Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

viernes, 6 de enero de 2012

Susanita y los rituales de amarre



El otro día iba yo con mis ergonómicas y fantásticas muletas a la consulta del médico, cuando me topé de bruces con Susana. Ésta fue mi primera amiga del colegio, y hacía como 20 años, si no más, que no nos veíamos. Después de la consulta, estuvimos como media hora "poniéndonos al día", comentando cómo encontrábamos el mundo después de tanto tiempo, y haciendo alguna pequeña elucubración sobre los sucesos por venir.

Susanita es psicóloga, y ha estado muchos años trabajando como cooperante para una conocida ONG... Me comentó que se ha vuelto a España desde Palestina porque se acabó asustando del cariz que estaban tomando allí los acontecimientos (léase Primavera Árabe y otras yerbas). También me contó que su madre (una cubana graciosísima que siempre me pareció una excelente persona) había muerto por un cáncer fulminante (cosa que me apenó sobremanera) hacía ya diez años. Me habló de sus hermanos, uno en paro y el otro viviendo en un lugar precioso de nuestro país al que no me importaría retirarme cuando sea vieja. Después, la conversación empezó a derivar hacia el tema de la salud mental de la población, y de muchos problemas que ella detectaba ahora mismo en la sociedad española, sobre todo debido su profesión.

Se puso seria cuando me empezó a contar casos que estaba tratando, muy cercanos, de parejas de "nuestra edad", como ella misma dijo, y en las cuales uno de los dos miembros o los dos se habían quedado en el paro; debido a esto y al parecer, su relación se había deteriorado sobremanera, hasta el punto de que los insultos y las agresiones físicas estaban a la orden del día. Ella se mostró partidaria de que, cuando las cosas llegan a ese punto, lo mejor es separarse.., pero claro, el problema eran las hipotecas. La gente se encontraba atada "de por vida" en una situación que nunca jamás habría previsto ni elegido, y además les era imposible la escapatoria; su casa, probablemente durante tan largo tiempo deseada, se había convertido en una cárcel para ambos: su peor condena.

Esto de Susana viene al caso porque días después estuve hablando con varias personas sobre un tema que siempre me ha puesto los pelos de punta: los amarres. He comentado con algunos clientes y varios amigos esta cuestión desde distintos ángulos... No me gusta demasiado la magia, ni la buena ni la mala, y todo el que me conoce lo sabe de sobra. Tengo mis motivos para ello, que no vienen al caso. La cuestión es que he tenido que rectificar algunas posturas y creencias mías con respecto a la influencia y el poder de la voluntad de algunas personas (brujos, magos, chamanes, santeros, etc) sobre otras. ¿La verdad? Nunca me creí todas esas cosas, hasta que empecé a ver otras, y hasta que gente que sabe más que yo (como mi maestro de reiki, Daniel, que ha pasado largas temporadas de su vida en Brasil y se ha encontrado "de todo", según sus propias palabras), me confirmara que yo estaba en un error. Reconozco y respeto muchísimo el trabajo de los chamanes, digamos, verdaderos.., pero con los demás no quiero nada, ni siquiera pensar en ellos o acercarme, y no por miedo, sino porque su forma de ganarse la vida me espeluzna. ¡Con el Poder no se juega!

Yo no sé si eso de la hipoteca puede considerarse académicamente (o no) un "amarre", aunque literalmente lo sea... Pero lo que no se puede negar es que hay gente que está tan loca, tan mal de la cabeza o tan desesperada (y esto entra ya más bien dentro del ámbito profesional de Susana) que es capaz de pagar para que otros le hagan un "trabajito". Se supone que un amarre es un hechizo que atrae a otra persona que nos interesa a nuestro lado de forma inmediata, potente e "irreversible"... Pero lo que no se conocen comúnmente son sus consecuencias a nivel kármico, ni qué es lo que se hace realmente cuando se lanza un amarre contra otra persona.

Para empezar, llevar a cabo un amarre tiene las mismas implicaciones kármicas que un asesinato, poco más o menos. ¿Y por qué? Es sencillo: simplemente, el intentar atar la voluntad de otra persona para lograr nuestros fines genera a nivel espiritual la peor de las deudas posibles. Como al matar, lo que haces es separar a la persona de su presente y de su futuro, y por consiguiente, de las lecciones que ella misma ha elegido aprender en esta encarnación. Asimismo, cuidadito con lo que se pide con respecto a otra persona: aunque pensemos que estamos haciéndole un bien, y aunque solicitemos la ayuda de la Virgen, los santos o todo el coro de los arcángeles, en realidad no sabemos lo que esa persona necesita, y no estamos bajo ningún concepto autorizados para intervenir en su vida. Si acaso, cuando se pida por una persona, ha de ser "por su completo restablecimiento, su mejor bien, o para aquello que más necesite en este momento", ¡y nada más!

Un amarre se lanza y se recibe siempre a nivel energético... Normalmente se obliga, mediante distintos métodos, a dirigir toda la energía del plexo solar, de la garganta y del corazón de la víctima en determinada dirección: hacia la persona que paga por el amarre. Esto se "sella" (con más o menos fuerza), y provoca una separación total de los verdaderos sentimientos de la víctima con respecto al mundo real. Al principio se siente como un profundo apasionamiento por la otra persona pero, con el tiempo, los desajustes se vuelven importantes, y posteriormente, incluso graves. Los amarres GENERAN ENFERMEDADES Y ACCIDENTES (tanto en la persona que los lanza como en la que los recibe), alteran el equilibrio mental de la víctima (también el del victimario) y suelen acabar mal, muy mal. Eso, por no hablar de los amarres en los que se implica a una tercera entidad, generalmente desencarnada, para que actúe como "coaccionador" de la víctima, que supuestamente debería siempre seguir una línea de conducta para prestar sólo atención a la persona que la amarra... Estos "trabajos" son los peores: literalmente agostan la energía vital de la persona amarrada, que puede acabar muriendo, o siendo asesinada por su "partenaire" si la cosa ya se pone fea.

Susana, hija de Cuba al fin y al cabo y, por lo tanto, mucho más afín a todas estas temáticas que yo, me insinuó que sospechaba que algunos de los casos de parejas en conflicto que estaba tratando podrían presentar indicios suficientemente razonables de intervención "brujeril"... Yo no digo ni que sí ni que no, porque hay gente de mente y espíritu lo suficientemente poderoso a nivel energético como para enviar un amarre por sí mismos, sin necesidad de la intervención de ningún brujo, chamán o similar, y eso es muchísimo más común de lo que vulgarmente se cree (de hecho, los psicólogos los llaman "manipuladores" y nadie se extraña)... Podría escribir largo y tendido sobre el tema, pero sería inútil: algunos van a seguir en sus trece, y no voy a ser yo la que les saque hacia la deriva de los catorce. Eso sí: como conozco un poderoso ritual de desamarramiento, voy a publicarlo aquí el próximo lunes. ¿Y por qué? He aquí la razón: aparte de ser sencillo y condenadamente fuerte, ha de realizarse siempre en el primer día martes después de la luna llena, que en este caso es el 10 de enero. Quiero daros tiempo para comprar algunas cosas que se necesitan, por si os interesa... Os aseguro que, si alguno/a sospecha que tiene un amarre, o le apetece probar a ver qué pasa, este ritual no os defraudará. Además, es barato y no hace falta ser Harry Potter. Ah, por cierto: los efectos del ritual empiezan a notarse de forma significativa a la siguiente luna llena, es decir, al cabo de un mes.

Ya digo: ni soy amiga de amarres ni de desamarres, pero en ocasiones conviene tener amigos incluso en el Infierno.

¡Besotes!

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Uffff, qué respeto siento yo por todo esto, y si te digo la verdad, mas que respeto, es MIEDO, miedo a que alguien se dé el lujo de MANIPULAR tu corazoon en contra de tu voluntad!

Cuando estuve viviendo en Madrid, tuve una companiera de trabajo, que se porto "bien" conmigo, pero que cuanto más la conocía más miedo me daba... Por aquella época yo andaba algo perdida, y bueno, ella me daba "consejos" que GRACIAS A DIOS nunca segui, porque NO IBA CONMIGO, pero llego a recomnedarme un amarre, como el que ella le hizo a su marido(que no voy a contar aqui) y que fui testigo de como el pobre se volvio obsesivo con ella y a mi parecer, algo loco también...

Siento ASCO por aquellas personas manipuladoras, sin escrupulos que no aceptan algo que no esté en sus planes...como es el hecho de que una persona no les ame o quiera...

En fin...Dios me libre, Dios me libre!!!

Un beso guapa!

Hahaiah

Andrómeda72 dijo...

Pues fijate q yo no me creia el asunto, y la vida se encargo de convencerme... Mas miedo te da aun cuando te das cuenta q hay gente q puede hacer algo parecido sin amarre ni nada.., simplemente por el influjo de su propia voluntad, sus obsesiones y compulsiones varias... En fin, si, un tema jodido y medio escabroso, me temo.

Anónimo dijo...

Jolin!! pues eso es aun peor!

Me entran ganas de meterme en un "huevo"...

Por suerte en su día corté con todo lo que me daba mal feeling,o gente con la que sentía que no tenia valores afines, y hoy día tengo muuuy poquita gente "cerca" de mi, pero con la que me siento en armonía... aunque me da que nunca estamos 100% a salvo :(

Anónimo dijo...

Por lo que yo se, nadie puede hacerte nada que tu no quiereas... Asi que es relativamente sencillo: no hables, no les des importancia, y nadie es cpaz de hacerte nada.

Anónimo dijo...

WUENOOOOOO!!!!!!!!!
como agua de mayo estoy esperando el desamarre..............
besituuuuuus

p.d. mañana lunes me confirmaron la entrega estate pendiente del cartero......
+besitussssssssss

Andrómeda72 dijo...

Sí: estoy pendiente, pero no ha llegado nada, jeje.., no te preocupes, igual llega mañana y lo puedo hacer para el ritual.

Besotes!