Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

jueves, 7 de julio de 2011

Maya


















No es verdad que nadie nos aprisione: es Maya, todo es ilusión.

No es cierto que estemos sometidos, que no podamos ser libres de mente, espíritu, corazón y cuerpo... Puede que algunos se esfuercen en intentar convencernos de lo contrario: pero no es verdad, es todo mentira.

Nadie puede someternos. ¡Nadie!

El simple hecho de tener voluntad es capaz de liberarnos de cualquier condicionamiento, interno o externo, que nos parezca que en este momento nos está atenazando.

Somos seres creativos, profundamente creativos, y de un gran poder. Los hindués llaman a lo que intenta convencernos de lo contrario Maya, que significa "no es".

La multiplicidad de este mundo fenoménico y la distinción entre las almas y Dios es sólo una irrealidad. La auténtica realidad es que sólo hay Dios.

Así que si odias, si temes, si sufres, no eches la culpa al vecino: eso es lo que está en este momento en tu corazón.

Maya se identifica con la materia, y es la fuente de todo el universo visible... Según los shivaístas, Maya es uno de los cuatro nudos que atan el alma a este universo material. Y para los budistas simboliza la duplicidad, que es una de las 24 pasiones negativas menores.

Así que, si odias a tu hermano, ya lo sabes: estás odiándote a ti mismo. ¡Eso fue lo que dijo el Cristo!

Y al revés.

Cada persona u objeto físico, desde la perspectiva de la Eternidad, es como una breve gota de agua en la inmensidad de un océano sin límites... La meta de la autorealización es precisamente comprender, asumir, admitir esto. Nuestra consciencia aquí en la Tierra no es sino un fragmento de esa gigantesca conciencia que llamaríamos Cósmica, y que se encuentra dentro de cada uno de nosotros. Paracelso y muchos otros afirmaron que somos precisamente un sistema solar en miniatura. Ese fragmento llega a obsesionarse con la personalidad (el ego), y con el mundo material sobre el que se proyecta.

Por eso digo: todas nuestras limitaciones realmente son falsas, son mentira. ¡Somos inmortales e infinitos!

Estamos solo medio despiertos... Creemos que somos una sombra, porque el mundo material nos impulsa hacia ella. El hombre puede evitar el sufrimiento de las distintas reencarnaciones, e incluso la falsa felicidad, alcanzando la sabiduría y el conocimiento. De esta manera, no habrá ya más decepciones ni deudas.

La materia no es sino vacío. El mundo que nos rodea es Maya, una ilusión. Todo es energía. El tiempo es flexible, y su interpretación depende de tu estado de conciencia, en cada caso. Nuestros sentidos son poco fiables. No somos sino embriones espirituales, siempre en continua evolución.

Los que nos sabemos inmortales, podemos vivir alegres, como dijo una vez el filósofo George Rusell.

¡Besotes!

1 comentario:

Anónimo dijo...

la palabra o el vació siempre me despierta las mil posibilidades que en el hay y es curioso no??????
porque realmente esta vació........
y por ello puede cobijar millones y millones de trillones de posibilidades....
muy bueno el articulo....
beesitusssss