Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

viernes, 29 de julio de 2011

Mis amigos

Antes de marcharme a descansar por unos días, quiero hoy agradecer públicamente a todos.., a todos los que habéis estado conmigo en el transcurso de los últimos diez años, que se dice pronto.

A todos los que disteis el pecho en esta batalla.

Lydia, Myriam, Noé, Susana, Marga, Teresa, Txextu, Carmen, Javi, Juan, Palmira, Daniel, Rosa, Pedro, Elena, Joaquín, María, Paloma, Ainoa, Yasmin, Leire, Marisa, Isabel "Furia del Cantábrico", Raúl, Martha, Elisa, Fernando, Yolanda, César, Julia, Consuelo, Abraham, Sabina, Toni, Ricardo, Esteban, Mari Jose, Lucy, Tomás, Estrella, Nuria, Isra, Begoña, Tommy y más últimamente, Nacho y Eva también.

... Sin vosotros, muy probablemente, no habría conseguido nada de nada.

Os dedico esta canción de Malú, que me encanta, y que a muchos de vosotros os gusta tanto.

¡Gracias por todo, amigos!
-------------------------------------------------------------------------------------------------
"Sin ti
se han ido tantas cosas en mi vida.
No es nada ya como lo conocía.
Cambió la vida entera de color.

Se fué
la huella que dejabas con tus dedos,
se fueron los altares y los credos,
las reglas que inventaste con tu amor.

No pienses ni un segundo en regresar
por el camino que te vio partir,
porque sin ti,
porque sin ti...

No queda nada del valor que me causaba
mendigarte por un beso.
Volví a encontrar la libertad que se escapó,
mi corazón que estaba preso.

Se disipó la oscuridad de mi interior,
y ahora veo que tu amor no era amor.
Tal vez te duela, pero desde que te fuiste
me siento mucho mejor.

Sin ti
ha vuelto a entrar la luz por la ventana,
he vuelto a sonreír en las mañanas,
sin miedo a que alguien me diga que no.

Se fué
la huella que dejabas con tus dedos,
se fueron los altares y los credos,
las reglas que inventaste con tu amor.

No pienses ni un segundo en regresar
por el camino que te vio partir,
porque sin ti,
porque sin ti...

No queda nada del valor que me causaba
mendigarte por un beso.
Volví a encontrar la libertad que se escapó,
mi corazón que estaba preso.

Se disipó la oscuridad de mi interior,
y ahora veo que tu amor no era amor.
Tal vez te duela, pero desde que te fuiste
me siento mucho mejor
".

(bis)

jueves, 28 de julio de 2011

El País de la Felicidad

No puedo sustraerme a la tentación: aunque ya estoy de vacaciones y no volveré hasta el 12 de septiembre, tengo que postearos esto. Cortesía de Leire nuevamente, que es única para elegir los buenos mensajes con mucho tiempo.

Pasadlo bien, descansad con vuestros seres queridos, no discutáis con ellos, amadlos cuanto podáis, ser felices.., que la vida es corta, y la ausencia larga.

¡Besotes, mis queridos del alma!
------------------------------------------------
Reportaje publicado en el periódico El País, el 29/11/2009. Firmado por Pablo Guimón. El enlace al artículo completo podéis encontrarlo aquí. Los resaltados en rojos son míos.

"¿Y si los indicadores económicos no fueran suficientes para medir el bienestar de una sociedad? Hace 35 años, en un aislado reino del Himalaya, un carismático rey decidió que era más importante la felicidad interior bruta que el producto interior bruto. Hoy, Bután es la democracia más joven del mundo y el exótico campo de pruebas de uno de los debates más interesantes del pensamiento económico global.

Detrás de las grandes historias suele haber grandes personajes. Y nadie que haya visitado su pequeño reino del Himalaya podrá negar ese calificativo a Jigme Singye Wangchuck, cuarto rey de Bután, cuya aura misteriosa y novelesca parece respirarse en cada uno de los hogares de este país del tamaño de Suiza, con apenas 700.000 habitantes, al que el cuarto rey convirtió el año pasado en la democracia más joven del mundo.

En una semana en el país no fue posible escuchar una sola mala palabra sobre Jigme Singye Wangchuck, educado en el Reino Unido, casado con cuatro hermanas y padre de 10 hijos, uno de los cuales es el actual rey. En cambio, el relato de sus virtudes se repite hasta el empalago. Que si vive solo en una cabaña modesta. Que cuando la gente se ofreció a construirle un castillo dijo que no, que emplearan el dinero y el tiempo en levantar escuelas y hospitales. Que es compasivo, sabio, que lo sacrificaría todo por su pueblo. Que acudió el primero a defender con sus propias manos al país cuando hubo que luchar, en 2003, contra los rebeldes separatistas de Assan, que cruzaban la frontera y se ocultaban en los densos bosques de Bután para lanzar ataques contra la India.

"Es un rey dios. El único rey de la historia de la humanidad que merece ese apelativo. Muchos pueblos, por muchos motivos, han venerado a sus mandatarios. Pero él es especial. Es una mente iluminada. Es como un buda". Quizá no haya que ir tan lejos como Ashi Sonan Choden Dorji, de 41 años, la hermana pequeña de las cuatro reinas, que define así a su cuñado, tomando té en el elegante salón de su casa a las afueras de la capital. Pero podría aceptarse la palabra visionario si se tiene en cuenta que el rey acuñó, hace 35 años, un término que hoy, en este escenario del poscomunismo y del poscapitalismo salvaje, constituye el centro de uno de los debates más interesantes que se están produciendo en el pensamiento económico mundial. Un debate al que se han apuntado premios Nobel como Joseph E. Stiglitz o Amartya Sen y líderes occidentales como Nicolas Sarkozy o Gordon Brown.

El 2 de junio de 1974, en su discurso de coronación, Jigme Singye Wangchuck dijo: "La felicidad interior bruta es mucho más importante que el producto interior bruto". Tenía 18 años y se convertía, tras la repentina muerte de su padre, en el monarca más joven del mundo.

No fue un mero eslogan. Desde aquel día, la filosofía de la felicidad interior bruta (FIB) ha guiado la política de Bután y su modelo de desarrollo. La idea es que el modo de medir el progreso no debe basarse estrictamente en el flujo de dinero. El verdadero desarrollo de una sociedad, defienden, tiene lugar cuando los avances en lo material y en lo espiritual se complementan y se refuerzan uno a otro. Cada paso de una sociedad debe valorarse en función no sólo de su rendimiento económico, sino de si conduce o no a la felicidad.

Dos factores pueden explicar que esta especie de tercera vía de desarrollo se haya llevado a la práctica precisamente aquí, en este aislado reino del Himalaya. Por un lado, está su profunda raigambre en la filosofía budista. Y por otro, el proverbial retraso de Bután en su apertura al mundo. El lama reencarnado Mynak Trulku explica el primer factor: "La felicidad interior bruta se basa en dos principios budistas. Uno es que todas las criaturas vivas persiguen la felicidad. El budismo habla de una felicidad individual. En un plano nacional, corresponde al Gobierno crear un entorno que facilite a los ciudadanos individuales encontrar esa felicidad. El otro es el principio budista del camino intermedio". Y esto enlaza con el segundo factor, que explica Lyonpo Thinley Gyamtso, ex ministro del Interior y de Educación: "Están los países modernos, y luego está lo que era Bután hasta los años setenta. Medieval, sin carreteras, sin escuelas, con la religión como única guía. Son dos extremos, y la FIB busca el camino intermedio".

La televisión llegó a Bután en 1999, al mismo tiempo que Internet. Thimpu es hoy la única capital del mundo sin semáforos, y el aeropuerto internacional cuenta con una sola pista. Ese retraso en la modernización ha permitido a Bután, un pequeño país encajado entre los dos Estados más poblados de la Tierra, la India y China, aprender de los errores de otros países vecinos en vías de desarrollo que se han centrado exclusivamente en el progreso económico.

El concepto butanés de la felicidad interior bruta se sostiene sobre cuatro pilares, que deben inspirar cada política del Gobierno. Los pilares son: 1. Un desarrollo socioeconómico sostenible y equitativo. 2. La preservación y promoción de la cultura. 3. La conservación del medio ambiente. 4. El buen gobierno. Para llevarlo a la práctica, el cuarto rey creó en 2008 una nueva estructura institucional al servicio de esta filosofía, con una comisión nacional de FIB y una serie de comités a nivel local.

Lo que medimos afecta a lo que hacemos. Si nuestros indicadores sólo miden cuánto producimos, nuestras acciones tenderán sólo a producir más. Por eso había que convertir la FIB de una filosofía a un sistema métrico. Y eso es lo que encomendó el cuarto rey al Centro de Estudios Butaneses, que años después ha dado con un índice para medir la felicidad.

(...)

La determinación por medir la felicidad nacida de aquel discurso de coronación del cuarto rey de Bután puede verse como un caso pintoresco o enternecedoramente naïf desde las potentes economías occidentales. Pero la misma inquietud empieza a ocupar las agendas de influyentes mandatarios y eminencias de la economía a nivel mundial. En febrero de 2008, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, creó la Comisión Internacional para la Medición del Desempeño Económico y el Progreso Social, debido, en palabras de su director, el profesor de la Universidad de Columbia y premio Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz, "a su insatisfacción, y la de muchos otros, con el estado actual de la información estadística sobre la economía y la sociedad" (EL PAÍS, Negocios, 20 de septiembre de 2009). "El gran interrogante", proseguía Stiglitz, "implica saber si el PIB ofrece una buena medición de los niveles de vida". Y los resultados de la comisión, presentados el pasado mes de septiembre, confirmaron las sospechas de Sarkozy: el PIB se utiliza de forma errónea cuando aparece como medida del bienestar. Pero también hay quien advierte de los riesgos de ampliar la variedad de estadísticas económicas, que podría permitir a los Gobiernos agarrarse a unas u otras a su antojo, en detrimento de la objetividad.

Bután no debe ser (ni lo pretende) un ejemplo para otros Estados. Las peculiaridades del país hacen su experiencia inexportable. Bután es una de las economías más pequeñas del mundo, basada en la agricultura (a la que se dedica el 80% de la población), la venta de energía hidráulica a la India y el turismo. Y es un país altamente dependiente de la ayuda externa. La tasa de alfabetización es del 59,5%, y la esperanza de vida, 62,2 años. Probablemente el concepto de FIB les suene a chino a las remotas tribus de pastores nómadas del este, que se visten con pieles de yak, practican una religión animista y ofrecen animales sacrificados a sus dioses en las montañas. Y más aún a los 100.000 ciudadanos de la minoría étnica nepalí que viven en campos de refugiados en Nepal desde principios de los noventa, después de haber sido expulsados de Bután por el Gobierno.

Pero en 2007 Bután fue la segunda economía que más rápido creció en el mundo. La educación, gratuita y en inglés, llega hoy a casi todos los rincones del país. En un estudio realizado en 2005, el 45% de los butaneses declaró sentirse "muy feliz", el 52% reportó sentirse "feliz" y sólo el 3% dijo no ser feliz. En el Mapamundi de la Felicidad, una investigación dirigida por el profesor Adrian White en la Universidad de Leicester (Reino Unido) en 2006, Bután resultó ser el octavo más feliz de los 178 países estudiados (por detrás de Dinamarca, Suiza, Austria, Islandia, Bahamas, Finlandia y Suecia). Y era el único entre los 10 primeros con un PIB per cápita muy bajo (5.312 dólares en 2008, seis veces menor que el español).

El sol ilumina intensamente la ciudad de Thimpu este sábado por la mañana. La vida transcurre sin prisa. Los puestos del mercado de verduras ofrecen los ricos productos autóctonos. Hay deliciosos chiles rojos y verdes, lustrosas berenjenas, compactas coles, tomates de árbol, decenas de tipos de manzanas y arroz rojo del Himalaya. Hay orquídeas, una de cuyas variedades se come, aportando una textura fibrosa y un sabor amargo a los guisos de chile o de carne. Y hay nuez de areca que, untada con lima y envuelta en hoja de betel, tiñe de rojo los dientes y los escupitajos de los butaneses que la mastican, enganchados a su ligero efecto narcótico. Un sustituto del tabaco, cuya venta está prohibida en el país.

Unos jóvenes celebran un campeonato de tiro con arco, el deporte nacional, y bailan y entonan canciones tradicionales cuando su equipo acierta en la diana colocada a 145 metros de distancia. Otros duermen después de divertirse hasta altas horas de la noche en karaokes y clubes no muy diferentes de los que uno puede encontrar en cualquier pequeña ciudad occidental. Thimpu tiene cierto ambiente urbano, mitigado por el hecho de que, por ley, los edificios deben construirse siguiendo determinadas reglas de la arquitectura tradicional.

(...)

Lyonpo Sonam Tobgye, el presidente del Poder Judicial, es de los contados butaneses que puede llevar kabney (túnica) naranja. Y su uniforme particular se completa con una imponente espada que lleva amarrada a la cintura. "La espada es el poder, y la kabney es el honor. Cuando me jubile, la espada se va, pero la kabney se queda", dice, y suelta una sonora carcajada, sentado en su despacho, presidido (¿lo adivinan?) por una fotografía del cuarto rey de Bután. Fue él quien le encomendó, hace hoy exactamente ocho años, dirigir la comisión que se encargaría de redactar un borrador de Constitución para Bután. Quizá el primer gran paso para convertir Bután en una democracia.

Lo habitual en la historia es que la democracia sea una conquista del pueblo, producto a menudo de sangrientas luchas y revoluciones. Pero en el caso de Bután la democracia llegó por el empeño del cuarto rey, en contra de la voluntad de la mayoría de sus súbditos.

En diciembre de 2005, Jigme Singye Wangchuck anunció que abdicaría a favor de su primogénito y que se celebrarían elecciones. "La democracia no entró de la noche a la mañana", explica Lyonpo Sonam Tobgye, con la espada asomando por debajo de su kabney naranja. "Fue un proceso largo. Cuando su majestad dijo que había que hacer una Constitución, la idea no fue aceptada en absoluto por el pueblo. No queríamos una Constitución. Estábamos muy a gusto con nuestro pasado. Teníamos desarrollo, seguridad, habíamos progresado. Aun así, su majestad insistió en que era importante que tuviéramos una Constitución. Y el pueblo aceptó sus palabras, porque nos fiamos de él".

El comité estudió "unas cien" constituciones extranjeras. Después se quedaron con una veintena. Entre ellas, una les inspiró especialmente: la española. "La leímos una y otra vez", recuerda. "Es una muy buena constitución. Es muy progresista. Y ustedes tienen, como nosotros, una monarquía constitucional. Le confesaré una cosa: la leímos un poco tarde. De haberla visto antes, quizá no habríamos estudiado tantas otras".

Entregaron un borrador después de 10 meses, que se colgó en Internet para que lo vieran los ciudadanos y el mundo exterior. "Recibimos unos 400 comentarios de todo el mundo: intelectuales, universidades, organizaciones de derechos humanos. Estudiamos todo eso, hicimos otro borrador y éste se distribuyó al pueblo".

Los reyes, padre e hijo, recorrieron entonces todo el país, hasta las aldeas más remotas, y celebraban reuniones en los pueblos para explicar y discutir el borrador de la Constitución. El 18 de julio de 2008 se aprobó una carta magna sin pena de muerte para un país cuyo delito más común es el expolio del patrimonio artístico y cuyo artículo 9.2 establece: "El Estado se esforzará en promover las condiciones que permitan la consecución de la felicidad interior bruta".

(...)

La sangre del nuevo rey aúna dos legitimidades. La de su padre, dinastía que reina Bután desde 1907, y la de su madre, que desciende de Ngawang Mamgyal, líder de una escuela de budismo tibetana que en 1616 se exilió en lo que hoy es Bután, a la edad de 23 años, y se convirtió en el primer gobernante del Bután unificado. El territorio se llamaba entonces (todavía hoy lo llaman así muchos butaneses) Druk Yul, o la Tierra del Dragón del Trueno. Y al líder se le otorgó el título de Zhabdrung, o Aquel a Cuyos Pies Uno Se Somete.

(...)

Bután es una potencia en plantas medicinales. "Los botánicos extranjeros que vienen no dan crédito", explica Karma Phuntsho, de la Oficina para la Investigación de Plantas Medicinales y Aromáticas. Entre las especies más extrañas está el yagtsa guen bub, o "hierba de verano y gusano de invierno". Se da a partir de 4.000 metros de altitud y es, al mismo tiempo, animal y vegetal. Un gusano que se hunde bajo la tierra y brota de su cabeza una especie de planta u hongo, cuyo cuerpo se convierte en raíz. Tiene propiedades rejuvenecedoras y afrodisiacas, y en Bangkok se paga a 10.000 dólares el kilo. En el sistema de sanidad butanés, para dolencias leves, los ciudadanos pueden elegir entre la medicina tradicional y la occidental. Y la exportación de plantas medicinales, explica Phuntsho, "tiene un gran potencial para el país". "Eso sí", advierte, "siempre que se realice de manera sostenible".

De momento, la economía de Bután confía en la bravura de sus ríos para generar energía hidráulica (esperan multiplicar por cinco su producción en los próximos años) y en el turismo, una industria que nació en los años setenta. En este terreno se sigue una política, entroncada con la filosofía de la FIB, de "pocos visitantes, pero mucho valor". El turista debe pagar una tarifa de 220 dólares al día, que incluye alojamiento, comidas, entradas a museos, desplazamientos interiores y guía. Se trata de mantener un volumen rentable pero moderado, y evitar catástrofes ecológicas, estéticas y sociales como la que el turismo masivo ha provocado en el vecino Nepal.

Y así hasta que el país sea autosuficiente y deje de depender de la ayuda externa. "Hacemos un buen uso de las ayudas. Apenas hay corrupción, y a los donantes les gusta asociarse a la idea de la FIB. Pero habrá un momento en que la ONU considere que podemos valernos por nosotros mismos", explica el ex ministro Lyonpo Thinley Gyamtso. "Somos un país pequeño y queremos hacer las cosas así. No queremos enseñar nada al mundo. Hacemos lo que creemos que es mejor para nosotros. Y si el mundo cree que hay algo que aprender, son más que bienvenidos".

martes, 19 de julio de 2011

El corazón de Orión Parte I

Rigel es, actualmente, la estrella más brillante de la constelación de Orión. Es considerada como el pie izquierdo, más adelantado, de la figura de El Cazador que representa Orión. Según la mitología griega, Orión era un gran cazador, hijo mortal del dios del mar, Neptuno... Su gran objetivo era cazar a todos y cada uno de los animales de la Tierra, por lo que el dios del cielo, Zeus, envió a un enorme escorpión para matarlo. Por petición de Artemisa, Zeus colocó tanto a Orión como al escorpión en el cielo, pero en lados opuestos: de esta forma, la persecución se sucede eternamente, ya que cuando Orión se oculta en el horizonte occidental, vemos a Escorpio aparecer en el horizonte oriental.., y viceversa.

Los egipcios tenían muchos mitos en relación a esta constelación. En algunos textos egipcios se manifiesta que Orión era como la "casa del dios Osiris" en el cielo... Poca gente conoce que el complejo de Keops, en Egipto, era denominado antiguamente "Sakhbu", cuya traducción es "lugar de la estrella del alma". Los antiguos egipcios utilizaban esta denominación para denominar a toda la meseta de Gizah. Una curiosa teoría pone de manifiesto que una de los simbolismos de este complejo de pirámides, tan conocido en el mundo entero, sería como representar "un Duat en la Tierra": esto es, la representación terrestre del Inframundo o lugar de los muertos en el Cielo, donde Osiris residía según la antigua mitología egipcia.., es decir, Orión.

Se ha estudiado, defendido y denostado muchas veces la teoría del ingeniero Robert Bauval, que argumentó que las pirámides de Giza reflejan exactamente el patrón de las tres estrellas principales del Cinturón de Orión hace aproximadamente unos 10.000 años... Como he dicho antes, en el Egipto antiguo, Orión era "el lugar de Osiris", el Duat.., sugiriendo una profunda conexión entre esta constelación y el mito de la muerte y el renacimiento, de vital importancia para los egipcios. En realidad, y según Bauval, todo el complejo de la meseta de Gizeh parece dispuesto para crear un puntero que indica el ascenso helicoidal de Orión/Osiris.

Otros investigadores, como el periodista Jay Wiedner, sugiren que la posición de las tres pirámides principales refleja el patrón de la famosa espiral áurea, y que si extrapolamos esto a los cielos, siguiendo una línea imaginaria, podemos enlazar, marcando una ruta ascendente, con un área de la constelación correspondiente a la zona llamada "el corazón de Orión", cercana a la estrella más conocida del hombro del Cazador, Bellatrix... Esta zona del espacio parece vacía, pero en ella las ondas de radio y los telescopios revelan una porción del espacio donde parecen concentrarse enormes cantidades de material estelar absorbido, proveniente del colapso de numerosas estrellas muertas. Todo este material se encuentra a una temperatura impresionante, pero es que, además, origina constantemente la creación de nuevas estrellas. Literalmente, el "corazón de Orión" es el lugar donde nacen más nuevas estrellas de todo nuestro vecindario galáctico local.

Rizando el rizo, la teoría completa sería la siguiente: toda la compleja geometría de Gizah, el "lugar de la estrella del alma", habría sido diseñado para codificar e integrar determinadas verdades, referentes a los campos de muerte y creación de estrellas en Orión (recordar la importancia de la muerte y resurrección de Osiris para el pueblo egipcio). De esta forma, los monumentos en Gizah funcionarían como una especie de "reloj cósmico", marcando los tiempos a través de las cíclicas alineaciones estelares, y estableciendo una especie de "lugar de resonancia a escala galáctica" de las regiones del Duat.

De alguna manera, este "lugar de resonancia" (como es arriba, es abajo) permitiría recordar por generaciones y generaciones quiénes somos y de dónde venimos, a una escala galáctica. Memoria cósmica, podríamos decir: es un símbolo, una llamada a la auto-conciencia que nos permita superar la programación inscrita en nuestro cuerpo de mono.

En los Textos de las Pirámides podemos encontrar lo siguiente:

"He aquí que él ha venido como Orión, he aquí que Osiris ha venido como Orión.., ¡oh rey, el cielo te concibe con Orión, la luz del alba que lleva con Orión! (...). ¡Oh rey, eres ésta Gran Estrella, la Compañera de Orión, que atraviesa el cielo de Orión, que navega el Duat con Osiris, que asciende desde el este del cielo, se renueva en su debido tiempo, y rejuvenecido en su debido tiempo, el cielo te ha nacido con Orión" (Textos de las Pirámides, línea 882-3).

Más adelante, encontramos una aclaración importante:

"Yo soy un alma, yo estoy en una estrella de oro..." (Textos de las Pirámides, línea 886-9).

Por cierto, en varios lugares de estos Textos se encuentra la afirmación "La hermana del rey muerto es Sothis (Sirio).., su descendencia es la Estrella de la Mañana...". Es fácil comprender que esta aseveración hace referencia a la diosa egipcia Isis, la estrella Sirio (Sothis para los egipcios), que sigue el camino de Orión a través del cielo. Asimismo, también hace referencia a los hijos, la descendencia de la pareja celeste, simbolizada por el dios Horus, el halcón, en este caso manifestándose como Venus, la Estrella de la Mañana. Resulta útil recordar que Venus, levantándose contra la eclíptica, crea una estrella de cinco puntas. Este símbolo, una estrella hecha de cinco líneas trazadas desde un centro común hacia los puntos sobre el Zodíaco de Venus creciente, cubre literalmente todo el techo de la pirámide de Unas, donde los Textos de las Pirámides fueron encontrados, y se denomina "estrella de Nuit".

Horus, hijo de Isis y Osiris, era el prototipo del rey en la Tierra... Como tal, el símbolo de la estrella de Horus sugiere la idea de la trascendencia y de la posibilidad de la evolución estelar. Parece ser que los sabios egipcios lo interpretaban como el símbolo de la incorporación del ser humano a la evolución cósmica, desde la evolución biológica.

Los griegos pitagóricos afirmaban que el Pentagrama es el símbolo perfecto de la Humanidad, y que su extensión en el espacio, el Dodecaedro, es el último símbolo del Espíritu.

En otro post, si surge, hablaré sobre la importancia del oro para los egipcios, de cómo ellos eran conscientes de muchos secretos que tendrían relación con la concepción que en aquellos tiempos tenían sobre la inmortalidad, así como su relación con la posterior Alquimia.

¡Saludos!

domingo, 10 de julio de 2011

Hatysa

"De la boca de los pequeños y hasta de los que aún maman fundaste la fortaleza, a causa de sus enemigos, para hacer caer a sus enemigos y al que se venga".

Ángel número 17 de la Cábala, Lauviah.
-----------------------------

Durante la semana pasada, y obedeciendo a vuestras peticiones de que no abandonara este blog, estuve haciendo esfuerzos para no cerrarlo, para incluso seguir escribiendo... No me gusta realmente tanto ya hacer las cosas demasiado a la ligera.

Sin embargo, tampoco quiero ni puedo forzarme a mi misma. Así que he decidido tomarme unas vacaciones muy largas. Después de ellas, ya veré qué es lo que hago con este blog.., si es que hago algo.

El motivo por el cual no me apetece mucho escribir en estos días es porque me siento sumamente decepcionada. He perdido gran parte de la fe que me animaba para seguir con este trabajo: pero no en nada divino o trascendental, sino simplemente, en el ser humano.

En los últimos días se me ha acusado de demasiadas cosas que no me han gustado. He visto enfrentamientos y movidas extrañas que me han gustado mucho menos. Y francamente, estoy más que harta.

No espero que nadie pueda comprender mis motivaciones, ni tampoco que a nadie le interesen. He gastado mucha, muchísima energía tratando de hacer mi trabajo lo mejor que podía (o que pensaba que podía y lo hacía). Ahora me siento muy agotada, y sobre todo, muy harta. No he visto en estos últimos días más que gente que iba "a su bola". Personas que habían elegido ya su propio camino, pero sin contar con el resto. Al fin y al cabo, ¿a quién le interesan los problemas y necesidades ajenos, eh?

Todo esto ha propiciado que algunos otros que sí realmente me necesitaban, se vieran privados de mi energía para trabajar. A algunos de vosotros, que me habéis pedido desde hace tiempo una carta, un tratamiento, no he tenido más remedio que postergarlos, porque yo no me encontraba (y no me encuentro) bien. Siento mucho que hayáis tenido que esperar tanto, pero me niego a trabajar en esta tarea tan especial a desgana, porque de esa forma os traicionaría tanto a vosotros como a la ética personal que me alumbra.

Estoy hasta el gorro de muchas, muchas cosas, y he llegado ya a la gota que colma el vaso, como se dice. Por eso, con vuestro permiso, me voy a tomar al menos un mes y medio de descanso... Me retiro para hacer limpieza en profundidad, que ya he ido acumulando demasiada morralla a mis espaldas, y me pesa. No quería desaparecer por fin sin dar una explicación: bueno, tampoco es tan grave, al fin y al cabo todo el mundo tiene que hacer una limpieza a fondo o una mudanza de vez en cuando, ¿verdad?

He de recuperar la fe en las personas, porque si no, me resultará imposible volver a trabajar con las personas, y ése es el motivo por el cual, fundamentalmente, no he podido atenderos en los últimos tiempos como debería... He acumulado toneladas de mentiras, de frustraciones, de enojos, de palabras hirientes, de manipulaciones, de insultos y de acusaciones ajenas. Ahora tengo que deshacerme de todo eso y olvidarlo, porque os aseguro que no me hace ni pizquita feliz. Tengo que quitarme de la chepa todo aquello que alguna vez me animó, me alegro o me pareció brillante y hermoso.., pero de lo que me he dado cuenta que no era más que una cárcel o una ilusión. Una vez deshecho el hechizo, esto va a resultar muy, muy fácil para mí.

... Simplemente necesito tomarme unas vacaciones, y olvidarme de unas cuantas cosas que verdaderamente podrían haberme causado un daño irreparable... No quiero volver a saber nada de todo aquello que me ha ensuciado el alma con sus requerimientos injustos y jodidos. De vez en cuando, es mejor pasar la página, cerrar el libro, y seguir adelante, que insistir una y otra vez en lo que no tiene remedio.

Tengo que volver a creer en el ser humano, y sobre todo, aprender cuál es la actitud que debo tomar cuando me enfrente a gente dominante y calculadora disfrazada de inocente... Es lo peor, y si atraigo eso, cosa que me preocupa, es porque seguramente tengo que deshechar asuntos que todavía no he comprendido del todo.

Deseo descansar y estar tranquila por un tiempo; no quiero escuchar más reproches, más acusaciones, más amenazas, más gritos, más tonterías... Yo no soy perfecta, pero nadie lo es.., y algunos mucho menos que otros. Nadie, ningún ser humano, posee autoridad como para imponernos sus creencias, sus necesidades, sus sueños y deseos, sus objetivos. Cada uno de nosotros tenemos nuestros propios objetivos, necesidades, sueños y deseos, y no podemos permitir que nadie, NADIE EN ESTE MUNDO, se apropie de ellos cuando le venga en gana, para venir a escupirnos o a acusarnos cuando, simplemente, no queremos hacer lo que ellos nos dictan.

En fin, amigos: pasadlo muy bien durante el próximo verano. Aprovechad para descansar, limpiar vuestros corazones, mentes y espíritus de todo lo que os sobre, para empezar de nuevo en septiembre con más fuerzas, con más ganas.

Un saludito desde Hatysa, la estrella más brillante de la espada de El Cazador.

viernes, 8 de julio de 2011

Gritar





















Cuando el aire se agota y te aprietan las botas
de tanto andar,
cuando la cuenta es injusta y lo que más te gusta
te sabe mal.
De repente el disfraz de un soldado valiente
te queda pintado...
Das un paso al frente, porque son urgentes
las cosas que siempre has callado.

Y gritar y gritar y gritar
y cederle al coraje un lugar,
y ponerle nombre al miedo,
y arrancarle un rayo al cielo,
ser feliz aunque pueda fallar.
Porque un nudo en la garganta
no se suelta si se aguanta.
Las espinas no se deben tragar.
Las palabras tienen filo
y a mi nadie me ha prohibido gritar.

Como un perro asustado que nunca ha ladrado
te sentirás,
como un disco olvidado que nadie ha tocado
resonarás.
Por que nadie firmó con tu sangre una ley
que te quite el derecho
de pasar al frente y mostrar los dientes
soltando la voz de tu pecho.

Y gritar y gritar y gritar
y cederle al coraje un lugar,
y ponerle nombre al miedo,
y arrancarle un rayo al cielo,
ser feliz aunque pueda fallar.
Porque un nudo en la garganta
no se suelta si se aguanta.
Las espinas no se deben tragar.
Las palabras tienen filo
y a mi nadie me ha prohibido gritar.

Lo que guardas dentro se irá secando con el tiempo...
¡¡Sácalo, fuera vale más
Que condenarlo a callar!!

Y gritar...

Y gritar y gritar y gritar
y cederle al coraje un lugar,
y ponerle nombre al miedo,
y arrancarle un rayo al cielo,
ser feliz aunque pueda fallar.
Porque un nudo en la garganta
no se suelta si se aguanta.
Las espinas no se deben tragar.
Las palabras tienen filo
y a mi nadie me ha prohibido gritar.

Luis Fonsi, "Y gritar".

Fresno: el Árbol Cósmico

El fresno es una especie arbórea muy peculiar, que siempre estuvo relacionada con el conocimiento y la comprensión de lo Sagrado. Fue considerado un árbol cósmico, que teniendo sus raíces en la sabiduría, dio lugar al universo y ordenó el caos. Representa un símbolo del principio de los tiempos, del Paraíso, y por lo mismo, simboliza también la inmortalidad y la reencarnación.

Para la mitología nórdica, el fresno Yggdrasil era el Árbol de la Vida. Según este mito, sus ramas y raíces mantenían unidos los 9 mundos, y de su raíz manaba la fuente que llenaba el pozo del conocimiento, custodiado por el Mimir, el gigante tío materno de Odín, señor del Conocimiento.

El fresno fue también un árbol sagrado para los celtas... Se le atribuían todo tipo de poderes sobrenaturales, como el que nunca pudiera ser herido por el rayo. Símbolo de la juventud, larga vida y prosperidad, es un elemento capaz de conectarnos con las fuerzas espirituales del universo. La energía del fresno ilumina la mente, da equilibrio, salud y resistencia a nuestro cuerpo. Muchas de las varitas utilizadas por los magos estaban constituidas con madera de fresno, así como la de los zahoríes, para encontrar agua.

Estar en contacto con el fresno nos aporta juventud, aplomo y sentimiento de amor y conexión con la Tierra y el Cosmos a la vez. Se dice que la madera de fresno auyenta a las brujas, demonios y malos espíritus. También se dice que propicia la buena suerte. Realmente, este árbol es famoso por ahuyentar las influencias malignas si se planta a la entrada de casa.

Este "árbol cósmico" ofrece protección y seguridad a personas intranquilas, con sentimientos de rencor, falta de apertura emocional, miedo a relajarse y sentir alegría o carencia de amor por uno mismo y por los otros... Ayuda principalmente a las personas con sentimientos de indefensión, bloqueadas física o psíquicamente, con vejez prematura y anulación personal. Su energía purifica tanto el cuerpo como la mente, logrando una visión más consciente, vital y espiritual de la vida.

Por otro lado, el fresno es invocado para combatir la esterilidad. Despierta profundamente el poder de la sanación y del amor, incrementa poderosamente la energía vital, y protege psíquicamente. Si metes dentro de tu almohada, por ejemplo, unas hojas de fresno en un saquito, tendrás sueños reveladores y, por supuesto, libres de pesadillas.

Muy poca gente sabe que el fresno estuvo dedicado a Poseidón, dios griego del mar. De hecho, es curioso pero, generalmente, los remos y algunas armas, como las lanzas, están hechas de la madera de este árbol. Para los escandinavos, una de las raíces del árbol cósmico Yggdrasil alcanza el Hel (el Infierno), otra el reino de los gigantes, y la tercera el reino de los hombres. Éstos se reunían cada día junto a este árbol para recibir la inspiración del dios. En las ramas de Yggdrasil anidaba Vedrfolnir, el halcón que informaba a la diosa Frija de cuanto acontecía en el mundo, a la manera de mensajero de los dioses.

Este árbol, consagrado a Odín en unos casos, hogar de ninfas aéreas y marinas en otros, se dice que tiene como colores al blanco y al negro. Su virtud es la ambición, y otorga inteligencia y talento. No existe bajo la capa del cielo árbol más venerado por la humanidad que el fresno. La espiritualidad dicta que el fresno es un ser prolongación de la Madre Tierra, es un árbol de luz, y por tanto solar, pero también de agua, ya que la necesita muchísimo para su supervivencia. Es leal a la especie humana, otorgándonos todo tipo de dones.

Yggdrasil es el Árbol que contiene todas las fuerzas del cosmos, posee tres ramas que sostienen la bóveda celeste, y sus frutos son las estrellas.

jueves, 7 de julio de 2011

Maya


















No es verdad que nadie nos aprisione: es Maya, todo es ilusión.

No es cierto que estemos sometidos, que no podamos ser libres de mente, espíritu, corazón y cuerpo... Puede que algunos se esfuercen en intentar convencernos de lo contrario: pero no es verdad, es todo mentira.

Nadie puede someternos. ¡Nadie!

El simple hecho de tener voluntad es capaz de liberarnos de cualquier condicionamiento, interno o externo, que nos parezca que en este momento nos está atenazando.

Somos seres creativos, profundamente creativos, y de un gran poder. Los hindués llaman a lo que intenta convencernos de lo contrario Maya, que significa "no es".

La multiplicidad de este mundo fenoménico y la distinción entre las almas y Dios es sólo una irrealidad. La auténtica realidad es que sólo hay Dios.

Así que si odias, si temes, si sufres, no eches la culpa al vecino: eso es lo que está en este momento en tu corazón.

Maya se identifica con la materia, y es la fuente de todo el universo visible... Según los shivaístas, Maya es uno de los cuatro nudos que atan el alma a este universo material. Y para los budistas simboliza la duplicidad, que es una de las 24 pasiones negativas menores.

Así que, si odias a tu hermano, ya lo sabes: estás odiándote a ti mismo. ¡Eso fue lo que dijo el Cristo!

Y al revés.

Cada persona u objeto físico, desde la perspectiva de la Eternidad, es como una breve gota de agua en la inmensidad de un océano sin límites... La meta de la autorealización es precisamente comprender, asumir, admitir esto. Nuestra consciencia aquí en la Tierra no es sino un fragmento de esa gigantesca conciencia que llamaríamos Cósmica, y que se encuentra dentro de cada uno de nosotros. Paracelso y muchos otros afirmaron que somos precisamente un sistema solar en miniatura. Ese fragmento llega a obsesionarse con la personalidad (el ego), y con el mundo material sobre el que se proyecta.

Por eso digo: todas nuestras limitaciones realmente son falsas, son mentira. ¡Somos inmortales e infinitos!

Estamos solo medio despiertos... Creemos que somos una sombra, porque el mundo material nos impulsa hacia ella. El hombre puede evitar el sufrimiento de las distintas reencarnaciones, e incluso la falsa felicidad, alcanzando la sabiduría y el conocimiento. De esta manera, no habrá ya más decepciones ni deudas.

La materia no es sino vacío. El mundo que nos rodea es Maya, una ilusión. Todo es energía. El tiempo es flexible, y su interpretación depende de tu estado de conciencia, en cada caso. Nuestros sentidos son poco fiables. No somos sino embriones espirituales, siempre en continua evolución.

Los que nos sabemos inmortales, podemos vivir alegres, como dijo una vez el filósofo George Rusell.

¡Besotes!

miércoles, 6 de julio de 2011

Los devoradores

Hay veces en la vida en que es necesario hacer "expurgo": esto es, librarse de cosas, situaciones, personas, sentimientos, obsesiones, traumas, lastre viejo y amargo, de una bendita vez.

En definitiva, no es más que una limpieza del ser a nivel profundo. ¡Por fin he averiguado qué demonios me estaba pasando!

Como los alimentos que hemos tomado en demasía, que en algunas ocasiones nos envenenan; como ciertos alérgenos que están en el aire, que pueden crearnos síntomas que ni sabemos de dónde vienen; como determinadas "fugas energéticas", de las que ni tan siquiera somos conscientes, ocurre que muchas veces estamos sometidos a la voracidad de los "devoradores", que pueden ser de muy diferentes tipos.

Igual que limpiamos diariamente nuestro cuerpo, deberíamos también aprender a limpiar diariamente nuestra mente y nuestra alma. Igual que desde chicos, sabemos que no debemos poner la mano en el fuego, también deberíamos aprender que acercarnos a determinadas cosas, personas, situaciones, es nocivo para nuestra salud mental y espiritual. Y en el caso (más que probable) en que ya hayamos tomado contacto con estas sutiles ponzoñas, aprender a liberarnos de la forma más rápida y menos dolorosa posible.

Los devoradores pueden encontrarse fuera, en el entorno, o dentro de nosotros mismos. Creo firmemente que, en el caso de los que son externos, nosotros mismos los atraemos, debido a nuestras propias deficiencias. Por ejemplo, algunos biólogos incluso defienden la existencia de "paquetes de memorias", que obedecerían a los remanentes de supuestas vidas pasadas. Serían como viejos núcleos de personalidad del individuo (eso que algunos conocen como ego), ya presentes en la gestación fetal, y que sólo pueden ser detectados por la gente más sensible (desgraciadamente, la que también se encuentra en posición más vulnerable con respecto a estos devoradores).

Lo más sensato que puede uno hacer cuando se encuentra "invadido" psíquica y espiritualmente, es "pasar del tema", dejarlo ir, mandarles a freír monas, apuntarles en el libro del olvido, pasar página... Eso, en referencia a los más que habituales "vampiros psíquicos", de los que ya he hablado en más de una ocasión. Hay que arrebatarles el poder sobre nuestras mentes y conciencias, por el simple hecho de resetearlos, de borrarles del programa de nuestra vida. Así, sin miedo, sin culpa, sin más. Es más fácil hacerlo que decirlo casi. Más fácil de lo que parece a simple vista.

Es sanísimo lo de "no hacer ni puñetero caso", os lo digo en serio... No somos conscientes de cuántas veces, a lo largo del día, aparece un sujeto que trata de cargarnos a la espalda el equipaje de sus propios miedos, fobias, concepciones del universo, manías, malos rollos, odios, iras, envidias, etc. Eso no es sano, ni para él tampoco. Se queda uno exhausto, y la mayoría de las veces irascible, sin saber ni tan siquiera qué es lo que le pasa. Pero todo tiene un límite: si la persona no reacciona, acabaría por ponerse enferma. Afortunadamente, suele reaccionar, en un sentido u otro, mandando bien lejos al objeto de sus preocupaciones, temores, o complejos que no son propios. Es más grave en el caso de relaciones estrechas (un matrimonio, por ejemplo), pero no necesariamente mortal.

En fin: hacer limpieza de vez en cuando, majos, majas. Hay mucho pelma suelto, pretendiendo llamar vuestra atención, acaparar vuestra vida, aprovecharse de vuestra energía, absorber vuestra buena vibra, y contagiaros de su frustración. Algunos lo hacen con alevosía, pero ojo, porque otros no se dan cuenta. ¡No se lo permitáis! Enviadlos bien lejos, si es preciso: nunca murió ninguna persona por deshacerse de otra y permitir que el suave viento y la brisa vivificadora volviera a animar su conciencia...

¡Que corra el aire! ¡Besotes!

lunes, 4 de julio de 2011

Reflexión




















He recibido en estos días muchísimos correos vuestros, incluso de gente que no conozco de nada, pidiéndome que recapacite y que no cierre el blog así, por las buenas...

La verdad es que llevo un tiempo ya que no me encuentro muy bien. No sabría decir qué es lo que me ocurre. Creo que es una especie de "muerte" de las mías: procesos vitales en los cuales de repente, y aparentemente sin venir a cuento, me desprendo de multitud de cosas, personas y situaciones que, aparentemente, ya no representan ninguna evolución positiva para mí.

Yo no sé si a vosotros os ocurre esto con tanta fuerza como a servidora, pero en mi caso, es impresionante. Cuando viene este vendaval, es que pocas cosas se quedan en pie. Así que, ahora mismo, no sé bien si seguir con el proyecto del blog adelante, o no. Sé por experiencia que tiro por tierra, cuando me pasa esto, muchas cosas que no debería haber tirado. Pero la verdad es que me siento extraña, muy, muy rara. Y no podría explicar del todo qué es lo que me pasa, en definitiva.

Ayer domingo realicé la meditación lunar que me corresponde para este mes. Fué algo como lo que sigue:

"Me encuentro en lo alto de unos enormes acantilados llenos de hierba de un color verde espectacular. Abajo, el mar. A mi espalda tengo multitud de cajas de madera, que veo llenas hasta los topes de multitud de trastos viejos, cosas antiguas, cachivaches varios... De repente siento un agobio terrible, y empiezo a tirar todo eso, con las cajas incluidas, al mar. Con la última caja miro abajo, y siento un alivio considerable cuando veo a la caja hundirse en las profundidades.

Doy la espalda al acantilado, y asciendo suavemente por las laderas de hierba fresca, rumbo a una casa que veo allá, en lo alto, no muy lejos del mar. Es una casa grande, pero no ostentosa, de ambiente familiar y muy, muy sencillo. Pienso, "éste es mi castillo", y me encamino hacia ella, penetro y me doy cuenta de que es una casa super luminosa, aireada, de aspecto limpio, con todos los muebles y paredes de color blanco, espaciosa... Miro alrededor, y veo como una silla alta apoyada contra la pared, un poco en alto, sobre un pequeño estrado, y al sentarme sobre ella, me doy cuenta que me transformo yo misma en Sekhmet, la diosa de cabeza de leona. Apoyo los brazos sobre los laterales de la silla alta, y me quedo mirando al mar, desde una enorme ventana que también deja ver, al pasar, a las gaviotas y aves marinas, y pienso que ellas son las que me traerán siempre noticias de las personas que yo estimo y que se encuentran lejos, lo cual me reconforta bastante.

Entonces veo en frente de mí una escalera de caracol que aparentemente va al piso de arriba... Es como de hierro, algún metal oscuro, pero es muy bonita, como de apariencia antigua. Subo por las escaleras, notando que me voy transformando también en persona normal. Y me encuentro con una habitación muy agradable, llena de astrolabios, telescopios, cartas de navegación del cielo, relojes de arena, globos terráqueos, esferas armilares, cuadrantes y compases, etc. Por la ventana abierta de par en par, se ven las estrellas porque ya ha anochecido. Concretamente, casi enfrente de mi se encuentra la constelación de Orión, la identifico bien por las tres brillantes estrellas que conforman su cinturón. Me quedo allí, disfrutando, meditando sobre los contenidos del eje 10-4 sobre el que reposa mi lunación esta vez, y pensando que éste es el lugar desde el que yo voy a realizar todas mis investigaciones, y que me parece muy, muy grato. Pregunto, en todo caso, algún detalle, alguna razón más que pueda dar explicación a esta meditación lunar de julio, y me veo que llevo puesto, en el índice de mi mano derecha, mi anillo dorado de lapislázuli, que asemeja la forma de un nodo".

Bueno: pues ésta ha sido mi meditación lunar para este mes de julio; como digo, no os aseguro que siga escribiendo aquí, porque estoy demasiado removida, rara y confundida como para tomar ahora mismo una resolución definitiva. Prometo que lo pensaré, porque escribir meramente cualquier cosa pequeña, me causa un esfuerzo terrible, como si estuviera labrando jeroglíficos en la mismísima Piedra de Rosetta, pero bueno. Como dice mi buena amiga Begoña, todo es perfecto, y todo se andará. ¡Ya llegará el momento de actuar!

Besotes a todos, desde la distancia... ¡Y gracias por vuestros comentarios, vuestro apoyo y vuestra fidelidad, siempre!