Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

jueves, 7 de junio de 2012

Madres manipuladoras.., mujeres quebradas

Tengo que reconocer que, cuando salimos (hace ya algún tiempo) del cine, después de ver la película "Cisne Negro" (a la que pertenece el cartel que ilustra la entrada de hoy), tenía el estómago (que no el corazón) hecho un puño. Y os digo por experiencia que, cuando sintáis eso (el estómago en un puño, como si os lo estuvieran apretando literalmente), es porque el plexo solar, la base de vuestro poder personal y capacidad de resolución, está siendo atacado de algún modo (desde fuera de vosotros, por algún elemento ofensivo externo, o desde dentro, cosa que, para el caso, es lo mismo). Manipura, que es el nombre que se vincula a este importante chakra, es como nuestro Sol en el cuerpo: gobierna nuestra energía creativa, y cuando se cierra así es porque algo nos está impidiendo que nos desarrollemos en plenitud, como desearía nuestra alma... He encontrado una muy buena página que explica perfectamente la función de Manipura y su relación con el estómago y el hígado. Os la posteo aquí.

"Cisne Negro" trata sobre una mujer que no se permite ser mujer, y que para impedirlo se enreda en toda una larga serie de intrigas y luchas por el poder, justificando de esta manera todas las cosas que le pasan en su vida. Se trata de un thriller psicológico que os recomiendo vivamente, y en el cuál se vislumbra perfectamente el daño que puede hacer a la psique de una niña la influencia de una madre despótica, amargada, posesiva, obsesiva y castradora.

Por mi profesión y por mi experiencia vital he tenido la oportunidad de encontrarme en múltiples ocasiones (y de combatir a capa y espada, por cierto) contra los problemas, disfunciones y extravíos emocionales que se generan a raíz de la convivencia desde edades tempranas con una madre castradora... El fenómeno origina en las hembras una respuesta muy virulenta al agobio y acoso sistemático de tales personalidades asfixiantes, bajo diversas formas de anorexia nerviosa, bulimia, hiperactividad sexual o todo lo contrario (anorgasmia), frialdad emocional extrema e incapacidad para disfrutar de relaciones personales asertivas y satisfactorias.., o bien afición excesiva por el trabajo en detrimento de la vida personal y familiar, pánico y deseo de no tener hijos, depresiones, fobias que encubren la represión extrema a la que se ha sometido a la niña desde pequeña, etc... ¡Y eso por hablar tan sólo de las mujeres! En un artículo futuro también me animaré a enumerar lo que este tipo de madres castradoras hacen con sus hijos.., que también lo he vivido y lo he visto, y habría mucho que explicar sobre ello.

El problema, en origen, se genera porque hay madres que no entienden que sus hijos son personas independientes... Piensan y creen, literalmente, que sus vástagos son de su propiedad. Por lo general, son personas psicológicamente enfermas, que tarde o temprano dañarán a sus hijos o hijas. Los psicoanalistas las denominan (con mucho acierto, pienso, y eso que no me gustan demasiado los psicoanalistas) "engendradoras de neurosis familiares"; estoy absolutamente de acuerdo con el término, porque no se limitan a establecer lazos malsanos de persona a persona, sino que su tela de araña acaba invadiendo todas y cada una de las circustancias y relaciones dentro de su propia familia.

Estas madres son gente dominante en extremo (me río yo de los maltratadores masculinos, de los que se habla a menudo, sin detenerse por el contrario en las sutiles redes del maltrato femenino, tan peligroso o más aún incluso que ésas otras)... Son personas que desarrollan un amor patológico hacia otro ser humano (su hijo o hija) hasta el punto de no dejarle crecer. Otras de las características que debes tener en cuenta, si piensas que tu madre puede ser del tipo castrador, son:

- Siempre trata de salirse con la suya, para lo cual utiliza cualquier método: entre ellos, los más comunes son las amenazas, los insultos, hacerse la víctima, etc. No acepta ningún tipo de oposición, y se cree omnipotente.

- No acepta nada que ella no considere "correcto", ni siquiera desde el punto de vista emocional.

- De manera consciente o inconsciente, hace cualquier cosa con tal de que sus hijos la necesiten. Puede ser que se ofrezca "desintesadamente" a darte dinero a fondo perdido, o a acompañarte al médico, si llega el caso... Todo es muy sutil y aparentemente parece inocente, pero si profundizamos resulta demoledor para la psique de la persona, porque lo que esta madre busca en realidad es proteger y cuidar indefinidamente a sus hijos; pero claro, para que eso ocurra, los hijos nunca deben poder ser autónomos. ¡Ella genera las condiciones para la propia dependencia material, emocional y física de sus retoños!

- Que sus hijos quieran hacer su propia vida siempre lo consideran como un acto de rebeldía o desagradecimiento... Además, eso puede durar toda la vida.., incluyendo cuando los hijos son adultos, y da igual la edad que tengan, la madre castradora no cambiará de opinión.

- Suelen ponerse en contra de las parejas de sus hijos, porque son celosas y, como ven con terror la independencia emocional de sus vástagos, boicotean sistemáticamente todas sus relaciones.

El fenómeno, que se da especialmente entre las madres viudas, divorciadas o solteras, también lo he observado particularmente entre aquellas que sí están felizmente casadas, pero tienen un carácter mucho más dominante o fuerte que su marido... Estas super-madres monopolizan hasta la máxima potencia la relación de pareja, y se pasan la vida haciendo su santa voluntad no sólo con sus pobres hijos, sino también con sus pobres maridos o parejas sentimentales, que acaban por no soportarlas.

A las madres manipuladoras, que crean hijas quebradas porque las impiden desarrollar su plena potencialidad como mujeres y como personas hay que considerarlas, sin temor a pasarnos de la raya,"extorsionadoras" casi profesionales... Tengo que advertir que, cuando las hijas se rebelan (si es que reúnen la suficiente fuerza y valor para hacerlo), el comportamiento de estas madres no difiere mucho del que hemos oído mil veces definir en un maltratador masculino... Entonces, empiezan a ver a la hija como una competidora de su poder omnipotente, y actúan como si tuvieran el derecho natural de someter, degradar y humillar.

En estos casos, la madre castradora (experta manipuladora, además) suele mentir, minimizar los efectos de su conducta y maximizar los de la conducta del contrario (en este caso, la hija), y tiende a justificar sus ataques y a defenderse como gato panza arriba, autonegándose a asumir el estatus de persona sumamente violenta, que es lo que es en realidad. El maltrato psicológico (cuando las niñas son pequeñas, incluso físico) y las agresiones carecen de importancia para ellas, porque en realidad no son conscientes del daño que hacen.

Lo más grave de estos cuadros psicológico-familiares es que estas niñas, a las que yo llamo "quebradas", se acostumbran (sí: se acostumbran, porque la conducta de la víctima también es una conducta aprendida) a no ser autónomas, a no madurar, y lo que es peor, a aceptar la profunda y arraigada violencia de estas arpías matriarcales sometiéndose a la otra persona, y permitiendo que su autoestima caiga por los suelos o más abajo aún. Esto, en el futuro, les puede originar graves problemas, como la aceptación de relaciones de pareja en las que uno manda y el otro es sometido. Cualquier persona puede ser víctima si tiene una madre de estas características y se "engancha" a una relación de abuso, violencia y maltratos continuos. Afortunadamente, estas "hijas quebradas" siempre pueden, en un determinado momento, darse cuenta de la realidad de su vida, levantar su autoestima y su imagen, tomar la decisión de apartarse de esta forma de maltrato que propician las madres castradoras, e ir cicatrizando sus propias heridas.

Si una madre crea una fuerte dependencia con una hija, la hija pierde facultades y acaba volviéndose un ser temeroso, obsesivo e inútil, que no tiene más remedio que acabar quedándose en casa de su mamá. Cuando una madre egoísta no pone límites a la relación con su hija, más pronto o más tarde la acaba perturbando. La mayoría de las madres castradoras impiden el normal desarrollo psicosexual de sus hijos, de tal forma que muchas mujeres no pueden tener relaciones sexuales normales con hombres porque siguen "pegadas" a la figura materna (y a los hombres les pasa lo mismo, por cierto.., ¡ojo al dato!).

 
Como decía una enfermera argentina amiga mía, "revisen su cuello, no vaya a ser que el cordón umbilical lo tengan todavía, y acabe estrangulándolos".

¡Saludos!

24 comentarios:

isthar dijo...

Hola Andromeda, muy interesante e instructiva entrada felicidades.
Un abrazo Marissa

Anónimo dijo...

Me encuentro en esta situacion y tengo 36 años.Lo estoy pasando mal porque ya deje de hablarle a mi madre por ser tan posesiva.Estuve trabajando varios años y muy duro para ahorar y tener casa ,junto a ella,siempre las dos pagando todo ,preo todo a su nombre y al final me quede sin nada. No le gusta ninguna de las parejas que he tenido ,hasta ahora cuando encontre a alguien y estoy feliz a su lado.Ahora esta poniendo su "CASTIGO":vete con el pero el no se va a aprovechar de nada,ese es uno de sus ataques.Pero prefiero ser feliz y perder todos esos años en los que he luchado solo para ahorar y al final sin nada,pero al lado de alquien que me hace feliz y vale mucho mas.

Anónimo dijo...

Buenísimo blog.
Y sobre todo muy útil para las muchas hijas "quebradas" que existimos en el mundo.
A mí, que me costó casi toda mi vida romper el vínculo afectivo enfermizo con mi madre, aún hoy (casi un año después de poner punto y final a nuestra relación), aún me cuesta respirar sin sentir opresión en el pecho cuando me acuerdo de ella y de todo el maltrato psicológico al que me sometió durante toda mi vida.
Lo peor es que tengo un hermano (muy apegado a ella) al que manipula para que me convenza de volver a visitarla.
No me gustaría tener que cortar también con mi hermano por el que siempre sentí profundo afecto así que ahora la encrucijada es terrible.
Él me prometió no volver a hablarme de ella, pero no sé si será capaz de cumplirlo porque sé lo manipuladora que puede llegar a ser cuando quiere algo.

Anónimo dijo...

tambien estoy pasando por esta situacion tengo 31 años vivi todo este tiempo con mi madre hace dos años me case pero nunca acepto a mi esposo siempre me corria y humillaba hace unos dias nos corrio a golpes le pego a el con una varilla por cierto a mi me golpeaba ahora estoy alejada de ella le deje todo el patrmonio que hic en mucho saños ahora no se como asrcarme a ella

Anónimo dijo...

Yo soy un hijo quebrado. He leído el texto completo y me siento muy identificado con todo ello sin excepción. Lo malo es que no habla de la presión ejercida por los hermanos del hijo quebrado, que apoyan a la madre y lo rematan y machacan. Por desgracia este es mi caso.

No sólo me tengo que enfrentar a mi madre, que sólo sirve para que yo me desgaste y sufra, sino que encima tengo que lidiar con algunos de mis hermanos que colaboran en mi destrucción.

He probado todo, desde tratarlos con educación y hablarles civilizadamente, que ellos entendían como debilidad y sumisión, hablarles con energía y lenguaje blasfemo, pero que les daba igual, lo entendían como control sobre mi persona, y finalmente el desprecio absoluto y no comunicarme con ellos para nada. Esto último ocasiona que ellos me persigan y que empiecen a acosarme sobre mi entorno, visitando a mis vecinos en plan de que están muy preocupados conmigo, diciéndoles cosas como que yo no soy normal, que cuiden de mí, que ellos no pueden porque yo soy malo y desagradecido y muy frágil emocionalmente y cosas así.

Tengo 47 años, he cambiado de domicilio y trabajo numerosas veces debido a estas injerencias familiares que me están destrozando la vida. Ya no sé dónde ir. Mi hermana trabaja en Hacienda y siempre me acaba localizando por mis declaraciones de la renta.

A veces creo que lo único que puede poner bien a este infierno es la muerte, bien la mía, o bien la de ellos.

Llevo años en tratamiento psicológico pero siempre me acaban tumbando. He de reconocer que ellos son mucho más fuertes que yo y mi madre es la matriarca por antonomasia.

Aunque ya sé que es tarde, he decidido pedir ayuda a las autoridades, espero que esto, al menos, les aparte de mí.

Gracias por el "post", me ha ayudado a enfocar mi problema mejor.

fatima martin alonso dijo...

Anonimo: en estos casos, sí que recomiendo una regresión... Es una situación muy grave y difícil la que comentas, de auténtico acoso moral, psicológico y hasta físico hacia una persona. Muy probablemente, ahondar en las causas de lo que te está sucediendo te sirva, como tú dices, como mínimo para "enfocar" mejor el problema.., con un poco de suerte, y voluntad, es posible que consigas salir de este círculo vicioso en el que la vida o el destino te ha metido.

Un besote desde aquí.., mucha suerte y ánimos. ¡Todo es posible superarlo si se busca ayuda y se trabaja!

Anónimo dijo...

Yo tambien estoy viviendo esta situacion...tengo 39 y recien esta semana me di cuenta como toda mi vida mi madre se las a arreglado para boicotiar mi felicidad...siempre que estoy pasando por buenos momentos ella logra volver a envolverme en su telaraña de amargura...no quiero ser como ella...espero ser capaz de mantener los limites con su manipulacion...soy madre soltera...tengo un hijo de 5 años y no quiero dañarlo...quiero rehacer mi vida con mi madre a raya.

Anónimo dijo...

Muy buen blog. Además de tratar un tema de gran calado en la sociedad (se calcula que más del 75% de las consultas psicológicas de mujeres entre 25 y 40 años son consecuencia de haber sido criadas en familias disfuncionales donde en muchas ocasiones el principal problema son las madres manipuladoras), está bien redactado y bien enfocado.

Varios foreros han apundado también algo muy importante:

Tan peligrosos como esas madres manipuladoras de las que habla la bloggera, son sus "satélites" (o tontos útiles). Y con frecuencia esos "satélites" son los hermanos de las víctimas. Hermanos que a veces son también manipuladores y otras víctimas y verdugos a la vez.

Me lo comentaba en cierta ocasión una amiga con experiencia en este tipo de casos. Me decía: "en estos casos son peores los hermanos manipulados por la madre unos contra otras que la propia madre de la que resulta más fácil alejarse si no hay hermanos de por medio que le hagan el trabajo sucio de enredar".

En aquel momento no estaba segura de que tuviera razón pero el tiempo me ha hecho ver que sí tenía razón.
De hecho se puede observar que los hijos únicos salen más fácilmente de estas situaciones y les resulta (en general) más fácil alejarse que a los que tienen varios hermanos.

Ojalá estos temas se tratasen más en programas de radio, de TV o en blogs y libros.

fatima martin alonso dijo...

Puf: muchísimas gracias a ti, anónimo, por tus comentarios... El apunte es validísimo, y también conozco casos de ese tipo, y es cierto. Hay madres que "lanzan" directamente a sus hijos unos contra otros, y al final la cosa resulta mal, muy mal para todos los implicados.

Un saludo, y me alegro de que te haya gustado este modesto articulito! :-D

Anónimo dijo...

Hola a todos, tengo 42 años e intento llevar desde hace dos, una relación normal con una chica de 40 años a la que sus padres (y en especial la madre)le han hecho la vida imposible desde que supieron que ambos manteníamos una relación.

¿La excusa? De risa: "Es un hombre divorciado, tiene un hijo, y nunca te podrá llevar de blanco al altar"

Lo cierto es que esta chica (que por cierto es guapísima) no había "conocido varón" hasta la fecha, lo cual lo dice todo de sus progenitores...

Sin ninguna base o consistencia se suceden toda clase de insultos, gritos, amenazas y vejaciones:

"Eres una fulana por irte con un hombre que ha estado casado"

"Te vamos a desheredar"

"Estás en mi casa y si se hace lo que yo diga"

"Sales de trabajar a las 21:30, así que a las 10 de la noche te quiero en casa o te cierro la puerta"

Y todo esto es sólo la punta del iceberg...

Llevamos la relación de forma secreta, hemos tenido que separarnos en más de una ocasión...

La siguen a todas partes, le confiscan el teléfono y leen sus mensajes, a veces suplantando su identidad, expantan a los amigos que no son de su agrado, la llaman a todas horas, si dice que está con alguien, la obligan a que dicha persona se ponga al teléfono para ver si es cierto...

Es la mayor de 4 hermanos, y todos en mayor o menor medida han sido y siguen siendo víctimas de esta atroz circunstancia...

Mi chica, parece ser más débil que el resto, uno de dichos hermanos es el que más daño le está de toda la familia, el resto de hermanos la apoyan, pero éste en concreto (que ya sufrió antaño las vejaciones de su propia familia por condición de homosexual...) no para de machacarla y contarle todo lo que puede a sus padre, a veces inventando lo que le parece...

Mi chica trabaja desde hace 20 años en un negocio familiar, y pese a que es fructífero, le pagan una miseria, por lo que no podría independizarse aunque quisiera...Cuando a duras penas ha logrado ahorrar algo, se lo han pedido sin necesidad para invertir en si mismos...

Nada me complacería más, que se pusiera en manos de un profesional que le abriera los ojos...

Ella sabe que puede contar conmigo para lo que necesite, afortunadamente tengo un trabajo estable y puedo garantizar su estabilidad a largo plazo, pero siempre se muestra temerosa de abandonar el seno familiar porque dice que la necesitan y se siente culpable por su actitud de casi todos los males y problemas que la rodean...

En fin, creo que ya me he extendido demasiado, aunque podría seguir contando capítulos y capítulos

En fin, cuando hay amor, la esperanza nunca se pierde, así que seguiré con todas mis fuerzas mientras me quieran.

Un abrazo y suerte a todos los que se hallan en una situación parecida...

J dijo...

Hola a todos, tengo 42 años e intento llevar desde hace dos, una relación normal con una chica de 40 años a la que sus padres (y en especial la madre)le han hecho la vida imposible desde que supieron que ambos manteníamos una relación.

¿La excusa? De risa: "Es un hombre divorciado, tiene un hijo, y nunca te podrá llevar de blanco al altar"

Lo cierto es que esta chica (que por cierto es guapísima) no había "conocido varón" hasta la fecha, lo cual lo dice todo de sus progenitores...

Sin ninguna base o consistencia se suceden toda clase de insultos, gritos, amenazas y vejaciones:

"Eres una fulana por irte con un hombre que ha estado casado"

"Te vamos a desheredar"

"Estás en mi casa y si se hace lo que yo diga"

"Sales de trabajar a las 21:30, así que a las 10 de la noche te quiero en casa o te cierro la puerta"

Y todo esto es sólo la punta del iceberg...

Llevamos la relación de forma secreta, hemos tenido que separarnos en más de una ocasión...

La siguen a todas partes, le confiscan el teléfono y leen sus mensajes, a veces suplantando su identidad, expantan a los amigos que no son de su agrado, la llaman a todas horas, si dice que está con alguien, la obligan a que dicha persona se ponga al teléfono para ver si es cierto...

Es la mayor de 4 hermanos, y todos en mayor o menor medida han sido y siguen siendo víctimas de esta atroz circunstancia...

Mi chica, parece ser más débil que el resto, uno de dichos hermanos es el que más daño le está de toda la familia, el resto de hermanos la apoyan, pero éste en concreto (que ya sufrió antaño las vejaciones de su propia familia por condición de homosexual...) no para de machacarla y contarle todo lo que puede a sus padre, a veces inventando lo que le parece...

Mi chica trabaja desde hace 20 años en un negocio familiar, y pese a que es fructífero, le pagan una miseria, por lo que no podría independizarse aunque quisiera...Cuando a duras penas ha logrado ahorrar algo, se lo han pedido sin necesidad para invertir en si mismos...

Nada me complacería más, que se pusiera en manos de un profesional que le abriera los ojos...

Ella sabe que puede contar conmigo para lo que necesite, afortunadamente tengo un trabajo estable y puedo garantizar su estabilidad a largo plazo, pero siempre se muestra temerosa de abandonar el seno familiar porque dice que la necesitan y se siente culpable por su actitud de casi todos los males y problemas que la rodean...

En fin, creo que ya me he extendido demasiado, aunque podría seguir contando capítulos y capítulos

En fin, cuando hay amor, la esperanza nunca se pierde, así que seguiré con todas mis fuerzas mientras me quieran.

Un abrazo y suerte a todos los que se hallan en una situación parecida...

Anónimo dijo...

anónimo: Hola me pareció muy interesante el artículo y la verdad me hace mucho sentido....soy una mujer de 30 años...en el cual llevo mucho tiempo viviendo en la casa de mi madre, ella nunco quizo rehacer su vida y se dedicó unicamente a mi y como dice ella a darme lo mejor por cumplir dos roles;: uno de padre y el de madre: el tema es que ya ha mi edad me están ocurriendo una serie de problemas psicológicos que no han permitido que yo pueda surgir como persona. Me he demorado mucho tiempo en terminar mis proyectos ya sea de estudio o profesionales.... y el problema es que ahora esto me está pesando, porque mi madre fue y sigue siendo muy sobreprotectora en todo sentido....np puedo hacer nada tranquila y me siento incapaz de salir de este hoyo en el cual estoy pasando, por lo demás psicológicamente hablando no estoy bien y nisiquuera puedo aportar a la casa porque aun no estoy trabajando. La verdad nosé en que minuto esto se desbordó al punto de llegar a esto y me siento desesperada. Mi madre es muy castradora, manipuladora y siemmpre termina invalidándome como persona,,,esto me ha llevado a no poder tener parejas estables y duraderas y por supuesto a tener el tema afectivo muy revuelto.....tampoco puedo enlazar relaciones normales con las demás personas....me cuesta enfrentarme a personas....años atrás cuandso estudíe psicología me habian recomendado "# Cisne Negro" creo que la veré como para tener mas claro el asunto....lo malo es que esto es un circulo vicioso que ya no puedo controlar.....quizás que me digan algo me hará sentir un poco más alividada. Solo le pido a DIOS que me de la fuerza para terminar con todo esto. Ya estoy cansada de todo. En estos momento lo único que pienso es en agarrar mis cosas e irme sin ni un peso de esta casa- Ayuda ¡¡¡

fatima martin alonso dijo...

Para Anonimo de 42: bufffff, es terrible lo que cuentas! Te agradezco mucho que lo expliques tal cual, porque aunque parezca mentira, resulta que hay muchas personas en las mismas circunstancias que tu chica (tanto hombres como mujeres), y es bueno que la gente que pueda llegar a leer esto se dé cuenta de que no viven nada que otras personas no estén viviendo. ¡El reconocimiento del problema es el primer paso para su solución!

Yo trabajo con constelaciones familiares, y te puedo asegurar que es una de las formas más suaves de abordar problemas de este tipo. Tu pareja está como metida en una cárcel, y es necesario de que se dé cuenta de que a su familia le debe amor, respeto, etc.., ¡pero no a costa de su propia vida! Infórmate e infórmala a ella, si te parece, sobre la terapia con constelaciones familiares: es una manera, como te digo, muy efectiva de empezar a "tomar conciencia" de que una situación así no puede mantenerse durante más tiempo, y mucho menos aún a estas edades ya.

Un besote.., ¡y mucha suerte para los dos!

Anónimo dijo...

Al anónimo de 42 años que tiene una relación con una mujer "castrada" por su familia:

Sólo tu pareja puede salir de eso. Si ella no pone de su parte, no hay nada que hacer.
Fátima te recomienda terapia de constelaciones familiares, otros recomiendan psicoanálisis o incluso hipnosis regresiva.
Yo crecí en el seno de una familia en la que mi madre era el centro de todo. Una manipuladora nata con tintes psicópatas.
Tardé mucho tiempo en darme cuenta de la manipulación a la que me sometían tanto ella como más tarde mi padre.
Lo único que notaba es que no estaba a gusto en casa, que siempre buscaba excusas para irme a estudiar o trabajar lejos y que por épocas sufría unos ataques de ansiedad tremendos, lo cual sumado a dificultad para lograr una buena calidad de sueño, no me dejaban llevar una vida plena.

Hacía deporte para relajarme, yoga, salía a pasear, llevaba una alimentación sana..., y aún así ese malestar psíquico no se iba nunca. Hice terapia conductista, tampoco me funcionó. Me decían que no sabía gestionar el stress, pero no lograba que los ejercicios de relajación que me recomendaban funcionasen.
Hasta que un psicoanalista (yo no creía en el psicoanálisis) dio con el problema. Familia disfuncional, fue su diagnóstico.
A partir de ahí comenzó el vía crucis de superar el sentimiento de culpa que me producía alejarme de mi familia. Lo logré a base de perseverancia y de mucho tesón. Y sobre todo de mucho dolor psíquico.
Superar la culpa de dejar a tu familia, es uno de los trances más complicados por los que puede pasar un ser humano. El dolor es inhumano.

Pero se puede lograr.
La distancia física/geográfica ayuda mucho y también lo hace la psicoterapia. El primer paso es desmontar al manipulador.
Para desmontarlo, es muy útil un testigo externo..., ya sea una amiga o tu psicoterapeuta (pero este sólo puede juzgar con los datos que tú aportas), o incluso puedes grabar lo que dice ese manipulador/a.

Luego disecciona lo que pasa. Párate a pensar por qué te sientes mal en presencia de esa persona, qué dice o qué hace esa persona para que te sientas mal..., repasa tu vida y los hechos que la marcaron tantas veces como sea necesario y dedícale tiempo a ello como si te fuera la vida en ello.

Lo más importante para salir de esos infiernos es ver el problema, es despertar a la realidad de que estamos siendo manipulados. Cosa que no es fácil porque el manipulador nos ha entrenado para dudar sistemáticamente de nosotros mismos y de nuestro criterio y porque además nos enseñó a anular nuestros deseos.

Luego el manipulado tiene que saber que la única solución para superar eso es LARGARSE y cortar todo vínculo. Esa es la parte realmente dura y dolorosa. Parte que no todos superan y que exige fortaleza, coraje y una voluntad férrea.

En muchas ocasiones es la familia la que actúa como un todo manipulador. Ya no sería la madre o el padre los que son manipuladores, sino que lo es el conjunto de la familia contra cada uno de sus miembros. En cierta manera son comportamientos fagocitarios o suicidas en el seno familiar porque al final esas familias se autodestruyen. Muchas veces esas familias son así porque siguen a un líder (normalmente el padre o la madre) y empiezan todos a danzar en torno a ese líder. Si separases a los miembros, probablemente de manera individual no se comporten como lo hacen cuando están juntos. Es la interacción la que los hace perniciosos los unos para los otros.

Mucha suerte con todo.
Susana.

fatima martin alonso dijo...

Extraordinario el comentario de Susana: a mi parecer, no sólo lo resume, sino que lo explica perfectamente. Yo creo que hay que tomar muy buena nota de todo lo que dice, y sobre todo, quiero poner énfasis en lo más importante: DEL MANIPULADOR HAY QUE APARTARSE. Es lo más difícil, por eso lo resalto: es dolorosísimo, porque por mi experiencia, veo que es uno de los apegos del alma más difícil de soltar, pero.., ¡hay que hacerlo!

Porque todos tenemos derecho a vivir la vida... ¡Porque todos tenemos derecho a ser felices!

Anónimo dijo...

Fátima; yo querría preguntarte si la terapia de constelaciones es buena para ayudarnos a desprendernos de ese apego tan fuerte que el alma siente por los padres aunque estos sean tóxicos.

Un saludo y enhorabuena por el blog.

Anónimo dijo...

Excelente tema ¡ asunto silencioso... gran desafío para quien lo vive ¡

Anónimo dijo...

A mi me pasa que tengo una madre extremadamente manipuladora, se vale de la lástima para que yo haga exactamente lo que ella quiere pero, como ya me he dado cuenta de ello no me dejo mi madre persibe que ya no pueden apelar a tratar de hacerme sentir mal, o culpable para lograr sus objetivos a quienes estén pasando por éste problema les digo quieran a sus madres, porque sea como sea son quienes nos han dado la vida, pero mantenganse firmes y no se dobleguen,por que el hecho de que ella sea tu mamá no quiere decir que sea la dueña de tu vida.

Anónimo dijo...

Estimado amigo; no cedas nunca, sé fuerte, sé tú. Recuerda que tú mismo eres tu mejor amigo, no permitas que te machaquen ni que te humillen. Las madres manipuladoras y dominantes crean una secta a su alrededor. Cuando entienda que ya te tiene perdido, la tomará con otro de tus hermanos y el proceso volverá a comenzar, entonces es cuando ese otro hermano te entenderá, pero no antes. A mi me pasó algo parecido; ahora mi madre es anciana y tanto una hermana como yo mismo la llevamos al médico, o a donde haga falta para que esté bien, pero ella pretende hacer de estos hechos un suplicio de culpabilizaciones, chantajes, falsas emociones...antes las que tanto mi hermana como yo mismo tratamos de no caer, pero son tantas las facultades que tienen estas personas de hacer maldades que algún malestar siempre te dejan.

Anónimo dijo...

A mi modo de ver rara vez se puede hablar de "madres manipuladoras" sino que debería hablarse de "padres (incluyendo tanto la figura del padre como la de la madre) manipuladores".

Hay gente que piensa que la manipuladora es únicamente su madre, pero cuando analizamos un poco su situación, vemos que normalmente los padres colaboran activamente (pero en la sombra) con la madre manipuladora.
No suele ser posible que una madre pueda manipular a sus hijos si el padre de los mismos no lo permite.
Si tal manipulación materna se da es porque de una u otra manera, se está dando la connivencia o anuencia del padre (a menos claro está que este haya muerto o sea un desconocido).

Ocurre sin embargo que los hombres (padres) manipulan de otra manera con frecuencia menos evidente, o bien dejan que sean ellas las que lleven la voz cantante, lo cual no les resta un ápice de culpa en este tipo de situaciones.

Cuando penséis "mi madre me manipula" preguntaros "¿y qué hace mi padre, lo permite, colabora en sus manipulaciones?"

Detrás de casi toda mujer manipuladora suele haber un hombre igual de manipulador que su mujer.

Anónimo dijo...

Hola a todos:

Me parece interesante el tema del blog pero hay algo en lo que no estoy de acuerdo. Y es en plantear el tema del abuso materno como si fuera culpa exclusivamente de la mujer (madre) y dejara fuera de toda responsabilidad a la figura paterna.

Excepto en casos en los que el padre no existe (por muerte o porque nunca tuvo relación con el menor), en los demás casos, el padre tiene también la culpa del maltrato en el que incurre la madre.
Algunas veces por omisión (pasa del tema aunque sea consciente) y otras veces activamente (dejando que sea la madre la que maltrata pero apoyándola en la sombra).

En mi experiencia con gente que ha pasado por estos malostratos (madres dominantes, abusivas, tiranas...), el padre tiene el 50% de la culpa. Incluso en muchos casos es más culpable que la propia madre porque no sólo calla sino que con frecuencia participa en el maltrato (con conductas que promueven la confusión: a veces apoyan al hijo y a veces a la madre, según les convenga, o con actitudes ambigüas: "tu madre no es tan mala, eres tú que exageras" es la típica frase de padres indolentes que consienten este tipo de conductas femeninas).

Puestos a la luz estos padres son peores que las madres de las que habláis. Y si aisláis las figuras paternas que subyacen veréis que son más egoístas y torticeros que ellas, sólo que se hacen notar menos.

Anónimo dijo...

Hola a todos,
Yo tengo 34 años, hija única y también estoy pasando por lo mismo, hace un par de años me he dado cuenta de su encubierta perversidad para que yo haga todo lo que ella quiere.
Ahora me he dado cuenta de todas sus manipulaciones que he tenido que vivir desde muy pequeña, y me entristece que una madre pueda ser así.
Intento separarme de ella y no caer en sus engaños, pero sus mentiras como bien decís hacen pensar a todos que llego a ser una mala hija. Aun cuando la has ayudado y has dado todo por ella.
Creo que es una sensación cruel, una injusticia y siento un vacio enorme, pero con la intención de hacer mi vida, formar una familia y que mis futuros hijos no tengan que sufrir los actos alocados de madres descerebradas.
Gracias

Vanessa Alegria dijo...

Hola tengo 26 años y mi madre parece que le tomaron una foto y la pegaron ahi, porque es identica en todo comportamiento. No tengo trabajo, ni amigos, ni novio, mantengo encerrada porque mi madre para ella todo es peligroso, en el trabajo me quiere controlar diciendome que trabajo debo buscar y el salario que debo aspirar y si aspiro a uno que ella no le gusta dice que estoy pordebajeandome. No tengo amigos porque para ella salir a las 9 de la noche es signo de vagabunderia y rebeldia por ende no puedo y tampoco novio porque como lo voy a conseguir si no salgo?....

Peleamos casi a diario por cualquier situacion, si conduzco tiene la mania de decirme como debo hacerlo, aun cuando ella no sabe nisiquiera arrancar. Cosa que me fastidia y se lo digo.

Me siento tan frustrada y tan cansada de mi vida que hasta he pensado en el suicidio porque ya no puedo mas y la unica que parece entenderme es mi hermana mayor que ya paso por esto y cuando se fue de la casa fue una crisis familiar horrible, pero ella siempre agradece haberse ido.

Busco trabajo desesperadamente para irme y no depender de ella. Cuando obtengo dinero empieza a quitarmelo poco a poco pidiendome pequeñas cantidades, y cuando ella me da algo a mi lo glorifica y evita pagarme cuando ella me presta a mi diciendome "ya le pague" cuando nisiquiera me dice nada.


Se pone a llorar cuando le hago ver sus errores, y grita y golpea cosas haciendome quedar como la mala hija, y para colmo le dice a mi padre que tecnicamente es su replica mis "errores" para ambos hacerme sentir mal, mi padre nunca me ha apoyado jamas para criticar es el primero.

Me siento muy sola y como una fracasada, soy insegura de mis capacidades como mujer y las personas lo ven, pero es algo que tengo tan arraigado en mi que no se como quitarmelo y es triste.

Mi madre es violenta gritona, cuando cometo un error me grita, no puedo ni siquiera que tinte ponerme en mi cabello sin entrar en disputa con ella sea en el centro comercial y donde sea y es muy penoso, lo peor LO PEOR ES QUE ELLA NO VA A CAMBIAR porque si a mi hermana mayor la sigue molestando hehe ella le cuelga el telefono y se vuelve como loca.


Espero que pronto mi situacion cambie seguire buscando trabajo y orando por que no se que mas hacer. Solo queria compartir con ustedes esta historia porque es mi karma.

Anónimo dijo...

Estimada me gustaría que me pudieras recomendar donde puedo recurrir para pedir ayuda en Santiago de Chile, ya que soy un padre divorciado con cuatro hijos maltratados y una madre castradora. Estoy muy angustiado ya que llevan muchos años acudiendo a distintos especialistas sin resultados. AGRADEZCO DESDE YA CUALQUIER TIPO DE ORIENTACION Y AYUDA. Saludos. Andres.