Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

martes, 4 de diciembre de 2012

Ho'ponopono: palabras para los heraldos negros que manda la Muerte

"Aunque yo hablase todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo Amor, no soy más que bronce que resuena o platillos que aturden.

Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia; aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo Amor, no soy nada.

Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres, y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo Amor, no me sirve de nada".

Capítulo 13, Primera Carta de San Pablo a los Corintios
------------------------------------------------------------------------------------------------
"Hay golpes en la vida, tan fuertes... Yo no sé.
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma... Yo no sé.

Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros atilas,
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma,
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre... Pobre... ¡pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como un charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes ... Yo no sé
!"


César Vallejo.
---------------------------------------------------------------------------------------------

La depresión es una cosa muy seria. Algunos de mis clientes la sufren, y por dios que me impresionan, todavía a día de hoy y después de haber visto mucho, mucho, sus terribles efectos en el cuerpo y en el alma de los seres humanos.

Una buena amiga, Palmira, me ofreció hace tiempo, ya bastaaaaante tiempo, un libro digital acerca del Ho´ponopono... Antes que ella, me lo ofreció otra buena amiga, Leire. Y ahora nuevamente, una buena amiga, Silvia, me envía casi todos los días una extraordinaria documentación sobre esta técnica hawaiana tan, tan especial.

Tanta insistencia del destino en ponerme el Hopo por delante de las narices, obviamente se debe a mi falta absoluta de caridad, a mi obcecación y a mi manía de querer saberlo todo, y de rechazar, muchas veces con extraordinaria insistencia, las guías y las herramientas que en el camino se me brindan y se me ofrecen constantemente, para sanarme a mi misma interiormente y trascender.

... Hoy andaba pensando yo, reflexionando acerca del dolor tremendo que experimentan algunos de mis clientes, que una no quiere, ni loca, reencarnarse en ninguna vida futura; se ve que me está afectando el eclipse a posteriori (a veces soy lenta incluso para digerir las energías astrales, jaja), pero no puedo negar que esto de la vida es mucho más cansado, doloroso y jodido que lo de la muerte. En realidad, no comprendo por qué le tiene la gente tanto miedo a la muerte, cuando para mi representa el auténtico descanso. Mal comparado, es como volver a casa después de una larga marcha extenuante, vamos a ver. Sí: sé, sé que no voy a convencer a nadie con estos pobres argumentos, y menos con la poca energía de la que dispongo hoy: pero yo firmaba ya, ahora mismo, donde fuera, con sangre si haciera falta, con tal de salir de una vez y para siempre del odioso círculo del Samsara, que determina las encarnaciones. Se me está agotando ampliamente el entusiasmo y el agrado por existir en este bendito mundo dual. Ya no veo a la Tierra tan hermosa como antes, y francamente, no me extraña que algunas pobres almas opten incluso por la posibilidad del suicidio, cuando el trayecto aquí resulta demasiado duro e insoportable.

Ójala éstos que hablan del paso a la quinta o a la cuarta o (ya he perdido la cuenta) no sé cuál dimensión (que supuestamente predijeron los mayas) estuvieran en lo cierto, y efectivamente se tuviera lugar pronto una especie desconocida de fin del mundo (eso sí, lo menos dramático posible: no estoy pa dramas)... Ójala se tratara en realidad de que sobra mucha gente, porque a mi ahora mismo me da igual: colaboraría sin dudar en el proceso de dejar esto con más espacio libre, porque cada vez me interesa menos la experiencia humana, y tampoco tengo interés alguno por perpetuarme (por eso, creo que todavía aún menos, lo reconozco).

... Y sabiendo perfectamente que esto que escribo no sólo es muy políticamente incorrecto, sino que además contradice absolutamente todas las reglas del marketing (en las redes sociales y mundos virtuales y en todos laos, aquí y en Marte), voy a seguir explicando un poco el concepto del Ho'ponopono.

Dicen que la técnica proviene de Hawai, y aunque Silvia y yo andamos investigando el origen del origen (cuando hice el pacto interno de conocer la verdad, no sabía yo que esa petición iba a ocasionarme tantos trabajos XDXD), todavía no lo tengo claro y no quiero empezar la casa por el tejado, explicando el rollo de las diversas mitologías y todo eso. Lo que sí sé, es que, como bien dice Silvia (bendita tu alma que tantas cosas me enseña) es bastante superior al reiki: un paso más en la escalera del Amor, de la Compasión y de la Verdad.

... Pues llegué a un lugar donde se terminaron las respuestas, donde no se podía cambiar de rumbo, donde sólo la desesperación era la salida.., y no me quise quedar ahí...

Pero lo pasé mal: no lo voy a negar. Todavía lo ando pasando mal, porque es jodido asumir que todo, absolutamente todo lo que sucede, y siempre según la técnica del Ho´ponopono, es responsabilidad tuya. No se trata de que seas responsable de lo que haces, de lo que dices o incluso de lo que piensas: qué va, el Hopo va un paso más allá. Me alegro de haber estudiado ciencias puras hasta el COU, por Dios que me alegro una barbaridad ahora mismo, porque si no, no sé cómo carallo iba a poder comprender mi pobre mente conceptos filosóficos tan avanzados, e íntimamente relacionados con los últimos descubrimientos que nos proporciona la física.

Tú, como yo, seguramente creías hasta ahora que tan sólo eres responsable de ti mismo/a... De cómo actúas, de cómo piensas, sientes o hablas, ¿verdad? Y que lo que hay ahí afuera es responsabilidad de otros que, como tú, comparten el mismo sistema de espacio-tiempo, el mismo hábitat, las mismas circustancias, ¿no es así?

Pues no. Estás equivocado, equivocada. ¡Tanto, tantísimo como yo lo estaba, y eso es, precisamente, lo más doloroso!

Porque si resulta que todo es exclusivamente responsabilidad nuestra, entonces se han acabado definitivamente, de una forma brusca y hasta muy bestia, todas las excusas. Ya no hay ahí fuera ningún Dios (en el concepto más tradicional del término) al que ir a rogarle que te perdone los pecados... Ya no hay ahí afuera ningún enemigo terrible al que combatir y odiar hasta la muerte. Ya no hay ahí afuera ningún alma caritativa que quiera cuidarte y lamerte las heridas: porque todo eso combinado, y reflejado sobre el espejo del Infinito de múltiples y también infinitas formas, no eres más que tú. ¡No eres más que tú!

Uy, sí: sé que suena jodido, loco, tenebroso, increíble, falso y hasta que da miedo... Lo sé porque yo he pasado por todos esos sentimientos previamente, antes de poder llegar a comprenderlo.., o más bien a asumirlo un poquito.

Así que imaginen: resulta que si uno tiene, como terapeuta, multitud de clientes que sufren una barbaridad con sus cosas, es porque uno está creando esa realidad en base a su particular sistema de creencias... ¿Y saben qué más? ¡Que realmente no puedo soportarlo! Como digo, se ve que me está afectando el eclipse lunar "a posteriori", porque no estoy dispuesta a seguir aguantando esto. No estoy dispuesta a soportar más dramas terribles, ni a ver a la gente a mi alrededor dándose de cabezazos contra las paredes. ¡Demasiado dolor para mi gusto, y demasiada responsabilidad sobre el mismo! ¡Y encima, resulta que toda esa responsabilidad proviene de mi!

Perdóname, lo siento, te amo, gracias.

No sé qué va a pasar con mi vida a partir de ahora... Me dejaré llevar un poco, fluir con la energía universal todo lo que pueda, soltar y flexibilizarme personalmente, a ver qué pasa; es posible que no quiera seguir haciendo este trabajo de terapeuta. Es posible que, si encuentro otra forma de ganarme la vida (si como digo, el mundo no se acaba mañana y tengo que sostenerme), a lo mejor me da por hacerlo gratis. O no: no sé. Tan sólo sé que no quiero seguir así, en el punto en el que me encuentro.

Hasta he pensado en dejar de estudiar o en abandonar tantas cosas.., tantas técnicas y disciplinas que me gustan y que amo, como la astrología o el reiki... Porque, si resulta que no hay nada más que yo y mi conciencia.., ¿para qué tanta ciencia, para qué tanta sabiduría, como trataba de explicar San Pablo a los corintios? ¿Para qué.., si de lo único que realmente se trata, es de la ausencia o de la presencia del Amor?

El Hopo es sencillo: no son más que palabras. Palabras que nuestra alma le repite a sí misma, al Ser Superior, al Universo y al Amor más absoluto... Palabras que no son mágicas, palabras que llegan, palabras que sanan. Palabras: simples palabras de amor infinito. Son como palabras que tratan de frenar, en medio de la total desventura, aquellos heraldos negros que nos manda la muerte.


2 comentarios:

Eva dijo...

Uy, qué mal te vemos...
Tranquila mujer, no te agobies, esta situación es transitoria.
Mejor no le hagas caso al Hopo!!!
Yo también he deseado muchas veces la muerte pero esa no es la solución, y me alegro de seguir viva a pesar de los problemas, estamos aquí para aprender y evolucionar lo más posible.
Yo tengo muy claro que más allá hay mucho más y que no nos estamos reencarnando continuamente, es algo opcional, y que seguiremos evolucionando y creciendo hasta ser almas puras. Que no perdemos nuestra individualidad, que nuestros seres queridos, sean humanos o animales nos esperan en el otro lado y que seguiremos viviendo mucho más plenamente de lo que lo hacemos aquí.
Ojalá pudiera aliviar tu pesar, pero me temo que como siempre, es algo que hay que resolver personalmente, cada uno debe superar sus propios retos aunque nos parezcan imposibles y recemos por ayuda o porque desaparezcan.

Mucho ánimo y amor, todos esperamos que vuelva pronto la Andrómeda positiva!!!

Eva dijo...

Dios existe.
Y te dediques a las terapias o a la cocina, la gente va a seguir sufriendo sí o sí, tú no creas nada. Más bien el destino hace que nos encontremos contigo para aliviar nuestros sufrimientos, no sufrimos porque tú seas terapeuta. Si dejas de serlo seguiremos sufriendo pero sin tu ayuda. Es lo que yo creo. No eres responsable de nada.
Sería una pena que dejaras lo que has hecho hasta ahora porque vales mucho y nos ayudas mucho, hace falta gente así.
Y las personas que sufrimos, en mayor o menor medida es por nuestra elección, nuestra firma, pre-encarnación y todo tiene un significado muy profundo y unos motivos concretos que no podremos comprender hasta que llegue el momento, hasta que nuestra mente material desaparezca y podamos "ver" la realidad tal como es.
Dios es amor y no deja nada al azar. CONFÍA