Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

lunes, 4 de julio de 2011

Reflexión




















He recibido en estos días muchísimos correos vuestros, incluso de gente que no conozco de nada, pidiéndome que recapacite y que no cierre el blog así, por las buenas...

La verdad es que llevo un tiempo ya que no me encuentro muy bien. No sabría decir qué es lo que me ocurre. Creo que es una especie de "muerte" de las mías: procesos vitales en los cuales de repente, y aparentemente sin venir a cuento, me desprendo de multitud de cosas, personas y situaciones que, aparentemente, ya no representan ninguna evolución positiva para mí.

Yo no sé si a vosotros os ocurre esto con tanta fuerza como a servidora, pero en mi caso, es impresionante. Cuando viene este vendaval, es que pocas cosas se quedan en pie. Así que, ahora mismo, no sé bien si seguir con el proyecto del blog adelante, o no. Sé por experiencia que tiro por tierra, cuando me pasa esto, muchas cosas que no debería haber tirado. Pero la verdad es que me siento extraña, muy, muy rara. Y no podría explicar del todo qué es lo que me pasa, en definitiva.

Ayer domingo realicé la meditación lunar que me corresponde para este mes. Fué algo como lo que sigue:

"Me encuentro en lo alto de unos enormes acantilados llenos de hierba de un color verde espectacular. Abajo, el mar. A mi espalda tengo multitud de cajas de madera, que veo llenas hasta los topes de multitud de trastos viejos, cosas antiguas, cachivaches varios... De repente siento un agobio terrible, y empiezo a tirar todo eso, con las cajas incluidas, al mar. Con la última caja miro abajo, y siento un alivio considerable cuando veo a la caja hundirse en las profundidades.

Doy la espalda al acantilado, y asciendo suavemente por las laderas de hierba fresca, rumbo a una casa que veo allá, en lo alto, no muy lejos del mar. Es una casa grande, pero no ostentosa, de ambiente familiar y muy, muy sencillo. Pienso, "éste es mi castillo", y me encamino hacia ella, penetro y me doy cuenta de que es una casa super luminosa, aireada, de aspecto limpio, con todos los muebles y paredes de color blanco, espaciosa... Miro alrededor, y veo como una silla alta apoyada contra la pared, un poco en alto, sobre un pequeño estrado, y al sentarme sobre ella, me doy cuenta que me transformo yo misma en Sekhmet, la diosa de cabeza de leona. Apoyo los brazos sobre los laterales de la silla alta, y me quedo mirando al mar, desde una enorme ventana que también deja ver, al pasar, a las gaviotas y aves marinas, y pienso que ellas son las que me traerán siempre noticias de las personas que yo estimo y que se encuentran lejos, lo cual me reconforta bastante.

Entonces veo en frente de mí una escalera de caracol que aparentemente va al piso de arriba... Es como de hierro, algún metal oscuro, pero es muy bonita, como de apariencia antigua. Subo por las escaleras, notando que me voy transformando también en persona normal. Y me encuentro con una habitación muy agradable, llena de astrolabios, telescopios, cartas de navegación del cielo, relojes de arena, globos terráqueos, esferas armilares, cuadrantes y compases, etc. Por la ventana abierta de par en par, se ven las estrellas porque ya ha anochecido. Concretamente, casi enfrente de mi se encuentra la constelación de Orión, la identifico bien por las tres brillantes estrellas que conforman su cinturón. Me quedo allí, disfrutando, meditando sobre los contenidos del eje 10-4 sobre el que reposa mi lunación esta vez, y pensando que éste es el lugar desde el que yo voy a realizar todas mis investigaciones, y que me parece muy, muy grato. Pregunto, en todo caso, algún detalle, alguna razón más que pueda dar explicación a esta meditación lunar de julio, y me veo que llevo puesto, en el índice de mi mano derecha, mi anillo dorado de lapislázuli, que asemeja la forma de un nodo".

Bueno: pues ésta ha sido mi meditación lunar para este mes de julio; como digo, no os aseguro que siga escribiendo aquí, porque estoy demasiado removida, rara y confundida como para tomar ahora mismo una resolución definitiva. Prometo que lo pensaré, porque escribir meramente cualquier cosa pequeña, me causa un esfuerzo terrible, como si estuviera labrando jeroglíficos en la mismísima Piedra de Rosetta, pero bueno. Como dice mi buena amiga Begoña, todo es perfecto, y todo se andará. ¡Ya llegará el momento de actuar!

Besotes a todos, desde la distancia... ¡Y gracias por vuestros comentarios, vuestro apoyo y vuestra fidelidad, siempre!

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo, te seguiré esperando con la esperanza que llegue el dia que vuelvas a retomar este blog, fuente de sabiduria para mi, y estoy segura que para muchos tambien!...

Un beso fuerte!

Hahaia

Anónimo dijo...

se me fue la olla con el meñique......
3º dedo la 3º esencia y su planeta jupiter..........
sorry.

dedo de Júpiter- revela una persona que puede ejercer la autoridad sin caer en despotismos ni excesos.
este dedo nace del monte de saturno y el monte de jupiter...........

besitussssssssss

Anónimo dijo...

ahora no se si recibiste el otro escrito??????????

Anónimo dijo...

La energía del dedo índice es simbolizada por Júpiter el planeta que representa la expansión. Júpiter es el planeta del conocimiento y actúa de modo protector.
Desarrolla las cualidades positivas de los sentimientos, confiere la confianza en uno mismo y la armonía interior.

Anónimo dijo...

voy a leer tu meditación...
esperame...no te vayas....

Gloria

Anónimo dijo...

la he leído, que he leído va a tu correo
besos de paz por acá....
Gloria