Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

martes, 29 de noviembre de 2011

Jaque mate

"Cada loco con su tema/
Contra gustos no hay disputas:
Artefactos, bestias, hombres y mujeres,
Cada uno es como es,
Cada quién es cada cual,
Y baja las escaleras como quiere".

Joan Manuel Serrat.

"Cuando no tienes por qué mentir/
Las verdades se acercan a ti y te abrazan/
Y caminas con sinceridad/
Y las dudas te dejan pasar, y las pasas"

Elefantes.

--------------------------------
En la madrugada de hoy martes, día 29 de noviembre, he realizado la meditación lunar correspondiente a noviembre/diciembre de 2011, para más señas... La luna nueva tuvo lugar el 25 de noviembre, produciendo un eclipse parcial de sol que sólo fue visible desde la Antártida, Tasmania y partes de África del Sur y Nueva Zelanda... Y menos mal: porque si llega a estar más "centradito" (como el de luna que va a tener lugar el próximo 10 de diciembre, sábado), no sé qué hubiera sido ya de mí.., teniendo en cuenta que mi planeta guía, Mercurio, se había puesto retrógrado el día anterior. ¡Y bien que lo noté, y lo noto!

La lunación ha caído en esta ocasión sobre mi Casa 3, en conjunción a mi Neptuno natal... Hace sextil a mi Plutón natal, y trígono a Urano en tránsito por mi Casa 7 (otro que se va a poner directo en nada: el día 9 de diciembre, antes de la Luna Llena, ¡ya verás tú, ya!)... Curiosamente, Mercurio retrógrado esta lanzando una oposición a mi Saturno en Casa 9.., y éste acomete un trígono del tránsito de Saturno justamente sobre la cúspide de mi Casa 2. ¿Comprendido? XDDDD

Hoy me he encontrado un correo de Mamen desde Facebook, preguntándome qué quería decir con lo de "ser plutoniana" que le comenté el otro día... Te contesto aquí, ya que las redes sociales son algo "menos íntimas" (por no decir que, en algunos casos, son como la meretriz de Babilonia): ser plutoniana es estar jugando una partida de ajedrez durante más de 5 años con ese planeta, Plutón, sin cansarte, y sentirte dispuesta a llegar hasta las últimas consecuencias, como he hecho yo. Me has dicho que has buscado en Internet, pero que no sabes si la fuente es fiable... Bien: yo te sugiero que consultes este enlace, que me parece extraordinario (es mi opinión personal), y que luego me digas lo que opinas al respecto, si quieres.

Deseo en esta ocasión dar las gracias a Fedra, porque con la enseñanza de sus técnicas para acceder a los registros akáshicos me ha permitido dominar muchísimo mejor mis cualidades naturales: tanto, que he podido al fin darle jaque mate en esta diabólica y larguíiisima partida al mismísimo rey del Inframundo; también a Nuria y a Roser, que me enseñaron hace ya muuuucho tiempo las bendiciones de la meditación lunar, como técnica indiscutiblemente a medio camino entre la astrología y la psicología más holística; y por último, a Toni, que con su especial cualidad para vislumbrar la luz en medio de la total oscuridad, me ha ayudado durante interminables meses para no decaer en esta terrible batalla (la postrera) con sus interpretaciones de mis difíciles y, algunas veces, dramáticas meditaciones lunares.

Una batalla librada en pos de la verdad, de la libertad, de la justicia y el amor. ¡No hay nada más importante!

Ahí os dejo mi meditación: ¡va por vosotros, chicos! Y si: no me extraña que estuviera yo tan, tan reticente, Fedra, a seguir adelante con el curso de Akáshicos: en ocasiones, muy a menudo, es sumamente doloroso conocer la verdad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
"Aparezco en mitad de un escenario enorme, vestida de geisha, bailando para un público numeroso con movimientos dramáticos y pasionales. Pero me siento a mi misma artificial, rígida, como una muñeca "al servicio de"... Afuera, en la oscuridad de ese aparente teatro, vislumbro multitud de rostros masculinos, hieráticos e impasibles, mirándome fíjamente. Pareciera que desean devorarme viva.

En esto, aparece en escena mi sensei, mi maestro de Aikido... Me saca del escenario tirándome de una manga, y se pone él mismo a desvestirme, quitándome del cuerpo todos aquellos pesados ropajes de cortesana. Me deja con una especie de kimono ligero de color blanco que llevo debajo de toda aquella parafernalia. Estamos ahora en un patio japonés, encima de la arena blanca. Practicamos aikido: él me enseña cómo todos los movimientos proceden de la espada, y me repite varias veces "¡recuerda que no eres una víctima!", y también "céntrate, ¡tienes que estar solamente en el aquí y el ahora!".

Terminamos la práctica, nos saludamos, y él se marcha.., yo me introduzco en una casa grande de madera que está al otro lado del patio, dejando atrás mi calzado. Al penetrar en su interior me sorprende lo enorme, diáfana y acogedora que es. Las paredes de madera y papel, con leves grabados de hojas; las luces de lamparillas aquí y allá; el ambiente fresco, fragante (huele ligeramente a jazmín) y tranquilo... Veo que hay, sobre una mesita baja, un total de nueve copas de sake, con su botella. Me siento arrodillada, cojo una bandeja y aparto cuatro copas, que coloco sobre dicha bandeja de madera oscura. Ahora voy vestida de gris perla y blanco, quizá con alguna nota de verde en el ropaje.

Aparece por mi derecha un sirviente... Es muy humilde, y yo sé que trabaja casi como un esclavo, pero siento que personalmente le guardo un respeto enorme; que reconozco su sabiduría, y que además le profeso una gran confianza y afecto. El sirviente (un hombre viejo, de más de sesenta años) va vestido de gris. Me hace una profunda reverencia, se sienta a mi lado, y saca un rollo de papel con multitud de caracteres escritos de entre sus ropajes. Me dice "éstos son los nombres de aquellos que están mintiéndote y abusando de ti a conciencia, sabiendo perfectamente que obran mal, y que así te hacen daño; deberías reconocer esta lista y tachar el nombre de aquellos en quiénes ya no puedes confiar, para que yo reordene y reescriba todo de nuevo". Yo le miro con una sonrisa, y le digo algo así como "sé quiénes son y no me engañan, mi querido y viejo amigo; tacha tú de la lista a quien consideres oportuno, pero no ocultes completamente su nombre, para que siempre podamos recordarlo. Enrolla el manuscrito y luego guárdalo en un sitio preeminente dentro de nuestros Archivos, que tú custodias porque eres su Guardián. No podemos olvidar el gran servicio que estas gentes nos han prestado, haciéndonos ver cuál era la realidad, enseñándonos aunque fuera a fuerza de dolor; no podemos eliminarlos: hay que conservar esta memoria".

El sirviente me vuelve a hacer una profunda reverencia de asentimiento... Luego se yergue un poco, y mira con estupor la bandeja con las cuatro copas. Me pregunta si vamos a tener visita. Y yo le digo que sí. que esta noche he invitado a cenar conmigo a una poderosa sacerdotisa del templo de Ise; a un joven ronin sin amo; y a una vieja mendiga que sobrevive con dificultad en medio de la calle porque fue repudiada por su marido, el cual obtuvo el divorcio. El sirviente vuelve a hacerme una reverencia, se levanta y se va. Yo me levanto también a coger un papel y un pincel, porque siento que quiero escribir algo breve; veo que está oscureciendo. Oigo un sonido en la ventana, miro sorprendida, y me encuentro a un colibrí posado en el marco de la misma, soltando breves trinos al aire. Sonrío y, al levantar la vista, veo como toda la habitación se ha llenado de unas curiosísimas mariposas, con las alas de colores rojo, negro y dorado, que revolotean por doquier. Escribo en un papel las palabras "Verdad", "Amor", "Justicia" y "Honor", en forma de kanjis japoneses, con mi pincel negro.

Me agacho, cojo la bandeja con las cuatro copas, vierto en cada una de ellas un poco de sake, y me levanto. Curiosamente, veo que justo delante de mí, tirada en el suelo de la habitación, hay una hoja de hiedra de un color verde fresco, brillante. ¿De dónde ha salido? Encogiéndome de hombros, me pierdo  con la bandeja en las manos hacia el interior de la estancia, entre las sombras...".

------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Aún antes de dejaros por hoy, quiero publicar cierto pensamiento... El otro día, el 25 de noviembre, cuando la luna nueva, se celebró el Día Internacional de la Lucha contra la Violencia de Género... Reconozco que, una vez, quise defender a una mujer que tenía este problema, y pagué caro por ello, pero no me arrepiento. ¡No me arrepiento ni un ápice: antes bien, me enorgullezco! Porque defendiéndola a ella, estaba defendiendo a todas las mujeres que hayan sido, son y serán en este bendito planeta.., a todas las mujeres que también nosotros somos, definitivamente.

También quiero hablar en contra de los hipócritas. No basta con perseguir a los maltratadores; no basta con meter en la cárcel a los asesinos. La sociedad entera debe concienciarse de que en este asunto no tiene cabida ya el doble rasero. Desde este momento, desde este punto y hora, condeno con mi total rechazo a todo aquel que hace uso de los servicios de prostitutas/os en cualquier ocasión (sea esta cual sea) porque tal individuo, por muchas excusas que ponga, está utilizando a otra persona de la peor manera posible, Y LO SABE. Condeno, desde este momento, a todo aquel que "idealiza" y "mantiene al margen", en la ignorancia (¿sí?), al amor que tiene "en casa", en la seguridad de su hogar, de su retiro interno o de su particular entorno íntimo.., mientras que, por otro lado, corre a dar rienda suelta, en los brazos de otras personas (meretrices o no), a sus más bajos instintos. Esto es un insulto hacia la Verdad, hacia el Amor, hacia la Justicia y hacia el Honor, ¡Y LO SABE! El silencio y la oscuridad no son cómplices de la mentira, del odio, de la injusticia y del deshonor.

No hay excusas, ¡NO HAY EXCUSAS! A ti que te escondes entre las sombras, yo te digo: el Universo entero te está observando. Mintiendo de esa manera, estás haciéndole la corte al peor de los pecados: el abuso del hombre por el hombre. ¡Jamás encontrarás el amor así! Tú mismo estás condenándote sin remisión a la soledad, a la soledad más terrible y más absoluta que un hombre o una mujer pueden hallar: aquella que les hace renegar hasta de la propia y sagrada vida.

¡Besotes!


2 comentarios:

Anónimo dijo...

indudablemente esa hoja de hiedra caida............. muestra el final de un ciclo y maduracion,,,,,,
incluso una poda llevada a tiempo,,,, sin esperar o vivir todo un trance ,,,vas vestida de gris con algun tono verde,,,,,,,
indica que se desprende de tu ropaje......... y entras en otro ciclo........ de la vida.....
no se puede renacer sin cumplir un ciclo.....
en un estado plutoniano.......... pareciera una prueba Karmica.....ya superada anteriormente,,,,,,, pero se muestra de nuevo la prueba a ver si la experiencia esta presente......
y no repites la accion del apego y estas lista para el desapego.........
perdonar si pero no olvidar,,,,,,,, ni tampoco juzgar........ decides no focalizar estos sentimiento en una libreta negra diriamos sino que los dejas fluir.........
y aprender de la experiencia que a representado cada friccion.......
entre tu y yo te dire que todo son miedos estas fricciones son miedos de ellos que pareciera que los escupen en nuestras caras...... pero ellos son los que tienen esos sentimientos.....y en nuestra reacciones,,,,,,,, se quien ver reflejados........y reafirmados......
es momento de dejarlos con sus miedos y etcs,,,,,

me a gustado mucho tu meditacion.......... y cierra el aprendizaje de una forma magistral...............
ya colgue mi meditacion......... tela........ ya me contaras......
besitussssssss

Andrómeda72 dijo...

Eres weno interpretando, Toni: que nadie te diga nunca lo contrario :-) Hay mucha envidia por ahí...

Efectivamente, la hiedra representaba en muchas culturas europeas la muerte, el renacimiento, y también la vida eterna.

También tiene mucho que ver con el karma: he levantado piedras del tamaño de catedrales sobre mis hombros, como si fuera un gigante. Sólo algunos seres en este mundo se han dado cuenta, y eso es Plutón.

... Pero había que hacerlo...

Y sí, estoy lista para el desapego. Por lo que ya no paso, ni pasaré en el futuro, es por la mentira y por el dominio del hombre sobre el hombre. ¡Mira lo que ha pasado en la economía, sin ir más lejos! Todo por mantener una cadena de mentiras que eran insostenibles, y porque algunos querían aprovecharse de muchos... ¡Qué pasada!

Cierto: es momento de dejarles con sus miedos. Yo ya he hecho mi trabajo, y me he dejado la sangre y la piel ahí. Ahora, que otros sean los que peleen su destino.., si es que están preparados para hacerlo.

Parto raaaaauda, a ver tu meditación, ¡estoy ya en ascuas!

¡Besotes, lindo!