Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

jueves, 27 de septiembre de 2012

Los miserables: una reflexión sobre el 25-S.., en parte























Voy a escribir este post para pronunciarme en referencia a los últimos acontecimientos que estamos viviendo, y no lo volveré a hacer nunca más.

Hace muchos, muchos años, me leí "Los Miserables", de Victor Hugo. ¡Menuda novela, "gensanta"! No apta para depresivos, desde luego. En ella (por los que no la hayan leído) se plantea una dura dicotomía entre el bien y el mal, la política, la ética, la justicia y la religión. Para resumir mucho, mucho, la novela es una apología en defensa de los oprimidos, vivan en el lugar y momento histórico que vivan. ¡Recomiendo especialmente su lectura, y más aún en estos tiempos que corren!

Estoy atenta a las noticias de los distintos medios de comunicación (lo veo todo, me lo trago todo); presto atención a los que me cuentan lo que sucede al cabo de la calle; abro las orejas como un ciervo a las consignas y los rumores, a los susurros y las insinuaciones varias; y por último, utilizo mis dotes como un radar mucho más efectivo, mucho más afinado que los de los americanos, como diría mi suegro, oigan.

Gracias a todo este despliegue comunicativo, a este feed-back que establezco intuitivamente desde que tengo uso de razón con las capas más oscuras de la sociedad y del alma del hombre, sé perfectamente qué está pasando. ¡Pero a mi pesar, en contra de mi voluntad, para mi tristeza, sé que hay mucha gente que no se entera "ni del NODO"!

Ayer hablaba con una clienta y amiga... Me contaba una pequeña parte de los hechos acaecidos durante la tarde-noche del martes en Madrid. Eso no me alucinó: no sólo lo sabía, sino que lo había predicho antes. Y por cierto, mis predicciones no tienen nada de increíble: son tan naturales en mi como el día y la noche, como el ciclo de las estaciones. Lo que me impresionó, más bien, fue cuando me contó las reacciones que estaban teniendo algunos de sus "amigos" con respecto a los cambios que ella estaba experimentando últimamente... Mi clienta ha decidido no militar por más tiempo en el club de "los miserables". En otras palabras: ha decidido salir de su propia "miseria existencial", y dejar de considerarse una víctima de las circustancias, y tomar las riendas de su vida.

Sin embargo, parece que sus "amigos" no comparten su idea... No sólo se permiten, al parecer, el lujo de opinar sobre sus creencias personales (¿eso no era políticamente incorrecto, dijeron?), sino que incluso critican el hecho de que ella no haya querido tomar parte en las manifestaciones de la noche del martes en Madrid, por ejemplo (?¿).

... Hay dos tipos de miseria: la vital, y la existencial o moral. Nuestra sociedad está enferma de la segunda. Ha sido fácil, muy fácil hacernos olvidar a todos aquellos que alguna vez se sacrificaron para lograr que disfrutemos del nivel de vida del que hemos disfrutado hasta hace muy poco. ¡Qué corta memoria tenemos! Paralelamente, los que no están en el mismo saco de la Sociedad del Bienestar, pero que se mueren por estar, y que la conocen perfectamente y tienen noticias de ella, también se autofagocitan de envidia en un estado a medio camino entre el servilismo y la traición: nos ponen buenas caras y nos hacen reverencias por delante.., mientras nos hunden, si pueden, 10 centímetros de hoja en cuanto les damos la espalda.

No conviene olvidar a los que lucharon y murieron para que nuestras vidas fueran un poquito menos torvas, más cómodas y felices, menos miserables. Algunos, tan cercanos en el tiempo como hace tan sólo apenas 70 años, para no remontarnos tan atrás, a los tiempos de Victor Hugo. Somos rápidos en echar la culpa a los banqueros y los políticos, pero nos olvidamos de nuestro propio comportamiento, a intervalos miserable.., muy, muy miserable. Estamos sumidos en la frustración, en la apatía, en el desánimo, en la cerrazón, en la ignorancia espiritual (que nos hace, por ejemplo, rechazar formas de pensamiento distintas a las nuestras, formas de curación y de trascendencia prístinas e inigualables, por ejemplo).., y nos hacemos de cruces, criticamos y hasta nos cabreamos con aquel (en este caso aquella) que se atreve, que saca fuerzas de donde apenas las hay, que lucha a brazo partido por trascender su miseria.

¡Por que eso es lo que hay detrás de las críticas, de los reproches, de las insinuaciones! ¡Nada más que pura, negra y jodida envidia al no ser capaces de hacer lo mismo!

Ningún banquero.., ningún político se basa en otra cosa que en nuestra propia miseria moral para "sacar tajada", para aprovechar nuestros puntos débiles, nuestras flaquezas... Ninguna fuerza "negativa" ni demoníaca (¿saben ustedes, acaso, qué es realmente el demonio?) se aprovecha más que de nuestra propia inercia hacia el mal.., esa sombra que tan frecuentemente vemos en el prójimo, y que tanto, taaaaanto, nos cuesta ver en nosotros mismos. Y luego, nos quejamos: nos quejamos de que la felicidad nos evade, nos rehúye... Nos quejamos de parecer cargar con una cruz de maldiciones interminables a cuestas. Lloramos y nos lamentamos porque no viene a nosotros el amor verdadero, el hombre o la mujer de nuestra vida, por ejemplo. ¿Y eso, por qué será?

Pues claro: tengan en cuenta que, como dijo una vez Pasquier Quesnel, "para lograr abrir el corazón ajeno, es necesario abrir antes el propio".

La violencia tan sólo acarrea más violencia. La envidia es ese monstruo de ojos verdes que no nos deja dormir por las noches. A los desposeídos, a los que se sienten parte de la tribu de los miserables, hay que avisarles: no querráis ser como aquellos a quienes envidiáis, porque no sabéis nada de nuestra vida. Por ejemplo: he oído, en los últimos tiempos, voces contra Europa, reclamando "lo que es justo": una especie de vendetta retroactiva cargada, en realidad, de una envidia y un rencor siniestro. ¡Se alegran, interiormente o a voces, de que a Europa "le vaya tan mal"! Pero yo os digo: no seáis estúpidos. ¿Cómo os dejáis engañar tan fácilmente? Si queréis hacer algo, hacedlo mejorando lo presente, como dicen los viejos de por aquí. No caigáis en la misma trampa del consumismo barato; ah, no, perdón, que se me olvidaba: si es que ya habéis caído.

¡No tenéis ni idea de lo que significa el concepto de Europa! Y más aún.., ¿qué creéis que es Europa? ¿Es Europa un axioma trascendente? ¿Ha existido Europa alguna vez?

¿Acaso la conocéis tan en profundidad como para poder juzgarnos?

No querráis ser "el Califa en lugar del Califa"... El mundo no resistirá este envite si no cambiamos de rumbo.

Consignas, doctrinas, propaganda, maniqueísmo... Buenos y malos, pobres y ricos, esclavos y amos. "Los Miserables" está algo más que a la orden del día. Todos somos un poco como esos personajes de 1832, pegando saltos como tribus de monos entre las barricadas, intentando defender su cachito de terreno, su pequeña familia, su miserias cotidianas.

A mi no me extraña: somos unos cuántos ya los que hemos muerto "en vano", intentando defender aquello que creíamos justo.

Lo fuera, o no.

¿Y qué? ¿Acaso piensan que nos van a dar el Premio Nobel, o algo así?

Se hizo lo que se consideró que se tenía que hacer... Un gran armisticio a nivel mundial es necesario.

¡Debería ser necesario el armisticio antes incluso de desplegar las banderas de la guerra, por una vez!

... "Una sombra es el reverso de la vida de un ser humano".., escribió Victor Hugo, por aquel entonces...

Y tú, jodido envidioso/a.., ¿en qué bando crees que estás?


martes, 25 de septiembre de 2012

El Symbolon: un poderoso tarot kármico


La semana pasada, con motivo de mi cumpleaños, me regalaron el Symbolon, un tarot harto extraño y que ya se encuentra descatalogado, según me comentaron, en numerosas tiendas (al menos en España, je). Llevaba algunos años viéndolo en Internet, me habían hablado muy bien de él e incluso me habían insistido para que aprendiera a usarlo.., pero no sé por qué, hasta el momento la ocasión no se había dado, o a mi no me había interesado el tema. ¡Seguramente, las uvas no estaban maduras!

Lo primero en que uno repara cuando coge este mazo de 78 cartas, es que éstas no tienen mucho que ver con las otras barajas tradicionales de Tarot. Eso si, ¡son todas una obra de arte! Extraordinariamente simbólicas, las cartas del Symbolon recuperan mitos ancestrales del inconsciente colectivo humano, y ahondan de forma significativa en uno de los trabajos más duros que exiten: el de tomar conciencia de lo que se esconde bajo la fachada de uno mismo.

Así, el Symbolon está específicamente diseñado (y recomendado) para el trabajo kármico... En cuanto se coge, se nota su inquietante y profunda energía dramática, plutoniana. Así pues, todo aquel que esté interesado en, por ejemplo, desvelar los misterios de sus teóricas vidas pasadas, está abocado a este tarot, que un principio parece que se usó para trabajos psicológicos, pero que puede también utilizarse para un enfrentamiento más profundo con lo Desconocido.

Un "symbolon", como podréis muchos consultar en Internet, era una especie de amuleto del mundo griego antiguo, una pieza de arcilla las más de las veces, que se partía en dos para indicar un pacto significativo entre dos personas... Cada uno de ellos se quedaba con una mitad de la pieza, como testigo irrefutable del acuerdo al que sólo ellos sabían que habían llegado. De esta forma, el "symbolon" únicamente estaba unido y completo cuando las dos personas trabajaban en un objetivo común, por así decir. En este caso, hay que aclarar que "symbolon" significa algo así como "contraseña": una clave que tan sólo los dos interesados en el ritual podían comprender y, llegado el caso, completar.

Curiosamente, no se explica tanto cuando se habla de este tarot que la palabra contraria a Symbolon es Diabolon, "lo que dispersa o separa", como saben muy requetebién nuestros amigos masones... Así pues, ¡ya podéis iros haciendo una idea del contenido oculto real que se esconde bajo este inocente mazo de cartas!

Otra cosa interesante es que los naipes llevan asociados algunos símbolos astrológicos, lo cual resulta harto útil y sugestivo para una astróloga como yo. Hay en el Symbolon 12 cartas que podrían considerarse equivalentes a los Arcanos Mayores de un tarot tradicional, y que se distinguen de las 66 restantes en que llevan sólo dos símbolos: uno en la parte superior, correspondiente al Zodíaco natural, y otro en la parte inferior, señalando el regente que gobierna sobre el signo que figura en la carta en cuestión.

Hay interesantes trabajos en Internet hechos por profesionales o amateurs en estas cuestiones, que consisten en la traducción a habla hispana del bendito manual que viene con el mazo, y que únicamente se podía antes entender si uno sabe inglés. Si no es vuestro caso, os recomiendo por ejemplo este enlace para ver la simbología de este mazo y su significado y traducción más aproximado, aunque desde ya os advierto que hay más, y algunos mucho mejores ;-) ¡Investigad, que es gratis y ya veréis cómo os alienta!

En fin, hermosos míos: lo dejo aquí por el momento, aunque supongo que os daréis perfectamente cuenta de que ando fascinada con este nuevo tarot (¡gracias, gracias!) que ha llegado a mis manos... Periódicamente, iré comentando cosas sobre cada uno de los naipes de esta baraja, desde mi particular punto de vista. Quizá comienze, sí, por el Fénix, que es la carta que corona y adorna (es bien bonito) este post de hoy, como podréis ver más arriba.

... Símbolo, en este caso el Fénix, de regeneración, de conocimiento, de poder y de garantía espiritual... Símbolo de renacimiento y victoria sobre la muerte. Símbolo, en fin, de plenitud y desarrollo infinitos.

¡Un saludo, y que paséis un martes excelente!

jueves, 20 de septiembre de 2012

Plutón en fase directa: atándonos los "machos"



























Y sí: conocida soy entre mis clientes, familiares y amigos por mi preferencia por decir siempre las cosas claras, lo más claras posible... ¡Cada vez más! Entiendo que la diplomacia es un arte de enorme envergadura y especialmente útil para el ser humano, pero hay muchas personas infinitamente más hábiles que yo en esas cuestiones.
 
A lo largo de muchos años, además, me he dado cuenta de que la mayoría de la gente tiene una resistencia inusitada a cambiar, a afrontar cosas que no le gustan, y que se afana y se afana en su propio sufrimiento de manera cuasi-interminable... A éstos, lo de la diplomacia no les va a valer para nada, francamente, porque en general siguen R que R con su mono tema existencial, a pesar de griegos o de troyanos. Para todos ellos, así como para los amantes de la diplomacia, y también para aquellos que me seguís más o menos asiduamente, va dedicado este post, que trata un poco sobre la "resurrección" del mago transmutador Plutón, y lo que podemos esperar de él en las fechas venideras.
 
Como muchos ya sabréis Plutón, para los astrólogos, es un planeta transpersonal, pequeño pero matón, y acaba de ponerse en fase directa después de varios meses de movimiento retrógrado... Eso en general provoca cambios y, de alguna manera, una activación de los contenidos desarrollados por el arquetipo del propio planeta.., cosa que no tendría nada de excepcional si no fuera porque, en este caso, Plutón viene "cargadito". ¡Y Plutón cargadito es una cosa muy, muy seria!
 
Para empezar los tres transpersonales de la astrología (Plutón, Urano, Neptuno) se encontraban a la vez retrogradando. Cuando un planeta retrograda, digamos que está en un estado de "letargo", de revisión de todos los contenidos arquetípicos que usualmente gobierna. En el caso de Plutón, es legendaria, dentro del mundo de la Astrología, su enorme capacidad destructora y transformadora (uniendo ambos términos, "transmutadora" deberíamos decir). Plutón es regeneración plena, porque aunque no nos guste, toda creación debe pasar por su fase implícita de destrucción, para llegar a una nueva creación al final de todo. Así ahora Plutón, que estaba bien calladito, se nos pone directo para demostrarnos, por las buenas o por las malas, su gran poderío regenerador, de la mano de su relación, en este caso por cuadratura partil, con otro interesante transpersonal: Urano, también retrógrado.
 
Como la cuadratura (aspecto tenso, inarmónico) de estos dos colosos (que, al ser transpersonales, operan sobre grandes masas de población) está partil hasta el 30 de octubre, durante todo este periodo vamos a asistir a un posible recrudecimiento de fuertes convulsiones, a todos los niveles... Tanto a nivel físico del propio planeta Tierra (terremotos, volcanes, huracanes), como a nivel social (estructuras caducas que luchan contra estructuras emergentes, movimientos libertarios de índole violenta, matanzas varias, guerras ocultas derivadas de rencores y rencillas antiguas, que de repente salen a la luz, etc), como a nivel personal (convulsiones, cambios y traumatismos que inciden directamente sobre nuestro estatus quo, sobre nuestro nivel de vida), todos nosotros, ABSOLUTAMENTE TODOS, nos vamos a ver afectados por enormes cambios que tenemos que aprender a aceptar, digerir, procesar, asumir y asimilar.
 
Además, teniendo en cuenta que el segundo gran actor de este drama galáctico, Urano, se pone directo el 13 de diciembre, revisando entonces nueeeevamente todo aquello que el enigmático y poderoso Plutón en  principio ha venido a desmontar,  podemos afirmar que el movimiento más fuerte y dramático de esta fase puede alargarse precisamente hasta esta fecha.., un poco antes de las Navidades, por así decir.
 
¿Y qué podemos hacer nosotros, simples mortales y no dioses del Cielo o del Averno, en esta complicada tesitura espacial, me vais a decir XDXDXD? Pues bien, como siempre afirmo, ¡MUCHO MÁS DE LO QUE IMAGINÁIS! El tema general de esta bendita cuadratura tan dramática tiene que ver sobre todo con aquello del pasado con lo que todos necesitamos romper de una vez. No es la primera cuadratura Plutón-Urano que hemos tenido este año (la primera exacta fue en Junio), y de hecho tendremos unas cuántas más hasta 2015.., así que aún nos queda bastante margen de maniobra para finiquitar, para dar carpetazo con todo aquello que hay que enviar, en paz y alegría, lejos, bien lejos de nuestra vida cotidiana. ¡No os preocupéis, que aún hay tiempo! Pero por si queréis empezar a hacer los deberes, comenzad por revisar vuestros mismos patrones familiares, el pasado, los modelos de relación usuales en vosotros, los conceptos anticuados, las personas y cosas a las que os aferráis por miedo, pero que representan auténticos lastres en vuestras vidas. ¡Por más que os asuste, por más que os duela, anímaros y dejadlos ir.., veréis qué bien os sentís al cabo de tan sólo unos pocos meses!
 
En todo caso, vamos a tener que "agarrarnos los machos", eso seguro... Me queda claro que el descontento de la gente alrededor va a ser cada vez más intenso durante los próximos tres meses, así que desde ya os lo aviso: hay que tener cuidado.., mucho cuidado ahora con las actitudes violentas, porque pueden llevarnos (¡a todos!) a mal puerto. Las viejas estructuras hace tiempo que están caducas y moribundas.., la impaciencia y la violencia por abrirse a otras nuevas, intentando ahorrarnos parte del proceso, no va a servirnos de nada. Y mientras nos debatimos en un estado de conciencia dominado por el miedo, por el odio, por la avaricia y por la intolerancia, tendremos problemas, muchos problemas. Estas actitudes no nos servirán: el apego no nos valdrá, en este caso, y habrá que empezar a saber sustituir todos esos sentimientos ominosos por la verdadera compasión, el verdadero amor (podéis ir empezando, para practicar, con vosotros mismos ;-)
 
En fin: espero que este post os sirva realmente. Plutón no es malo: sólamente tiene mucho fuego concentrado.., ¡demasiado fuego! XDXDXD
 
¡Muchos besotes!
 
 

martes, 18 de septiembre de 2012

El poder de la máscara
































"Todos nacemos originales y morimos copias" Carl G. Jung.

... Hoy, 18 de septiembre, cumplo 40 años muy feliz de haber traspasado esta barrera y sobre todo de no haberla palmado después de las vicisitudes físicas con las que me topé de repente en este curioso 2012 que aún no ha dicho su última palabra...

En este día tan señalado (cada vez me parezco más, cuando me da por el tono regio, a nuestro monarca XDXDXD), me planteo una serie de dudas existenciales que me surgen de vez en cuando, sobre quiénes somos cada uno de nosotros en realidad.

Cuando era muuuucho más joven, casi adolescente, llegué a creer, durante algún tiempo, que tenía algún problema de personalidad múltiple, o algo así (no puedo negarlo, desde siempre me ha interesado la psicología, jejeje)... Tenía aprensión porque me di cuenta de que yo parecía una persona absolutamente distinta en compañía de diferentes personas. Con uno me comportaba de una forma, con otro de otra muy distinta... Aquél sacaba lo mejor de mí, y éste lo peor, y así con todos. En fin: llegó un momento en que incluso me asusté y tuve que dejar de pensar en el asunto porque me daba miedo, pero eso no resolvió aquella especie de confusión pronunciada que había germinado en mi mollera. Sé perfectamente que, por aquel entonces, no tenía muy bien definido quién era yo.

Cuando traspasé la barrera de los treinta, parece que Saturno (o quien fuera) me ayudó un poco en la definición de mí misma, y dejé de volverme paranoica... Me afané con vigor en ahondar en los entresijos más profundos del alma humana, y buceé hasta los mismos abismos (es algo que se me da bien y de lo que salgo poco más o menos que solamente con el rabo chamuscado, jajaja, gracias a los dones para el "enmierdeo" polifacético que me han sido otorgados). Mirando de frente los más profundos infiernos de las pasiones de la psique y del alma comprendí que las cosas no son tan fáciles como pudiera parecer a simple vista. Aprendí que no tenemos ni idea de lo que realmente somos, que nuestro Ser esencial es muchísimo más grande, fuerte, brillante y complejo de lo que podríamos imaginar. A partir de este descubrimiento, me empeñé (y me entrené) en la capacidad de ver por debajo de la superficie de las numerosas máscaras con las que nos revestimos los seres humanos. Desarrollé la habilidad de ahondar en el verdadero Ser de los seres humanos, mis hermanos, mirando en la profundidad de sus almas con los ojos del Jaguar, y comprendí que el personaje no tiene mucho que ver con el Espíritu, por mucho que lleguemos a identificarnos con él.

En esta década que ahora da comienzo, parece que me he planteado un reto muy distinto... Soy un ser que vive esencialmente de retos, que no para quieto ni un instante en la búsqueda del conocimiento, de la Verdad y de la razón última de todo, y que luego trata de afanarse en transmitírselo a sus semejantes. Y ahora me he dado cuenta de que la polarización Bien-Mal no es segura. Sé que esconde un secreto que todavía no he podido comprender, y sobre todo, una trampa evidente. Sé que las cosas siguen sin ser tan fáciles como nos las pintan, y que el Yin y el Yang ocultan, además de un complemento perfecto que es la magia de la generación y el motor del Universo conocido, algo más.

¿Y qué tiene que ver todo eso con la máscara? Pues mucho realmente, porque lo cierto es que tendemos a ofrecer una visión de nosotros mismos que es siempre la "políticamente correcta"... Rechazamos mostrarnos a los demás desde nuestra Sombra, por razones obvias: nos rechazarían, se asustarían, quizá nos dejaran solos. Pero, ¿qué es realmente esa Sombra, y es tan distinta de la parte que llamaríamos "luminosa"?

He descubierto hoy, ahondando en los entresijos del mundo virtual, a un señor que se llama Alberto Varela, y que practica un método que él ha bautizado como No-Terapia... Parece ser que dicho método consiste en despojarnos a nosotros mismos de todas las etiquetas que indefectiblemente hemos ido acumulando en el transcurso de toda nuestra existencia (por ceñirme solamente a lo que parece más evidente a todo el mundo), y cuyo propósito es liberarnos. La cosa me parecería bien si no entraran las drogas de por medio (no tengo nada que decir en favor ni en contra de las drogas, sólo que yo no las tomo porque no lo considero necesario para mi trabajo, y me parece claro que tampoco las necesito, al menos de momento, jeje). No creo que asista nunca a una de esas sesiones del señor Varela, pero sí que me atrae el concepto de la máscara, de dejar de lado la dicotomía entre el bien y el mal.

... Ya veremos... En fin: tengo muuuuchos años todavía para seguir investigando, creciendo, transmitiendo, experimentando en este apasionante viaje que solemos llamar Vida.

¡Gracias.., gracias desde el corazón a todos vosotros/as por vuestras felicitaciones! ¡Un beso enorme desde lo más profundo de mi Ser!


viernes, 14 de septiembre de 2012

La luz al final del túnel





















Cada vez que me meto en un túnel de resonancia magnética tengo una experiencia extrasensorial curiosa... Supongo que es porque el maldito cacharro se parece a un cajón de la morgue, definitivamente, y cuando llegas a estar encajonado en un sitio del que no puedes salir durante media hora, oyendo ruidos raros y fuertes (que al final ya no sabes si provienen de ti o del aparato), y con la nariz a dos palmos de una especie de pared, tomas conciencia de forma muy clara de la precariedad de la existencia humana, y te sumerges en una especie de catarsis rara, relacionada con el estado entre vidas en mi caso. Hombre: sé que estoy muy, pero que muy entrenada para hacer este tipo de cosas y adoptar con suma facilidad estados alterados de conciencia, pero aún así, y a pesar de que lo sé, no deja nunca de sorprenderme las cosas con las que me encuentro cuando me meten en el tubo-chisme de la resonancia XDXDXD

Hoy me escuchaba a mi misma roncar un poco en el cacharro en cuestión, mientras esos sonidos extraños, acompasados a veces y otras absolutamente desconcertantes, me transportaban a un estado de trance muy agradable (aunque por todas las señas que estoy dando se pudiera pensar que nada más alejado de lo agradable en esta tesitura). En ocasiones, los sonidos del chisme se convierten en voces que me susurran cosas muy interesantes, por cierto. A menudo veo a determinadas personas (unas las reconozco, a otras no), que para variar, me suelen ilustrar sobre ciertos sucesos del presente y futuro más inmediato.

Se ve que hoy debía estar sugestionada por el lugar donde me encontraba, porque les pregunté varias veces si se vislumbraba ya la luz al final del túnel (sí, sí, como cuenta la gente que ha tenido experiencias cercanas a la muerte clínica)... Pero no me refería a eso, sino a la situación actual que estamos viviendo, como sociedad, como grupo humano en general. Sobre todo porque veo que el asunto empeora a marchas agigantadas, y me alucina la demencia que se va imponiendo alrededor en muchos sentidos.

Sería muy largo y complicado plasmar en la humilde entrada de este blog todo lo que es necesario decir, pero voy a tratar de ser breve: en realidad no existe ningún túnel, no hay ninguna luz, ni hay crisis, ni problema alguno. ¡No lo ha habido jamás, sino en nuestras mentes y nuestros corazones! Todo lo que creemos, lo creamos, y de esto no hay duda ninguna. Afirmo con rotundidad que los medios de comunicación y las más altas instancias pueden decir misa, si quieren, pero que no tienen el poder para ejercer control sobre nuestras vidas, ni absolutamente sobre ninguna otra manifestación de la Vida sobre este planeta. Puede parecer lo que parezca, pero la realidad es que se trata simplemente de UNA TOMA DE CONCIENCIA a escala masiva.

Me he quedado un poco fría dentro del aparato de la resonancia magnética.., como fríos han estado durante mucho, mucho tiempo, nuestras almas y nuestros corazones, adormecidos por una especie de inercia autoimpuesta (ya está bien de echar la culpa a los políticos, a los banqueros o al Papa). La verdad (reconozcámoslo) es que estábamos muy, muy cómodos con el punto de bienestar en el cual nos encontrábamos, y que como no queríamos sacar la cabeza, no veíamos tres en un burro. Para resumir: cuando estábamos en un túnel era antes, no ahora.

No ahora, porque de repente nos hemos "caído del guindo", al parecer... Hoy leía en el periódico 20 Minutos de Madrid a una persona que, en una de las Cartas al Director, expresaba que ya teníamos que estar haciéndonos a la idea, porque se acabó lo que se daba: que ahora éramos más pobres que antes, y que esos tiempos nunca iban a volver.

No estoy de acuerdo con algo: antes no éramos ricos, y ahora tampoco somos pobres. La pobreza y la riqueza estamos acostumbrados a valorarla en función de comparaciones imperfectas que hacemos con otras personas; sin embargo, eso es una falacia, una ilusión, una falsedad. Es cierto que los tiempos pasados no volverán (¿cuándo el pasado ha regresado alguna vez?).., pero completamente inexacto que eso implique que ahora seamos más pobres que antes.

... Mal le va a ir a una sociedad, a un colectivo que piensa que la dualidad ricos-pobres realmente tiene vigencia... Es el ser humano el que establece reglas injustas sobre la Tierra entera, la población de la misma y su propia persona, fijando diferenciaciones que en realidad no son más que autoconvencimientos, y que no corresponden a ninguna verdad objetiva, divina ni inmutable. Mientras sigamos creyendo que necesitamos mucho, mucho dinero para ser mejores, más felices, más sanos, o para sentirnos más realizados, nos tendrán pillados por "salva sea la parte". No debe ser el dinero el que gobierne nuestro destino: es, simplemente, un sistema más de intercambio, cada vez más imperfecto e injusto, a lo que parece. ¡Pero no es el único sistema!

Espero que, finalmente, mis ensoñaciones en el aparato de la resonancia magnética den su fruto y que, efectivamente, el ser humano consiga (mejor más pronto que tarde) encontrar la luz.., esa luz que se vislumbra, brillante y paciente, al otro lado del túnel. ¡Esforcémos para salir todos, y que no quede ni uno solo al otro lado!

¡Besotes! ¡Buen fin de semana para todos/as vosotros/as! ;-)

martes, 11 de septiembre de 2012

Leones y corderos
























El verano no ha pasado todavía, pero las vacaciones, para la mayoría de nosotros, han llegado ya a su conclusión. Vuelvo tras descansar y centrarme, pero también después de seguir estudiando y formándome, de trabajar duro en mi propio crecimiento personal, para ofreceros, en este nuevo curso escolar que ahora comienza, todo lo mejor de mi.

A la vuelta me encuentro con una situación, a nivel social, bastante tensa y preocupante... Desde mi perspectiva se perciben demasiados cambios y adaptaciones, muy rápidos, y no todo el mundo está tomándose las cosas de la misma forma, ni adecuándose al nuevo paradigma en la misma medida. En estos días inciertos lo más aconsejable sería que todos nosotros nos centráramos lo más posible en nuestro fortalecimiento interno, tratando de potenciar en todo momento los pensamientos positivos, así como controlar y aún neutralizar los pensamientos negativos.

Vuelvo a casa, y el bombardeo mediático es fenomenal. La sociedad parece dividida maniqueamente entre buenos y malos, víctimas y verdugos, leones y corderos. Sin embargo, todo es un escenario, una magna obra de teatro, una ilusión. Los cambios (y los grandes, los trascendentales, todavía no han llegado: lo que hemos vivido hasta el momento son tan sólo un aperitivo) están desorientando, machacando, alterando, deprimiendo a mucha, mucha gente. Hay una gran masa social que todavía no es consciente de que los sistemas de producción en nuestra sociedad están fallando; de que el acceso al consumo indiscriminado por parte de millones de personas se ha vuelto insostenible; de que hay países emergentes que pugnan por sustituir a otros que llevan años viviendo por encima de sus posibilidades; y de que el aumento de las diferencias económicas y sociales ya es imparables.

Estamos entrando, casi sin darnos cuenta, en la segunda mitad del temido 2012... El miedo y la incertidumbre está haciendo mella en muchos de nosotros. Todo lo nuevo ya está aquí, y viene tan, tan deprisa, que la mayoría no es consciente y no puede verlo. La crisis económica en los países del "Primer Mundo" pone de manifiesto una sociedad enferma, unas instituciones caducas que han perdido hace tiempo el norte (y que nos lo intentan hacer perder a nosotros), así como el surgimiento, lento pero inquietante, de diversos movimientos de revolución social que siguen empujando para efectuar cambios sobre todo el sistema.

En medio de esta formidable tormenta entre lo antiguo y lo nuevo se nos permite, como siempre desde el principio de los tiempos, el libre albedrío, y ahora puedes elegir con toda libertad entre dos opciones: aferrarte a lo caduco que hay en tu vida, con su falsa proyección de seguridad, o bien flexibilizarte y empezar a derivar hacia la corriente del cambio, mucho menos firme, pero renovadora al fin y al cabo.

Todas las personas que ya llevan años atravesando valles y montañas por los senderos del cambio de conciencia, así como muchos otros que aún no han manifestado ningún interés en estos temas, están experimentando ahora brutales cambios internos y externos... Muchos de ellos me preguntan qué está pasando: si es general, o si es tan sólo un producto de su imaginación o de su complicada situación personal. La gran mayoría, de una forma u otra, por medio de terapias, individualmente o en grupo, incluso por su cuenta, están tratando de encontrar las respuestas.

Sólo avanzo una cosa, que sería algo así como la frase de comienzo de curso que va a definir mi trabajo exterior en los próximos meses: todas las dimensiones están interelacionándose con mayor intensidad, de tal forma que nuestra parte espiritual está susurrándonos directamente en el oído para que nos cuestionemos absolutamente todo lo que hay en nuestra vida que no esté en consonancia con la verdad de nuestra alma.

En fin: como decían los grandes pensadores apocalípticos, no estoy preocupada porque ya se sabe que, al final, el león y el cordero pastarán juntos...

¡Buen regreso de las vacaciones a todos y a todas! ¡Sed bienvenidos! :-D