Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

viernes, 28 de octubre de 2011

Cara a cara frente al destino

Hace poco más de 30 minutos se sabía la noticia: hoy, los tribunales alemanes han suspendido la aprobación del fondo de rescate que se aprobó ayer en Europa para la eurozona, y que catapultó las bolsas por primera vez hacia la estratosfera desde hace muchísimos meses... Esto se va pareciendo cada vez más a una partida macabra del Monopoly mundial. La decisión del Tribunal Constitucional alemán deja temporalmente en el aire el visto bueno de la Comisión de Presupuestos del Bundestag a las medidas de Bruselas. El tribunal ha explicado su decisión porque alega que los derechos de decisión del pleno del Parlamento no pueden ser asumidos en caso de urgencia por un grupo formado sólo por nueve diputados.

La gente está asustada: la gente tiene miedo por la inestabilidad de la situación económica mundial. A día de hoy, nada parece seguro. Sarkozy, mientras, se lamenta "fue un error dejar entrar a Grecia en el euro". Y así seguimos: y así estamos.

Prometí que iba a hablar de la teoría de cuerdas en el blog, aplicada a la situación mundial y a cómo podemos hacer algo, no quedarnos de brazos cruzados, no dejarnos llevar por las veleidades de unos cuántos poderosos que "manejan el cotarro". Para ello resulta esencial que explique algunas cosas sobre el destino, como paso a hacer ahora mismo, desde el punto de vista de la alta metafísica que se esconde tras la fachada, mucho más vulgar, de las mal llamadas "mancias" o artes adivinatorias.

Os lo sirvo masticado y en bandeja. Seguiré hablando sobre la teoría de cuerdas, sobre los universos paralelos, sobre las leyes kármicas y muchísimas otras cosas más... Mientras tanto, este aperitivo, que espero sea mucho más funcional y entendible para mis lectores.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Pedí con insistencia inspiración para escribir este post, porque la cosa es más seria de lo habitual. ¡O al menos yo me la tomo muy en serio! No es lo mismo escribir sobre minerales o flores de Bach, que sobre el destino.
Pedí ayuda, porque es lo que hay que hacer. Siempre, siempre hay que pedir ayuda: en toda circunstancia y bajo toda condición. Ahora escribo esto para vosotros, para intentar transmitiros una información importante que, normalmente, suele aparecer muy confusa o puede estar manipulada por los intereses de turno.

El destino no está “escrito” al 100%. No está sellado y determinado completamente (exceptuando una pequeñísima parte inamovible, por motivos kármicos). No nacemos con él prefijado, sino que se nos otorgan una serie de cualidades, características, entornos, condicionamientos y relaciones, para ver qué somos capaces de hacer con todo eso. Por tanto, somos más dueños de él de lo que normalmente se supone, afirme lo que afirme nadie. Todos somos dueños y señores de nuestra vida. Si desde nuestro interior tomamos verdadera conciencia, todas las manifestaciones externas, de lo que llamamos “vida real”, cambiarán según nuestro nivel de conciencia. Es decir: somos seres soberanos, llamados a concebir, disfrutar y modelar cada instante de nuestra existencia, bajo una sola y única salvedad: QUE SEAMOS CONSCIENTES DE ELLO VERDADERAMENTE, y asumamos esa responsabilidad, en vez de dejarla en manos de otros o del “destino” ciego en el que hemos creído alguna vez.

Es un punto importante. Tan importante, que mientras no somos conscientes de que nuestras elecciones determinan nuestros actos, y que nuestros actos determinan nuestro presente, pasado y futuro, no podemos dominar nuestra vida. No podemos controlar nuestra vida, nuestro mundo, siempre que no seamos conscientes DE QUE SOMOS DUEÑOS Y SEÑORES DE NUESTRO DESTINO. Tenemos que controlar nuestros actos, nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras acciones para que sean LAS MEJORES POSIBLES, las más justas, honestas y apropiadas, las más adecuadas de acuerdo a las Leyes de la Fuente Original, Dios, el Creador, o como cada cual llame a Aquello que le inspire respeto y devoción, por constituir la base de sus creencias fundamentales…

Pero a lo mejor, interesa que nos sintamos oprimidos por la idea de un destino inamovible y desgraciad. A lo mejor a alguien le viene bien que seamos ignorantes, que creamos que nuestro destino está prefijado, que depende de las veleidades o los castigos de la deidad de turno de que se trate, o de otras cosas aún peores. Las reglas parecen impuestas desde el exterior, ¿verdad?: obedecemos a reglas y condicionamientos prefijados por otros, sin cuestionarlos ni tan siquiera un poquito. Pero, ¿no deberíamos preguntarnos por qué es malo matar? ¿O por qué es malo mentir? ¿O qué consecuencias trae la maledicencia o la infidelidad? No creo que lo hagamos muy a menudo: sin embargo, aceptamos sin rechistar la autoridad de otros para que nos digan los que tenemos que hacer, y así evadir nuestra responsabilidad. Aceptamos sus normas, porque nos liberan de la enorme responsabilidad de cuestionar nuestros propios comportamientos, pensamientos, sentimientos, palabras y creencias.

Cuando uno echa mano de una mancia, como es el tarot, no ocurre nada distinto en esencia que cuando uno levanta una carta astral, por ejemplo... En ambos casos partimos de un estado de cosas determinado. ¿Y qué es lo que fija ese estado de cosas? Lo que llamamos “tiempo”: mejor dicho, y más concretamente, las elecciones que hayamos hecho en el supuesto “pasado” (y ese pasado no engloba solamente esta vida, sino todas las otras que hayamos vivido aquí, en este planeta, o donde sea).

Lo que uno lee en el tarot, o en la carta astral, es un “juego de posibilidades” determinado para esa pregunta y para ese momento concreto por el que se pregunta... Es lo que la persona experimentará si la elección vital que ha realizado no varía. En ese caso, la persona experimentará justo aquello que simbolizan las cartas, o la carta astral, del que no nosotros no somos más que meros intérpretes. ¡Pero ojo! Esta misma persona que consulta puede variar en un 85-90% de los casos ese “destino” supuesto que ocurrirá. Todo depende de lo que elija, de si varían sus intenciones; todo eso es independientemente de lo que pueda decir o no el terapeuta (que por cierto, en la mayoría de los casos “olvida” significativamente hacer mención a este importantísimo fenómeno, que llevo años percibiendo gracias a mi trabajo con la gente).

Si estudiáis cualquiera de las mancias o terapias llamadas holísticas (y creedme, esto no es una secta ni un barrio de élite: cualquiera con el mínimo interés que desarrolle estas cualidades, innatas al ser humano, puede hacerlo), os daréis cuenta de cómo hay clientes que deciden “aceptar” lo que las cartas o la astrología les sugieren (que en realidad es lo que ellos ya habían pre-decidid, determinado anteriormente); sin embargo, otro porcentaje de vuestros clientes (no sé cuál, no lo he medido aún) optarán por hacer “exactamente todo lo contrario” de lo que se les ha dicho. ¡Y están en su derecho, en su soberano y sagrado derecho! Ante una tirada de cartas, o ante una interpretación astrológica, de alguna manera toman conciencia de cómo es su situación actual a varios niveles del Ser (material, espiritual, mental), y por el motivo interno que sea, la decisión que toman es.., ¡variar el curso de los acontecimientos!

En este momento, cualquiera de vosotros podrá decirme que son excusas. “¡Por supuesto, es la excusa perfecta!”, me diréis. Nada mejor que esta teoría para justificar los “fallos” del terapeuta, del astrólogo, o del tarotista. Pero ahora quisiera que reflexionarais sobre algo: os propongo un juego muy sencillo. Probad a preguntar a vuestra madre lo que opina sobre vuestro futuro para el año próximo, el 2012. Apuntad en un papel en blanco lo que os diga (esforzaros por ser lo más explícitos y concretos posible), y después leedlo cuidadosamente… Entonces, apuntad en otro papel en blanco los pronósticos que haya hecho vuestra madre con los que estéis rigurosamente de acuerdo; finalmente, apuntad en un último papel las predicciones con las que estéis completamente en desacuerdo.

Ahora tenéis tres papeles escritos: uno con las predicciones maternas sobre vuestra vida para el 2012; otro, con las predicciones maternas con las que estáis vosotros de acuerdo; y otro, con las predicciones maternas del 2012 que rechazáis de pleno. Entonces podéis guardar los tres papelitos, metiéndolos en una caja, en un arcón, en cualquier sitio seguro al que nadie más que vosotros pueda tener acceso. Sólo podéis abrir los papeles y revisarlos al cabo de un año, para comprobar qué ha ocurrido realmente. Veréis que en un alto porcentaje de los casos, las teorías con las que estabais absolutamente de acuerdo con vuestra madre, sí se han cumplido.., mientras que aquellas con las que estabais en completo desacuerdo no se han cumplido en absoluto.

¿Y esto, a qué se debe? Bueno, aunque la cosa no es tan sencilla (porque entran en juego otra serie de consideraciones complejas sobre el comportamiento de las leyes del karma y del Ser Superior, en las cuales no me he metido todavía), se debe a que la madre representa para todos nosotros una parte importante de nuestro inconsciente, nuestras emociones y nuestros sentimientos… Todo lo que coincida con el arquetipo de la madre representará una elección fácil en nuestra vida.., una especie de “vía de escape pasiva”, que naturalmente tenderemos a tomar. Así, tenderemos a hacer lo que se encuentra dentro de nuestro “programa básico” de vida de forma natural, siguiendo la “ley del mínimo esfuerzo”.., a menos que tomemos CONSCIENCIA, y aquí vuelvo a lo que defendía al principio del artículo.

Lo que nos pasa, lo que nos suele pasar, lo que se repite una y mil veces, obedece a ese camino interno ya sabido, a esa “ley del mínimo esfuerzo” que llevamos inscrita como si se tratara de una “maldición” o de una “pesada carga del destino”; tiene que ver con asuntos que no conocemos pero que representan la parte de deuda que hemos contraído para con el universo, y que llamamos karma; pero si en algún momento la persona decide, por lo que sea, un cambio; si decide confrontar su situación; si decide que no le gusta lo que el terapeuta le pone delante de los ojos, como una bofetada; o si decide que ya ha llegado el tiempo de la evolución personal, de tomar conciencia para subir, de alguna manera, un escalón en su evolución, y pagar sus deudas, equilibrando así su manifestación como Ser soberano, creador y libre, entonces, la persona cambiará indefectiblemente su destino.

Esto es lo que tenía que deciros al respecto.., espero haberme podido explicar más o menos bien. Me parecía de suma importancia dejar claro este particular aquí y ahora. Tengo previsto escribir en el blog un monográfico sobre métodos para proteger nuestra energía y de actuar en contra de los ladrones energéticos. Como voy a estar fuera dos semanas, enviadme por favor vuestras recetas al correo, como ya estáis haciendo algunos/as, o dejádmelas en el mismo blog. ¡Prometo hacer un buen trabajo con ello!

¡Besoooootes!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

nterpreto..... en el escrito vacíos andro............ y es muy complejo..........
no todos tenemos padres.......... visionarios mas bien los padres tienden a los miedos,,,,,,,,,,,,,,,
si coinciden , los papeles con el futuro de la visión de ellos estaríamos viviendo en su generación,,,,,,,y repitiendo patrones,,,,, cuando la nuestra es otra........
si obtendríamos un estudio de como actuamos nosotros en que realidad vivimos la nuestra o la de otros" padres o entorno inmediato"
voy a volver a leerte............
en la economía toca hacer temblar al pueblo.............la cosa se complica por momentos............
buen viaje besituuuuuuuuus

Andrómeda72 dijo...

Pues claro que hay vacíos, Toni: para empezar, el escrito no está dirigido a una persona que se encuentra en tu nivel, sino en otro XDDD.

No necesariamente se trata de conflictos generacionales (que aki todo el mundo habla de dónde le aprieta el zapato), sino de CREENCIAS. Lo que quiero demostrar es que cada uno origina su propia realidad en base a sus CREENCIAS. ¡Olvídate de los conflictos generacionales, de las constelaciones familiares, o del karma de acumulación heredado, por una vez, que nada tiene que ver con este asunto (no en principio)!

¿La economía? Sería más que fácil subvertir el estado de cosas en coma cuatro, como decía un ex mío... Si la masa crítica (en sociología, cantidad mínima de individuos que son necesarios para que un fenómeno concreto tenga lugar) de ciudadanos fuera lo suficientemente amplia en este momento como para decidir que esto se acabó, se acababa, ¿me oyes? Pero no se puede decidir desde el desconocimiento, y la gente sigue creyendo que son esclavos del sistema, y que no pueden hacer nada. ¡La gente no sabe lo poderosa que es realmente, y muchísimo más por el poderío del número (muchos frente a tan sólo unos pocos)!

En fin.., dejo, que tengo que hacer otro examen XDDD

Andrómeda72 dijo...

Ah: y por si alguien se decide a hacer el "experimento", que conste que no pido padres visionarios, sino padres que opinen, y eso lo hacen todos. ¡Debo explicarme muy mal, joder, y eso que me pasé 5 años estudiando para poder hacerlo bien! Con razón dicen que jamás se deja de aprender, jajajaja...

Anónimo dijo...

okey..........
ahora no se ya en que nivel estoy.........jajajaja
" Lo que quiero demostrar es que cada uno origina su propia realidad en base a sus CREENCIAS"
esto si que seria un buen despertar......tomar conciencia.....
de ello......
y hacerse responsable uno mismo sin delegar.......
ollé pues si que lo de la economia va a ir por hay.......estan pidiendo un consenso social , y pidiendo...... una realidad que sera emitida desde muchos plesos individuales.....
bue ya te dejo........
besitusssss