Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

lunes, 18 de abril de 2011

Los colmillos de los lobos

El viernes pasado hablé de víctimas y verdugos, y de cómo no era tan fácil diferenciar quién es quién en ese macabro juego de roles cruzados... Creo que voy a seguir con el mismo tema, incluso profundizándolo desde otro punto de vista.

Hoy, en varios periódicos nacionales saltaba la noticia de que el negocio del "top manta" y sus mafias aledañas da de sí mucho más de lo que nos podemos imaginar. Unos dicen que estas mafias son capaces de enviar a sus países de origen hasta 60.000 euros a la semana (?). Otros, que un vendedor ambulante del "top manta" puede ganar hasta 4000 euros en un mes (?¿?¿).

En fin; Plutón es lo que tiene. Nunca se puede saber con él dónde está la verdad y dónde la mentira así, a simple vista. Porque este planeta (planetoide, dicen) es así: te provoca, te hace saltar los resortes, te punza para que busques en tu interior dónde se encuentra la base de tus creencias y de tu más arraigada ética, a ver si lo soportas, a ver si caes, a ver si te resistes. En cuanto a la noticia en sí, qué queréis que os diga... Los interesados en erradicar este tipo de mafias, porque atentan contra los intereses de su negocio, qué van a decir: en una época de crisis como ésta, un ciudadano puede sentirse agraviado al pensar que un negro del "top manta" puede ganar el doble que él con su trabajo, y de esta manera, retirarse de la compra en el mercado negro. En cuanto a los mismos ilegales, a saber lo que ganan o dejan de ganar. En todo caso, las mafias de la explotación funcionan indiscriminadamente en el mundo entero, y no creo que nadie en su sano juicio y que tenga otro opción trabaje ahí, a menos que sea por pura necesidad.., o por puro vicio, que también hay casos.

Recuerdo que ayer nos íbamos al monte y, a primerísima hora de la mañana, vimos desde el autobús de línea a dos jóvenes con rasgos indios que atravesaban corriendo un paso de cebra. Curioso, porque ambos iban "de uniforme": vestidos con dos gabardinas sucias, remendadas, y unos zapatos a los que les faltaban prácticamente las suelas. Pero lo mejor de todo es que llevaban dos muletas, uno cada una, en la mano derecha. Con ellas parecían impulsarse más y mejor calle arriba, porque la verdad es que corrían como gacelas, los condenados. Ya os podéis imaginar para qué eran las dos muletas, que a saber de dónde habían sacado (en la Seguridad Social te las sirven gratis durante el periodo de tiempo que las necesites).

El engaño está servido. He visto muchos negocios fundados en esto de la espiritualidad y del New Age, y muchísimos más en los últimos tiempos, cuando parece que todo ello está de moda. He visto vender chorradas a precio de escándalo, y completas necedades que no se cree ni el mismo que las ha inventado. He visto corromper los fundamentos más sagrados de la alta metafísica, y desvirtuar el conocimiento para presentarlo con un buen plan de marketing. He visto mezclar al animismo con la magia celta, al cristianismo con el espiritismo, a las churras con las merinas de la forma más práctica y descarada del mundo. Pero, ¿qué se le puede pedir al que vive de esto? Los ingresos son mayores cuanto más se vende, y hay que vender lo que sea al precio que sea.., aunque sea una semilla de garbanzo que supuestamente cura las fiebres y atrae la buena fortuna.

Pero es que los clientes de estos sitios, y los del "top manta", y los de todo negocio, en general, también se las traen... Yo he tenido gente en mi agenda que se cree que una vive para estar pendiente de lo que ellos quieran contarte, en cualquier momento y a cualquier hora. Peña que queda contigo cerrando una cita para una sesión de reiki, y no se presenta, o te la tira por tierra con cualquier excusa, pretexto o mentira, diciéndote que "ya te avisé" aunque sea flagrantemente falso, e importándole una mierda tus propios problemas de transporte, de alquiler de salas, o de lo que sea. Da la terrible sensación de que cada cual va a su propio asunto, sin preocuparse del resto. Hay gente que te pide un ritual "para que mi suegra se muera".., o que pretende disponer de tu tiempo pagándote la mitad, o exprimiéndote hasta la extenuación. Luego están los "amigos", que claro, como son del círculo íntimo, intentan que les concedas tu trabajo, tu tiempo y tu esfuerzo de forma gratuita. En fin: hay para todos los gustos, como en botica.

Una forera del grupo de trabajo en el hilo lunar de astro.com, Augusta, me lo dijo muy clarito el otro día: "este tipo de personajes que comentas sí que están pululando por todos lados, y qué decir cuando se encuentran en círculos cercanos como hermanas, sobrinas, etc". Y es cierto: es muy difícil, jodidamente difícil de conseguir que los más cercanos admitan que están intentando abusar de ti. Es casi imposible hacerles conscientes de que en realidad, no están mirando por tí, sino por sus propios intereses. Cuidadito con eso: ojo, porque la cosa es complicada. Te pueden acusar casi de todo lo habido y por haber: cualquier cosa, menos reconocer que, en realidad, no están haciendo las cosas como deben, y que miran únicamente por sí mismos, hasta llegar al colmo del egoísmo más puro.

Socialmente es lo mismo: como digo, el engaño está servido. No todo el que parece una víctima lo es. No todo el que parece encontrarse débil, o en mala situación personal, lo está realmente. Hay mucha, muchísima gente que juega el retorcido rol del "pobre de mí", cuando en realidad lo que hace es aprovecharse de tu energía (en diversas formas); chuparte la sangre, e impedir que cumplas tu destino: aquello por lo que has venido aquí a luchar y a aprender, en esta bendita nueva encarnación. Así que ojito, amigos: a los chupópteros no se les nota porque emiten ciertos fluidos "estupidizantes" que vierten en nuestra sangre, en nuestro sistema emocional, en nuestro mismo corazón. Los vampiros emocionales tienen ojos de cordero y colmillos de lobo. Mucho cuidadito con aquellos en quienes ponéis vuestra confianza, porque quizá pueden, en cuanto les digáis una vez "no", traicionaros de la peor manera posible. ¡Plutón dixit!

No hay comentarios: