Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

miércoles, 9 de enero de 2013

2013: Borrón y cuenta nueva





















He regresado: de vuelta de unas Navidades de lo más moviditas... ¡Qué gusto, que se acaben por fin! Y mira que me cuesta decir esto, porque a mi me han gustado siempre mucho estas fiestas... Pero la verdad es que, en esta ocasión, estoy algo cansada. Y no porque las Navidades se hayan dado mal, qué va: es por mi proceso vital, por la metamorfosis que estoy sufriendo. Ya me comentó un colega (Thorongil, diste en el clavo) por FB que había soñado conmigo y con una "mariposa": estaba en lo cierto. Pero no por lo frágil y delicada, no, que he vuelto a coger los 3 kgs que había soltado antes de las fiestas XDXD... Más bien por lo del tema de la transformación profunda que estoy llevando a cabo.

He aprendido una cosa muy importante durante este último mes: que "ca´ uno es ca´ uno"... Y me diréis: "qué estupidez de filosofía de andar por casa es ésa". Bueno: más bien se trata de una frase que siempre dice mi media naranja, y que cada día me doy más cuenta de que es rigurosamente cierta. Es algo que, sorprendentemente, una no había interiorizado, no sé por qué estúpido complejo de culpa o qué sé yo. Hasta ahora, he perdido una enorme parte de mi tiempo, de mi vida, en andar preocupada con los problemas ajenos. Eso no sé si me habrá hecho mejor persona (yo creo que no), pero desde luego lo que sí sé que me ha vuelto, es más vulnerable a los vampiros emocionales.

De entre toda la gente que he podido conocer en mis 40 años en esta vida, os aseguro que los más peligrosos, los más jodidos, son los que van de víctimas. ¡Ay del que se queja y se queja, ay del que culpa a los demás de su propio sufrimiento! Debería haber comprendido yo hace ya largo, pero laaaaargo rato, que cada uno obtiene siempre, en toda circustancia y condición, únicamente lo que se merece. Y ya sé lo que vas a decirme, Fernando: que me he pasado al bando de los "herejes", y que ahora estreno púlpito entre las filas de los inefables calvinistas. Pero no: el problema es que hay una frontera muy pequeña entre el dolor ajeno y el abuso propio. ¡Os juro que es complicado, que hay que tener cuidado para no caer en las redes de "los Miserables!". Sobre todo, porque lo de que son miserables ellos mismos se lo creen, y no reparan en esfuerzos de toda índole para tratar de convencer igualmente al mundo de que lo son.

Creedme si os digo que todos, todos y cada uno de vosotr@s, está llamado a la alegría, al bienestar, a la dicha y la luz. ¡Creedme si os digo que ése es vuestro reino, el Reino de los Cielos! Como comentaba el otro día mi amiga Martha en el FB, qué duro resulta admitir que nosotros, y sólo nosotros, somos los responsables de nuestro propio sufrimiento. ¡A mi también me ha costado, qué carajo! Pero si lo analizáis fríamente y con auténtica sinceridad interior, lo fácil es culpar al otro, al de al lado, al de enfrente. ¡Nunca a nosotros mismos! El mundo está lleno.., repleto de víctimas propiciatorias que van culpando al resto de sus miserias. Hay gente que se deja una millonada para conseguir que otros colmen sus expectativas, y que les cubren de oro y de diamantes para comprar un ápìce de felicidad y de amor; hay otros que visitan incontables gabinetes de psicólogos y terapeutas, tratando de encontrar una solución a sus eternos conflictos, sin querer darse cuenta que el único conflicto que tienen, en realidad, es con ellos mismos; luego están, en fin, los que hacen de todo para apresar una felicidad que, simplemente, se les va de entre los dedos.., y que, si la consiguieran.., ¡por Dios, que si la consiguieran, ya os cuento yo lo qué harían con ella! Simplemente machacarla, abotargarla, cegarla, dominarla, anularla... Os juro, y podéis creerme, que conozco gente en este mundo que tan sólo toman al prójimo para exprimirle al máximo, para deshojarle como a una amapola. Cuidado con ésos: son los peores, y no se les ve el plumero fácilmente. Sólo toman aquello que piensan que se les escapa para dominarlo, por el propio placer de la conquista. Y luego.., ¡ay, del luego! Luego no querremos saber ninguno de nosotros lo que ocurrirá.

Pero da igual el tipo de fenómeno que se manifieste en tu vida; da igual el tipo de víctima que te esté dando por saco: ten en cuenta que, al fin y al cabo, no es más que un reflejo oscuro de la misma oscuridad que habita en tu interior. Avanzarás mucho cuando logres admitir que esas carcasas vacías, que esos egoístas que compran al prójimo, que esos que lloran y lloran y te cuentan con todo lujo de detalles sus historias para no dormir, o que ésos que se vuelven contra ti furiosos cuando no concedes sus deseos, no reflejan más que partes enfermas y reprimidas de tu propia psique que debes combatir y vencer. ¿Y cómo hacerlo? No siguiéndoles el juego. No dándoles más de lo que piden y piden. No prestándoles más atención que a las hojas que caen en otoño, o al silbido del viento entre las ramas del invierno. ¡Sana tu interior, y todas tus relaciones serán luminosas como la clara luz del día!

... Por eso, se dice que es el enemigo el que más te enseña, y que en todos aquellos que odiamos, podemos ver reflejada la peor parte, la más oscura de nosotros mismos...

¡Bienvenidos de nuevo a la galaxia de Andrómeda, aquí donde llamamos al pan, pan, y al vino, vino, y donde nos asustamos de la oscuridad ni de la luz!

Que este 2013 que ahora da comienzo te depare toda suerte de aprendizajes y dichas. Que no te asusten los bramidos de los apóstoles del milenio. Que no te dejes engañar por los gemidos de los que han convertido la vida en un valle de lágrimas. Que no permitas que te quiten lo que por honra y derecho te pertenece. Que tus días sean largos, y tus noches aún más largas. Que la abundancia agache la cabeza para pasar repetidas veces por debajo de tu umbral. Y que ninguna palabra hiriente, ningún comentario malicioso, ninguna manipulación emocional, ningún insulto, ninguna amenaza, ninguna mentira pueda con el fuego abrasador de tu alma inmortal, encarnada para vivir y disfrutar cada hora, cada minuto, de esta experiencia...

¡Besotes a todos y a todas! Buen viaje de 365 días...

¡Y a sacudirse todos los yugos!

1 comentario:

Eva dijo...

Aich... qué bien hablas...
METAMORFOSIS!!!!!!!!
Feliz y energético 2013