Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Idiotas y prudentes

En ocasiones, dicen que soy Virgo.., y parte de razón tienen, para qué negarlo... XDDD

También en ocasiones oigo que Virgo es uno de los signos más prudentes. La prudencia, en principio, es una cosa buena ("mu buena, mu buena", como diría mi ex jefe, que siga tan en paz como tranquilidad deja)... El diccionario incluso la define como virtud: "la virtud de actuar de forma justa, adecuada y con cautela". Por cierto, también se define como la capacidad de comunicarse con los demás por medio de un lenguaje claro, literal, cauteloso y adecuado, así como actuar con respeto a los sentimientos, la vida y las libertades de los demás. Debe ser por eso que yo me pienso 50 veces las cosas que hablo, aunque por la forma de expresarme no lo pareciera.

Pero no creo que la prudencia sea una virtud prerrogativa de ese signo, ni muchísimo menos... Antes bien, la considero también muy típica de otro signo con unas características completamente distintas: Sagitario. Se me vino la idea el otro día escuchando a mi sensei de Aikido, que indiscutiblemente es una amigable mezcla entre el combativo Sagitario y el poderoso Tauro (menos mal: un poquito de aire fresco por favor, que la recurrencia simbólica ya me mata). Él defendía algo que, ya digo, me dio que pensar: España es un país de gente muy, muy prudente. Algunos dicen que España es Sagitario, y otros que no: bueno, el caso es que aquí solemos callar, aguantar carros y carretas, cerrar la boca y tirar "pa`lante" con lo que haga falta, soportar los más increíbles sacrificios, y pensárnoslo mucho antes de hablar e incluso de actuar (sobre cosas serias, se entiende).., hasta que por supuesto, un día se nos hinchan las bolas, y se acabó. Cuando a los españoles se nos hinchan, ya ni Virgo, ni Sagitario, ni Escorpio, ni prudencia, ni conciencia: como decía aquel genial Gila en uno de mis squetchs favoritos, "se soltó mi suegra la faja, ¡y todos contra la pared!". Esto es lo que defendía mi sensei.., y mucha razón que tiene, por cierto.

Tengo la inquietante sospecha de que hay mucha, muchísima gente que confunde la prudencia con la idiotez. En otras palabras: se creen que porque uno no va armando bronca, porque se calla y otorga, porque no pone las cartas boca arriba, porque no dice la verdad a los cuatro vientos, es idiota. Sin ir más lejos, se me ocurre lo que actualmente está pasando en Cataluña con el liberal y catalanista Artur Mas ("menos es más", que dirían algunos, para redondear el chiste XDDD). Hace dos años que no piso Cataluña, pero me fui de allí con muy mal sabor de boca, y preocupada porque había oído algo así como que "España expolia a los catalanes y es culpable de sus problemas económicos". Ya: sigo sin aclarar ese tema de conflicto, pero me parto el eje cada vez que escucho al señor Mas "indagar" en los ánimos del colectivo (entre los de su propia tierra), a ver si aceptan o no lo de "abrir un modelo asegurador diferente (de cara a la sanidad pública), y seríamos más europeos, con una póliza básica obligatoria de seguro según el nivel de renta" (sic). Jajajaja, ¡qué chistoso, señor Mas! ¿Qué pensarán de usted ahora sus votantes? Yo no tengo ningún inconveniente en ser más europea (por cierto, Mas se refería al sistema sanitario holandés; tenga cuidado, "hermoso", no vaya a ser que alguno pida, de rebote, la legalización de ciertas drogas "blandas" en vez de analgésicos), siempre y cuando también se equiparen los sueldos a ese modelo, y por supuesto, cómo no, los horarios de trabajo; por no hablar de las ventajas de las embarazadas y "preñás" diversas (una buena amiga ha preferido emigrar a Inglaterra porque aquí no había perspectivas, ni en el sentido del "preñe", ni en muchos otros). El señor Mas (uno más, y perdónenme el chiste nefasto) es otro de los que se han creído que somos tontos, en vez de prudentes. ¡Menuda plaga!

Para muestra de que los ciudadanos son más prudentes que tontos, un botón: no hay más que coger un periódico, cualquier periódico del día, y leerse (con prudencia, por cierto XDDDD; ya sabéis lo que pienso de que no hay que fiarse ni de la propia sombra, y desgraciadamente, la vida me da cada vez más la razón) la sección de Cartas al Director. Publico algunos extractos de las que he disfrutado hoy, en el periódico 20 Minutos de Madrid:

"Hace más de una semana que Mariano Rajoy no sale, que no se le oye, que no se le ven las barbas. Desde la noche electoral, nadie sabe de él. Sólo un breve Twitter anuncia que está trabajando para crear empleo. Aunque yo pienso que lo del empleo sólo es una coartada (...) Disfrutemos del angustioso silencio de Rajoy hasta el día 22 de diciembre que, al parecer, será la fecha de su investidura. A partir de esa fecha, hablará, pero no con su voz, sino con la de las agencias de calificación y los mercados, y loos españoles nos vamos a quedar sin habla". P.Serrano.

"Me gusta, y mucho, la historia, pero a la vez me da miedo, sobre todo cuando recuerdo el dicho de que se repite. Sumidos en una crisis económica de inmensa magnitud, recuerdo el último y similar precedente con la Gran Depresión del 29, que a nivel mundial fue parecida a la que sufrimos hoy. Los vientos de la misma nos trajeron las tempestades del auge de la ultraderecha con el III Reich, en Alemania, la llegada al poder de Mussolini en Italia, y la rebelión militar de Franco en nuestro país y, por ende, una guerra civil y posterior dictadura aquí, y la Segunda Guerra Mundial en Europa, dejándonos como un erial. Hoy contemplamos impasibles el auge y triunfo de la derecha más radical, siempre al servicio del capital que ahora llamamos "mercado", en casi toda Europa, como demostración y exaltación de hacernos saber quién manda aquí, hasta el punto de provocar un cambio de gobierno al servicio del mercado en Italia, saltándose olímpicamente los dictados de las urnas, que es como les gusta hacer las cosas a quienes no creen ni creerán nunca en la democracia. Lo dicho: empieza a dar miedo". U. Ugarte.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Pues no, señores: como ven, los ciudadanos y la plebe en general no somos idiotas, aunque quizá hayamos pecado de prudencia, por más que la eleven a la categoría de virtud. Pero, como me dicen al oído por aquí cerquita, ya no es hora de hablar, sino de actuar. Según el último firmante, lo de "como demostración y exaltación de quién manda aquí" tiene mucha miga. Lo que más me molesta de toda esta gente no es que mienta, no: es que nos traten de imponer que, encima, los culpables de sus mentiras somos los demás. Lo he visto innúmeras veces a mi alrededor: el que lo hace mal es el que suele echar las culpas a los demás. El que miente se queja de agresión, o aún peor, procura convencernos de que los locos somos nosotros. ¡Qué infamia! Es una forma indirecta de imponerse. Indirecta, pero una demostración de poder al fin y al cabo. Se trata de subyugar al contrario, aunque sea con esas "mentiras, patrañas.., cuentos" que escribió mi propia madre hace mucho, mucho tiempo... ¡Todo esto no es más que una forma artera y subterránea de auténtica y pura violencia! Eso es: se trata de demostrar "quién manda aquí". ¡El no va más de la manipulación de estos lobos con piel de cordero que nos han tomado por idiotas!

En fin.., para terminar, quiero dejaros con un poema que me ha encantado, del mismo periódico de hoy, 20 Minutos edición Madrid... Lo firma un tal Antonio Pons Vila, de Murcia, y me da en la nariz que él también (mis condolencias, camarada) pertenece a las filas de los que parecemos idiotas a fuerza de intentar ser prudentes. Aquí va: lo dejo a vuestro juicio, y que lo disfrutéis tanto como yo. ¡Besotes mil, amigos!

"TU SILENCIO

Encubriste tu silencio cuando
tenías mucho que hablar...
El desenfreno de tu impotencia marcó
la huella de no saber qué camino seguir.

Encontraste dificultades de tu
no creencia en hacer el bien.

La férrea cruz de tu soporte personal
te impedía ver más allá
de lo que alcanzaba tu vista halógena.

No vayas a creer que yo no sabía
lo que intentabas hacer, ya que no era
otra cosa que cicatrizar tu silencio.
Hoy, yo ya soy un hombre liberado
que poco me importa tu mutismo"

No hay comentarios: