Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

domingo, 15 de abril de 2012

La Medicina del Bisonte























He visto cosas tan, tan, tan duras en mi trabajo con la gente, que la verdad, no es la primera vez, ni la segunda, que me dan ganas de dar marcha atrás y dedicarme a otra cosa, y no volver a realizar ningún trabajo holístico en toda mi vida.

Cosas muy duras, durísimas... Es difícil llegar al punto medio en el que uno debe hablar, aplacar, asistir, asesorar.., pero no decir, ni mucho menos, todo lo que se sabe. Porque percibes que la persona no está en ese punto de comprension quizá, y que no va a comprenderlo ni asumirlo. Porque notas resistencias: que el cliente se pone tenso, que se rebela contra las manifestaciones más duras del trabajo espiritual, cuando no que incluso se pone contra ti. Hace algún tiempo que dejé de lado los personalismos, y no me lo tomo a mal ni aunque me insulten; pero se ve que todavía estoy en el camino: no me gusta nada, pero naaaada, ver sufrir a las personas, incluso aunque sepa por qué lo hacen, incluso aunque sepa que es su elección y que ellas están en el camino.

Hoy, de repente, tuve una visión, y no es la primera que me han enviado, curiosamente, los avatares o arquetipos relacionados con los indios navajos; ¡y no sé por qué! Juro que desconozco completamente la relación que me une a este insigne pueblo, porque no he visto, sentido ni vislumbrado jamás ninguna cosa que pueda relacionarme con ellos. Sólo conozco a un amigo, Raúl, que pueda tener algún vínculo con ellos: en todo lo demás, sé de este asunto lo mismo que ustedes: nada. Pero hoy volvieron: volvieron a aparecérseme en una visión, para señalarme una manada de bisontes que avanzaban por la verde llanura. "Sigue el camino del Bisonte", me dijeron.., como si yo lo hubiera olvidado de nuevo, o como si fuera a perderme una vez más. Ésa fue la sensación que tuve.

Hubo un tiempo en que había bisontes en Europa (bueno, de hecho todavía quedan unos pocos, sobre todo en Rumanía, Polonia y el Cáucaso)... Pero es que además de ellos, existieron unos animales impresionantes, fantásticos, espectaculares, que se conocen con el nombre de Uros. La runa Uruz tiene relación con ellos y con su mismo nombre, y representa la anciana sabíduría, vía, camino o medicina del Bisonte en Europa. Éste que he reflejado en la foto, no es un uro, sino un bisonte, y pertenece a la Capilla Sixtina de la Edad de Piedra, Altamira. Pero aunque los uros ("bos tauros primigenius" es su denominación científica) ya se extinguieron (casi como los mismos bisontes), su espíritu y su cometido parece que siguen presentes. Así lo entienden los indios que quedan en relación a su representante equivalente en el Nuevo Mundo: el bisonte americano.

La última hembra de Uro murió en Europa en 1627, pero el eco de sus bramidos parece que todavía me llega a los oídos... A estos animales, los polacos les llamaban "thur" (de donde probablemente viene la voz "toro"), y esta voz me recuerda bastante a aquélla otra que designaba al escandinavo dios Thor... Los celtas, por su parte, le otorgaron dignidad suprema al convertir a este animal en referente, gracias a designar una de las runas de su alfabeto, la ya mencionada "Uruz", con su nombre.

Yo tengo a Saturno en Tauro, y quizá por eso se me aparezcan los avatares: para recordarme mis deberes y llevarme al redil. No en vano Saturno es el señor de la responsabilidad, y en mi Casa 9 denota, además, una inexcusable responsabilidad espiritual. "Cómportate como una autoridad espiritual", me dijeron.., y tuve que hacerlo, a pesar de las ganas que tenía de mandarlo todo al carajo. En los últimos días, juro que más de una vez y más de dos. Repito: no me gusta ver a la gente sufrir, y además, para gurú no tengo condiciones, por más que algunos se empeñen en que puedo llegar a ser muy soberbia. Eso es cierto, pero no quiero que nadie me siga, no busco adeptos ni alabanzas. No he venido a este mundo para convertirme en un Osho en versión femenina, me temo. ¡Lo siento por si defraudo a alguien, pero es así!

La Fuerza, que llamamos a veces Yang, reside tanto en el hombre como en la mujer, aunque a algunos idiotas (o quizá avispados) les interese mucho no difundir entre la gente esta gran verdad. Al fin y al cabo, los pueblos dependientes y débiles son más fáciles de gobernar,  dirigir, manipular, seducir y explotar, ¿verdad? Para los celtas, la Fuerza estaba representada por Uruz, la Runa del Uro, que representa lo mismo que la Medicina del Bisonte para los pueblos nativos norteamericanos... Además, es una runa de muerte y renacimiento, por cierto: cuando sale en una tirada rúnica, significa que la vida que has estado viviendo hasta el momento debe morir, y que debes prepararte para comenzar a nacer a una vida nueva.

Esto es lo que me estaban indicando los avatares: digamos que sé lo que tengo que hacer. No es fácil, y ellos insisten por si en algún momento sufro la tentación de olvidarlo, me temo.

La runa Uruz nos indica la cualidad principal de ese animal: la Fuerza. Pero también la tenacidad, la potencia, la libertad, la audacia y la decisión. Los avatares navajos, quizá hablándome desde el ágata de fuego que tengo (esa sortija la forjaron en su fragua los navajos), me insisten en que siga al Bisonte sin dilación, y sin más retrasos. ¡Se dijera que estoy ya "mariconeando" mucho! Les entiendo: me impelen a afrontar ya los retos que me está poniendo por delante la vida, para tomar las riendas, para dirigir y actuar con fuerza y valor.

Uruz indica siempre que algo debe morir, pero sobre todo, que lo que has vivido hasta ahora debe cambiar, pero que además debes tú tomar las riendas de ese cambio... ¡Algo debe morir para que vuelvas a nacer bajo nuevas formas, estilos y actitudes! Por lo tanto, es la runa de las iniciativas y simboliza el comienzo de un ciclo de iniciación. Los eventos asociados a Uruz pueden llevarte a experimentar algún tipo de forma de muerte, incluso una transformación personal como necesidad de evolucionar. La resistencia al cambio es una tendencia muy humana: sin embargo, la runa Uruz nos recuerda que la nueva forma que aparece, la nueva vida, es siempre mucho mejor que la vieja.

La Medicina del Bisonte es un honor, y representa a la Tierra... Se refiere a la abundancia y gratitud que experimentamos cuando asumimos todas las manifestaciones del Ciclo de la Vida, y se me pide que siga este ciclo. También simboliza la oración y el mundo espiritual, porque está relacionado con un maestro que enseña lo que es el desapego, la contemplación y la calma interior (nuevamente, Saturno en Tauro y en Casa 9 da un paso al frente)... Además, otorga el don de reverenciar y respetar todos, absolutamente todos los caminos, aunque sean diferentes al tuyo.

Esta Medicina incluye creatividad terrestre, valor femenino, abundancia, conocimiento, generosidad, hospitalidad, capacidad para compartir el trabajo, abundancia, fuerza y reto, supervivencia, dar para el bien mayor, fertilidad y formulación de planes beneficiosos. ¡Nada más, y nada menos, se me está pidiendo ahora!

La runa Uruz reorienta tus energías, te hace vislumbrar bien tus metas y actuar con resolución, moderando tu impulsividad... Te recuerda que, para dirigir, hace falta primero saber escuchar y obedecer (¡¡¡OBEDIENCIA!!!) las señales que envían fuerzas superiores... La runa Uruz recomienda descubrir un nuevo enfoque en una nueva vida que ahora se está empezando a manifestar, así como adaptarte a las exigencias de este ciclo, que ante todo, te exige ser creativo.

El Bisonte ha regresado para recogerme, para acogerme en su manada... Me voy con él, siguiendo el camino con confianza hacia donde ellos quieran llevarme... Siento como mi Ser y el Universo se sincronizan para respaldar la nueva forma de vida que estoy a punto de inaugurar. Siento el llamado a la fuerza, al poder, pero también a la humildad, al servicio. El Bisonte me indica que he cumplido un gran, gran ciclo, que puedo llamarme afortunada por tener la consciencia suficiente como para darme cuenta, y me reclama porque sabe toca hacer cambios. No se trata de un obstáculo, sino de un desafío. Cada aspecto de la vida, cada experiencia personal tiene un principio, un apogeo y un final, seguido de un nuevo principio... ¡Ésa es la Ley, es la Ley! Así es, así debe ser, así será...

No hay comentarios: