raíz" de la vida, y es fundamental porque representa nuestra raíz física, ancestral y vital. ¡Vamos, que de él proviene todo cuanto somos, hasta ese punto es intensa su importancia!
 
Este chakra está relacionado con el símbolo de la Cruz (símbolo material por excelencia, por otra parte), y está ubicado en la base del cóccix, es decir, entre el ano y los genitales. Como ya he dicho, se asocia con el color rojo, y en ocasiones con el negro. Alguna gente lo conoce como chakra base; otros, chakra raíz; otros, como primer chakra. Está relacionado con el elemento Tierra, con el planeta Saturno, y con los alimentos proteicos y la carne. Para los amantes de la gemología, las piedras asociadas son el granate, el hematite, la piedra imán, el ónix, la turmalina o la pirita, entre otras.
 
La localización del Chakra Primero coincide exactamente con la base de la columna vertebral. Este nivel está relacionado con nuestras raíces, con nuestro cuerpo físico y con nuestra supervivencia. Y aquí es donde está el quid de la cuestión: porque antes de intentar ni tan siquiera elevarnos hacia las alturas, tendríamos que estar seguros de tener los pies bien anclados en el suelo. ¡Y eso es lo que mucha, muchísima gente no comprende! Para hablar de espiritualidad, primero tienes que tener "las lentejas aseguradas"... Este chakra está relacionado con "el derecho a tener" (a tener casa, a tener familia, a tener trabajo, a tener sustento, a tener seguridad, etc, etc). Porque señoras y señores, voy a hacerles la revelación del siglo, muchísimo más trascendental que cualquier otra, ya sea el Calendario Maya, o la resolución del misterio del Triángulo de las Bermudas: VIVIMOS EN EL MUNDO MATERIAL, y por lo tanto, olvídense, aquí es donde debemos actuar y trabajar, no en el Valhalla, el Otro Lado o los Campos Elíseos.
 
El estar "aquí y ahora", obteniendo en el proceso todo lo necesario para garantizar tu supervivencia sin depender de nada ni nadie, es el privilegio de un primer chakra Muladhara armónico y en buen funcionamiento. Si eso no es así, algo pasa. ¡Algo muy raro, y a la vez muy grave! Porque si tu supervivencia no está garantizada, ¿qué demonios haces hablando de ángeles o de espíritus, o de meditación y viajes astrales? Con todos mis respetos y todo mi amor, te aseguro que es mejor que te dediques primero a asegurar tu supervivencia en esta vida, y que posteriormente, si te place o te interesa, te dediques a los temas, digamos, "más elevados"...
 
La función de Muladhara se relaciona con la fortaleza y salud de los huesos, los dientes, las uñas, el intestino, las piernas y los pies. Nos proporciona la energía vital que necesitamos para estar en el mundo. La tradición coincide en afirmar que es aquí donde reposa la Kundalini, una simbólica "serpiente" de la que habla la tradición tántrica. Cuando hay bloqueos y traumas en este primer chakra, la sensación de seguridad en el mundo está seriamente comprometida, y debemos empezar por sanar nuestro cuerpo haciendo ejercicio, dieta, relajación, etc.
 
Cuando el primer chakra está bloqueado, uno no se considera lo suficientemente capacitado como para obtener su propio sustento. Puede manifestarse en la forma de miedo al sexo, no aceptación del propio cuerpo físico, rechazo de la alimentación, no acabar nunca lo que se emprende, incapacidad para concentrarse o llevar al ahorro hasta el punto de la avaricia extrema. Uno se aferra a lo conocido y nos da pánico la incertidumbre. Puede que entonces tengamos una escasez imaginada, o bien limitaciones materiales reales en nuestra vida (falta de recursos y, en casos extremos, auténtica miseria). Nos falta autoestima y poder personal, y falta de energía físico y emocional. Si estamos implicados en temas espirituales que nos puedan llevar hacia una trascendencia personal, es importante que entonces empecemos a fortalecer este chakra, pues de lo contrario acabaríamos metidos en una secta, o quizá perdiendo todo nuestro contacto con el mundo.
 
En cambio, cuando hay exceso de actividad en este chakra las personas tienen obsesión por las posesiones, manía por la seguridad y el control sobre su vida y también sobre las de los demás. Pueden presentar ambición desmedida, acumulación sin fin de bienes materiales, la presencia de una mentalidad rígida y conservadora, tendiente a la estabilidad y a no afrontar los cambios. Hay gente que trata de buscar poder mediante el sexo o el dinero, otros engordan comiendo en exceso en un intento de recuperar la seguridad primordial, representada por nuestro primer vínculo con la madre. Y sí, efectivamente, lo has adivinado: el primer chakra tiene también muuucha, pero que muuuucha relación con nuestra madre. Los que lo rechazan se evitan el duro trago de comer, por ejemplo. Los que la buscan ansiosos se ceban hasta límites, a veces, inconcebibles.
 
¿Lo chungo de tener un chakra primero desbalanceado, tanto por exceso como por defecto? Pues aparte de lo anteriormente expuesto, corremos el riesgo de enfermarnos, dado que el aumento de la tensión o depresión ocasionados por su mal funcionamiento debilita en grado sumo nuestro sistema inmunológico. Esto se traduce siempre en vulnerabilidad, en una falta del impulso vital. El primer impulso de un recién nacido se centra siempre en su instinto de supervivencia: el alimento, el calor, la comodidad y la sensación de ser bien recibido en el seno de una familia. ¡Si en esencia nos falta esto, digamos que ya todo nos falta!
 
El cuidado del chakra Muladhara es, como ya hemos visto, primordial en nuestra vida. Si piensas que tienes exceso de este chakra, si está sobreestimulado, usa colores negros u oscuros... Por el contrario, si piensas que tu problema es por defecto, ¡utiliza el color rojo todo lo que puedas! El cuidado de tu cuerpo y de tus necesidades básicas es primordial, sobre todo ahora, en estos momentos en los que, debido a la tan traída y llevada "crisis", muchas personas sienten como si "el piso se removiera" debajo de sus pies. ¿Qué significa esto? Que a nivel social, presentamos un desequilibrio en los contenidos esenciales que representa este chakra. Fundamentalmente, porque nos han llegado a hacer creer que la vida es una constante lucha por la existencia, con lo cual nos pasamos la misma intentando llevar al límite las actitudes de desconfianza, rabia, competitividad y agresividad que tanto nos perjudican. Todo esto nos aleja de nuestra verdadera raíz, de la Madre Tierra, nos sume en un estado de alerta constante que merma nuestras defensas, y nos anima a ser egoístas, ávidos de riqueza y poder, con el fin de no perder lo que "nos corresponde".
 
Desengañaros: no encontraréis la espiritualidad en ninguna secta. No hallaréis la solución a vuestros problemas contactando con los ángeles (¡no a priori!), ni recitando mantrams, bebiendo leche de burra, o colocándoos un orgón o un espantasueños encima de vuestro cabecero de la cama. ¡Eso no es suficiente así, por sí mismo! Tampoco solucionaréis vuestros problemas consultando a un tarotista (os lo aseguro: yo soy tarotista), ni vistiéndoos de blanco, ni yendo a yoga o a tai-chi regularmente, ni haciéndoos la reconexión o lo que toque. Todo esto está muy bien, es genial, es válido y realmente puede ayudarte a despertar, PERO SÓLO CUANDO HAYAS COMPRENDIDO QUE NO ES SUFICIENTE. Lo primero es lo primero (por eso se llama Primer Chakra), y es fundamental que comprendas que tienes que buscar tu ambiente, el estilo de vida que te conviene; que debes pasar tiempo en la naturaleza para recargar tus baterías, que debes alimentarte, vestirte y cuidarte conscientemente; que tienes que trabajar tu valor para enfrentar las vicisitudes de la vida, y que tenemos que amar y cuidar nuestro hogar, entorno social y ser leales a nuestras elecciones de vida.
 
Sólo así podremos sanar nuestro Chakra Primero, y conectarnos poderosamente con el Flujo de la Vida, llenarnos de poder personal, y dejarnos de crisis, miserias y otras gaitas.
 
Vuelvo a repetir, y no me cansaré nunca de repetirlo: ¡lo primero es lo primero!
 
¡Buen comienzo de semana para todos/as!