Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

martes, 2 de noviembre de 2010

El Dragón en las Aguas del Destello

El Caminante Dragón transcurre por el milagro de Ver.

El Dragón, el Dios de la Ilusión, percibe ahora la realidad.., y esto pone en peligro sus dominios.

Nada más peligroso para él que la Verdad.., porque eso significa su muerte.

La visión fugaz del Destello tiene siempre un efecto aparentemente efímero, pero no por eso menos profundo... Quien ha visto la Verdad, nunca más podrá cerrar los ojos ante Ella.

Sería como borrar todos los soles que hemos visto.

Lo que está delante de nuestros ojos es infinitamente más importante que todos nuestros deseos e ilusiones.

Todos nuestros actos deberían estar firmemente sujetos a esa visión.

No se puede dejar uno llevar por sentimientos o circustancias banales, cuando se ha visto la realidad con los propios ojos.

La respuesta vendrá: en forma imprevista, como un destello. Generalmente en forma de un suceso exterior, muy próximo a suceder.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Caminante: detén la algarabía de tu mente. Calla, y escucha el fragor de las Ruedas del Karma...

Cuando el Destello alumbre el Caos, entonces, SABRÁS.

-------------------------------------------------------------------------------------------------
Veo un lago entre arenas.., a plena luz del día, hiriente como un relámpgo del Cielo. Y en medio del lago, un juez, con una espada puesta sobre la tierra. Es luminoso, enorme y terrible, como un Cristo resucitado y puesto en pie.

Me mira, le miro; en sus ojos brilla la Luz del Mundo, y Él me sonríe. Abre su mano: me muestra la naturaleza, la enormidad de mi amor, y me doy cuenta de que no hay nada malo en ello, porque simplemente, es...

Puro e infinito.

El Destello fugaz de lo sentido, como una balsa, se despereza entre los juncos...

Tú, que odiabas mi misericordia. Tú, que huías de mis profundidades. Tú, que te escandalizabas de mi proceder, porque nunca fui un alma sumisa...

Ahora, levántate de entre los muertos.

Si te atreves.

¿Qué vienes a buscar aquí, después de tanto tiempo? La familiaridad no lo es todo.

No se puede comprar un alma que lucha con las entrañas, a cambio de las migajas de una autoridad terrible, padre.

Ésta es mi espada, éste es mi Juicio. Ésta es mi victoria: he sobrevivido a tu muerte, a mi muerte; a millones y millones de muertes...

Y no en vano.

Un San Jorge desatado cabalga sobre un corcel blanco para matar el Dragón. Ahora yo seré tú, y tomaré en mis brazos la autonomía que tuve que dejar de lado.., porque no sabía cómo ejercerla.

La furia de un Sagitario.

¿Y quién iba a enseñarme? ¿Los que se enseñorean de soberbia y de prepotencia? ¿Los que firman libros en blanco y se llenan la boca de palabras acerca de la feminidad ensombrecida, mientras proclaman cobardemente a las estrellas "Yo soy tu señor, y debes servirme"?

Ellos son realmente culpables de nuestro sometimiento. ¡Son ellos los que han sembrado la sociedad de tacones de aguja y de úteros hambrientos de misericordia!

Realmente, nunca estuviste a mi lado cuando te necesité... ¡Nunca estuviste! Nunca estuviste, y tampoco nunca estuvieron. Ahora soy yo quien debo abrir sola todos los caminos. Nunca estuvo tu vista puesta al nivel de mi mirada. Demasiados altos tus ojos sobre mi cabeza, padre. Yo era pequeña, muy pequeña realmente, y lo sigo siendo... Pero tú tenías demasiadas ganas de ser el amo, el señor y el venerado. Eras demasiado alto: demasiado grande.

Estabas siempre demasiado alto para mí.., muy por encima del nivel de mi cabeza.

Tú no puedes pedirme cuentas, padre. ¿Y sabes por qué?

Porque nunca estuviste cuando realmente te necesité. El orden, la moral, el respeto y la superioridad.., ¿dónde quedaron ahora?

Quisiste hacerme creer que me amabas. Quisiste hacerme creer que me ayudabas, padre, a ser una mujer íntegra.

Y yo.., me lo creí. Simplemente, me lo creí.

Pero tú querías seguir siendo el más alto, el más fuerte.., y me lo disfrazaste de cuidados. Me lo disfrazaste de protección. Me lo disfrazaste de amor. Me engañaste: qué duros y qué terribles eran en realidad tus propósitos más oscuros, que hasta me hiciste dudar de que yo supiera, o tuviera realmente, alguna idea de lo que es el amor.

Y sin embargo, yo tengo mucho amor; mucho amor para dar y para repartir, padre. Mucho, muchísimo más que tú. Y lo doy gratis, sin esperar nada a cambio.

Tú sólo me estabas quitando la verdadera posibilidad de ser yo misma. Y ni siquiera querías reconocerlo. Es fácil: mucho más fácil hacerle creer que es la culpable, la "mala" de la historia, la que ofende, la que te falta al respeto, a una niña que te ama.

Demasiados tacones de aguja; demasiados úteros abiertos.

¿Te doy miedo ahora, padre? Yo soy tu digna hija: fuerte como una muralla, como una fuerza de la naturaleza primordial, que es mi verdadera naturaleza, por cierto. ¿Es que no te atreves a desplegar tu cólera, como lo hago yo?

La ira animal de un Sagitario... El Juez, que cabalga para poner cada cosa en su sitio.

Poderosa como una antorcha que se lleva al frente es mi cólera.., la furia: el poder contenido tras siglos de mentiras, tras años de humillaciones, desplantes y tristeza.., de decir "te amo" sin aceptarme más que bajo tus normas y tus leyes castrantes de mi propio poder, ¡sí, mi poder!.

Bajo tus duras, estériles condiciones, cuya vergüenza llevas escrita en tu reseca piel, padre; bajo tus ásperas leyes de macho herido, construidas tan sólo para someterme a mí, que tan sólo.., pretendía ser...

Tal como soy.

Mírame como soy, padre: un fuego abrasador me consume. ¡Y ya no pienso rebajarlo ni un ápice por ti!

Ya no tengo ganas de decir "amén" a los castigos que me impones.., ¿por qué no te atreves a asumir que soy como tú.., pero más luminosa?

Si hasta tú quieres doblegarme, porque odias y envidias mi luz.., ¿quién no querrá hacer lo mismo, padre, conmigo, a cada momento?

Pero yo no se lo permitiré.

¡Qué vas a pedirme cuentas tú!

¡Qué vas a pedirme cuentas si ya te di, sin esperar nada a cambio, allí donde el cielo se junta con el agua, todo el infinito y puro amor que yo tenía!

1 comentario:

Anónimo dijo...

en un momento todos sufrimos ese tipo de enfrentamiento.....
muchos muchoes escritores tiene un rincon dedicado a esta evento ....
suerte,

bsituuuuus