Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

jueves, 17 de mayo de 2012

Venus retrógrado II: el duro tránsito de los amores kármicos



















"Ser sentimental, ser emotivo, no es amor, porque el sentimentalismo y la emoción son meras sensaciones. Una persona religiosa que llora nombrando a Jesús o a Krishna, a su "guía espiritual" o a alguna otra persona, es simplemente sentimental, emotiva. Se entrega a la sensación, que es un proceso de pensamiento, y el pensamiento no es amor. El pensamiento es resultado de la sensación. Así, pues, la persona que es sentimental, emotiva, no tiene posibilidad de conocer el amor".

Krishnamurti.
----------------------------------------------------------------------------------------------
Vuelvo a abrir la entrada de hoy con otro cuadro clásico: en esta ocasión, este precioso "Nacimiento de Venus" de Alexandre Cabanel... Al menos, intentemos consolarnos con la belleza del arte: dadas las circustancias en las que Venus nos ha puesto, creo que es mucho más de lo que podríamos esperar en el día de hoy :-)

Ayer se me olvidó decir que la retrogradación de Venus, que se produce aproximadamente una vez cada año y medio, y que dura entre 40 y 42 días ("los 40 días de la travesía en el desierto", que apuntaba ayer, muy inteligentemente, mi amiga Teresa), es uno de los periodos que el público más acusa y percibe interiormente.., junto con los tránsitos de Mercurio, al parecer.

Esto sucede, creo yo, porque las retrogradaciones de este planeta suelen provocar la revisión de asuntos (en muchos casos caracterizados por un poderoso componente emocional) que creíamos ya superados, pero que en realidad se han mantenido soterrados incluso durante años... La gente lo acusa más porque ahora, algunos de los peores hábitos y actitudes acerca del amor salen a la luz; se caen los velos de la ilusión, y los aspectos más duros de las relaciones interpersonales se ponen de relieve. El componente kármico y doloroso se ha acentuado ya desde el primer día de la retrogradación debido al trígono de Venus con el planeta Saturno: sí, ya sabemos, ése que llaman "el Guardián del Umbral".

¿Y por qué estoy hablando de un tránsito muy kármico? Vamos por partes. Para empezar, como ya digo, la presencia de un trígono con Saturno, planeta tremendamente relacionado con el karma, nos va a pasar factura aunque se encuentre en un aspecto "benéfico"... Cuando Venus abandone la retrogradación, que todavía falta, se va a formar en el cielo una tensa cruz cósmica, que va a provocar en nuestras conciencias cambios de una intensidad imprevisible. Pero aparte del comienzo y final del ciclo, está el ciclo en sí mismo: esta retrogradación planetaria atraviesa por nada más y nada menos que tres eclipses. El primero se nos viene encima este domingo, el día 20 de mayo, y será de Sol, anular; el tercero nos esperará pacientemente el próximo 4 de junio, lunes, día lunar, y de Luna parcial será, precisamente; el segundo, y quizá más importante, hace referencia al tránsito solar del propio planeta Venus.., fenómeno del cual hablaré mañana en el siguiente y último post de esta serie.

Por si esto fuera poco, Venus transita inexorablemente para esos días hacia la conjunción con el nodo sur de la Luna... Como es lógico, hará oposición al nodo norte, mientras entra en cuadratura con Quirón, que se encuentra en la misma casa zodiacal que Neptuno (también retrógrado). Estos roces y tensiones planetarios provocarán el afloramiento de dolorosos recuerdos kármicos (sea uno consciente o no lo sea); se tratarán de resolver cuestiones amorosas un poco a ciegas, de forma dolida, dramática y apasionada; el estado del cielo nos obligará a tratar de enfrentar nuestros peores dolores internos en relación al amor. La difícil cuadratura con Quirón-Neptuno va a ser complicada, que duda cabe.., pero inmensamente necesaria para muchos de nosotros.

Este intenso baile planetario tendrá como objetivo primordial el ánimo de intentar sanar "un corazón roto" por las heridas kármicas presentes en la vida de muchos... Como comentaba ayer con un astrólogo amigo mío, es como si hubiera que limpiar el ego por las heridas amorosas sufridas a manos de otros en el pasado.., o bien, limpiarlo completamente de las heridas inflingidas a otros por nosotros mismos, mediante la toma de conciencia sincera y valiente acerca de cuánto dolor hemos causado a nuestros amantes en el pasado, tratando a la vez de trascender y, por ello, de procurar un enfoque más comprensivo, saludable y maduro en el amor a partir de ahora.

De esta forma, los egos heridos por una u otra razón tendrán una oportunidad de oro para afrontar sus propias pérdidas, o sus propias culpas, y sanarse... Cuando Venus se ponga directo, allá para el 27 de junio, formará también un duro aspecto de quincuncio con Plutón, ese pequeño gran coloso, que nos parece decir "ahora o nunca" con respecto a la renovación de nuestros acuerdos emocionales, tanto con nosotros mismos como con el prójimo... Lo más dramático quizá se viva, sin embargo, sobre el 24 de junio, cuando Venus retrógrado se acerque, casi al final del proceso, a la cuadratura de Urano con Plutón.

La buena noticia para todos es que, cuando Venus retome su lugar en el cielo, lo más probable es que mejore sobremanera nuestra vida afectiva. Al fin y al cabo, Venus retrógrado siempre ha indicado un karma muy duro en el ámbito emocional: el sujeto se confunde, no entiende, no aprende a amar ni en esta vida ni en las anteriores, se comporta de forma inadecuada o estúpida, sufre, y por más que lo intenta, ni cambia, ni evoluciona, ni asume la lección hasta que no tiene más remedio. Las fases puntuales de los tres eclipses, los puntos de toque con Quirón, Neptuno y los nodos, y la traca final con la participación adicional de Urano y Plutón, harán que aún el más duro de mollera en este universo se vea obligado a doblar la cerviz y poner la rodilla en tierra.., o a cargar con las consecuencias de su tozudez en la forma de más y más dolor, y de un incremento de su karma acumulado, que apretará aún más las cadenas en torno a su malogrado ego. ¡No seré yo la que no ceda, antes de que el tránsito me rompa las costillas!

Como conclusión final por hoy, apunto que este Venus nos enseña, pero con dureza... Es más que posible que os empeñéis en intentar repetir historias amorosas del pasado en las que habéis sido engañados o heridos, aunque las circustancias actuales no tengan nada, pero nada que ver con aquello... Sin embargo, sé que muchos de vosotros os empecinaréis en que sí: os revestiréis el ropaje de las víctimas y os dedicaréis a llorar por las esquinas, y muy probablemente, además, yo me veré obligada a escucharos XDXDXD. Ahora muy en serio: limpiar las frustraciones afectivas que cargamos a cuestas como un pesado equipaje, y darnos cuenta de por qué nos está pasando esto.., asumir nuestra gran parte de culpa tratando de no culpar al otro, y perdonándonos (y perdonando) es la única forma de atravesar este extraño y duro tránsito que no se ve todos los días en el cielo.

... Porque aprender a amar no es cosa de un día, y muchas veces creemos que amamos, cuando en realidad estamos llenos de egoísmo, de miedo, de dolor y de frustración. ¡Venus retrógrado nos da la oportunidad de sincerarnos ahora.., simplemente, con nosotros mismos!

... Mañana más y mejor, si los dioses lo permiten y mi salud se mantiene tan estable como hasta ahora... XD

4 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bueno y entendible.lo dice una libriana...a la cual le dio pavura que Venus este retrogrado.Gracias!!

Andrómeda72 dijo...

Hola libriana! ¿Sabes? Ayer comentaba con mi amiga Eva el caso de este Venus, y cosas en las que podía manifestarse... Sobre todo, creo que en muchos casos va a ser un Venus "depurativo" con respecto a las relaciones; tomar conciencia de cosas sobre las personas que nos rodean que jamás hubiéramos pensado o hubiéramos visto normalmente, y librarnos de condicionamientos muy arraigados y que nos plantean serios problemas para nuestra evolución personal.

Besos!

Luna dijo...

Muy buenas reflexiones ahora que vamos a vivir otro periodo retro de Venus... En mi casa 5, miedo me da.
Me encantó tu blog y tu estilo al escribir!

fatima martin alonso dijo...

Gracias wapa! Me alegro que te guste, un besote! :-D