Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

jueves, 2 de diciembre de 2010

Para qué sirve una regresión

















De todo, de todo se encuentra uno en esta vida: gente que quiere hacerse una regresión por curiosidad, y gente que te pregunta que eso para qué sirve...

Pues voy a poner un pequeño ejemplo, para explicarlo tranquilamente.

Ayer mismo realicé una regresión a una persona cuyo nombre vamos a poner que sea Marta... Esta persona tiene unas resistencias poderosas a la hipnosis, porque piensa que el hipnoterapeuta va a controlarla, o bien que a ella misma la experiencia se le va a ir de las manos, que va a "perder el conocimiento", el sentido, o el control sobre sus propios actos, y cosas así... Pues bien: Marta mantiene una situación bien angustiosa de "cuelgue", "mal rollo" o como lo queramos decir, con un hombre que vamos a llamar Francisco, por ejemplo... Francisco, aparentemente, "pasa" olímpicamente de Marta. No parece que haya amor, ni amistad, sino simplemente, un "rollo" de consecuencias previsibles y poca implicación o compromiso. Hasta ahí la cosa no parece demasiado extraña...


El caso es que Marta sufre: sufre un huevo, y sin saber por qué. Sabe que no puede pedirle a Francisco un activo compromiso de pareja, porque él ha dejado muy claro desde el principio que no es eso lo que quiere, y que no lo va a querer nunca con ella. Siente, además, un pánico visceral a que él desaparezca de su vida, porque en todo momento sabe que, si Francisco percibe su sufrimiento, sin duda desaparecerá sin dar demasiadas explicaciones, puesto que él, al parecer, es un hombre muy claro y de gran resolución.

Todo esto le provoca a Marta unos estados de ansiedad intensos, depresiones, hipocondría y un sinnúmero de otras complicaciones muy molestas en su vida común... Después de insistirle un poco, me concede permiso para hacerle una hipnosis muy suave, en la que vislumbra ciertos asuntos relativaos a su relación con su padre, que le alteran un poco... Coge cierta confianza en el método, y ayer volvemos a intentar una hipnosis un poco más profunda, pero dejando en todo momento que sea ella la que lleve las riendas de la experiencia, ya que se trata de una persona muy racionalista, controladora, y que le tiene pánico a la pérdida del poder personal.

Marta se ve a sí misma como una jovencita de menos de 20 años, con otra apariencia y otro rostro. Vive en una zona rural, sin poder concretar país ni época, aunque asegura que no es demasiado atrás en el tiempo. También ve a Francisco como un joven más mayor, de unos 27-28 años, igualmente con otra apariencia pero le reconoce de inmediato. Insiste en regresión en que no es su padre ni su hermano, sino que le une a él algún tipo de relación "más pasional" (palabras textuales) que detecto que no quiere confiarme en sus más profundas connotaciones.

Se describe perfectamente: ropa, vestidos, apariencia, carácter. Insiste en que ella "juega" mucho con varios pretendientes, pero no por maldad, sino más bien por la inconsciencia típica de la juventud. En varias ocasiones relata que toma conciencia de que siente "un intensísimo dolor, muy profundo" (palabras textuales) porque sabe, o cree, o piensa, que le ha hecho "mucho, mucho daño" (palabras textuales) a Francisco. Sin embargo, no sabe o no quiere explicarme en qué consiste ese tremendo daño que según ella le causa. A primera vista se le percibe turbada, desorientada y dolida.

Relata también una escena que la impresiona tanto, que no tengo más remedio que devolverla al estado ordinario de conciencia porque no quiero que sufra más de la cuenta: se ve a sí misma apoyada en un árbol. Inexplicablemente, de repente y con un movimiento brusco, Francisco aparece por su derecha, y se le echa encima. Pero no para hacerle daño, sino entiendo que para protegerla, puesto que ella me comenta que hay más personas detrás de él, aunque no logra verlas o describirlas, y me indica que le han lanzado al joven una flecha por la espalda, que aparentemente iba dirigida a ella, y que él ha parado con su propio cuerpo. Esta flecha se hunde en la zona del omóplato derecho del Francisco de aquella supuesta época.., pero Marta, turbadísima, es incapaz de relatar el resultado final de aquella escena.

Para no alargarme demasiado, expongo mis conclusiones. Creo que Marta se ve influida por una especie de profundo complejo de culpa con respecto a Francisco, inconsciente, que la domina completamente y que le impide actuar de una forma libre y natural con respecto a él. Presupongo también que le admite demasiadas cosas que no debería, precisamente por la influencia de este complejo de culpa. Ella misma, ya en su estado de conciencia normal, explicaba ayer "que ahora me va a ser muy difícil seguir sintiéndome víctima (de él), aunque es lo más cómodo para mí".

Con amor, trabajo y unas cuantas sesiones más, es más que probable que Marta llegue a comprender, asumir y eliminar completamente su profundo complejo de culpa con respecto a Francisco.., con el resultado de que sea ella misma frente a él, se fortalezca y deje de tolerarle cosas que realmente no desea tolerarle, con el resultado de que probablemente salga reforzada su autoestima y pueda "liberarse" de una situación que le atenaza y le complica la vida.
Bueno.., es un pequeño resumen de para qué puede servir este tipo de terapia. ¡Espero haberme explicado más o menos bien!


¡Saluditosssss, wapos!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Impresionante y revelador. La hipnosis ayuda muchísimo.